Anselmo de Canterbury (1033 - 1109), también conocido como Anselmo de Aosta, fue un célebre monje benedictino que ejerció las funciones de arzobispo de Canterbury.

Destacó como uno de los teólogos y filósofos más brillantes de la escolástica.

Citas célebres y frases de Anselmo de Canterbury

En el artículo de hoy vamos a conocer más en profundidad las ideas y pensamientos de este monje a través de las más célebres frases de Anselmo de Canterbury.

1. No busco, en efecto, entender para creer, sino que creo para entender. Pues creo esto, porque si no creyere, no entendería.

La base de su pensamiento se fundamentaba en una creencia.

2. Al reexaminar el trabajo a menudo, no he podido encontrar nada de lo que he dicho en él, que no concuerde con los escritos de los Padres Católicos y especialmente con los del bendito Agustín.

Una veneración a sus referentes intelectuales dentro de la Iglesia.

3. Aunque no quisiera creer en ti, no puedo dejar de comprender que existes.

Frase de Anselmo de Canterbury que nos invita a reflexionar.

4. ¡Vamos, pequeño hombre! Huye por un tiempo de tus tareas, escóndete por un pequeño espacio de la agitación de tus pensamientos.

Un cauce para volver a ser uno mismo.

5. Ven, deja a un lado tus penosos cuidados y deja de lado tus trabajos.

En la línea de la cita célebre anterior.

6. Por un momento, dedique su tiempo a Dios y descanse un momento en Él.

La reflexión mísitca cura todos los males, según San Anselmo de Canterbury.

7. Entra en la cámara interior de tu mente, cierra todas las cosas, excepto Dios y todo lo que pueda ayudarte a buscar a Dios; y habiendo bloqueado la puerta de tu cámara, búscalo.

Solo cuando estamos solos podemos entrar en contacto con Dios.

8. Habla ahora, oh mi corazón, oh mi corazón entero, habla ahora y di a tu Dios: Mi rostro te buscó: Tu rostro, oh Señor, buscaré.

Una oda al Ser Supremo.

9. Enséñame a buscarte y revelarte a Ti cuando te busque, porque no puedo buscarte excepto que tú me enseñes, ni te encuentre, a menos que te reveles a ti mismo.

Solo uno mismo es capaz de encontrar su camino.

10. Déjame buscarte en anhelo, déjame anhelarte en buscarte; déjame encontrarte en amor y amarte en encontrar.

Una gran frase poética del arzobispo de Canterbury.

11. Señor, te agradezco y te agradezco porque me has creado en esta tu imagen, para que pueda ser consciente de ti, concebirte y amarte.

Un agradecimiento explícito a Dios.

12. Pero esa imagen ha sido consumida por los vicios, y oscurecida por el humo del mal que no puede lograr aquello para lo que fue creada, excepto que Tú la renuevas y la creas de nuevo.

Sobre la expiación necesaria cada domingo.

13. No me esfuerzo, Señor, por penetrar Tus alturas, porque de ninguna manera comparo mi entendimiento con Tuyo; pero anhelo entender en cierto grado Tu verdad que mi corazón cree y ama.

Una oda al conocimiento y a la figura de Dios.

14. Anhelo, oh Dios, conocerte, amarte, para que pueda regocijarte en Ti.

Otra loa a la figura de Dios todopoderoso.

15. Y si no puedo alcanzar el gozo total en esta vida, al menos puedo avanzar de día en día hasta que ese gozo llegue a mí por completo.

Sobre la redención final, en una mítica frase de San Anselmo de Canterbury.

16. Allí donde están los verdaderos goces celestiales, allí deben estar siempre los deseos de nuestro corazón.

Nada de lo mundano debe hacernos perder la cabeza.

17. Haz, te lo ruego, Señor, que yo sienta con el corazón lo que toco con la inteligencia.

El vínculo entre emociones y razón, resumido en esta frase de Anselmo de Canterbury.

18. Dios fue concebido como una Virgen muy pura... era apropiado que la virgen fuera radiante con una pureza tan grande que no se puede concebir una mayor pureza.

Acerca de la pureza del hijo de Dios, Jesucristo.

19. Dios a menudo trabaja más por la vida de los analfabetos que buscan las cosas que son de Dios, que por la habilidad de los eruditos que buscan las cosas que son suyas.

La bondad de Dios, según Anselmo, no conoce límites.

20. Quita la gracia, y no tienes nada por lo cual ser salvo. Elimina el libre albedrío y no tienes nada que pueda salvarse.

Reflexión en tono metafísico.

21. Porque la venganza no pertenece a nadie sino a Aquel que es el Señor de todos; porque cuando los poderes del mundo lograron este fin, Dios mismo lo hizo para diseñarlo.

El único propietario de la capacidad de vengarse es Dios.

22. Por lo tanto, Señor, no solo eres tú el que no se puede pensar en un mayor, sino que también eres algo más grande de lo que se puede pensar.

Inconcebiblemente inmenso.

23. En ti me muevo, y en ti tengo mi ser; y no puedo ir a ti. Tú estás dentro de mí y de mí, y yo no te siento.

Sobre la omnipresencia del Ser Supremo.

24. Dios no tarda en escuchar nuestras oraciones porque no tiene ánimo para dar; pero eso, al aumentar nuestros deseos, puede darnos más ampliamente.

Una bonita reflexión sobre la compasión divina.

25. Dios es eso, el más grande de lo que no puede ser concebido.

Inimaginable y exageradamente bondadoso.

26. No dejes que la prosperidad mundana te desvíe, ni ninguna adversidad mundana te impida su alabanza.

Una reflexión para aplicar a nuestro día a día.

27. Una sola misa ofrecida por uno mismo durante la vida puede valer más que mil celebradas por la misma intención después de la muerte.

Sobre su trabajo y la importancia de ser perfeccionista.

28. Y si no puedo hacerlo completamente en esta vida, permítanme continuar hasta el día en que llegue a esa plenitud.

Tras la muerte, se supone.

29. Déjame recibir lo que prometiste a través de tu verdad, para que mi alegría sea plena.

Una súplica a Dios.

30. ¡Oh luz suprema e inaccesible! ¡Oh, verdad completa y bendita, cuán lejos estás de mí, que estoy tan cerca de ti! ¡Cuán alejado estás de mi visión, aunque estoy tan cerca de ti! En todas partes estás completamente presente, y no te veo.

Otra frase en relación a la majestuosidad de Dios.

31. La ociosidad es el enemigo del alma.

Cuanto más diversión menos pureza, según Anselmo de Canterbury.

32. Dios le ha prometido perdón al que se arrepiente, pero no le ha prometido arrepentimiento al que peca.

Así es el código moral del Ser Supremo.

33. Líbrame por tu misericordia, no me castigues con tu justicia.

Una súplica a Dios, en referencia a su bondad.

34. Los desastres nos enseñan humildad.

Cuando lo perdemos todo tenemos la oportunidad de volver a sentirnos meros mortales.

35. Es imposible salvar el alma sin devoción a María y sin su protección.

Sobre la virgen.

36. No hay inconsistencia en que Dios nos ordena que no tomemos sobre nosotros lo que le pertenece a él solo.

Lo de Dios es de Él y nada más.

37. Porque aquello de lo que se hace algo es una causa de lo que se hace de él; y, necesariamente, cada causa contribuye algo de ayuda a la existencia del efecto.

Frase de corte filosófico.

38. La lujuria no desea la procreación, sino el placer solamente.

Sobre el acto sexual y su motivo último.

39. He escrito el pequeño trabajo que sigue... en el papel de alguien que se esfuerza por elevar su mente a la contemplación de Dios y alguien que busca entender lo que él cree.

Otra sentencia sobre las virtudes de las personas creyentes.

40. Por lo tanto, Señor Dios, eres más verdaderamente omnipotente, porque no tienes poder a través de la impotencia y nada puede estar en tu contra.

Una reflexión en torno a la omnipotencia del Ser Supremo.

41. Por lo tanto, no es apropiado que Dios pase por alto el pecado sin castigo.

Toda conducta debe tener su castigo divino si no es aceptable moralmente.

42. Porque no busco entender para creer, pero creo para poder entender. Porque yo creo esto: a menos que yo crea, no lo entenderé.

La fe conlleva el conocimiento.

43. Este opúsculo quiere exponer en lenguaje usual lo que hay acerca de la esencia divina y otros puntos afines a esta meditación.

Para reflexionar.

44. La Naturaleza eminente es causa primera y única. Ella sola produjo todo por sí misma y de nada.

La forma en que Dios habla: a través del medio natural.

45. Conocerse será entonces ascender al conocimiento de la esencia eminente.

Sobre el autodescubrimiento y lo divino.

46. Sabe que siempre hay una semejanza-desemejanza.

Las incoherencias, en ojos de Dios.

47. ¿Cómo se relaciona lo finito con lo infinito, lo Uno con lo múltiple?

Una pregunta filosófica al aire, de gran interés.

48. Es evidente que la Naturaleza eminente da vida, da vigor. Ella crea y mantiene conserva con su presencia. Esto significa que ella está en todas partes: a través de las cosas y dentro de ellas.

La vitalidad de la naturaleza es prácticamente incomparable.

49. Para expresar a Dios tenemos que tomar todos los atributos posibles y los mejores y al mejor nivel.

En grado superlativo, siempre.

50. El artista "dice" las cosas que piensa en sí mismo antes de ejecutarlas. De la misma manera Dios tiene un hablar.

Una metáfora para comprender la función del pensamiento.

51. La Palabra es la imagen y semejanza de la cosa en la mente.

¿Sabes cuál es la diferencia entre significado y significante?

52. La Esencia eminente se define porque vive, siente y razona. Entonces toda naturaleza se acercará más a ella en cuanto a que vive, siente y razona porque todo bien es semejante al bien mayor.

Todo está hecho a medida de la esencia divina.

53. Dios es la realidad: es importante entenderlo aun cuando sabemos que esta ciencia supera nuestra inteligencia.

Una disquisición acerca de lo que existe.

54. Nuestro lenguaje es débil, hasta ineficiente: Dios es mayor que todo lo que se puede pensar.

Otra elucubración acerca de las limitaciones del pensamiento humano.

55. Dios nos ha creado a su imagen: busquemos entonces esta imagen y veremos a Dios.

Solo si la encontramos estaremos cerca de su esencia.

56. Cuando más el espíritu razonable intente conocerse con sumo cuidado, más eficazmente conocerá a la Esencia eminente.

En la línea de la frase anterior.

57. Lo más admirable que haya recibido es la imagen impresa del Creador: puede recordar, entender y amar. La memoria es imagen del Padre, la inteligencia imagen del Hijo y el amor imagen del Espíritu Santo.

Una de esas frases religiosas de hondo calado.

58. Tender significa creer.

Reflexionando sobre la fe.

59. Ciertamente Este es no solamente Dios (nivel noético), sino el único Dios inefablemente trino y uno.

Las características del Dios cristiano, según Anselmo.

60. La fe nos hace alcanzar a Dios en su realidad, en su esencia real: sabemos que es el único que realmente es. que no podemos comprenderlo, solamente podemos comprender racionalmente que es incomprensible; que tendemos hacia Él para alcanzarlo y gozar de su presencia.

Sobre la importancia de tener fe.

61. La analogía es importante si no olvidamos partir de la cosa real y no de nuestro lenguaje.

Una trampa del lenguaje puede ser fiarse demasiado de metáforas y símiles.

62. La mente humana debe comprender racionalmente lo que es incomprensible.

No imaginable no significa no cognoscible.

63. Podemos comprender con los santos cuál es la anchura y la largura, la altura y la profundidad, conocer también el amor sobreeminente de la ciencia de Cristo para que seamos llenados en toda la plenitud de Dios.

Para reflexionar sobre el amor de Cristo.

64. La creación no era nada y al mismo tiempo era algo.

Interesante pensamiento de Anselmo de Canterbury.

65. Creer significa estar en contacto con algo o tener experiencia de algo, y esta experiencia es indispensable para conocer.

Aprehensión que redunda en conocimiento divino.

66. Esto no lleva a reconocer que Dios no es simple, sino compuesto. Está compuesto en cuanto a sus atributos, pero al mismo tiempo es simple en cuanto que cada atributo está en los demás.

Dios y sus características definitorias.

67. Las demás naturalezas no son, reciben el ser de Dios y por eso deben glorificarlo.

Todo ser natural emana de la sabiduría de Dios.

68. Sólo Dios es real porque es el único que es de manera simple, perfecta y absoluta; las demás naturalezas -la naturaleza humana también- no son reales porque no son de manera simple, perfecta y absoluta, apenas son.

Sobre el concepto de realidad.

69. El hombre al aceptar que "no puede saber nada o casi nada" une los dos niveles, noético y óntico, el nivel del pensamiento y el nivel de la realidad.

Una reflexión metafísica a tener muy en cuenta.

70. Dios es mi defensa.

Nunca falla.