¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Eutimia en el trastorno bipolar: características y consejos para gestionarla

Estas son las características de la eutimia y sus implicaciones en la calidad de vida.

Erin Sánchez

Erin Sánchez

Eutimia

La etimología de la palabra eutimia, eu "bueno" y timia "ánimo", nos indica que eutimia significa buen ánimo.

En el caso de pacientes con trastorno bipolar, el periodo de eutimia será el presentado entre episodios, tanto maniaco, hipomaniaco o depresivo.

A continuación veremos en qué consiste el periodo de eutimia que tienen los sujetos con trastornos bipolares, dando a conocer que estos pacientes no se encuentran siempre en estados de ánimo alterado.

También se hará mención de qué es lo que entendemos por eutimia en este trastorno, así como, en qué estado se encuentra el paciente cuando se encuentra eutímico y que cambios, mejoras o tratamientos son recomendados para conseguir una mejor eutimia.

¿Qué es la eutimia en el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es un trastorno del estado de ánimo citado en el Manual diagnóstico de la Asociación de Psiquiatras Americanos (DSM 5). Este trastorno se divide en dos tipos según si aparece o no un episodio maníaco.

Para poder diagnosticar trastorno bipolar tipo 1 será imprescindible que el paciente sufra un episodio maníaco caracterizado por la presencia de un estado de ánimo elevado o expansivo y actividad o energía incrementada durante el periodo de una semana.

Por el contrario, para el diagnóstico de trastorno bipolar tipo 2 se necesitará de la presencia de un episodio hipomaníaco en el que aparecen síntomas similares a los del episodio maníaco, pero en este caso la duración necesaria será de 4 días consecutivos, junto a la aparición de un episodio depresivo durante un periodo mínimo de 2 semanas.

Cabe remarcar que en los pacientes bipolares tipo 2 no se produce tanto deterioro social y laboral, no requieren hospitalización ni presentan síntomas psicóticos en comparación con el tipo 1. Es decir, que el grado de afectación en los tipo 2 es menor, hecho que influirá en las características del periodo eutímico.

Como ya hemos apuntado, se entiende por eutimia en pacientes bipolares el intervalo de tiempo de estabilidad emocional que se produce entre episodios. Con el estudio del curso del trastorno se ha observado que este tiende a la cronicidad, pero estos individuos no presentan una alteración en el estado de ánimo continua, sino que muestran periodos con estados de mayor estabilidad afectiva.

Características del periodo de eutimia en el trastorno bipolar

Tal y como se ha mencionado en la introducción, eutimia significa estado de ánimo bueno, sin alteraciones. Aún así, en los trastornos bipolares, en el intervalo de tiempo donde el paciente no presenta episodios de desregulación emocional, el estado de ánimo no será totalmente normal. Es decir, la calidad de vida puede seguir alterada, aunque en menor grado que durante los episodios.

En el caso de las personas con afectación bipolar, la eutimia no significa volver totalmente a la normalidad. Se ha observado que después de producirse una desregulación del estado de ánimo post episodio, el paciente entra en un estado de convalecencia y necesidad de recuperación; por tanto, como es de esperar, el sujeto no presentará un estado normal, mostrando aún síntomas residuales. Este intervalo de recuperación post episodio es variable y no aparecerá el estado de eutimia hasta el fin de este.

De igual manera, en el intervalo entre episodios no habrá un estado de ánimo completamente normal, ya que al haberse producido una desregulación emocional en el paciente, mostrará mayor grado de sensibilidad a diferentes estímulos emocionales. Dicho con otras palabras, en el periodo de eutimia de los sujetos bipolares no habrá una completa estabilidad anímica, presentando una hipersensibilización a distintas situaciones emocionales que harán más probable la nueva aparición de un episodio.

Así pues, dadas las características diferentes que presentan los sujetos con trastorno bipolar en el periodo de eutimia, se recomienda que, para valorar el estado de eutimia de cada paciente, se tenga en cuenta la subjetividad percibida por cada sujeto de su estado. Es decir, valorar la eutimia no comparándola con la de otras personas sino en el propio sujeto, equiparando el estado emocional actual con el presentado antes del inicio del último episodio.

Por ejemplo, si antes de padecer el último episodio el paciente estaba integrado en el mundo laboral, pudiendo realizar con normalidad su trabajo, se considerará que ha vuelto al estado de eutimia si puede reincorporarse a ese trabajo como lo hacía antes.

Calidad de vida en pacientes bipolares eutímicos

Se ha comprobado en diversos estudios que la calidad de vida de los sujetos con trastorno bipolar se ve alterada tanto durante los episodios como en el periodo de eutimia.

Diversas variables pueden influir en la calidad de vida del paciente. Variables como la cronicidad del trastorno, es decir, la tendencia a presentar más de un episodio, así como el tiempo que se tarda en hacer el diagnóstico, que se ha visto que puede requerir hasta 8-10 años des del primer síntoma, son factores que pueden afectar a la presencia de una buena calidad de vida en el sujeto.

También afectarán las variables como: presencia de déficits cognitivos, comorbilidad con enfermedad física o otro trastorno mental, presentar historia de intentos de suicidio, así como variables inmodificables como es el caso de la edad.

Referente a factores con mayor posibilidad de ser tratados y modificados, se ha visto que afecta a la pérdida o dificultad de establecer nuevas relaciones sociales, la disminución objetiva de la autonomía y la sensación de pérdida de esta, y la percepción del trastorno bipolar como un estigma, que hace que el paciente se sienta diferente y más aislado de la sociedad.

Fase eutímica del trastorno bipolar

Por lo tanto, se ha visto que para una correcta sensación de bienestar no solo influyen variables objetivas relacionadas con factores más difíciles de modificar, como sería conseguir la desaparición completa de los síntomas, sino que afectarán también la percepción subjetiva que tenga el sujeto de su estado, es decir, será importante valorar cómo el paciente se siente y qué concepto tiene de la enfermedad.

Se muestra la tendencia antes ya mencionada, a que las personas con diagnóstico de bipolaridad presenten autoestigma, entendiendo el trastorno como algo malo e inadmisible. Este estigma percibido en uno mismo puede interferir en el alcance de los objetivos personales, produciendo así una peor sensación de calidad de vida. La relación entre el autoestigma y la falta de consecución de objetivos personales está modulada por las variables de autoestima y de autoeficacia del paciente.

De igual modo, es habitual que muestren la idea de que las personas de su alrededor también tienen un estigma del trastorno bipolar y de ellos, generando así, en la mayoría de ocasiones, aislamiento social, y dificultando la reinserción en la sociedad incluso en el periodo de eutimia.

Otro factor que se ha visto que influye en las sensaciones que se presentan en el estado eutímico es el distrés, o malestar percibido. Según el grado de distrés que presente el paciente referente a su trastorno, se desarrollarán mayores o menores alteraciones en el nivel emocional, conductual y cognitivo. Se ha visto también, que es vital controlar el malestar que muestra el paciente, porque se ha probado que el distrés tienen relación con la aparición de depresión y ansiedad.

¿Cómo hacer una correcta gestión de las emociones en la eutimia?

Para conseguir una buena calidad de vida y un adecuado estado de eutimia, será importante la sensación subjetiva que tenga el paciente de su estado y como se perciba a sí mismo. Por tanto, será conveniente trabajar con las variables que podamos modificar, que en su mayoría serán psicosociales, para así mejorar la condición del individuo, sobre todo entre episodios.

Será muy importante conocer cómo se autopercibe y qué visión cree que tiene la sociedad de él, para así, si es necesario reestructurar estas ideas o animarlo a hacer exposiciones en situaciones sociales y de esta manera, poder desconfirmar sus creencias negativas.

En caso de que no presentara las suficientes habilidades sociales sería recomendable entrenar previamente al sujeto, para así posteriormente mejorar su ejecución en la sociedad. Todas estas técnicas podrían ayudar a mejorar su visión de él mismo y sobre todo evitar el aislamiento, factor que perjudica mucho la calidad de vida en el periodo de eutimia.

Otra variable que también influye en un buen estado de eutimia es el seguimiento adecuado de la pauta de medicación, es decir, que el paciente toma el fármaco tal y como lo ha indicado el psiquiatra. El trastorno bipolar, todo y beneficiarse del tratamiento psicológico, necesita de una constante medicación en cualquier fase de la enfermedad, tanto durante los episodios como en el periodo de remisión, cuando el sujeto está eutímico.

Para que todas estas estrategias funcionen, una de las técnicas que ha obtenidos mejores resultados es la psicoeducación; permite que el paciente conozca el trastorno que padece y entienda la gran importancia de seguir tanto el tratamiento farmacologico y psicologico de manera adecuada, intentando así que su vida se altere lo menor posible, manteniendo al sujeto funcional e integrado en la sociedad, sobretodo durante el intervalo eutímico.

  • Antequera, J. (2018) Manual CEDE de preparación PIR. Psicología Clínica Vol. 1. CEDE: 5ª Edición.
  • Pascual, A. (2020) Calidad de vida distrés y autoestigma en pacientes con trastorno bipolar en eutimia. Tesis doctoral. Facultad de Psicología, Universidad de Salamanca.
  • Brines, R. (2016) Trastorno bipolar y eutimia. Rehabilitación Trastorno bipolar: palma de Mallorca.
Erin Sánchez

Erin Sánchez

Psicóloga

Erin Sánchez es graduada en Psicología con mención en Psicología Clínica infantil y de adultos por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente estudia para las oposiciones de Psicólogo Interno Residente (PIR) y es voluntaria en AVAN, asociación que acoge a personas con afectaciones neurológicas, con sede en Sabadell (Barcelona).

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados