Las 100 mejores frases de Edmund Burke

Una recopilación de las frases de Edmund Burke más memorables e inspiradoras.

Adriana Méndez

Adriana Méndez

frases-edmund-burke

Edmund Burke fue uno de los principales referentes de la cultura británica. Escritor, político y filósofo de origen irlandés, que fue conocido posteriormente como el "padre del liberalismo conservador" del Reino Unido, Burke promovía una sociedad que conservase sus tradiciones a pesar del avance tecnológico que vendría, por lo que estuvo en contra de la Revolución Francesa.

En este artículo encontrarás un resumen de las mejores frases de Edmund Burke, que expresan la filosofía y opiniones políticas de este autor.

Grandes frases de Edmund Burke

Para recordar su obra y legado, hemos traído en este artículo una recopilación con las frases de Edmund Burke más memorables sobre la importancia del conservadurismo en la sociedad.

1. A medida que las artes progresan hacia su perfección, la ciencia de la crítica progresa con la misma rapidez.

No puede existir el arte sin los críticos de la misma.

2. La ciencia se corrompe con facilidad si dejamos que se estanque.

La ciencia debe ser una herramienta para avanzar, no para frenarnos.

3. El dinero es el sustituto técnico de Dios.

Sobre las importancia que le damos al dinero.

4. Los abusos son como los viejos caducos: llega un tiempo en que dejan de infundir respeto.

Las personas se cansan de los malos tratos.

5. Después del amor, la simpatía es la pasión divina del corazón humano.

Respondemos mejor ante las personas que son simpáticas.

6. Bien sabido es que la ambición tanto puede volar como arrastrarse.

Dependiendo de si la dominas o te dejas dominar por esta.

7. Ningún grupo puede actuar con eficacia si falta el concierto; ningún grupo puede actuar en concierto si falta la confianza.

La confianza es fundamental para un grupo organizado.

8. La religión es esencialmente el arte y la teoría de la reconstrucción del hombre.

Lo que considera sobre la composición de la religión.

9. Las malas leyes son el peor tipo de tiranía.

Una ley injusta es el peor delito.

10. Lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada.

Muchas veces el mal triunfa porque no hay nadie que le interese derrotarlo.

Citas de Edmund Burke

11. El pueblo no renuncia nunca a sus libertades sino bajo el engaño de una ilusión.

La única forma en que los pueblos son dominados, es con falsas esperanzas.

12. Las personas que nunca se preocupan por sus antepasados jamás mirarán hacia la posteridad.

Siempre es necesario aprender de nuestra historia para construir un mejor futuro.

13. Si no es necesario cambiar, es necesario no cambiar.

Es mejor dejar intacto algo que funcione, en lugar de querer mejorarlo y arruinarlo.

14. Ninguna obra de arte puede ser grande sino en la medida en que engaña; ser otra cosa sólo es prerrogativa de la naturaleza.

Hablando sobre el falso encanto de las obras de arte.

15. La superstición es la religión de las mentes débiles.

Incluso hay fanatismo que se deriva de la superstición.

16. No deberías hacer lo que te diga un abogado, sino lo que la humanidad, razón y justicia te dicen.

Hay abogados que solo se mueven por el dinero y los favores que puedan obtener.

17. El miedo es el más ignorante, el más injurioso y el más cruel de los consejeros.

No hay nada beneficioso cuando nos guía el miedo.

18. ¿Hay que tolerar la intolerancia?

Una pregunta muy interesante, para reflexionar.

19. Ninguna pasión elimina tan eficazmente la capacidad de actuar y de razonar de la mente como lo hace el miedo.

El miedo nos impide avanzar.

20. Alguien dijo que un rey puede hacer un noble, pero no puede hacer un caballero.

Los nobles podían ser cualquier persona, pero los caballeros peleaban por honor.

21. El camino del espíritu humano es lento.

Lento pero seguro, si sabemos escuchar.

22. La tiranía de una multitud es una tiranía multiplicada.

Una tiranía difícil de derrotar.

23. La sociedad humana constituye una asociación de las ciencias, las artes, las virtudes y las perfecciones.

Necesitamos de todos esos elementos para estar completos.

24. En una democracia, la mayoría de los ciudadanos es capaz de ejercer la más cruel represión contra la minoría.

Una advertencia sobre el peligro de la democracia.

25. Nunca desesperes. Pero si a ello llegas, sigue trabajando a pesar de la desesperación.

Quedarnos en la desesperación hace que perdamos el enfoque.

26. Toda clase de gobiernos - y, en realidad, cualquier provecho y satisfacción, cualquier virtud y acción prudente - está basada sobre compromisos y pactos.

El compromiso es indispensable para cualquier acto.

27. Es preciso resistirse humanamente a la idea, especulativa o práctica, de que está dentro de las competencias del Gobierno, en cuanto tal Gobierno, o incluso de los ricos, por el hecho de ser ricos, proporcionar a los pobres aquellos bienes necesarios que la Divina Providencia ha querido arrebatarles temporalmente.

El gobierno solo dirige a una nación, no tiene el derecho de imponerse sobre su pueblo.

28. No puede aspirar a obrar grandes cosas sino aquel que tiene capacidad para sufrir mucho.

Las personas que sobrepasan sus dificultades, son capaces de hacer grandes cosas.

29. La falsedad tiene una perenne primavera.

La falsedad es un arma que se disfraza de amabilidad.

30. Las leyes, como las casas, se apoyan unas a otras.

La forma en cómo debe trabajar las leyes.

31. La ley es la seguridad del pueblo, la seguridad de cada uno de los gobernados y la seguridad de cada uno de los gobernantes.

Por ello, las leyes deben amparar y cuidar a todos por igual.

32. Feliz aquel que fue joven en su juventud, feliz aquel que supo madurar a tiempo.

Cadas etapa de la vida debe ser vivida.

33. La primera y la más simple emoción que descubrimos en la mente humana es la curiosidad.

La curiosidad es la emoción más natural de las personas.

34. Libertad, también debe ser limitada para ser poseída.

La libertad desmedida se convierte en anarquía.

35. El propio vicio pierde la mitad de su maldad cuando pierde toda su grosería.

Cuando las cosas dejan de tener poder sobre nosotros, se vuelven más pequeñas.

36. La adulación corrompe tanto a quien la recibe como a quien la da.

La adulación crea egocéntricos y sumisos por igual.

37. Lo que alguna vez desune a los hombres de Dios, también desune a los hombres de los hombres.

La comprensión humana debe ir más allá de las creencias.

38. Alguien que confunda el bien y el mal es un enemigo del bien.

Porque puede excusar una mal acto, siendo una buena intención.

39. ¡La prensa, el cuarto poder!

La prensa tiene el poder de comunicar o destruir.

40. De la misma forma que la riqueza es poder, todo poder atrae infaliblemente hacia sí la riqueza por uno u otro medio.

La relación entre el poder y el dinero.

41. El amor celoso enciende su antorcha en el fuego de las furias.

Los celos nunca son buenos aliados.

42. Un gran educador: el tiempo.

El tiempo nos enseña cosas que antes no entendíamos.

43. La edad del caballero ha pasado. Le ha sucedido la de los sofistas, los economistas, los calculadores; y la gloria de Europa se ha extinguido para siempre.

Lamentando la forma en que Europa evolucionaba en ese tiempo.

44. Las concesiones del débil son concesiones del miedo.

El miedo nos vuelve vulnerables.

45. Mientras la vergüenza vela, la virtud no se extingue del todo en el corazón; ni la moderación será completamente exiliada de las mentes de los tiranos.

La vergüenza nos puede hacer reflexionar sobre nuestros actos.

46. Los reyes serán los tiranos por política cuando los sujetos sean rebeldes por principio.

Criticando tanto la corona como las rebeliones sin sentido.

47. El hombre según su condición no es más que un animal religioso.

Una dura visión sobre las personas.

48. Vuestro representante os debe, no sólo su laboriosidad, sino también su juicio; y traiciona en lugar de servirte si lo sacrifica a tu opinión.

Muchos amenazan a sus trabajadores para evitar que divulguen sus malos tratos laborales.

49. Entre la astucia y la credulidad, la voz de la razón queda sofocada.

Dos extremos en los que no hay que caer.

50. El desprecio no es algo que deba de ser odiado. Puede ser soportado con una mente calmada e imparcial.

No siempre el desprecio es algo malo, si te aleja de las personas equivocadas.

51. Muchas veces, una cena ligera, un sueño tranquilo y una mañana serena envalentonaron hasta el heroísmo a un hombre que, con un estómago pesado, pocas horas de sueño y una mañana lluviosa, habría sido un cobarde.

Las cosas más sencillas son las más apreciadas.

52. La libertad, y no la esclavitud, es el antídoto de la anarquía; de la misma manera que la religión, no el ateísmo, es el verdadero remedio de la superstición.

Lo que realmente elimina la ignorancia.

53. Leer sin reflexionar es como comer sin digerir.

Una comparación acertada.

54. Es la naturaleza de todas las grandezas de no ser exactos.

La perfección no existe.

55. Todas las leyes humanas son, propiamente hablando, sólo declarativas; no tienen poder sobre la sustancia de la justicia original.

La justicia debe intentar ser lo más justa posible.

56. Ya sé fue para siempre aquella sensibilidad de los principios, aquella castidad del honor, que sentía una mancha como una dolorosa herida.

El honor de antaño quedó atrás luego de la revolución y la industrialización.

57. Una guerra jamás deja a una nación en el mismo lugar en que la halló.

Siempre arrasa con ella.

58. Una grandísima parte de los males que afligen al mundo derivan de las palabras.

Muchas heridas difíciles de sanar son aquellas producidas por crueles palabras.

59. No podemos luchar contra el futuro. El tiempo está de su parte.

Y el tiempo nunca se detiene.

60. Los hombres que se arruinan lo hacen siempre por el lado de sus inclinaciones naturales.

Las personas caen por sus propias ambiciones.

61. Las palabras de un poeta son ya actos.

Respetando la palabra de la poesía.

62. Entre más grande es el poder, es más peligroso su abuso.

Esto es porque las personas poderosas se creen intocables.

63. La tolerancia es buena para todos, o no es buena para nadie.

No podemos tolerar algo injusto solo por obligación.

64. Hay un límite en el que la tolerancia deja de ser una virtud.

Se convierte en una burla para las personas.

65. La educación es la mejor defensa de las naciones.

La educación es la herramienta infalible para crear personas íntegras.

66. No hay que juzgar siempre de la generalidad de la opinión por el ruido de la aclamación.

Nunca hay que caer en la trampa de generalizar algo.

67. La costumbre es el alma de los estados.

Cuando algo no puede ser cambiado, se convierte en rutina.

68. Antes de felicitarnos por dar libertad a las gentes debemos preguntarnos qué harán con ella.

Hay tiranos que aprovechan la libertad para suprimir al pueblo.

69. El mayor error lo comete quien no hace nada porque sólo podría hacer un poco.

Todas nuestras acciones cuentan, sean grandes o pequeñas.

70. La costumbre nos reconcilia con todo.

Intentando dar a conocer la importancia de las tradiciones.

71. Todos debemos obedecer a la gran ley del cambio. Es la más poderosa ley de la naturaleza.

Cuando no nos adaptamos a los cambios, nos quedamos atrás.

72. ¿Pero qué es la libertad sin sabiduría y sin virtud? Es el mayor de todos los males posibles; porque es insensatez, vicio y locura, sin tutela ni restricción.

Un libertinaje sin responsabilidad.

73. La mujer no está hecha para ser la admiración de todos, sino la felicidad de uno.

Las mujeres no son objetos.

74. Nosotros, el pueblo, deberíamos ser juiciosos, y comprender que no es mediante la ruptura de las leyes del comercio, cómo podremos tener esperanzas de mitigar el Divino disfavor.

Un llamado a la reflexión sobre derribar las leyes, en lugar de mejorarlas.

75. Las leyes del comercio son las leyes de la Naturaleza y, por consiguiente, las leyes de Dios.

Dando importancia a las leyes del comercio.

76. Nadie puede hipotecar su injusticia como prenda de su fidelidad.

La fidelidad debe ser un acto interno voluntario, no una obligación.

77. ¡Qué sombras somos, y qué sombras perseguimos!

Perseguimos lo que necesitamos.

78. La libertad abstracta, al igual que otras simples abstracciones, no puede ser encontrada.

No existe tal como la libertad abstracta.

79. Como los fines de la misma no pueden ser alcanzados en muchas generaciones, en esta asociación participan no sólo los vivos, sino también los que han muerto y los que están por nacer.

Todo lo que hagamos hoy repercute a las generaciones futuras.

80. El favoritismo nos grava más pesadamente que muchos millones de deuda.

El favoritismo genera injusticias.

81. Creen muchos que la moderación es una especie de traición.

Sobre todo aquellos que desean tener poder absoluto e ilimitado.

82. Si nosotros dominamos a nuestra riqueza, seremos ricos y libres. Por otro lado si nuestra riqueza nos domina, seremos pobres.

Una diferencia que no todos pueden tener claro.

83. Nuestro antagonista es nuestro ayudante.

Porque nos hace descubrir nuestra verdadera fuerza.

84. Las diversas especies de gobierno compiten entre sí en lo absurdo de sus constituciones y en la opresión que hacen sufrir a sus súbditos. Tómenlos bajo la forma que les plazca, en efecto no son más que un despotismo.

Los gobiernos en una eterna lucha de poder.

85. Los que no conocen la historia están destinados a repetirla.

Una lección que muchas naciones aún no aprenden.

86. El precoz y previsor miedo es la madre de la seguridad.

Cuando avanzamos a pesar del miedo, ganamos confianza.

87. Como es el más desvergonzado, también es el más intrépido. Ningún hombre aprehende en su persona que pueda ser sujeto de castigo.

Todos creen que sus actos están justificados.

88. Agradar cuando se recaudan impuestos y ser sabio cuando se ama son virtudes que no han sido concedidas a los hombres.

Lamentablemente, los poderes públicos son ejercidos por personas poco humanas.

89. El que lucha contra nosotros, fortalece nuestros nervios y agudiza nuestra habilidad.

Nos ayudan a ser mejores.

90. La aprobación de sus propios actos tiene para ellos la apariencia de un juicio público a su favor. Una democracia perfecta es, por tanto, la cosa más desvergonzada del mundo.

Para Burke, la democracia es una utopía para quienes tienen delirios de poder.

91. Nunca puedes planear el futuro a través del pasado.

Si arrastras tu pasado, nunca alcanzarás tu futuro.

92. No necesito excusarme ante Su Señoría, ni, creo, ante ningún hombre honesto, por el celo que he mostrado en esta causa; porque es un celo honesto, y por una buena causa.

Sin arrepentirse de sus ideales.

93. Considerad los estragos cometidos en las entrañas de todas las repúblicas.

Para Burke, las Repúblicas son la peor tiranía.

94. La pasión por la fama: una pasión que es un instinto de todas las almas grandes.

Todos han soñado alguna vez con ser famosos.

95. El hombre no es una creación terminada.

Estamos en constante evolución.

96. Ningún grupo puede actuar con confianza si no se halla ligado por opiniones comunes, afectos comunes, intereses comunes.

Todo grupo unido debe tener cosas en común que compartir.

97. Los reyes son ambiciosos; la nobleza altiva; y el populacho tumultuoso e ingobernable.

El pueblo en lucha constante contra la monarquía.

98. Vicios que podrían obtener poco apoyo de un estado de naturaleza, pero que florecen y florecen en la ranciedad de la sociedad política.

Lo que se engendra en las democracias.

99. He defendido la religión natural contra una confederación de ateos y teólogos. Ahora abogo por la sociedad natural contra los políticos, y por la razón natural contra los tres.

El origen detrás de su causa.

100. Quejarse de los tiempos en que vivimos, murmurar de los actuales gobernantes, lamentarse del pasado y concebir extravagantes esperanzas para lo futuro, todas ellas son disposiciones comunes a la mayor parte de los hombres.

Quejarnos es una excusa para no buscar un cambio.

Adriana Méndez

Adriana Méndez

Psicóloga

Adriana Méndez es psicóloga integral, graduada en la Universidad Centrooccidental Lisandro Alvarado de Venezuela. Apasionada de la escritura, la lectura y la divulgación científica, especialmente en el campo de la salud mental.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados