deviantart.com

Cuando hablamos de genios de la música, es probable que uno de los primeros nombres que nos venga a la cabeza sea el del gran Ludwig van Beethoven (1770 - 1827).

Nacido en Bonn, Alemania, es considerado uno de los músicos clásicos más influyentes y con una obra extensa como compositor, director de orquesta y pianista.

Frases célebres de Beethoven

Músico imprescindible del Romanticismo, Beethoven hizo vibrar a los melómanos de su época con sus sinfonías.

En los compases finales de su carrera, perdió oído y trascendió en la cultura popular que compuso una de sus más célebres obras, la Novena Sinfonía, guiado únicamente por su instinto, pero nunca pudo escuchar su composición musical.

En el artículo de hoy vamos a conocer las mejores frases de Beethoven, así como sus citas célebres que nos han llegado a través de los siglos.

Artículos relacionados:

1. El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación.

No es menester solo contar con una buena inspiración, sino ponerla en marcha con perseverancia.

2. ¡Actúa en vez de suplicar. Sacrifícate sin esperanza de gloria ni recompensa! Si quieres conocer los milagros, hazlos tú antes. Sólo así podrá cumplirse tu peculiar destino.

Otra frase de Beethoven que nos estimula para esforzarnos cada día al máximo de nuestras posibilidades.

3. Todavía no se han levantado las barreras que le digan al genio: "De aquí no pasarás".

Nada más indestructible que la mente creadora de un genio.

4. Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo.

Frase motivadora como pocas que nos exhorta a llegar hasta el final en cada propósito que tengamos.

5. Hacer felices a otros hombres: no hay nada mejor ni más bello.

Sobre su mayor recompensa: el reconocimiento del público.

6. Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo.

Una cita célebre curiosa viniendo de un genio del sonido como Beethoven.

7. Hay momentos en que me parece que el lenguaje no sirve todavía absolutamente para nada.

La comunicación humana es a veces tan compleja…

8. La música debe hacer brotar sangre del corazón del hombre, y lágrimas de los ojos de la mujer.

Una frase de Beethoven algo sexista sobre las emociones que debe despertar la música según el sexo del espectador.

9. Una palabra afable nada hace perder.

Las buenas formas siempre tienen recompensa.

10. La arquitectura es una música de piedras y la música, una arquitectura de sonidos.

Curioso paralelismo que nos explica su visión sobre estas dos disciplinas artísticas.

11. Me apoderaré del destino agarrándolo por el cuello. No me dominará.

Una prueba de su tremenda vitalidad.

12. Recomendad a vuestros hijos que sean virtuosos, sólo la virtud puede traer la felicidad, no el dinero.

Una enseñanza de vida del genio alemán.

13. Consideremos a las dificultades como peldaños para una vida mejor.

Otra reflexión en tono optimista y vital.

14. El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad.

Una paradoja que nos revela el buen hacer en sus relaciones personales.

15. Que la amistad, junto con el bien, crezcan como la sombra de la noche hasta que se apague el sol de la vida.

Una de esas frases de amistad que pueden ayudarnos a reconciliarnos con el mundo.

16. ¡Resignación! ¡Qué triste palabra! Y, sin embargo, es el único refugio que queda.

Una cita célebre de Beethoven que pronunció cuando ya no podía oír ni sus propias melodías.

17. Usted es príncipe por azar, por nacimiento; en cuanto a mí, yo soy por mí mismo. Hay miles de príncipes y los habrá, pero Beethoven sólo hay uno.

Una muestra de soberbia para algunos; de desafío al statu quo para otros.

18. No confíes tu secreto ni al más íntimo amigo; no podrías pedirle discreción si tú mismo no la has tenido.

Ciertamente, si no somos capaces de guardar discreción, difícil será que otros lo hagan por nosotros.

19. La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía.

Su concepto del arte musical, en lo más alto de la pirámide.

20. Los amigos no sólo están unidos cuando están uno junto al otro; incluso el que se encuentra lejos sigue presente en nuestro pensamiento.

Bonita frase para reflexionar sobre la amistad, incluso cuando haya distancia por enmedio.

21. Para ti, pobre Beethoven, no hay felicidad en el mundo, tienes que crearla en ti mismo. Solamente en las regiones del ideal puedes hallar amigos.

En una carta a Gleichestein, Beethoven expresaba así sus sentimientos.

22. Divino Creador, tú que puedes mirar en lo más profundo de mi alma, sabes que allí vive el amor hacia el hombre y el deseo de hacer el bien.

Un pensamiento dirigido a Dios.

23. Todo el que obra recta y noblemente puede, por ello mismo, sobrellevar el infortunio.

Una vida regida por la ética es siempre más dichosa que la opulencia lograda a base de miseria moral.

24. Es la misma lluvia la que en la tierra inculta hace crecer zarzas y espinas, y en los jardines, flores.

Una metáfora muy clarificadora, que puede aplicarse, por ejemplo, al mundo de la educación.

25. Con hombres que no creen en mí, no puedo ni quiero asociarme.

Sobre la confianza y cómo se debe cimentar en ella cualquier posibilidad de negocio.

26. Es curioso ver cómo a medida que las libertades teóricas aumentan, las libertades prácticas disminuyen.

Reflexión en tono pesimista sobre los cambios políticos y normativos de su época.

27. ¿Con quién debo temer el medir mi fuerza?

Otra frase de Beethoven en tono grandilocuente.

28. Rossini habría sido un gran compositor si su profesor de música le hubiese dado unos buenos azotes en el trasero.

Un comentario mordaz hacia otro compositor de la época.

29. Beethoven puede escribir música, gracias a Dios, pero no puede hacer nada más en la tierra.

Sobre sí mismo, en una muestra de humildad.

30. Los que piensan o dicen que soy malévolo, obstinado o misántropo, cuánto se equivocan acerca de mí.

Otra frase de Ludwig van Beethoven en que reflexiona sobre su imagen pública.

31. Es hombre innoble el que no sabe morir. Yo le he sabido desde los quince años.

Reflexión sobre la dignidad, sobre todo en los últimos compases de la vida.

32. ¿Pero cómo es posible tocar para semejantes niños mimados?

Sobre su nula predisposición a interpretar música para personas que no eran de su agrado.