Así es este fármaco antidepresivo.

Los fármacos antidepresivos comprenden toda una serie de medicamentos utilizados para el tratamiento de los síntomas depresivos y de las alteraciones conductuales asociadas al bajo estado de ánimo. Dentro de la categoría de los antidepresivos está el grupo de los tricíclicos, entre los que se encuentran la butriptilina, un medicamento que se diferencia del resto de tricíclicos por su peculiar mecanismo de acción.

En este artículo te explicamos qué es la butriptilina y en qué consisten los antidepresivos tricíclicos, cuál es el mecanismo de acción de este fármaco, qué tipo de efectos secundarios provoca, y cuál es su eficacia clínica, en comparación con otros medicamentos similares.

¿Qué es la butriptilina?

La butriptilina es un fármaco del grupo de los antidepresivos tricíclicos, relacionado químicamente con la amitriptilina y la imipramina. Es un medicamento que se ha empleado en diversos países europeos, incluido España, en el tratamiento de la depresión. Debido a que posee una acción farmacológica algo distinta del resto de antidepresivos tricíclicos, se ha descrito como un fármaco “atípico” o de “segunda generación”.

Desde su desarrollo en 1974 por Wyeth (anteriormente conocida como American Home Products), una de las mayores compañías farmacéuticas del mundo, y su posterior comercialización en Reino Unido, se dispensó muy pocas veces en comparación con otros fármacos antidepresivos del mismo grupo. Se comercializó bajo las marcas de Evadene, Evasidol, Evadyne y Centrolese.

Aunque se ha considerado a la butriptilina como un fármaco antidepresivo del grupo de los tricíclicos, su mecanismo de acción difiere significativamente de tricíclicos prototípicos como la imipramina o la amitriptilina. A continuación, veamos cuál es el mecanismo de acción de los antidepresivos tricíclicos, para poder compararlos con el de la butriptilina.

Los antidepresivos tricíclicos

Los medicamentos antidepresivos tricíclicos se utilizan en el tratamiento de trastornos depresivos y otras patologías conductuales, al igual que ocurre con la butriptilina. Este tipo de fármacos actúan como agonistas de las monoaminas. Sus principales efectos se producen en los receptores de serotonina, en los de la noradrenalina y, en menor medida, en los dopaminérgicos.

La actividad terapéutica de los antidepresivos tricíclicos se produce por la inhibición de la recaptación de estos neurotransmisores, lo que conlleva un aumento de la disponibilidad de estas monoaminas en la hendidura sináptica. Con todo, estos medicamentos también actúan, aunque de forma secundaria, sobre los receptores histamínicos y colinérgicos (relativos a la acetilcolina), ejerciendo en ellos un efecto antagonista.

El mecanismo de acción de los tricíclicos es poco específico, ya que sus dianas terapéuticas van más allá de los receptores de los neurotransmisores más relevantes, y afectan a otra serie de receptores; esto significa que, aunque pueden tener eficacia a la hora de aliviar los síntomas depresivos, también pueden provocar efectos secundarios y reacciones adversas graves.

Mecanismo de acción

En los estudios realizados in vitro, la butriptilina se ha mostrado como un potente fármaco antihistamínico y anticolinérgico, con efectos antagonistas moderados sobre el receptor serotoninérgico 5-HT2 y el receptor adrenérgico α1, , y con una acción muy débil o insignificante como inhibidor de la recaptación de noradrenalina.

Este mecanismo de acción parece conferir a este medicamento un perfil muy similar al de los fármacos iprindol y trimipramina, cuyos efectos antagonistas sobre los receptores de serotonina podrían ser los responsables de su eficacia para mejorar el estado de ánimo.

Sin embargo, en diversos ensayos clínicos en los que se han utilizado dosis similares, se ha observado que la butriptilina es igualmente efectiva que la amitriptilina y la imipramina para tratar los síntomas depresivos, a pesar de que estos dos fármacos antidepresivos tienen un efecto más potente como antagonistas de 5-HT2 y como inhibidores de la recaptación de serotonina-noradrenalina.

Se ha sugerido que el mecanismo de acción de la butriptilina es diferente al resto de antidepresivos tricíclicos y que, tal vez, funcione como un profármaco, convirtiéndose a un metabolito activo una vez que se introduce en el organismo, actuando así con una farmacodinamia diferente.

Efectos secundarios

La butriptilina, como hemos comentado, está estrechamente ligada con la amitriptilina y posee efectos secundarios similares a este antidepresivo tricíclico. No obstante, parece ser que en el caso de la butriptilina, la sedación que provoca su consumo es menor, en comparación con otros tricíclicos, así como el riesgo de interacciones con otros medicamentos.

Como este medicamento tiene efectos relativamente débiles como antagonista α1 y efectos prácticamente inexistentes como inhibidor de la recaptación de noradrenalina, no presenta casi ninguno de los efectos secundarios antiadrenérgicos y adrenérgicos.

En definitiva, los efectos secundarios y las reacciones adversas más destacadas de la butriptilina están relacionados con los potentes efectos antihistamínicos y anticolinérgicos que produce. A continuación, se presentan los más habituales:

  • Sedación (menor que la de otros antidepresivos tricíclicos, como hemos comentado)
  • Somnolencia.
  • Sequedad de boca.
  • Estreñimiento.
  • Retención urinaria.
  • Visión borrosa.
  • Deterioro cognitivo / de la memoria

Eficacia clínica

Para evaluar la eficacia de un fármaco se suele comparar con otro del mismo grupo y bajo unas condiciones experimentales adecuadas. En este sentido, en un estudio multicéntrico en el que fueron asignados aleatoriamente dos grupos experimentales y otro de control, bajo condiciones de doble ciego, se comparó la eficacia de la butriptilina frente a la amitriptilina, en un grupo de 77 pacientes de entre 18 y 70 años y diagnosticados con depresión primaria.

La butriptilina y la amitriptilina se administraron con un horario idéntico creciente, hasta 150 mg diarios en la primera semana y un horario flexible durante las últimas 3 semanas del ensayo. Las dosis diarias medias fueron de 145 mg de butriptilina y 142 mg de amitriptilina, después de 2 semanas; y 77,5 mg de amitriptilina y butriptilina, después de 4 semanas. También se permitieron (en caso de necesidad) el consumo de nitrazepam (un fármaco ansiolítico hipnótico) y haloperidol (un fármaco antipsicótico convencional).

La sintomatología y la eficacia antidepresiva de los fármacos se evaluaron utilizando las siguientes pruebas: la escala de valoración de la depresión de Hamilton, la Escala de depresión general, la Escala Breve de Evaluación Psiquiátrica (BPRS) y la Escala de Impresión Clínica Global (CGI), así como una lista de verificación de efectos secundarios.

Tras la comparación inicial de los dos grupos de tratamiento, los resultados mostraron que los efectos antidepresivos fueron significativamente mejores con la butriptilina respecto al número de abandonos, en la puntuación total y en los siguientes factores de la Escala de depresión general: depresión, culpa, ansiedad, somatización y quejas somáticas. Además, la frecuencia de prescripción de haloperidol fue significamente menor en los pacientes que fueron tratados con butriptilina frente a los que usaron amitriptilina.

La frecuencia general de los efectos secundarios y de otros parámetros (variables hematológicas y bioquímicas, electrocardiograma, etc.) fueron iguales en ambos grupos. En conclusión, se observó que la butriptilina tiene las mismas indicaciones que la amitriptilina, pero muestra una mejor eficacia antidepresiva a la misma dosis, así como un mayor alivio de la ansiedad, la somatización y las quejas somáticas.

Referencias bibliográficas:

  • Brezinova, V.,Borrow, S., Oswald, I., Robinson, D. Effect of butriptyline on subjective feelings and sleep (en inglés). Br J Clin Pharmacol. 1977 April; 4(2): 243–245. PMCID: PMC1429024. Último acceso 11 de junio de 2008.
  • Guelfi, J.D., Dreyfus, J.F., Delcros, M, Pichot, P. A double-blind controlled multicenter trial comparing butriptyline with amitriptyline (en inglés). Neuropsychobiology. 1983;9(2-3):142-6. PMID 6353270
  • Kapadia, A. P., & Smith, S. M. (1976). A multi-centre general practitioner assessment of butriptyline hydrochloride ('Evadyne'). Current medical research and opinion, 4(4), 278-284.