Wolfgang Amadeus Mozart (1756 - 1791) fue uno de los compositores y pianistas clásicos más aclamados y recordados incluso en nuestra época.

Nacido en la cuna de la música clásica, Austria, desarrolló una precoz e increíble carrera en la que abarcó cualquier estilo musical de su época, desde la música sinfónica, pasando por la música de cámara, óperas, piezas para piano… Sus obras tuvieron una difusión que sobrepasó las fronteras europeas.

Artículos relacionados:

Frases de Mozart sobre la música, la creatividad y la vida

Para tratar de comprender la genial mente creativa del maestro del Clasicismo, nos hemos propuesto hacer una recopilación de las mejores frases de Wolfgang Amadeus Mozart. Puro talento.

1. Lo más necesario, difícil y principal en la música, es el tiempo.

Gran frase de Mozart sobre el elemento esencial para una correcta composición musical.

2. No me interesa la alabanza o crítica, me basta con seguir mis propios sentimientos.

Sobre su ego, basado en lo que él creía necesario para su faceta emocional.

3. La música es el único camino hacia lo trascendente.

Cita célebre premonitoria: sus partituras dejaron un legado incomparable e inmortal.

4. La melodía es la esencia de la música.

Otra reflexión en torno al arte que él dominó.

5. Si Alemania, mi patria querida, de la cual usted sabe me siento orgulloso, no me acepta, entonces debo, en nombre de Dios, quedarme en Francia o Inglaterra y sentirme avergonzado de Alemania como nación.

Sobre la que consideró siempre como su segunda nación.

6. En Salzburgo no sé quién soy, lo soy todo y a veces nada, pero yo no pido tanto, y al mismo tiempo solo pido eso - pero solo algo - ... si solo soy algo en algún otro sitio lo sabría.

Sobre su ciudad natal, Salzburgo, en una enrevesada explicación.

7. Lo único que me disgusta de Salzburgo, y se lo digo de todo corazón, es que no se pueda establecer ninguna relación social apropiada con esa gente, y que la música no tenga mejor reputación y que el arzobispo no tenga fe en las personas inteligentes que han viajado.

Un pequeño reproche a la ciudad que le vio nacer.

8. Si el emperador me quiere, que me pague, pues sólo el honor de estar con él no me alcanza.

Una muestra de su comedida soberbia.

9. La muerte, para llamarla por su nombre, es la real finalidad de nuestra vida. Por ello es que de unos años a esta parte he hecho relación con esta verdadera amiga del hombre.

Una particular visión sobre la muerte. Wolfgang Amadeus Mozart murió a la joven edad de 35 años.

10. Sólo hay una cosa peor que una flauta, dos flautas.

Pesimista visión la de Amadeus cuando le encargaron componer La flauta mágica.

11. Un cura es capaz de cualquier cosa.

Mozart fue crítico con los estamentos de la Iglesia.

12. Ni una inteligencia sublime, ni una gran imaginación, ni las dos cosas juntas forman el genio; amor, eso es el alma del genio.

Los sentimientos traducen la inteligencia en una obra digna de admiración.

13. Es un error pensar que la práctica de mi arte se ha vuelto fácil para mí. Le aseguro, querido amigo, nadie estudia tanto como yo.

Incansable estudioso de la música, no soportaba que nadie pusiera en duda su compromiso.

14. Después de Dios está papá.

La primera figura de autoridad, Dios; la segunda, el señor de la casa.

15. Dadme el mejor piano de Europa, pero con un auditorio que no quiere o no siente conmigo lo que ejecuto, y perderé todo el gusto por la ejecución.

Sobre la necesidad de que el público se entregue al genio.

16. A mi perro Pimperl dele usted una porción de tabaco español, un buen pan y tres besitos.

Una simpática frase de Mozart que nos deja ver su lado más humano y doméstico.

17. Si te contara todo lo que hago con tu querido retrato te reirías. Por ejemplo, cuando lo saco de su calabozo, le digo: ¡buen día, tesoro! , buen día, buen día; mocosa, pícara, nariz de punta, chichecito.

En la línea de la anterior, sacando su lado más tierno.

18. En una ópera, la poesía por fuerza ha de ser hija obediente de la música.

La jerarquía entre artes, con el objetivo de lograr una armonía perfecta.

19. Nadie puede medir sus propios días, hay que resignarse. Sucederá como desee la providencia.

Acerca de la muerte. Una de esas frases de Mozart que alude con un cierto optimismo a la idea de morir.

20. Nuevos amigos, nuevos dolores.

Frase sobre la amistad, un necesario tormento para la vida de cualquier ser humano.