Steven Spielberg (Cincinnati, 1946) es un director, guionista y productor de cine nacido en Estados Unidos. Su obra cinematográfica es absolutamente esencial para entender el cine en el siglo XX y XXI.

Ídolo de masas en Hollywood, la cultura popular tiene un lugar privilegiado para Spielberg. Películas como E.T. el extraterrestre, la saga de Indiana Jones o La lista de Schindler forman parte del acervo cultural de cualquier cinéfilo.

Artículos relacionados:

Las mejores frases célebres de Steven Spielberg

Para repasar la trayectoria y pensamiento de este fenomenal director, nos hemos propuesto recopilar las mejores frases de Steven Spielberg. Nos hablará sobre la vida, sobre la amistad y, sobre todo, sobre el séptimo arte.

1. Adoro el olor de las películas.

Una peculiar forma de acercarse a las emociones que desprende el cine.

2. Cada vez que veo una película en el cine es mágico, sin importar cuál sea su argumento.

En esta frase, Spielberg nos habla sobre su amor incondicional hacia todo lo que rodea al séptimo arte.

3. No creo que ninguna persona en ninguna guerra del mundo se vea a sí misma como un héroe.

Pacifista declarado, Spielberg se ha opuesto a todas las guerras imperialistas de los Estados Unidos.

4. Todos nosotros somos cada año una persona distinta. No creo que permanezcamos siendo la misma persona toda nuestra vida.

El cambio es la única cosa permanente, tal como podría afirmar el mismísimo Heráclito.

5. La gente ha olvidado cómo contar una historia. Las historias no tienen ya un nudo y un desenlace, sino un principio que nunca termina de empezar.

Cita célebre que indaga sobre la narrativa vital.

6. Tenemos mucho tiempo por delante para crear los sueños que aún ni siquiera imaginamos soñar.

Frase de soñador empedernido; absolutamente necesaria para construir películas de ciencia ficción con la clarividencia de Spielberg.

7. En tiempos desesperados hay que tomar medidas desesperadas.

Frase recurrentemente usada en contextos políticos.

8. La gente tiene que mirar más allá de la televisión o la prensa. Y ponderar si un líder habla de corazón y lucha por sus propias creencias o se limita a transmitir las ideas de otros.

Sobre la capacidad para percibir un verdadero liderazgo.

9. Nada de lo que yo hago como cineasta tiene como motivación los premios. (...) Puede parecer que los premios son la guinda del pastel, pero para la mayoría de nosotros la guinda es simplemente hacer el trabajo.

Un cineasta que se precie no debe tener en mente ningún tipo de reconocimiento.

10. No tiene sentido que mi país comercie con Corea del Norte y China y no con Cuba.

Sobre el doble rasero en la política económica y comercial de los Estados Unidos, su país natal.

11. La guerra destruye el intelecto. Cuando eso sucede, todo se reduce a reacción, y la persona descubre más rápidamente quién es realmente.

La miseria de los conflictos bélicos y sus efectos en la vida de las víctimas.

12. El humor es importante en la política, como en todos los aspectos de la vida.

De hecho, en casi todos sus largometrajes el humor tiene un papel primordial.

13. ¿Sabes? Yo realmente no me miro mucho dentro de mí cuando estoy trabajando en un proyecto. Todo lo que soy se convierte en lo que la película es. Pero puedo cambiar; tú cambias.

La mutabilidad a través de las necesidades de cada argumento.

14. Muchas de mis películas tratan sobre la forma en que yo deseo que fuera el mundo, y eso forma parte de mi arte, que a fin de cuentas es un arte interpretativo.

La utopía y cómo avanzar hacia ella con paso firme.

15. Yo sueño para vivir.

Una de las frases de Steven Spielberg más hermosas y memorables.

16. Tenemos mucho tiempo por delante para crear los sueños que aún ni siquiera imaginamos soñar.

El tiempo, infinito e impasible, aguarda a que tomemos partido en la realización de nuestros sueños.

17. Esperar lo mejor. No habría progreso si pensamos que el vaso está medio vacío y tememos lo peor. Esa siempre ha sido mi filosofía: soy un optimista.

Frase optimista donde las haya.

18. Yo estaba haciendo un montón de películas caseras de 8 mm, desde que tenía doce años, haciendo pequeños dramas y comedias con los niños del barrio.

Sobre sus intrépidos inicios en el mundo del cine.

19. Así que trato de volver a inventar mi propio ojo cada vez que hago frente a un nuevo sujeto. Pero es difícil, porque todo el mundo tiene estilo. No lo puedo evitar.

Los vicios y manías estéticos siempre permanecen ahí.

20. La mayoría de mis presunciones sobre una producción suelen ser incorrectas.

Al aproximarse a un nuevo proyecto, la mayoría de ideas preconcebidas acaban dándose de bruces contra la realidad.

21. Los movimientos populares son muy importantes porque dan voz a los problemas, y el pueblo quiere representantes que expresa sus problemas. De hecho, América se creó a través de un movimiento popular, que venía desde abajo hacia arriba.

Una reflexión de Steven Spielberg sobre los movimientos sociales y políticos.

22. No estoy muy interesado en hacer dinero.

A pesar de esta frase, Spielberg es uno de los directores que más han facturado en su trayectoria profesional.

23. Una de mis hijas es una saltadora de caballos competitiva, vivimos con los caballos, tenemos establos en nuestra propiedad. Pero yo no monto. Observo, y me preocupo.

Una adorable frase sobre el amor a sus hijas.

24. No tomé ninguna licencia poética con 'La lista de Schindler', porque eso fue un documento histórico, de hecho.

Sobre la crudeza del film.

25. Si yo no fuera un director, yo querría ser un compositor de cine.

Con esta simpática frase, Steven Spielberg nos da a entender que su pasión es el cine.

26. Entrevisté a los supervivientes, fui a Polonia, vi las ciudades y pasé tiempo con la gente y hablé con los judíos que habían regresado a Polonia después de la guerra y hablé acerca de por qué habían vuelto.

Acerca del rodaje de La lista de Schindler.

27. Los documentales son la primera línea de la educación, y la segunda línea de la educación es la dramatización, como 'The Pacific'.

Otro film suyo con un gran componente dramático.

28. Hay una línea muy fina entre la censura y el buen gusto y la responsabilidad moral.

En tiempos convulsos, cuesta discernir entre libertad de expresión y responsabilidad en las propias palabras o actos.

29. Muchas de las películas que he hecho, probablemente hubiesen funcionado igual de bien hace 50 años, y justamente por esto, que tengo un montón de valores de la vieja escuela.

Su obra es, ciertamente, atemporal e imperecedera.

30. Mi padre me llevó a mi primera película.

Rememorando su tierna infancia junto a quien le descubrió su pasión.

31. Cuando llega la guerra, suceden dos cosas -los beneficios aumentan muy por encima de todos los productos perecederos. Esto se convierte en un mercado para ellos.

Sobre la causa real de la mayoría de conflictos bélicos.