En este artículo analizaremos la hipótesis de la lucha que habla sobre zurdera, lucha y supervivencia, y recurriremos a la evidencia empírica más reciente que explica por qué hay más diestros que zurdos según una línea de investigación interesante.

Zurdos, diestros y ambidiestros

Las personas que presentan zurdera son aquellas que tienden a utilizar, de forma preferente, el lado izquierdo de su cuerpo (esto es, sus manos y sus pies).

La zurdera es un fenotipo minoritario en la especie humana; es decir, hay más personas diestras (que utilizan preferentemente las extremidades derechas) que zurdas.

De hecho, entre un 8 y un 13% de la población mundial presenta zurdera; por otro lado, hay más hombres zurdos que mujeres zurdas (13% vs. 9%), aunque no se sabe el por qué. Finalmente, cabe mencionar que aquellas personas que utilizan, de forma indistinta, las extremidades derechas e izquierdas, son denominadas ambidiestras.

Por qué hay más diestros que zurdos, según las investigaciones

Como adelantábamos en la introducción, el presente artículo se centra en el hecho de que hay muchas más personas que tienen como mano dominante la derecha. ¿Por qué hay más diestros que zurdos? Pero antes de adentrarnos en esta cuestión, vamos a esclarecer por qué existen zurdos en la población, según la hipótesis de la lucha.

Según esta hipótesis, hay zurdos en la población porque en el pasado, las personas zurdas tenían una ventaja en las competiciones de tipo intrasexual violentas. Esto, según esta hipótesis, explicaría porque la zurdera persistió en el tiempo.

Hipótesis de la lucha

Pero, ¿qué dice concretamente la hipótesis de la lucha sobre la zurdera?

Según dicha hipótesis, existe un polimorfismo (el polimorfismo implica la existencia, en una población, de múltiples alelos de un gen) en las manos humanas, que se mantiene en el tiempo mediante un proceso de selección natural; en el caso de las personas zurdas, dicho proceso es una selección dependiente de la frecuencia.

¿Qué quiere decir esto? Que cuando un rasgo ofrece cierta eficacia biológica a una determinada especie (aumentando su probabilidad de supervivencia), dicho rasgo permanece, incluso en el caso de que sea minoritario (como sería la zurdera).

¿Cómo se extrapola esto al campo de la lucha y de la zurdera? Los luchadores diestros están acostumbrados a pelear contra otros luchadores también diestros; por ello, cuando compiten contra un luchador zurdo, éste último tendrá cierta ventaja en la lucha (y por lo tanto, seguramente tendrá mayor probabilidad de ganar), ya que el luchador zurdo está más acostumbrado a luchar contra un diestro que el diestro contra un zurdo.

Evidencia empírica: estudio

Encontramos diferentes estudios que muestran cómo los hombres con zurdera están sobrerrepresentados entre los luchadores profesionales modernos. Un estudio reciente (2019) de Richardson y Gilman, también se planteó analizar la cuestión de por qué hay más diestros que zurdos y se centró en el mundo del boxeo y la lucha.

Muestra

Dicho estudio analizó un total de 13.800 boxeadores y luchadores de diferentes artes marciales, de tipo mixto.

Es decir, la muestra incluía hombres y mujeres. Sin embargo, cabe mencionar que del total de boxeadores, 10.445 eran hombres (8.666 diestros y 1.779 zurdos), 1.314 eran mujeres (1.150 diestras y 164 zurdas) y 2.100 eran luchadores de MMA (artes marciales mixtas) (1.770 diestros y 393 zurdos).

A través de estos datos vemos cómo los hombres zurdos representan el 12,6% de la población general, un 17% de los hombres dentro del mundo del boxeo, y un 18,7% en el sector del MMA; en el caso de las mujeres, éstas representan un 9,9% de la población general, y un 12,5% de las boxeadoras. Vemos cómo, en ambos casos, la zurdera está sobrerrepresentada en el mundo de la lucha.

Objetivos del estudio

El estudio pretendía comprobar dos aspectos; por un lado, si existe o no sobrerrepresentación de luchadores/as zurdos/as respecto a los diestros, y por el otro, si éstos acumulan más victorias que los diestros.

Resultados

Los resultados del estudio de Richardson y Gilman revelaron que, efectivamente, los boxeadores y luchadores zurdos tenían más victorias (número de peleas ganadas) que los diestros. Esto se reflejó tanto en luchadores hombres como en luchadoras mujeres.

Además, también se evaluó la capacidad de lucha de los luchadores y luchadoras, a través de una medida objetiva, y los resultados fueron en la misma línea; los/las zurdos/as presentaban una mejor capacidad de lucha respecto a los/as diestros/as.

Otra hipótesis que se planteó y se analizó en el mencionado estudio, es otra ya sugerida por estudios anteriores, y fue la siguiente: el hecho de que los luchadores zurdos muestren una mayor variación en la capacidad de combate. Dicha hipótesis no se pudo confirmar, ya que no se observó dicha variación en los luchadores zurdos.

Conclusiones

Como hemos visto, analizando la cuestión de por qué hay más diestros que zurdos, llegamos a la siguiente conclusión: el hecho de que los zurdos sean minoría (por ello están sobrerrepresentados), hace que sus acciones y técnicas sean más difíciles de predecir por sus rivales.

Esto puede explicarse por la tendencia de los rivales diestros a atender mayoritariamente a la mano derecha de su contrincante (se trata de un sesgo atencional), y esta tendencia aparecería porque los diestros estarían acostumbrados (al competir generalmente con rivales diestros) a atender a dicha mano.

Verificación de la hipótesis

Así, lo que ocurre actualmente en el ámbito de la lucha y del boxeo, lo podemos extrapolar a nuestros antepasados; de esta manera, es probable que nuestros antepasados zurdos, como sugiere la hipótesis de la lucha, tuvieran cierta ventaja en los combates violentos (siendo éstos, además, más frecuentes en el pasado que en la actualidad), lo que les confería cierta ventaja evolutiva.

De esta manera, vemos cómo la hipótesis de la lucha se cumpliría, ya que el hecho de ser zurdo o zurdo implica una ventaja en este tipo de deportes.

Referencias bibliográficas:

  • Bejarano, M. A. & Naranjo, J. (2014) Lateralidad y rendimiento deportivo. Arch Med Deporte, 31(3), 200-204.
  • Hardyck, C., & Petrinovich, L. F. (1977). Left-handedness, Psychological Bulletin, 84, 385–404.
  • Richardson, T. & Gilman, R.T. (2019). Left-handedness is associated with greater fighting success in humans. Sci Rep 9, 15402.