Max Horkheimer fue un filósofo, sociólogo y psicólogo alemán conocido por haber participado activamente en la consolidación de la llamada teoría crítica en el marco del Instituto para la Investigación Social alemán.

Al igual que algunos de sus coetáneos, entre los que podemos destacar Theodor Adorno, tuvo que exiliarse al ascender el partido nazi al poder, experiencia que marcaría significativamente su crítica socio-filosófica.

A continuación veremos la vida de este gran pensador a través de una biografía de Max Horkheimer, en la que repasaremos su visión sobre la sociedad de su tiempo y algunas de sus obras más destacables.

Breve biografía de Max Horkheimer

La vida de Max Horkheimer transcurre en su natal Stuttgart, la ciudad de Frankfurt, varias ciudades europeas que fueron su refugio huyendo del nacionalsocialismo y los Estados Unidos, que lo acogieron tanto en lo personal como en lo intelectual.

Horkheimer ha sido una de las grandes figuras de la filosofía, sociología y, en parte, de la psicología alemana. Sus trabajos reciben influencias de autores tales como Sigmund Freud y Karl Marx, aunque sería este último en especial que lo inspiraría a analizar la sociedad tardocapitalista.

Primeros años

Max Horkheimer nació en Stuttgart, Imperio Alemán, el 14 de febrero de 1895 en el seno de una familia judía adinerada. Debido a las presiones de su padre, el joven Max abandonó la escuela a los dieciséis años para trabajar en la fábrica paterna. En 1916 su carrera como manufacturero terminó, siendo reclutado para participar en la Primera Guerra Mundial.

Al finalizar el conflicto, Horkheimer empezó sus estudios de Filosofía y Psicología en la Universidad de Múnich. Su vocación filosófica tuvo la oportunidad de manifestarse encontrándose de viaje en París, durante el cual pudo leer las obras de grandes pensadores de la filosofía occidental como Schopenhauer, Hegel, Marx, Nietzsche y Freud.

Posteriormente, se trasladaría a Frankfurt, donde estudiaría bajo la tutela de Hans Cornelius. En esa ciudad tuvo la ocasión de conocer a Theodor Adorno con quien estableció una duradera amistad, pese a ser Horkheimer catorce años mayor que él. Su relación sería cultural e intelectualmente muy intensa.

Carrera académica

En 1925 Max Horkheimer presentó su tesis La crítica del juicio de Kant como mediación entre la filosofía práctica y teórica, que contó con el asesoramiento de Hans Cornelius. Pasado un año, fue nombrado “privatdozent”.

En 1930 tendría el honor de ser elegido director del Instituto para la Investigación Social alemán. Esta institución estaría detrás de la formación de una nueva corriente filosófica, la Escuela de Frankfurt, corriente crítica con la sociedad de su tiempo y partidaria de corrientes marxistas. Bajo la dirección de Horkheimer se programaría una serie de estudios analíticos que tendrían por objeto la crítica radical de la sociedad tardocapitalista.

Tras haber tomado posesión de la cátedra de filosofía social de la Universidad de Frankfurt, en 1931 Max Horkheimer iniciaría la publicación de la revista Zeitschrift für Sozialforschung, publicación perteneciente al Instituto y cuya edición sería realizada por el mismo Horkheimer. Esta revista abogaba por una orientación crítico-sociológica de la sociedad, con base filosófica.

Cabe decir que antes de la publicación de esta revista Horkheimer ya había publicado unos cuantos ensayos en Alemania, entre ellos su Kritik der instrumentellen Vernunft. Sus trabajos publicados entre los años 1926 y 1931 se encuentran recopilados en la obra Dämmerung, publicada en 1934 bajo el pseudónimo de Heinrich Regius.

Potenciado por su condición de director del Instituto y estando la Escuela de Frankfurt en plena formación, el planteamiento crítico de Max Horkheimer se vio reforzado a lo largo de los años 30. Junto con varias figuras de esa misma institución estudiaron el concepto de la familia europea, dando a la luz trabajos tales como Studien über Autorität und Familie (Estudios sobre la Autoridad y la Familia).

Exilio

Con el ascenso de los nazis al poder Max Horkheimer perdió su venia legendi y, en 1933 el Instituto acabó cerrando por presiones gubernamentales. El nacionalsocialismo alemán no solo veían con malos ojos una institución crítica con los movimientos sociales y de aire marxista, sino que, además, entre sus miembros habían muchos judíos, como era el caso de Horkheimer y Adorno.

Viendo como estaba evolucionando la situación política del país y con temor a perder la vida, Max Horkheimer se vio obligado al exilio. Primero emigró a Ginebra, Suiza, para luego pasar una breve estancia en París y, finalmente, ir a parar a los Estados Unidos. El Instituto para la Investigación Social construiría su sede en el exilio en la Universidad de Columbia de Nueva York.

En 1940 Horkheimer recibió la ciudadanía estadounidense, y se mudó a Pacific Palisades en Los Ángeles, California. Estando ahí colaboraría con Adorno en la redacción de Dialéctica de la Ilustración. En los años posteriores publicó más bien poco, aunque siguió editando una nueva revista, esta vez en inglés, considerada la continuación de Zeitschrift für Sozialforschung, y la Studies in Philosophy and Social Science.

Estando en América, Horkheimer fue también el promotor de una serie de investigaciones que se concretaron en 1950 en los cinco volúmenes de Studies in Prejudice, un interesante análisis sobre las diferentes tipologías de mentalidad autoritaria y comportamiento represivo, estimulado por la trágica vivencia de haber tenido que huir del fascismo y nazismo.

Regreso a Alemania

Después de la caída del régimen nacionalsocialista y el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1949 Max Horkheimer regresó a Frankfurt y se refundó el Instituto al cabo de un año. La nueva institución estaría muy enriquecida con las vivencias de varios de sus miembros retornados, además de formar a nuevas mentes como sería el caso de Jürgen Habermas, discípulo de Horkheimer y Adorno, entre otras figuras destacadas.

Entre los años 1951 y 1953 Horkheimer fue rector de la Universidad Johann Wolfgang Goethe de Frankfurt, institución en la que continuaría enseñando hasta su retiro a mediados de los años 60. Aprovechando su poder como docente, mostró su crítica hacia la restauración capitalista que estaba viéndose en la recién creada República Federal Alemana que, pese a más democrática, seguía descuidando al pueblo obrero.

Entre los años 1954 y 1959 alternó su vida académica entre Europa y América, impartiendo clases en Frankfurt y, también, en la Universidad de Chicago. Sería durante esta época en la que tendría el privilegio de ganar el Premio Goethe (1955) y sería nombrado ciudadano de honor de la ciudad de Frankfurt en 1960.

En sus últimos años Max Horkheimer mostró un perfil bajo, haciendo pocas apariciones en público y cediéndole la dirección del Instituto para la Investigación Social a Theodor Adorno. Durante los 70 Horkheimer vivió el fallecimiento de su esposa, que hizo que se refugiara todavía más en la soledad. Fallecería el 7 de julio de 1973 en Núremberg, Alemania Occidental, y sería enterrado en el cementerio judío de Berna, Suiza.

Referencias bibliográficas:

  • Abromeit, J. (2011), Max Horkheimer and the Foundations of the Frankfurt School, Cambridge, Cambridge University Press, 2011. ISBN 9781107660656
  • Silva-Lazcano, L. (2014) Entre el polvo del mundo. La irracionalidad, el pesimismo y la compasión en Max Horkheimer. México, D.F., Universidad Nacional Autónoma de México. Coordinación de Estudios de Posgrado. ISBN 978-607-02-5467-3.