¿Cómo ayudar a una mujer maltratada? 5 consejos prácticos

Algunos consejos para saber cómo ayudar a una mujer que es víctima de malos tratos.

Cómo ayudar a una mujer maltratada

Gracias a una mayor sensibilización social, son cada vez más las mujeres maltratadas que se atreven a alzar su voz, a buscar ayuda y conseguirla por medio de una extensa red de apoyo, conformada por amigas, familiares y especialistas en violencia de género.

Sin embargo, queda todavía mucho por hacer. Saber cómo ayudar a una mujer maltratada no es tarea sencilla ni delicada, corriéndose el riesgo de que, pese a las buenas intenciones, se empeore todavía más la situación. A continuación vamos a ver formas para abordar esta problemática.

¿Cómo ayudar a una mujer maltratada?

En lo que llevamos de año 2020, se han dado 34 feminicidios en España. Esta cifra, lamentablemente, irá en aumento teniendo en cuenta el confinamiento obligado, haciendo que muchas mujeres maltratadas convivan 24/7 con sus maltratadores. El hecho, no es nada halagüeño si tenemos en cuenta que, a lo largo de su vida, un 10% de las mujeres son maltratadas por sus parejas, traduciéndose en 2 millones de mujeres en España. De todas las mujeres maltratadas, apenas el 30% se atreve a denunciar.

El maltrato, sea físico o sea verbal, impacta profundamente. Lamentablemente, al menos al principio, la mujer maltratada no suele ser capaz de ver con claridad la situación en la que se encuentra, pese a que es bien consciente de todo el dolor que está padeciendo. Necesita un empuje, por parte de un familiar o un ser querido cercano, para hacerle ver la luz al final del túnel, alejarla de su maltratador y tomar las oportunas medidas legales. El proceso que las lleva a recuperar su autoestima, su valor como lo que son, seres humanos con sus derechos y sus deseos, es lento, pero no imposible.

En las relaciones de maltrato hay toda una relación de dominio y sumisión. Una relación en la que requiere mucha valentía revelarse contra el hombre pero, también, mucho apoyo para asegurarse de que esta rebeldía no sea lo último que haga en vida. Salir de esta dinámica no es fácil y, casi siempre, conlleva riesgos, especialmente cuando hay agresiones físicas por en medio. Además, puede la propia víctima se niega a romper con la dinámica, por miedo de lo que le pase a sus hijos o porque cree que, realmente, su pareja va a cambiar.

¿Cómo surgen los malos tratos?

En la mayoría de los casos, los malos tratos no empiezan con una paliza. Empiezan por conductas de control, evolucionando a la violación de la privacidad y, ya en un estadio más avanzado, en malos tratos físicos y psicológicos, junto con aislamiento de amigos y familiares.

No se debe caer en la idea de que la mujer maltratada realmente se lo vio venir, pero dejó que continuarán los malos tratos. Ocurre como en la metáfora de la rana hervida: si metes a una rana en una olla caliente, esta saltará, pero, si las has metido con el agua templada y has ido calentando el agua hasta hervir, permanecerá ahí.

Pero pese el daño, ya cuando la relación ha evolucionado a mucho más, todos los malos tratos parecen desvanecerse cuando el novio o el marido, arrepentido, le dice en tono dulce que lo siente. Pese a que eso no compensa en absoluto lo que ha hecho, la mujer, secuestrada física y mentalmente, perdona a su verdugo, culpándose a sí misma de que le tratara mal.

¿Cómo identificar a una mujer maltratada?

Si bien los malos tratos no son cosa que se deban tomar a la ligera, y mucho menos culpar a cualquier hombre de violencia doméstica, sí que existen una serie de indicadores que pueden avisarnos de que una hermana, amiga o conocida necesita ayuda.

En primer lugar, está un cambio en su personalidad. Si no expresa sus necesidades, cede siempre a lo que su pareja le dice, se muestra muy sumisa en su presencia o hemos notado que desde que está saliendo con él hay algo distinto en ella, como si se hubiera apagado, tenemos motivos para sospechar. Un aviso muy llamativo es cuando dicen que para hacer cualquier cosa, especialmente con sus amigas, necesitan preguntarle a su pareja si le parece bien. Es un indicador de que su toma de decisiones viene determinada por el dominio de su novio o marido.

La vestimenta también nos avisa de si algo no marcha bien. Si antes de que saliera con su nueva pareja nuestra amiga o conocida era muy cuidadosa con cómo iba vestida, yendo elegante y muy vivaz, pero ahora parece ir más tapada y menos llamativa, puede significar que su pareja no le gusta como solía ir vestida. Quizás le ha hecho algún comentario del estilo “No irás así vestida a la calle”, “Si me quieres, no irás así para provocar a otros hombres”, etc.

Por último, si no nos es posible quedar mucho con ella, puede indicar que su pareja no le está dejando salir. Si, encima, tampoco ve a la familia y sabemos que estaba muy unida a ella, hay motivos suficientes como para abordar el tema. Además, las pocas veces que hemos tenido la ocasión de verla, la hemos notado muy apagada, triste, con síntomas ansiosos.

Si le vemos un moratón, aunque no necesariamente tiene por qué significar que su pareja la maltrate, es un signo de alerta. Esto es especialmente así si dice frases del estilo “es que soy muy despistada, me he caído” o “me he dado con la puerta”. Podría pasar, claro está, pero el sentido de culpabilidad es también una señal de que ha sufrido malos tratos, culpándose a sí misma por como la ha tratado el marido.

Intervención con la víctima de maltrato

Las mujeres que son maltratadas necesitan entender, en primer lugar, por qué no han podido huir de esos malos tratos por su propia cuenta o haberlos evitado. Hay muchos mitos acerca del maltrato, siendo el más doloroso e injusto el que dice que las mujeres quienes los sufren en realidad lo han tolerado. Esto no es así, dado que nadie en su sano juicio querría vivir un infierno cada día.

Estas personas suelen necesitar que un profesional les ayude a entender cómo se da este fenómeno de perdonar lo imperdonable a quienes creen que les ama. Necesitan que alguien les permita comprender por qué cada dos por tres caían en esa luna de miel venida tras la tormenta. Necesitan ser escuchadas, sin prejuicios por parte del profesional.

La expresión emocional de la mujer víctima de maltrato es tan importante como la gestión y recepción emocional por parte de la profesional, que la ayudará a entenderse a sí misma, trabajando para eliminar el sentimiento de culpa y comprender que ella es la víctima, y nunca se mereció ese trato.

La autoestima es un aspecto muy importante durante la terapia con víctimas de violencia doméstica, además de hacerle replantearse su vida, hacer planes de futuro. Sentirse plenamente capaz y autónoma sin su verdugo. Este proceso no es fácil, claro está, dado que requerirá de varios factores a tener en cuenta, como la gravedad del caso, la duración de los malos tratos, las habilidades personales de la víctima, la red de apoyo familiar y social, entre otros muchos.

Y en relación con la red de apoyo familiar y social, las amistades y parientes son un aspecto fundamental, casi tan importante como la psicoterapia, para que la mujer maltratada siga adelante. Muchas veces, son estas relaciones quienes advierten que algo no va bien, y deciden actuar. El problema, como ya decíamos, es que se debe ser especialmente cuidadoso, dado que puede que la mujer maltratada corra un serio peligro.

Lo primero que se le debe hacer saber es que nos tiene a su lado. Le debemos decir que estamos para lo que necesite, y que si tiene algún problema que nos haga una llamada. Ella quizás no reconozca la situación, pero ya sabrá, desde el principio, que tiene a alguien que la apoya y con quien puede hablar si así lo desea. Le hemos dado un paso para darle la oportunidad de salir de su situación. A raíz de esto, si se da la oportunidad de poder quedar con ella a solas, le estaremos dando la oportunidad para que hable, con todo detalle, de lo que le sucede.

Es muy importante, si se ve que empieza a aislarse, diciendo cada vez más que está ocupada o que no puede, insistirle para quedar, o seguir llamándola. En muchas ocasiones le tendremos que decir cosas que no le gustará oír, siempre en privado y sin que esté cerca su pareja. Esto es difícil, pero alguna oportunidad tendremos para quedar a solas y explicarle cómo podemos ayudarla a vivir feliz. La señal más clara de que pueden haber abusos es cuando nos dice que tiene miedo de dejar a su pareja, por lo que pueda pasar.

Hay que destacar en todo el proceso que como familiares y amigos, no somos expertos. Hay que intentar llevarla a una asociación de mujeres, ponerse en contacto con profesionales en el tema quienes recomendarán los pasos a seguir para el caso en concreto, además de aplicar los protocolos necesarios para evitar que la situación empeore. Estas expertas en violencia de género son quienes saben cómo evitar que un caso de maltrato se transforme en otro número que alimente la tan terrible cifra de los feminicidios.

Referencias bibliográficas:

  • Ruiz-Pérez, I. (s. f.). Programa de Formación de Formadores/as en Perspectiva de Género en Salud. España. https://www.mscbs.gob.es/ Extraido de https://www.mscbs.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/04modulo_03.pdf.

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Postgrado de Actualización de Psicopatología Clínica en la UB.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados