La actividad de cocinar puede ser ansiógena para algunas personas. Unsplash.

La mageirocofobia es el miedo excesivo a cocinar. Lejos de tratarse de la poca preferencia o gusto por dicha actividad, la mageirocofobia se caracteriza por desencadenar experiencias de ansiedad importante. Aunque no representa una categoría clínica específica, la mageirocofobia es un término recientemente popularizado en revistas o blogs de divulgación, por lo que vale la pena revisar de dónde viene.

Veremos a continuación qué es la mageirocofobia, cuáles son algunas de sus manifestaciones y qué estrategias pueden ser adecuadas para modificarla.

Mageirocofobia: miedo a cocinar

El término mageirocofobia proviene de griego “mageiros” que significa “cocinero” o “carnicero”, y “phobos” que significa “pánico”. Del mismo vocablo se deriva también la palabra “magiric”, que quiere decir “relacionado con la cocina”. Esta última, junto con la palabra “magirista” (experto en la cocina), se encontraba presente desde finales del siglo XIX para hacer referencia al arte de cocinar y su historia.

Así pues, la mageirocofobia es el miedo a cocinar. Como ocurre con todas las fobias, se trata no sólo del rechazo cotidiano a la cocina por comida. Dicho de otra manera, no se trata de la preferencia por no cocinar dado que es más sencillo o conveniente comer fuera de casa o alimentarse de la comida hecha por alguien más. Se considera una fobia sólo aquella actividad que desencadena una experiencia pánico irracional (no explicable por los códigos culturales de la persona) y por lo mismo genera una ansiedad importante.

La mageirocofobia, no obstante, no está considerada como una categoría clínica específica ni ha sido estudiada o caracterizada por la psicopatología. Por lo mismo no se considera tan severa como para merecer un tratamiento en sí misma, más allá de la intervención psicológica dirigida a varias de sus consecuencias.

Posibles causas

El miedo a cocinar puede ser parte de un espectro más amplio de miedos relacionados, por ejemplo, con los espacios pequeños que tienen algunas cocinas, con la aprobación o la desaprobación social, con la rigidez de instrucciones de algunas recetas, o bien, con alguna experiencia previa relacionada con utensilios culinarios. Por lo mismo, la mageirocofobia puede manifestarse desde un miedo a la petición de cocinar, hasta elaborar platillos complejos en el horno.

Así mismo, este miedo puede estar relacionado con cómo la persona se ha socializado en relación a la actividad de cocinar, es decir, según las normas y roles de sus entornos próximos. Esto último incluye expectativas o exigencias que socialmente se le han presentado, y que pueden haberle llevado a asociar la actividad de cocinar como algo desagradable.

Es decir, que lo anterior puede haber generado percepciones específicas sobre la actividad de cocinar finalmente desencadenan en incomodidades o rechazo. Así pues, algunas de las principales causas de la mageirocofobia pueden ser las siguientes:

  • Miedo a sufrir alguna herida o quemadura relacionada con el proceso de cocinar.
  • Miedo a propagar virus o enfermedades.
  • Miedo a preparar mal las comidas.
  • Miedo a la complejidad de las recetas.
  • Miedos relacionados con trastornos de la alimentación.

Síntomas

Como vimos antes, las manifestaciones pueden variar de acuerdo con la persona y su contexto próximo. En general, las manifestaciones de la mageirocofobia incluyen el rechazo a cocinar acompañado de una evitación excesiva por acercarse a la cocina o a cualquier lugar en donde dicha actividad esté ocurriendo.

Esto quiere decir que pánico podría desencadenarse incluso al encontrarse en situaciones donde hay otra persona que está cocinando. Así mismo, le acompañan los síntomas característicos de la ansiedad, presentes en todas las fobias por definición: sensaciones de ahogo, mareos, sudoración, agitación, dolor de pecho etcétera.

Tratamiento

El tratamiento más utilizado para las fobias es el de perspectiva cognitivo-conductual, que consiste en modificar los pensamientos que se generan ante el rechazo de los estímulos a los que se teme; en este caso sería a la acción de cocinar. Así mismo, se enfoca en realizar una serie de aproximaciones sucesivas al estímulo, que pueden iniciar por presentar imágenes simples hasta acercarse cada vez más a una cocina.

De igual manera esto se conjunta con un acompañamiento emocional importante que reduzca los niveles de ansiedad de la persona ante el estímulo; y puede incluir una exploración más profunda de los significados asociados a la cocina, que permita modificarlos o enfrentarlos de manera paulatina.

Dado que es muy probable que la mageirocofobia esté relacionada con experiencias de ansiedad más amplias y complejas, es importante tratarlas en su conjunto. La mageirocofobia puede ser sólo una de las manifestaciones de un espectro más amplio de ansiedades, por lo que es necesario conocer otras dimensiones de la persona para poder tratarlas. De lo contrario puede caerse en el error de modificar conductas sólo de manera temporal o superficial y motivadas únicamente por la aprobación social, más allá de erradicar los conflictos que están de fondo o alrededor de la mageirocofobia.

Algunas estrategias para disminuir la ansiedad en la cocina

Para lograr lo anterior es necesario un acompañamiento paulatino y más profundo. No obstante, algunas estrategias sencillas que pueden disminuir la experiencia de ansiedad específicamente relacionada con la cocina son las siguientes:

  • Realizar platillos sencillos y que no impliquen riesgos como quemarse o cortarse, y cocinar poco a poco platillos más elaborados.
  • Ubicar un platillo favorito o una comida que se disfrute mucho e intentar prepararla, familiarizarse con las instrucciones y los utensilios poco a poco.
  • Cocinar junto con alguien que inspire seguridad y confianza.
  • Cocinar para otras personas, de preferencia cercanas, para incentivar el reconocimiento social.
  • Hacer cualquiera de los pasos anteriores una vez a la semana y paulatinamente aumentar la frecuencia.

Referencias bibliográficas:

  • Jason (2014). Mageirocophobia - Fear/Phobia of Cooking. Most Common Phobias. Recuperado 22 de agosto de 2018. Disponible en http://mostcommonphobias.com/mageirocophobia-fear-phobia-cooking/.
  • Albers, S. (2010). Overcoming Mageirocophobia- the Fear of Cooking. Huffpost. Recuperado 22 de agosto de 2018. Disponible en https://www.huffingtonpost.com/dr-susan-albers/overcoming-mageirocophobi_b_711520.html?guccounter=1.
  • Quinion, M. (2010). Magiric. World Wide Words. Recuperado 22 de agosto de 2018. Disponible en http://www.worldwidewords.org/weirdwords/ww-mag1.htm.
  • Soyer, A. (1853). The Pantropheon: The American Antiquarian Cookbook Collection. Andrews McMEel Publishing: Kansas, City.