8 claves para saber si tú eres la parte negativa en una relación de pareja

Algunas pautas para descubrir si tú eres la persona más negativa en una relación amorosa.

Javier Ares Arranz

Javier Ares Arranz

Cómo saber si eres la parte negativa de la relación

Todas las parejas tienen sus altibajos. Hay momentos de gran felicidad y otros en lso que no se está tan contento, pero si la relación es fuerte y hay mutua comprensión es cuestión de tiempo que los pequeños problemas de la convivencia se acaben solucionando.

Naturalmente, una pareja es la unión de dos personas que tienen rasgos de personalidad diferentes, pero que se supone que se sienten cómodas juntos. Ahora, a veces pasa que uno de ellos es excesivamente negativo, tanto que puede hacer que el otro no disfrute de la relación.

Aquí vamos a explorar la forma de saber si tú eres la parte negativa en una relación, para así saber por dónde empezar a la hora de superar una crisis de pareja.

¿Cómo saber si tú eres la parte negativa en una relación?

En una relación de pareja no todo es perfecto siempre, puesto que como en todo tipo de relación hay altibajos, momentos en los que los dos crecéis juntos aprendiendo y enfrentándoos a la adversidad.

Las críticas y las quejas son algo normal en toda pareja, algo que de aparecer de vez en cuando y ser respondidas adecuadamente sirven para mejorar la relación. Si hay algo que está mal, lo mejor es decir asertivamente que está mal, pero claro, con la intención de buscar una solución y poner manos a su corrección.

Pasar demasiado tiempo quejándose una y otra vez de lo mal que lo hace nuestro novio/a o esposo/a y pretender hacer absolutamente nada es, sin lugar a dudas, una actitud tóxica. Si se da el caso de que tú eres de los que se comporta así con su pareja, es bastante probable que seas parte del problema de la relación o, como mínimo, quien hace de parte negativa. Estar todo el rato fijándose en lo malo y no hacer nada para que venga lo bueno acabará, tarde o temprano, siendo un problema para la relación.

La negatividad de una persona actúa como inevitable destructor de la felicidad de la otra, incluso provoca sentimientos depresivos. El sesgo de negatividad es un factor que incrementa la posibilidad de que se dé la profecía autocumplida de pensar que tarde o temprano la relación llegará a su fin. Para colmo, ser una persona pesimista es lo peor para la líbido de cualquiera, haciendo que la frecuencia y la calidad de las relaciones se vea disminuida.

Si quieres averiguar si realmente eres tú la parte negativa en una relación o confirmar las dudas en caso de que las tuvieras, a continuación vas a ver 8 signos sutiles que indican si eres este tipo de persona (aunque no tienen por qúe darse todos a la vez).

1. Discutes todo el tiempo

Es normal (e inevitable) discutir de vez en cuando con nuestra pareja, pues ninguna relación es perfecta y siempre pueden darse pequeños rifirrafes. Ahora, si sucede que discutimos cada dos por tres, el problema no es de lo que se discute sino la actitud que tenemos, propensa a iniciar estas discusiones.

Si eres tú quien constantemente inicia discusiones con tu pareja, este es un claro signo de que no aportas mucha convivencia a la relación. Si se discute con mayor frecuencia y encima los conflictos no son adecuadamente solucionados, es mera cuestión de tiempo que la relación acabe colapsando y deshaciéndose.

2. Te quejas siempre a tus amigos

Desde luego no es buena señal que te estés quejando sobre tu pareja a tus amigos, en vez de hablar con ella sobre los problemas y tratar de solucionarlos juntos. Cierto que tus amigos te pueden aconsejar o ayudar, pero si la queja es constante y no haces absolutamente nada para remediar la situación, tú no eres precisamente un facilitador.

Nadie quiere escuchar quejas constantes sobre tu relación. ¿Tienes un problema con tu pareja? pues ponle solución de una vez. Es cuestión de tiempo que tus amigos, hartos de tus quejas sin fin, te digan que rompas con tu pareja de una vez (y puede que lo hagan pensando más en ella que en ti).

Parte negativa de una relación

3. Tu pareja ya no se abre a ti

Otro signo de negatividad por tu parte es que tu pareja ya no se siente cómoda compartiendo su vida íntima, sus opiniones y experiencias. En vez de compartir las cosas que le suceden en su día a día, prefiere guardárselas, callárselas o comentarlas a otras personas. No te las dice por miedo a que le puedas decir algo negativo y hacer que algo de lo que estaba orgullosa deje de enorgullecerla.

4. Estás insatisfecho/a en general

Las personas no somos seres de luz 24/7. Hay momentos en que los estamos felices y otros en los que estamos tristes. Es totalmente natural no estar feliz todo el rato, pues en la vida lo normal es vivir los altibajos de la montaña rusa de las emociones.

Sin embargo, estar insatisfecho en general, triste a todas horas o a disgusto con prácticamente todo no es bueno para nuestra relación ni para nosotros mismos. Esto puede ser un síntoma de un problema de salud mental por el cual deberíamos solicitar ayuda profesional, pensando tanto en nuestro bien como en el de la relación.

5. Estáis insatisfechos sexualmente

En el tema del sexo hay de todo. Hay parejas que no mantienen relación sexual alguna, y eso no es necesariamente un problema. No son pocas las parejas asexuales que mantienen una relación sentimental profunda, satisfactoria y completa sin recurrir al placer carnal. El sexo no lo es todo en el amor.

Sin embargo, hay que reconocer que para la mayoría de las parejas esto sí es importante y que, en caso de no cuidarse ni ser tenido en cuenta, es un hándicap importante. Incluso hay parejas en las que el simple hecho de no tener una vida sexual plena puede ser el inicio del fin de la relación.

Si sois una pareja que ha tenido relaciones sexuales antes y que ahora ya no las mantenéis, es evidente que algún problema hay. Puede que la atracción de tu pareja hacia a ti se esté desvaneciendo porque, aunque no hayas cambiado físicamente, sí que lo has hecho en lo emocional o él o ella ha descubierto una faceta psicológica de ti que ha acabado con su líbido. La negatividad no invita a tener sexo.

6. Siempre tienes que dar tu opinión

Eres de esas personas que tiene la enorme necesidad de dar tu opinión, aunque absolutamente nadie te la haya pedido a sabiendas de que no suelen ser demasiado agradables. Decir cosas malas, aunque sean excusándose en lo de “es solo mi opinión”, no deja de hacer daño, algo que se lo tomará especialmente mal tu pareja. Es doloroso salir con alguien que nos critica, aunque lo haga sin querer.

7. Tu pareja habla antes con otros que contigo

Puede que tu pareja sí te comente qué es lo que le sucede en su día a día pero, antes de hacerlo contigo, lo hace con personas como compañeros de trabajo, amigos, familiares...

Es inevitable que en más de una ocasión cuente ciertas cosas antes a otras personas que a ti, esto no es en sí un problema; el problema viene cuando absolutamente todo lo cuenta antes a personas con las que se supone no tiene un vínculo tan íntimo y personal como es el que se supone que mantiene contigo.

El motivo más probable de todo esto es que siempre que te cuenta una cosa reaccionas de forma negativa y acabas minándole la moral. Por ello, antes de recibir tus desagradables comentarios, prefiere cargarse de la positividad de otras personas y, así, cuando te acabe contando las cosas que ha hecho, sus opiniones o perspectivas, tus comentarios pesimistas no la acaben de hundir en la miseria del todo.

8. Deja de hacer cosas especiales contigo

Al principio de toda relación es normal que se hagan más planes juntos que pasado un tiempo. La chispa de la pasión y la ilusión por ver a esa persona tan especial acaba bajando un poco la intensidad con el paso del tiempo, pero en toda buena relación de pareja no se acaba de apagar. Siempre se hace algo como, por ejemplo, cocinar juntos, quedar para cenar, ir de excursión… cosas de este estilo.

Cuando llega el momento en el que no se hace absolutamente nada juntos toca preocuparse. Puede que se dé el caso de que ya no te apetece hacer nada nuevo y, claro, a él o ella no le hace precisamente ilusión compartir su tiempo y sus energías con alguien que se ha estancado o que ve todo nuevo plan como algo que le da pereza. Si eres una persona que ya no le apetece probar cosas nuevas con su pareja o, como mínimo, pasar experiencias juntos, eso es un signo de negatividad.

Javier Ares Arranz

Javier Ares Arranz

Psicólogo especialista en Depresión, Ansiedad y Pareja.

Profesional verificado

Madrid

Terapia online

¿Qué hacer en estos casos?

La manera más eficaz de abordar este tipo de problemas de pareja consiste en acudir a psicoterapia. Si buscas servicios de asistencia psicológica, te invito a que te pongas en contacto conmigo; mi nombre es Javier Ares y atiendo de manera presencial y online, tanto a pacientes individuales como a parejas.

  • Biscotti, O. (2006). Terapia de Pareja: una mirada sistémica. 1a. ed. Buenos Aires: Lumen.
  • Christensen, A.; Atkins, D.C.; Baucom, B.; Yi J. (2010). Marital status and satisfaction five years following a randomized clinical trial comparing traditional versus integrative behavioral couple therapy. Journal of Consulting and Clinical Psychology. 78(2): pp. 225 - 235.
  • Dattilio, F.M. & Padesky, C.A. (2004). Terapia Cognitiva con parejas. Bilbao: Editorial Desclée De Brouwer.
  • Sternberg, R.J. (1987). Liking vs. loving: a comparative evaluation of theories. Psychological Bulletin, 102(3): pp. 331 - 345.

Artículos relacionados