Baltasar Gracián y Morales fue un famoso escritor español nacido en la localidad de Belmonte de Gracián, durante el año 1601.

Los escritos filosóficos de este autor aún son muy recomendados en la actualidad, pero sin duda su obra más famosa es la conocida como “El Criticón”, una de las mejores novelas de la literatura española comparable según algunas personas con “El Quijote” de Cervantes o “La Celestina” de Fernando de Rojas.

Frases y reflexiones de Baltasar Gracián

A grandes rasgos Gracián es un escritor cuya forma de escribir e inteligencia le ha permitido poder trascender más allá de su época, regalándonos grandes escritos que aún a día de hoy todos nosotros podemos disfrutar.

A continuación te presentamos una selección con las 75 mejores frases de Baltasar Gracián, el que muy probablemente es uno de los mejores escritores de todos los tiempos.

1. La autorreflexión es la escuela de la sabiduría.

Debatir con nosotros mismos una cierta información sin duda hará que retengamos mucho más todos los aspectos interesantes de ese determinado asunto.

2. Todo tonto está convencido; y todos convencidos son tontos. Cuanto más defectuoso es el juicio de una persona, más firmes son sus convicciones.

La vida es más complicada de lo que muchas veces pensamos, algo que aquellos más necios nunca llegarán a entender en el transcurso de sus vidas.

3. Escucha, mira y guarda silencio.

La observación y la paciencia siempre serán la llave del éxito para un eficiente estudio científico.

4. El mejor servicio que puede brindarle a otra persona es ayudarlo a ayudarse a sí mismo.

Si a un hombre le das las herramientas para poder solucionar sus problemas, este hombre nunca más volverá a necesitar tu ayuda.

5. El autoconocimiento es el comienzo de la superación personal.

Conocer nuestros errores será algo que nos dará la oportunidad de poder subsanarlos.

6. No expreses tus ideas demasiado claramente. La mayoría de las personas piensan poco de lo que entienden y veneran lo que no.

Ciertos temas no son considerados interesantes dentro de determinados ambientes. Como personas inteligentes debemos adecuar nuestra conversación, al lugar y a las personas con las que nos encontramos.

7. Actúa siempre como si fueras visto.

Actuando de esta manera podemos estar completamente seguros de que nadie podrá echarnos nada en cara a posteriori.

8. Nunca hagas nada cuando estés de mal humor, porque harás todo mal.

Si nos dejamos llevar por nuestra emociones sin duda cometeremos muchos más errores de los que deberíamos.

9. Mantenga el alcance de sus habilidades desconocidas. El hombre sabio no permite que sus conocimientos y habilidades sean sonados al fondo, si desea ser honrado en absoluto. Él te permite conocerlos pero no comprenderlos. Nadie debe conocer el alcance de sus habilidades, para que no se decepcione. Nadie tiene la oportunidad de comprenderlo por completo. Porque las conjeturas y las dudas sobre el alcance de sus talentos despiertan más veneración que un conocimiento exacto de ellos, sean tan grandiosos.

No debemos mostrar nunca todas nuestras cartas de forma prematura, en las relaciones sociales siempre puede hacernos falta habernos guardado un as bajo la manga.

10. No te comprometas con nadie ni con nada, ya que eso es ser un esclavo, un esclavo de cada hombre. Sobre todo, mantente libre de compromisos y obligaciones: son el dispositivo de otro para meterte en su poder.

Mantenernos completamente libres de obligaciones, a la larga seguro será algo que nos acabe convirtiendo en personas mucho más felices.

11. Es mejor dormir sobre las cosas de antemano que permanecer despierto sobre ellas después.

Los créditos y los préstamos pueden terminar arruinando nuestra economía personal, por eso mismo debemos aprender a no comprar nunca nada que realmente no esté a nuestro alcance.

12. Nunca abras la puerta a un mal menor, ya que otros y mayores invariablemente se meten detrás.

Ningún mal debe ser nunca bienvenido, pues los males como bien nos dice esta cita suelen actuar normalmente en grupo.

13. Los sueños no te llevarán a ninguna parte, una buena patada en los pantalones te llevará muy lejos.

Si no actuamos hoy por mejorar nuestro futuro, ese futuro que tanto deseamos nunca terminará haciéndose realidad.

14. No mientas, pero no digas toda la verdad.

Las mentiras nunca deben ser usadas, por eso mismo lo mejor es no empezar ciertas conversaciones que sabemos que nos acabarán obligando a mentir.

15. Pon un grano de audacia en todo lo que haces.

Como suele decirse la suerte favorece a los audaces, debemos ser más valientes si deseamos poder triunfar en todas nuestras metas personales.

16. Uno debe pasar por la circunferencia del tiempo antes de llegar al centro de oportunidad.

Los grandes logros siempre llevarán su tiempo, por eso mismo debemos aprender a no apresurarnos nunca con nuestros actos.

17. El que comunica su secreto a otro se convierte en esclavo de ese otro.

Quien conoce nuestros secretos puede acabar perjudicándonos, una lección que nos demuestra que quizás algunos aspectos de nuestra vida privada será mucho mejor que nadie los conozca.

18. Nunca contiendas con un hombre que no tiene nada que perder.

Aquel que no tiene nada que perder, siempre estará dispuesto a todo con tal de hacerse con la victoria. Estos son los hombres peligrosos contra los que alguien puede combatir.

19. Encontrar un verdadero amigo en la vida es buena fortuna; mantenerlo es una bendición.

En la vida solo conservaremos a los amigos de verdad y con el tiempo podremos ir descubriendo, que estos en realidad son muchos menos de los que esperábamos.

20. La amistad multiplica el bien de la vida y divide el mal.

Nuestras amistades pueden ayudarnos a vivir una vida mucho más plena, debemos asegurarnos de que estos siempre se sientan queridos por nosotros.

21. Un hombre sabio se aprovecha más de sus enemigos que un tonto de sus amigos.

Intentar aprovecharnos de nuestros amigos al final será algo que nos acabará pasando factura, pues probablemente terminemos perdiendo a nuestro amigo y también todo lo que éste nos aportaba.

22. El que ha satisfecho su sed le da la espalda al pozo.

Una frase que nos brinda la que es sin duda una gran lección, no debemos confiarnos nunca en ninguna situación, pues si alguna vez lo hacemos puede que salgamos gravemente perjudicados.

23. No tome el lado equivocado de una discusión solo porque su oponente ha tomado el lado correcto.

Debemos estar siempre de parte de la verdad, indiferentemente de quién sea el orador que la defienda.

24. Cuando el conocimiento de un hombre es profundo, habla bien de un enemigo. En lugar de buscar venganza, extiende generosidad inesperada. Convierte el insulto en humor ... y asombra a su adversario, que no encuentra motivos para no confiar en él.

Con buenas palabras se consigue mucho más que con insultos, como bien dijo Abraham Lincoln ¿No derroto a mis enemigos cuando los convierto en mis amigos?

25. Los sabios son siempre impacientes, porque el que aumenta el conocimiento aumenta la impaciencia de la locura.

El tiempo de vida del que disponemos es limitado, no debemos desaprovechar ni un solo segundo de nuestras vidas.

26. La madurez mental se muestra mejor en creencias lentas.

Aquel que le cuesta poder creer en algo demuestra poseer un mínimo de inteligencia, pues nos habrá demostrado que se ha tomado su tiempo en analizar el tema del que se hablaba.

27. Sepa lo que es malo, no importa cuán adorado sea. Que el hombre sensato no lo confunda, incluso cuando está vestido de brocado, o en ocasiones coronado de oro, porque no puede ocultar su hipocresía, porque la esclavitud no pierde su infamia, por noble que sea el maestro.

Debemos aprender a diferenciar claramente el mal del bien, pues puede que el mal intente disfrazarse en más de una ocasión.

28. Respétate a ti mismo si quieres que otros te respeten.

Si no nos respetamos nosotros en primera instancia, los demás nunca se plantearán hacerlo.

29. El carácter y la inteligencia son los polos sobre los que gira tu talento, mostrando tus dones.

Sin carácter ni inteligencia un hombre nunca llegará a ser nadie relevante, pues estas dos grandes cualidades siempre han sido totalmente indispensables para poder alcanzar el éxito.

30. Un “no” dorado es más satisfactorio que un “sí” seco.

Las formas a veces pueden ocultar el contenido, no debemos dejar nunca que las buenas palabras nos distraigan del auténtico trasfondo de una conversación.

31. Trate a sus enemigos con cortesía, y verá lo valioso que realmente es. Cuesta poco pero paga un buen dividendo: los que honran son honrados. La cortesía y el sentido del honor tienen esta ventaja: se los otorgamos a los demás sin perder nada.

La cortesía puede ser muy beneficiosa utilizada correctamente, incluso quizás gracias a ella consigamos poder convertir a un enemigo en amigo.

32. Califique el intensivo por encima del extenso. Lo perfecto no radica en la cantidad, sino en la calidad.

Cuando algo es escaso o breve sin duda será mucho más valioso, pues como todos sabemos cuando algo escasea en el mundo su precio forzosamente tiende a subir.

33. El sabio preferiría ver a otros que lo necesitan antes que agradecerle.

Ayudar siempre nos beneficiará espiritualmente, aunque aquellos a los que ayudemos nunca nos lo agradezcan.

34. Siempre deja algo que desear; de lo contrario serás miserable desde tu misma felicidad.

Aquellos que lo tienen todo en la vida suelen sentirse sumamente miserables, pues el aburrimiento constante en sus vidas acaba convirtiéndose en la peor de sus pesadillas.

35. El éxito rara vez trae satisfacción.

El trabajo duro puede llegar a transmitirnos mucha más satisfacción que el éxito, pues al igual que en la vida de las personas lo importante no es el final sino el camino.

36. Es una gran habilidad saber cómo guiar tu suerte incluso mientras la esperas.

La suerte nunca nos llegará si primero nosotros no la buscamos, debemos ser proactivos en nuestras vidas si deseamos poder alcanzar todos nuestros objetivos.

37. La cortesía es el principal signo de la cultura.

La cortesía siempre demostrará nuestra educación a los demás y gracias a ella todos podemos establecer nuevas relaciones que quizás nos sean útiles en el futuro.

38. Mejor enojado con el resto del mundo que solo sabio.

Cuanto más conscientes somos de la realidad más infelices probablemente seremos. Algo que nos demuestra que la ignorancia puede que en realidad sea la mejor puerta hacia la felicidad.

39. Deje pasar el primer impulso, espere el segundo.

Actuar con cautela es una táctica que nos ayudará a alcanzar el éxito, pues precipitarse siempre suele ser el camino más rápido hacia el error.

40. El sabio hace a la vez lo que hace el tonto.

Los errores de los demás pueden señalarnos a nosotros el camino hacia el éxito, un truco muy útil en la vida de cualquier persona que muchos no suelen utilizar.

41. Obligar a las personas a menudo cuesta poco y ayuda mucho.

Valernos del trabajo de los demás puede impulsarnos enormemente en nuestra carrera profesional, algo que todo gran empresario deberá haber hecho al menos una vez en su vida.

42. El que puede vivir solo se asemeja a la bestia bruta en nada, al sabio en mucho y a Dios en todo.

La soledad puede ayudarnos a encontrarnos a nosotros mismos, poniéndonos muchas veces de nuevo en contacto con emociones que un día creímos pérdidas.

43. Intente tareas fáciles como si fueran difíciles, y difíciles como si fueran fáciles; en un caso, la confianza puede no quedarse dormida, en el otro, que no se consterne.

Solo siendo valientes lograremos hacer realidad nuestros sueños y aunque fallemos en nuestro intento, puede que mañana podamos volver a intentarlo.

44. Nunca participes en los secretos de los que están por encima de ti; crees que compartes la fruta y compartes las piedras: la confianza de un príncipe no es una subvención, sino un impuesto.

Conocer cierta información puede ser peligroso para nosotros, la ignorancia en estos casos es en realidad la mejor de las bendiciones.

45. Muchas de las cosas que traen deleite no deben ser propiedad. Se disfrutan más si son de otro, que si son tuyos; el primer día dan placer al dueño, pero en el resto a los demás: lo que pertenece a otro se regocija doblemente, porque es sin el riesgo de volverse rancio y con la satisfacción de la frescura. . . La posesión de cosas no solo disminuye su disfrute, sino que aumenta su molestia, ya sea compartida o no.

A veces algo se disfruta mucho más cuando no es de nuestra propiedad, pues parece ser que cuando todo disfrutamos de un bien ajeno el goce suele multiplicarse.

46. Aproveche la imaginación, porque ella es toda la felicidad.

La imaginación es una de las armas más poderosas que posee la humanidad, pues la sociedad actual tal y como la conocemos sencillamente no sería posible de no ser por ella.

47. La mejor habilidad en las cartas es saber cuándo descartar.

A veces en la vida es mejor desprenderse de todo aquello que realmente no necesitamos, la felicidad como un día todos descubriremos no se encuentra en ningun bien material ni en ninguna tercera persona.

48. Sobrevalorar algo es una forma de mentir.

Debemos ser sinceros con nosotros mismos valorando cada bien que poseemos en su justa medida, pues actuando de esta forma siempre será la honestidad la encargada de representarnos en sociedad.

49. Las cosas no pasan por lo que son, sino por lo que parecen. La mayoría de las cosas son juzgadas por sus chaquetas.

Un libro nunca debe juzgarse por su portada, pues las cosas muchas veces acaban no siendo lo que en un inicio parecían.

50. Las hosannas de la multitud nunca pueden traer satisfacción a los exigentes. Sin embargo, existen esos camaleones de popularidad que encuentran su alegría, no en el dulce aliento de Apolo, sino en el olor de la multitud. Y no en mente: no se deje engañar por lo que son milagros para la población, porque los ignorantes no se elevan por encima de la maravilla. Así, la estupidez de una multitud se pierde en la admiración, incluso cuando el cerebro de un individuo descubre el truco.

No debemos preocuparnos por las opiniones ajenas, nuestra opinión debe ser la única que realmente posea relevancia en nuestras vidas.

51. Haz cosas agradables tú mismo, pero cosas desagradables a través de otros.

Delegar es una táctica muy interesante que seguro nos permitirá vivir de una forma mucho más placentera, pues no todo en la vida por mucho que nos empeñemos siempre lo podremos hacer nosotros.

52. La esperanza tiene buena memoria, la gratitud es mala.

Debemos agradecer siempre la ayuda que nuestros amigos y familiares nos han brindado, pues gracias a ellos posiblemente estamos a día de hoy en el lugar en el que nos encontramos.

53. Mantener es más importante que hacer amigos.

Aquellos grandes amigos siempre deben ser conservados, pues como todos descubrimos a lo largo de nuestras vidas, los amigos no abundan tanto como a algunos nos gustaría.

54. Los envidiosos mueren no una vez, sino tan a menudo como los envidiados ganan aplausos.

La envidia nunca nos llevará a ninguna parte, solo nos convertirá con el tiempo en personas mucho más infelices.

55. Los hombres deben ser estudiados tan profundamente como los libros.

Para conocer a un hombre en profundidad siempre necesitamos tomarnos nuestro tiempo, pues todos ellos son similares a libros aunque algunos ciertamente poseerán más hojas que otros.

56. La excelencia reside en la calidad, no en la cantidad. Lo mejor siempre es poco y raro; mucho disminuye el valor.

Aquello que es muy escaso siempre será muy valioso, la oferta y la demanda es la ley encargada de que esto suceda de esta manera.

57. Quien encuentre la fortuna de su lado debe seguir adelante rápidamente, ya que ella solo favorecerá a los valientes.

Si no corremos ciertos riesgos nunca aprovecharemos la vida en su máxima plenitud, pues los grandes logros solo son conseguidos por aquellos hombres y mujeres que se han arriesgado a ir en su búsqueda.

58. El conocimiento sin sabiduría es una doble locura.

Un gran conocimiento mal aplicado, puede ser muy perjudicial para su poseedor y también para todos los demás

59. No presumas todos los días, o dejarás de sorprender a la gente. Siempre debe quedar alguna novedad. La persona que muestra un poco más cada día cumple con las expectativas, y nadie descubre los límites de su talento.

No debemos contar nunca el secreto de todos nuestros trucos y de la misma forma terceras personas nunca deben saberlo todo sobre nosotros.

60. El mentiroso sufre dos veces: ni cree ni es creído.

La mentira nos convertirá tarde o temprano en personas totalmente indeseadas dentro de nuestra sociedad, un estatus que llegado el momento nadie desea tener que acarrear.

61. Dos tipos de personas son buenas para prever el peligro: los que han aprendido a sus expensas y las personas inteligentes que aprenden mucho a expensas de los demás.

Aprender de los errores de los demás puede ayudarnos mucho en nuestras vidas, pues como algunas personas piensan acertadamente la información sin duda es poder.

62. Gran habilidad se desarrolla y se revela cada vez más con cada nueva tarea.

La experiencia con el tiempo nos convertirá en grandes profesionales, algo que nos demuestra que si somos pacientes y perseverantes, el futuro seguro nos acabará siendo beneficioso.

63. El hombre nace bárbaro, y solo se eleva por encima de la bestia por cultura.

Gracias a la educación todos los seres humanos podemos intentar convertirnos en la mejor versión posible de nosotros mismos, una gran oportunidad que nadie debería dejar pasar.

64. Todas las victorias se reproducen, y eso sobre tu superior es tonto o fatal.

El respeto hacia nuestros superiores siempre debe ser intachable, pues de otra forma estos acabarán tomando severas medidas en nuestra contra.

65. Dios mismo no castiga con una vara sino con el tiempo.

El tiempo al final pone a todo el mundo en su lugar, si llevamos una vida indecorosa al final indudablemente acabaremos saliendo perjudicados por ello.

66. Estar a gusto es mejor que estar en el negocio. En realidad, nada nos pertenece más que el tiempo, que tienes incluso si no tienes nada más.

El tiempo es el bien más valioso del que disponemos, por eso mismo debemos asegurarnos de vivir cada segundo como si quizás fuese el último.

67. Algunos se contentan con permanecer cortésmente ante los portales de la fortuna y esperan su oferta; mejor aquellos que empujan hacia adelante, quienes emplean su empresa, quienes en las alas de su valor y buscan abrazar la suerte y efectivamente ganar su favor.

Si no nos arriesgamos nunca cumpliremos nuestros sueños, pues como bien se suele decir la fortuna siempre favorece a los audaces.

68. La posesión dificulta el disfrute. Simplemente te da el derecho de guardar cosas para o de otros, y así ganas más enemigos que amigos.

Debemos aprender a desprendernos de todo aquello que realmente no necesitamos, los bienes materiales nunca serán los que nos traigan una auténtica felicidad.

69. Comparta peso y aflicción, porque la desgracia cae con doble fuerza sobre el que está solo.

Las personas somos mucho más fuertes cuando actuamos en grupo, por eso mismo nuestros amigos y familiares siempre serán los apoyos más grandes de los que dispongamos.

70. Si no queda nada que desear, hay todo que temer, un triste estado de felicidad.

Todos los seres humanos deseamos ser felices en nuestras vidas, por eso mismo una sociedad llena de personas infelices siempre será más peligrosa.

71. Puedes estar obligado a hacer la guerra, pero no a usar flechas envenenadas.

Ciertas actitudes al final siempre nos serán contraproducentes, la honestidad siempre debe ser una regla desde la cual creemos nuestras vidas.

72. El tonto más grande es el que piensa que no es uno y todos los demás lo son.

El tonto rara vez es capaz de poder ver su propia ignorancia, por eso el tonto siempre suele creerse más inteligente que los demás.

73. El silencio es el santuario de la prudencia.

En las relaciones sociales siempre es mejor una palabra de menos que una de más, pues como bien sabrás una vez hemos dicho algo algo ya no podemos dar marcha atrás al tiempo.

74. Requiere tanto decir la verdad como ocultarla.

Debemos ser hombres y mujeres astutos si queremos tener éxito dentro de la sociedad actual.

75. No cometas errores sobre el personaje. Ese es el peor y más fácil error. Mejor ser engañado en el precio que en la calidad de los bienes. Al tratar con hombres, más que con otras cosas, es necesario mirar hacia adentro. Conocer a los hombres es diferente de saber cosas. Es una filosofía profunda hacer sonar las profundidades de los sentimientos y distinguir los rasgos de carácter.

Conocer bien a una persona siempre será algo que nos lleve nuestro tiempo, pero una vez lo hagamos podremos juzgar la mayoría de sus actuaciones de una forma mucho más proporcionada.