Barbra Streisand es una célebre actriz y cantante estadounidense, nacida en la ciudad de Brooklyn durante el año 1942.

Esta polifacética artista ha ganado todos los premios que cualquier persona podría llegar a imaginarse: dos Oscars, nuevo Globos de Oro, diez Grammys y muchísimos más. A lo largo de una carrera que ha durado más de seis décadas, esta famosa actriz ha logrado convertirse en un auténtico icono norteamericano.

Frases y reflexiones de Barbra

Pese a haber recibido una gran cantidad de premios por sus trabajos, ella siempre fue una persona fiel a sus principios y valores, ningún productor de cine o música podría nunca decidir cuál sería el próximo gran éxito en el que ella colaboraría.

A continuación te presentamos una selección de las 70 mejores frases de Barbra Streisand, una gran mujer cuya personalidad fue su mejor trampolín hacia el éxito profesional.

1. ¿Por qué una mujer trabaja diez años para cambiar los hábitos de un hombre y luego se queja de que él no es el hombre con el que se casó?

Todos deberíamos amar a nuestra pareja con sus virtudes y defectos, pues si no lo aceptamos tal y como es, realmente no es amor lo que sentimos.

2. Era una personalidad antes de convertirme en una persona: soy simple, compleja, generosa, egoísta, poco atractiva, hermosa, perezosa y motivada.

La personalidad de Streisand ha sido uno de sus mayores trampolines hacia la fama, gracias a ella esta cantante logró alcanzar el pedestal que realmente se merecía.

3. Se llaman 'ángeles' porque están en el cielo hasta que salgan las críticas.

Las opiniones de los demás no deben influirnos moralmente, pero debemos tener en cuenta que sí pueden crear una imagen pública de nosotros distorsionada.

4. Con personas que no conozco, estoy totalmente perdida.

Esta cantante siempre ha sido muy amiga de sus amigos, pues siempre han sido ellos los que le han permitido poderse expresar, realmente tal y como es.

5. Mi madre me dijo que debería ser secretaria, pero quería ser actriz desde que era muy joven.

Su madre nunca tuvo grandes expectativas puestas en ella, pero Streisand le demostraría con el pasar de los años que rotundamente se equivocaba.

6. ¿Qué significa cuando la gente aplaude? ¿Debería darles dinero? ¿Di gracias? ¿Levantar mi vestido? La falta de aplausos, es a la que puedo responder.

La fama le llegó súbitamente, un hecho que aún a día de hoy esta famosa cantante no ha logrado entender.

7. No me importa lo que digas de mí. Solo asegúrate de escribir mal mi nombre.

El humor de Streisand siempre ha sido su mejor carta de presentación, un humor inteligente con el que siempre ha logrado conquistar al público que en ese momento le observaba.

8. Sabía que con una boca como la mía, tenía que ser una estrella o algo así.

Al igual que ella lo hizo, nosotros tampoco debemos dejar que los demás nos digan lo que no podemos hacer. En la vida podemos ser todo aquello que nos propongamos.

9. Simplemente no quiero ser obstaculizada por mis propias limitaciones.

Lo que a simple vista puede parecer una clara limitación, quizás sea nuestra puerta personal hacia el éxito.

10. Odiaba cantar. Yo quería ser actriz. Pero no creo que lo hubiera hecho de otra manera.

Después de haber triunfado teatralmente tuvo la gran oportunidad de grabar su primer disco, The Barbra Streisand Album fue lanzado en 1962 y con él ganó 3 premios Grammy.

11. Ojalá pudiera ser como Shaw, que una vez leyó una mala crítica de una de sus obras, llamó al crítico y dijo: "Tengo tu reseña frente a mí y pronto estará detrás de mí".

La actitud siempre fue cualidad que esta actriz supo valorar, pues ella sabía muy bien que con una actitud positiva podía llegar realmente lejos en la vida.

12. Ya no soy tan ambiciosa. Solo me gusta mi privacidad. Desearía no haber sido comentada en absoluto.

Lo peor de la fama es el acoso constante que siempre sufren las grandes estrellas, cuando un artista alcanza el éxito su privacidad suele pasar a ser cosa del pasado.

13. Estoy cansada de los artículos maliciosos que me difaman.

La prensa puede ser realmente desagradable con un artista, muchos de estos periodistas a los que les gusta difamar, deberían quizás volver replantearse su oficio.

14. Marlon Brando. El mejor actor que jamás haya existido. Era mi ídolo cuando yo tenía 13 años. Ha trabajado lo suficiente como para durar dos vidas. Siempre pienso en todo lo que hago: ¿puede Brando interpretar esto conmigo?

Marlon Brando fue sin duda un gigante de la gran pantalla, un verdadero icono de Hollywood que al igual que todos nosotros Streisand siempre recordará.

15. A los hombres se les permite tener pasión y compromiso por su trabajo ... a una mujer se le permite ese sentimiento por un hombre, pero no por su trabajo.

Durante mucho tiempo las mujeres tenían un rol determinado como amas del hogar, un rol que gracias a mujeres como Streisand, se ha convertido actualmente en un amargo recuerdo.

16. He considerado arreglarme la nariz. Pero no confiaba lo suficiente en nadie. Si pudiera hacerlo yo mismo con un espejo.

Sus rasgos faciales quizás no sean del agrado de todo el mundo, pero sin duda han sido aquello que la ha diferenciado de todas las demás, durante toda su carrera como artista.

17. Mi mayor pesadilla es que conduzco a casa, me enfermo y voy al hospital. Yo digo: 'Por favor, ayúdame'. Y la gente dice: 'Oye, te ves como ...' Y me muero mientras se preguntan si soy Barbra Streisand.

Una pesadilla realmente curiosa a la par que cómica, esperemos que nunca llegue a suceder en la vida real.

18. Los mitos son una pérdida de tiempo. Previenen la progresión.

Para que un artista se convierta en un mito, su carrera debe haber sido francamente excepcional. Muy pocas personas en el mundo llegan a consagrarse de tal manera.

19. El éxito para mí es tener diez melones de melón dulce y comer solo la mitad superior de cada rebanada.

Un gran derroche de fruta que sin duda esta actriz ha logrado poder permitirse, después de haber ganado todos los premios imaginables, supuestamente posee una fortuna estimada de 370 millones de dólares.

20. ¿Por qué soy tan famosa? ¿Qué estoy haciendo bien? ¿Qué están haciendo mal los otros?

Esta actriz nunca entendió el gran éxito que obtenía, el público sin duda sintió una gran conexión hacia ella desde sus primeros inicios.

21. Tener ego significa creer en tu propia fuerza. Y también estar abierto a las opiniones de otras personas. Es estar abierto, no cerrado. Entonces, sí, mi ego es grande, pero también es muy pequeño en algunas áreas. Mi ego es responsable de hacer lo que hago, malo o bueno.

Si no creemos en nosotros mismos los demás tampoco lo harán, debemos tener fe y una profunda convicción en lo que hacemos, si deseamos llegar a triunfar.

22. ¿Por qué se les permite a los hombres obsesionarse con su trabajo, pero a las mujeres solo se les permite obsesionarse con los hombres?

El doble rasero con el que la sociedad medía hombres y mujeres nunca fue de su agrado, así que decidió consagrar su vida como artista a luchar contra esta tan clara injusticia.

23. Cómo desearía que viviéramos en una época en que las leyes no eran necesarias para protegernos de la discriminación.

La discriminación por raza o género nunca está los suficientemente justificada, todos somos personas y merecemos poseer los mismos derechos.

24. Tenemos un presidente que robó la presidencia a través de los lazos familiares, la arrogancia y la intimidación, empleando agentes republicanos para ejercer las tácticas de fraude electoral al privar de sus derechos a miles de negros, ancianos judíos y otras minorías.

Sus ideas políticas siempre estuvieron completamente claras, al igual que otros muchos compañeros de profesión, ella siempre fue una defensora a ultranza del conocido partido demócrata.

25. Llegué a Hollywood sin que me arreglaran la nariz, me taparan los dientes o me cambiaran el nombre. Eso es muy gratificante para mí.

No modificó ningún aspecto de ella misma para poder alcanzar el éxito, un dato que muy pocos actores o cantantes pueden igualar en los Estados Unidos.

26. Encuentro aterrador a George Bush y Dick Cheney, a Donald Rumsfeld y John Ashcroft.

El partido republicano nunca fue visto por ella con buenos ojos, las políticas de este partido chocaban frontalmente con sus principios y valores.

27. No disfruto las actuaciones públicas y estar en el escenario. No me gusta el glamour. Como esta noche, estoy en el escenario y me duelen los pies.

Para poder triunfar también debemos sufrir, pues un actor o cantante muchas veces se verá obligado a actuar, incluso en aquellos días que anímicamente no se sienta motivado.

28. Me han llamado muchos nombres como perfeccionista, difícil y obsesiva. Creo que toma obsesión, toma buscar los detalles para que cualquier artista sea bueno.

Los mejores artistas siempre son los más obsesivos, de otra forma nunca lograrían alcanzar el gran éxito que ellos andaban buscando.

29. El público es el mejor juez de todos. No se les puede mentir. La verdad los acerca. Un momento que se retrasa: van a toser.

El público reacciona siempre instantáneamente con la actuación de cualquier actor o cantante, si somos buenos en lo que hacemos el público será amable con nosotros y si no lo somos lo sabremos de inmediato.

30. No hay nada más importante en la vida que el amor.

El amor es la fuerza más poderosa que mueve al ser humano, sin él nuestra vida estará sin ninguna duda completamente vacía.

31. Es el sueño de toda mujer ser la mujer soñada de algún hombre.

Tanto hombres como mujeres buscamos nuestra pareja ideal, una media naranja que muchas veces idealizamos pero que pocas veces encontramos.

32. Voy por instinto, no me preocupa la experiencia.

Cuando somos conscientes de nuestras capacidades no tenemos porque tener miedo, nuestra pasión será siempre la encargada de llevarnos hacia el éxito.

33. Tienes que descubrir lo que haces bien y confiar en ello.

Si tenemos un don para un arte en concreto debemos dedicarnos indudablemente a ello, de esta forma lograremos poder llevar la vida con la que siempre soñamos.

34. Se celebraría un hombre que se graduó alto en su clase en la Facultad de Derecho de Yale y se asoció en un bufete de abogados de primer nivel. Un hombre que invirtió sabiamente sería admirado, pero una mujer que logra esto es tratada con sospecha.

Cuando una mujer alcanza el éxito muchas veces es juzgada de una forma diferente, la sociedad siempre ha poseído y aún posee un doble rasero con el que medir los éxitos de ambos géneros.

35. Lo que es emocionante no es que una persona sea más fuerte que la otra ... sino que dos personas hayan cumplido con su pareja y, sin embargo, sean igualmente tercos, obstinados, apasionados y locos como la otra.

Que una pareja funcione con el tiempo es casi un milagro en los tiempos actuales, pero cuando esto sucede sin duda es lo más bonito que el ser humano puede experimentar.

36. La mayoría de los premios, ya sabes, no te los dan a menos que vayas a buscarlos, ¿lo sabías? Terriblemente desalentador.

Un dato que quizás muchos desconociamos sobre ciertos premios al mérito, en realidad puede que no seamos los justos ganadores, sino aquellos que han decidido aceptar el premio asistiendo físicamente a la gala.

37. Oh Dios, no me envidies, tengo mis propios dolores.

Todos tenemos nuestros propios problemas, como seres humanos nadie está totalmente exento de ellos. Incluso aquel que parece vivir una vida más cómoda, en realidad también tendrá algunos problemas ya sean de salud o económicos, de los que preocuparse.

38. El público es el barómetro de la verdad.

El público puede detectar una mentira con una gran facilidad, cuando actuamos debemos asegurarnos de sentir realmente aquello que decimos.

39. Comencé a ir a clases de actuación a los 14 años, interpreté Medea a los 15 y realmente quería ser una actriz clásica.

Desde muy joven supo que la actuación sería su verdadera vocación, está ganadora del famoso premio Oscar sin duda no se equivocó de profesión.

40. Crear, para mí, siempre ha sido un proceso muy interno.

Todo artista necesita pasar por un determinado proceso interno con el fin de poder crear sus obras. Algunos meditan y otros leen, pero todos poseen un proceso único que les permite poder contactar espiritualmente con el artista que todos ellos llevan dentro.

41. Debo haber recibido mi personalidad obsesiva y detallada de mi padre, que era profesor de inglés, porque mi madre no era como yo en absoluto.

Los hijos siempre se parecen a sus padres, aunque no nos parezcamos físicamente a ellos, podemos haber recibido otro tipo de rasgos menos visibles de nuestros progenitores.

42. Estoy segura de que no sé todo lo que quiero saber. Tengo mucho más que aprender.

Los seres humanos podemos aprender durante toda nuestra vida, por mucho que vivamos siempre nos quedarán cosas que aprender.

43. Hay una parte de ti que siempre sigue siendo un niño, no importa cuán maduro seas, cuán sofisticado o cansado.

Todos tenemos dentro de nosotros un niño interior, ciertos juguetes o lugares siempre despertarán vívidas emociones en nosotros por muchos años que tengamos.

44. No me gusta hablar de mí y no me gusta hablar del trabajo.

Cuando esta actriz se encuentra con sus amigos prefiere no hablar de su vida profesional, una forma de actuar todas las personas de su entorno comprenden y respetan.

45. Al igual que mi padre, siempre me ha encantado la educación. En la escuela fui miembro de la sociedad de honor.

La educación es una parte fundamental en la vida de las personas, una fabulosa herramienta que nos proporcionará los útiles que necesitaremos a lo largo de toda nuestra vida.

46. Todavía me gusta mi ropa antigua.

La ropa antigua siempre vuelve a ponerse de moda, guardarla puede ser una buena opción para todas aquellas personas que son fanáticas del buen vestir.

47. Puedo tomar cualquier verdad; solo no me mientas.

Las mentiras deben ser aborrecidas dentro de cualquier relación, con ellas solo lograremos posponer aquello que es inevitable.

48. También tengo relaciones intensas con los muebles ... probablemente porque prácticamente no teníamos ninguno cuando estaba creciendo.

Al igual que muchas otras mujeres Streisand es una gran enamorada de la decoración, un gusto particular que siempre le ha llevado a elegir personalmente sus propios muebles.

49. Me interesa la verdad, y las biografías no autorizadas no. Sí, me gustaría corregir esos errores algún día.

En ciertas ocasiones se han dicho cosas de ella que no son completamente ciertas, unos datos inexactos que llegado el momento sin duda corregirá públicamente ante los medios.

50. Me criaron en las calles, en Brooklyn caliente y humeante, con aire sofocado.

Brooklyn fue el barrio donde se crió, un auténtico crisol de culturas que le permitió, poder ver la vida desde la perspectiva de personas menos afortunadas que ella.

51. Yo era una especie de niño salvaje. No me enseñaron las sutilezas de la vida.

Al criarse con muchos otros niños Streisand adquirió costumbres muy particulares, unas costumbres que más tarde llamarían la atención, de las personas que se encontraban en aquellos lugares que visitaba,

52. Siempre uso lo mismo en casa. No me pueden molestar las joyas. Mis pantalones tienen cinturas elásticas. Me gusta estar a gusto. Hay muchas cosas más importantes de las que preocuparse.

En casa la comodidad debe ser una norma, las etiquetas siempre deben quedarse de puertas para afuera.

53. Mi amigo Quincy Jones dice que ganamos nuestros primeros Grammys juntos en 1963. No recuerdo nada. Ni siquiera recuerdo la habitación. Cuando me mostró la foto, recordé lo que llevaba. Pero es como si los premios no significaran nada.

Los premios no eran lo más importante para ella, la vida sin duda tenía muchas cosas más interesantes que ofrecerle.

54. Nunca canto en la ducha tampoco.

Fuera del estudio Streisand como vemos no suele cantar, el trabajo es algo que debe saberse dejar de un lado, cuando estamos inmersos en nuestra vida privada.

55. Me acabo de convertir en cantante, porque nunca pude conseguir trabajo como actriz.

En sus inicios no consiguió acceder al mundo del cine tan fácilmente como deseaba, pero después de triunfar en la música y haber ganado numerosos premios Grammy, por fin Hollywood le dió la oportunidad que pacientemente ella estaba esperando.

56. Mi madre nunca pensó realmente que podría convertirme en algo.

Su madre nunca tuvo fe en ella pero eso nunca la detuvo, el éxito estaba efectivamente esperándola y ella lo sabía muy bien.

57. Cuando canto, la gente se calla.

Para poder conseguir el silencio de quienes nos rodean, a veces deberemos hacer aquellas cosas que menos pensábamos.

58. Siempre me asustaba ver a artistas que querían desesperadamente que le gustaran al público. De eso no se trata.

Como artistas debemos crear ese contenido que nosotros deseamos, si después obtenemos un mayor o menor éxito, no tiene porque ser relevante para nosotros.

59. Cuando me probaron como presentadora de televisión, descubrí que no podía ser esa persona gregaria. Yo era más extraña que eso.

Los presentadores de televisión tienen una forma de ser y de trabajar muy particular, unas ciertas cualidades que Streisand por desgracia no poseía.

60. Si escucho un disco una vez, generalmente nunca lo vuelvo a escuchar. Raramente escucho música, a menos que sea Billie Holiday.

Holiday siempre fue para ella su artista musical favorito, un artista que seguro a día de hoy esta actriz sigue escuchando con la misma gran afición.

61. Cuando tenía unos 5 o 6 años, las chicas del vecindario se sentaban en las escaleras y cantaban. Me conocían como el niño que tenía buena voz y no tenía padre.

Su infancia fue difícil como podemos intuir por esta emotiva cita, pero aún así Streisand consiguió salir claramente fortalecida. La vida puede traernos muchos problemas, pero si tenemos fe en nuestras posibilidades seguro conseguiremos superarlos.

62. Dirigir es muy interesante. Ya sabes, simplemente abarca todo lo que ves, lo que sabes, lo que has sentido, lo que has observado.

Polifacética como pocas, también dirigió.

63. Creo que cuando era más joven, quería ser una estrella, hasta que me convertí en una estrella, y luego es mucho trabajo. Es trabajo ser una estrella. No disfruto la parte del estrellato. Solo disfruto el proceso creativo.

Las expectativas van cambiando a lo largo de la vida.

64. Mi madre tenía una gran voz. No como la mía, no como la de mi hermana, no como la de mi hijo: una voz de soprano alta, sino como un pájaro. Quiero decir, realmente hermosa.

Recordando a su amada madre y su don por el canto.

65. A veces te molesta la gente que amas y que más necesitas. El amor es tan fascinante en todas sus formas, y creo que todos los que han sido madres se relacionarán con esto.

El amor puede jugarnos muy malas pasadas, pues siempre serán aquellos quienes más amamos los que nos causen mayores dolores de cabeza.

66. Me gusta quedarme mucho en casa. También me gusta hacer otras cosas, cómo decorar o construir.

Disfrutar de nuestro tiempo libre practicando aquellas aficiones que muchas veces tenemos olvidadas, siempre es algo que a todas las personas nos encanta. Los hobbies siempre pueden ser una buena actividad, la cual nos permita poner nuestra mente en orden.

67. Cuando trabajaba mucho, me sentía culpable como madre. No podía recoger a mi hijo todos los días de la escuela, hornearle galletas y ese tipo de cosas.

Pasar tiempo con la familia es algo realmente muy importante, pues el tiempo es el único recurso que nunca podremos recuperar una vez ya lo hemos gastado.

68. ¡Me encantan los viajes por carretera! Mi esposo y yo amamos eso. Compramos una camioneta con un banco para poder poner al perro en el medio.

Viajar en coche por los Estados Unidos puede ser algo maravilloso, encontrar el tiempo suficiente para poder hacerlo, puede que realmente sea nuestro mayor problema.

69. Comencé a ir a la escuela de actuación cuando tenía 14 años, y siempre tenía mi propia opinión sobre las cosas.

Desde sus comienzos ella siempre supo que tenía una visión muy particular, sobre todas esas obras en las que colaboraba. Una forma de entender el cine y el teatro, que más tarde aplicó con éxito en su vida como actriz profesional.

70. Me gustan las cosas simples Cintura elástica, para que pueda comer.

Los pantalones cómodos siempre son los mejores para usarlos durante las grandes comilonas. De otra manera nunca podríamos llegar a ingerir tal cantidad de alimentos.