Anthony de Mello (1931 - 1987) fue un sacerdote y psicoterapeuta jesuita conocido internacionalmente por sus libros y conferencias.

En sus conferencias usaba elementos teológicos de otras religiones además de la ya conocida tradición Judeocristiana. Después de una revisión de sus textos, sus ideas fueron consideradas como no ortodoxas para la doctrina de la fe.

Las mejores frases y pensamientos de Anthony de Mello

Muchas de las ideas de este pensador pueden ayudarnos en muchos aspectos de la vida y sus ideas pueden servirnos de gran inspiración en innumerables ocasiones.

Quizás algunos de vosotros no conocéis a este genial pensador y por eso mismo hemos decidido traeros una selección de las 60 frases célebres de Anthony de Mello que más pueden ayudaros espiritualmente.

1. La sabiduría tiende a crecer en proporción a la conciencia de la propia ignorancia.

Reconocer nuestra propia ignorancia es el primer paso hacia la sabiduría.

2. Vivir libremente, siendo dueño de uno mismo, es no dejarse llevar ni por persona ni situación alguna.

Debemos ser consecuentes con nuestros propios pensamientos y no debemos dejarnos llevar por nada ni nadie.

3. La gran tragedia de la vida no está en cuánto sufrimos, sino en cuánto perdemos. Los seres humanos nacen durmiendo, viven durmiendo y mueren durmiendo.

Perdemos mucho tiempo durmiendo pero es algo que no podemos dejar de hacer porque es esencial para nuestro organismo, así que debemos aprovechar las horas que pasamos despiertos al máximo.

4. El amor perfecto se moldea fuera del miedo. Donde hay amor, no hay demandas, no hay expectativas, no hay dependencia. Yo no demando que me hagas feliz; mi infelicidad no reside en ti. Si me dejases, no sentiría pena de mi mismo; disfruto enormemente de tu compañía, pero no me aferro a ella.

Esta forma de pensar sobre el amor es ampliamente compartida hoy en día por una gran parte de la sociedad.

5. El que quiere ser constante en la felicidad debe cambiar frecuentemente.

Evolucionar espiritualmente, ese el camino que debemos seguir para alcanzar nuestra propia felicidad.

6. El pensamiento es una pantalla, no un espejo: por eso vives en un sobre de pensamiento, al margen de la realidad.

Pensar es algo maravilloso pero no debemos vivir absortos en nuestros pensamientos.

7. No tengo miedo de perderte, porque no eres un objeto de mi propiedad o de alguien más. Te amo como eres; sin apego, sin miedos, sin condiciones, sin egoísmo, sin intentar absorberte. Te amo libremente porque amo tu libertad, al igual que la mía.

Esta es la forma correcta sobre cómo todos deberíamos amar a alguien, nuestro ser amado no es ninguna propiedad.

8. No pidas al mundo que cambie, cambia tú primero.

Para poder cambiar el mundo debemos cambiar primero nosotros, cuando los seres que habitan una sociedad evolucionan la sociedad lo hace a la fuerza con ellos.

9. Si lo que decías era verdad, ¿dónde estaba la necesidad de gritar?

Alzar la voz no te da la razón, la verdad se defiende con buenos argumentos.

10. La gente asume erróneamente que su pensamiento se crean por sus cabezas; de hecho se forman por su corazón, el cual dicta primero la conclusión, luego la cabeza provee el razonamiento que lo defenderá.

Las emociones son quienes en gran medida crean nuestra opinión, una vez nos creamos una opinión buscamos los argumentos para defenderla.

11. El mayor aprendizaje de la edad reside en aceptar la vida exactamente como nos llega.

Saber conformarnos con lo que tenemos es algo que muchos aprendemos con el pasar de los años.

12. El pensamiento puede organizar el mundo tan bien que ya no eres capaz de verlo.

Los pensamientos pueden crear nuestro mundo ideal, pero para hacerlo realidad debemos actuar.

13. No hables hasta que no puedas mejorar el silencio.

Una gran cita que nos anima a pensar antes de hablar, algo que todos deberíamos hacer y que mucha gente no hace.

14. Desearía convertirme en un maestro de la verdad.

En esta cita Anthony de Mello nos habla sobre su interés por practicar la docencia de forma activa.

15. En cualquier momento que estés con alguien o pensando en alguien, debes decirte a ti mismo: estoy muriendo y esta persona también esta muriendo, intentando experimentar la verdad de las palabras que dices. Si todo el mundo está de acuerdo en practicar esto, la amargura se extinguirá, surgirá la armonía.

Debemos ser más empáticos con quienes nos rodean y nuestros seres queridos.

16. Si tienes problemas es que estás dormido. La vida no es problemática. Es el yo (la mente humana) el que crea los problemas.

Muchas veces somos nosotros mismos quienes nos preocupamos por asuntos que realmente no nos deberían preocupar.

17. No hay un solo momento en tu vida en el que no tengas cuanto necesitas para ser feliz. La razón por la que eres infeliz es porque no dejas de pensar en lo que no tienes, en lugar de pensar más bien en lo que tienes en este momento.

Debemos buscar nuestra felicidad en las cosas más pequeñas de la vida, los pequeños placeres.

18. Si observas de qué modo estás hecho y cómo funcionas, descubrirás que hay en tu mente un programa, toda una serie de presupuestos acerca de cómo debe ser el mundo, cómo debes ser tú mismo y qué es lo que debes desear.

El crecimiento espiritual puede romper nuestras barreras socioculturales y dejarnos ver que la vida puede ser muy diferente.

19. El responsable de tus enfados eres tú, pues aunque el otro haya provocado el conflicto, el apego y no el conflicto es lo que te hace sufrir.

No debemos enfadarnos por cosas que no tienen solución ¿y si la tienen por qué enfadarnos?

20. Cuando estás demasiado alejado de la naturaleza, tu espíritu se seca y muere, porque ha sido violentamente separado de sus raíces.

La naturaleza puede ayudarnos a aclarar nuestras ideas y permitirnos pensar de una forma más relajada.

21. Debes descubrir qué es aquello que haces, no por la utilidad que te reporta, sino porque quieres hacerlo.

Debemos dedicar nuestra a vida a aquella labor que más nos aporte emocionalmente.

22. La aprobación, el éxito, la alabanza, la valoración, son las drogas con las que nos ha hecho drogadictos la sociedad, y al no tenerlas siempre, el sufrimiento es terrible.

Muchos de nosotros somos auténticos adictos a la aprobación de los demás, no depende de ellos nuestra felicidad personal.

23. Si tu oración permanece durante demasiado tiempo en la cabeza y no pasa al corazón, se tornará árida y se convertirá en algo tedioso y desalentador.

Para poder orar correctamente lo debemos hacer desde el fondo de nuestro corazón.

24. Sólo hay una necesidad: esa necesidad es amar. Cuando alguien descubre eso, es transformado.

El amor puede convertir nuestra vida en algo maravilloso, dejémosle entrar en nuestra vida.

25. Toda la brillantez de la salida del sol vista desde la montaña, se encierra en un ejercicio tan monótono como es tener en cuenta durante horas y días sin fin las sensaciones de tu cuerpo.

Conocer nuestro cuerpo es algo fundamental para su completo aprovechamiento, debemos estar en contacto con él.

26. Sólo en la libertad se ama. Cuando amas la vida, la realidad, con todas tus fuerzas, amas mucho más libremente a las personas.

Si amas de verdad a una persona debemos entender que esa persona necesita su espacio y libertad personal.

27. Es el miedo el que nos hace desear agarrar con las manos la felicidad, y ella no se deja agarrar. Ella es. Esto sólo lo descubrimos observando, bien despiertos, viendo cuándo nos mueven los miedos y cuándo nuestras motivaciones son reales. Si nos aferramos a los deseos, es señal de que hay apego.

Los miedos y preocupaciones pueden alejar de nosotros la felicidad, debemos aprender a vivir sin miedos.

28. El temor al futuro o la esperanza en el futuro es igual, son proyecciones del pasado. Sin proyección no hay futuro, pues no existe lo que no entra en la realidad.

Nuestro futuro será tal y como nosotros lo proyectemos, nuestras decisiones anteriores nos llevarán hacia el.

29. Mira dentro de ti, entiende que existe un generoso reino de felicidad autosuficiente. Tú no lo habías encontrado antes dentro de ti, porque tu atención estaba volcada hacia las cosas en que crees, o hacia tus ilusiones con respecto al mundo.

Nosotros podemos crear nuestra propia felicidad, ella no reside en otra persona ni en algo material, debemos crearla nosotros mismos.

30. Experimenta la realidad, ve hasta tus sentidos. Eso te traerá hacia el ahora. Eso te traerá a la experiencia. Es en el ahora donde se encuentra a Dios.

Debemos vivir el momento y aprovecharlo al máximo, de esta forma viviremos mucho más plenamente.

31. El egoísmo es exigir que el otro haga lo que tú quieras. El dejar que cada uno haga lo que quiera es amor. En el amor no puede haber exigencias ni chantajes.

Nuestros seres queridos deben decidir si quieren estar a nuestro lado o no, no debemos intentar imponerles nuestros propios deseos.

32. Lo malo es que la mayoría equipara la felicidad con conseguir el objeto de su apego, y no quiere saber que la felicidad está precisamente en la ausencia de los apegos, y en no estar sometido al poder de ninguna persona o cosa.

Una gran cita que todos deberíamos conocer, la felicidad reside en nosotros mismos.

33. Debes aprender a salir del campo del pensamiento y de la locución y emigrar a los dominios de los sentimientos, de las sensaciones, del amor y de la intuición.

Ponernos en contacto directo con nuestras emociones y sentimientos, puede revelarnos muchas cosas sobre nosotros mismos.

34. Para recibir la revelación de la escritura tenéis que aproximaros a ella; para captar la revelación del silencio, debéis primero lograr silencio.

Los objetivos se consiguen luchando por ellos, si no luchamos para conseguirlos jamás lograremos tener lo necesario para poder alcanzarlos.

35. La pregunta más importante del mundo, base de todo acto maduro, es: ¿Yo quién soy? Porque, sin conocerte, no puedes conocer ni a Dios. Conocerte a ti mismo es fundamental.

Conocernos a nosotros mismos es fundamental, quienes somos y qué queremos conseguir en la vida.

36. El establecimiento de relaciones es sólo posible entre personas conscientes. Las personas inconscientes no pueden compartir amor.

Para poder compartir nuestro amor, primero debemos entender qué es el amor.

37. El miedo sólo se te quita buscando el origen del miedo. El que se porta bien a base de miedo es que lo ha domesticado, pero no ha cambiado el origen de sus problemas: está dormido.

Para vivir una vida sin miedo tenemos que poseer unas nociones básicas acerca de la sociedad y sus principios.

38. Todo cuanto tienes que hacer es abrir los ojos y ver que, de hecho, no necesitas en absoluto eso a lo que estás tan apegado.

No debemos apegarnos a nada ni nadie, somos totalmente autosuficientes.

39. Tú eres feliz aquí y ahora; pero no lo sabes, porque tus falsas creencias y tu manera deformada de percibir las cosas te han llenado de miedos, de preocupaciones, de ataduras, de conflictos, de culpabilidades y una serie de juegos que has ido programando.

Podríamos ser felices en este preciso momento, pero nosotros mismos nos autoboicoteamos.

40. La mayoría de personas han sufrido tal lavado de cerebro que ni siquiera se dan cuenta de lo infelices que son: como el hombre que sueña y no tiene ni idea de qué está soñando.

Podemos poseer todas las riquezas del mundo y estar rodeados de amigos, pero aun así seguir siendo profundamente infelices.

41. Los pecadores dicen a menudo la verdad. Y los santos han guiado a la gente por el mal camino. Examina lo que se dice, no el que lo dice.

Aquel que no tiene nada que ocultar siempre nos dirá la verdad.

42. Cuando te libras de tu miedo de fracasar, de tus tensiones de triunfar, puedes ser tú mismo.

El miedo nos bloquea y no nos permite seguir avanzando en la vida.

43. Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, no como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación.

Debemos ser plenamente conscientes del momento en el que nos encontramos y de cómo debemos actuar.

44. No es caer lo que te hace hundirte, es permanecer ahí.

La perseverancia es el mayor esfuerzo que como personas podemos realizar.

45. El día en que cambies, cambiarán todas las personas para ti, y cambiará tu presente. Entonces vivirás en un mundo de amor.

Para cambiar nuestro entorno debemos cambiar primero nosotros.

46. Cuando eres culpable, no odias a tus pecados, sino a ti mismo.

La culpabilidad es un mal que solo nos atañe cuando nos lo autoinfligimos.

47. Tenéis que entender que la distancia más corta entre la verdad y un ser humano es una historia.

La historia nos permite ver como es el ser humano y cómo éste ha actuado en las diversas situaciones en las que se ha encontrado.

48. Si me encuentras encantador, significa que justo ahora estás de buen humor, nada más.

Nuestro humor actual nos revela el mundo visto desde ese preciso prisma, si estamos de mal humor el mundo se verá mucho más negro.

49. Solo hay una causa de infelicidad: las falsas creencias que tienes en tu cabeza, creencias tan extendidas que no se te ocurren cuestionar.

La sociedad nos dice cómo debemos vivir la vida para poder ser felices pero eso solo es un engaño, seremos felices cuando nosotros nos permitamos serlo.

50. Estas cosas van a destruir la raza humana: política sin principios, progreso sin compasión, riqueza sin trabajo, aprendizaje sin silencio, religión sin temeridad y culto sin conciencia.

Muchos males atañen a la humanidad desde muchos flancos diferentes, lo verdaderamente importante es mantenernos fieles a nosotros mismos.

51. La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

Lo que tenga que pasar pasará, vivir con miedo solo nos priva de nuestra felicidad.

52. Cuando ves que no eres tan sabio hoy como pensabas ayer, eres más sabio hoy.

Aceptar nuestra ignorancia es un paso fundamental para poder alcanzar la sabiduría.

53. La gente que quiere una cura, siempre que sea sin dolor, son como los que están a favor del progreso, siempre que sea sin cambio.

A veces las cosas más positivas conllevan cierto dolor dentro de su propia aplicación, como al alcohol que desinfecta pero también escuece.

54. Hay dos formas de lavar platos: una es lavarlos para limpiarlos, la otra es lavarlos para lavarlos.

Debemos hacer las cosas cuando sea necesario, o por lo contrario aquello que no es necesario no debemos perder tiempo realizándolo.

55. La felicidad no puede depender de los acontecimientos. Es tu reacción ante los acontecimientos lo que te hace sufrir.

Ser felices o no depende de nosotros, de si queremos o no ser felices en ese momento.

56. Ves las personas y las cosas no como son, sino como tú eres.

Tendemos a pensar que las personas son como nosotros pensamos, no como son en realidad.

57. No pongas tu felicidad en mí porque yo puedo morirme o decepcionarte.

Como muy bien nos dice esta cita no debemos poner nuestra felicidad en un tercero, nuestra felicidad depende solo de nosotros mismos.

58. Pon tu felicidad en la vida y te darás cuenta de que, cuando quedas libre, es cuando eres capaz de amar.

Para poder amar de una forma completa, antes debemos ser completamente felices.

59. Para amar a las personas has de abandonar la necesidad de ellas y de su aprobación. Te basta con tu aceptación.

Aceptar a esa persona tal y como es, ese es el primer paso hacia poder amarla de una forma honesta.

60. La sociedad y tu cultura han recubierto la mente con dichas capas, los expertos: los dirigentes políticos, culturales y religiosos piensan por ti.

Debemos abandonar ideas que nos han intentado imponer, debemos pensar por nosotros mismos: qué queremos, qué deseamos y qué queremos conseguir en la vida.