Aunque el término “filia” tiene un significado muy amplio y puede hacer referencia a cualquier tipo de afición, en Psicología lo utilizamos sobre todo en el campo de la sexualidad. Cuando las filias son muy marcadas y atípicas hablamos de parafilia.

En este artículo describiremos las características de los tipos de filias y parafilias más habituales o llamativas. Para contextualizar estas categorías es importante definir previamente los conceptos de filia y parafilia.

Definición de filia y parafilia

La palabra “filia” viene del griego “philos”, que podríamos traducir como “amor” o “amistad”. Se suele utilizar como sufijo para designar la afición o el gusto intensos por un elemento determinado, que puede o no ser de tipo sexual; así, una persona cinéfila es aquella que disfruta mucho del cine, y la filatelia es la afición de coleccionar sellos.

No obstante, en psicología la sexualidad es el campo donde este concepto aparece de forma más habitual. Dentro de este ámbito las filias se solapan con las parafilias, definidas como patrones de conducta sexual en los que el deseo, la excitación o el placer dependen en gran medida de elementos atípicos, aunque esto no necesariamente conlleva una patología.

Las parafilias son inofensivas si no conllevan el malestar de la persona ni de otras, de forma que en muchos casos simplemente consisten en una preferencia sexual. Esto suele suceder en el fetichismo (excitarse con un objeto o parte del cuerpo), entre otras filias. Sin embargo, a veces estas preferencias implican a personas que no consienten o simplemente dificultan las relaciones de pareja.

El término “filia” se contrapone al de “fobia”, que se utiliza para hacer referencia a miedos o aversiones irracionales. Como las filias, las fobias pueden en ocasiones ser de tipo sexual; por ejemplo, la erotofobia o genofobia es la aversión a las relaciones sexuales, mientras que la palabra “medomalacufobia” hace referencia al miedo a perder una erección.

Tipos de filia y sus características

A continuación haremos una breve descripción de las características principales de distintos tipos de filias y parafilias. Asignarles una u otra etiqueta depende de la intensidad de la preferencia, del malestar que conlleven a la persona o a otros y del punto de vista de cada experto.

1. Fetichismo

El fetichismo es la preferencia sexual por objetos inanimados o bien por partes concretas del cuerpo. Dos de las filias fetichistas más conocidas son la podofilia, que implica los pies, y el retifismo o gusto por los zapatos. La preferencia por objetos diseñados para la estimulación sexual, como los vibradores, no se considera fetichismo.

2. Exhibicionismo

Esta filia consiste en la obtención de excitación y placer sexuales al exponer partes del cuerpo, normalmente los genitales, a otras personas. Es habitual que la intensidad de la conducta exhibicionista aumente con la práctica, pudiendo adoptar un carácter compulsivo.

3. Voyeurismo o escoptofilia

El voyeurismo se define como el gusto marcado por observar a personas desnudas o que están teniendo sexo. Los voyeurs suelen preferir que la persona observada no sepa que la están mirando, y normalmente no buscan la relación sexual con ésta.

4. Frotteurismo

Las personas frotteuristas, o frotteurs, buscan el contacto físico con otras personas para masturbarse después; en su forma patológica, lo hacen sin permiso y/o en contra de su voluntad. Suele llevarse a cabo en lugares donde hay mucha gente, como el transporte público o las discotecas. El frotteurismo es mucho más habitual en personas jóvenes.

5. Masoquismo sexual

El masoquismo incluye el placer sexual que se obtiene al recibir daño físico o humillación, así como cualquier otro tipo de sufrimiento. Se trata de la parafilia más común en mujeres, y se asocia frecuentemente con el sadismo.

6. Sadismo sexual

Las personas sádicas disfrutan sexualmente con la idea o la práctica de hacer daño a otros. Aunque se habla con frecuencia del sadismo sexual patológico, hay mucha gente sádica que sólo cumple sus fantasías con personas que lo consienten; esto sucede por ejemplo en el BDSM, que engloba las prácticas de bondage, disciplina, dominación, sumisión, sadismo y masoquismo.

7. Fetichismo transvestista

Esta filia implica la obtención de placer sexual al vestirse como una persona de otro género. Sólo se ha descrito en hombres heterosexuales, que en algunos casos no se identifican con el género masculino. Cuando un varón se excita viéndose o imaginándose como si fuera una mujer hablamos de autoginefilia.

8. Pedofilia

El manual DSM define la pedofilia como la preferencia sexual por personas que no han llegado a la pubertad (menores de 13 años aproximadamente). La diferencia con la pederastia es que este término designa la práctica de conductas de abuso a niños, mientras que la pedofilia puede referirse también a impulsos o fantasías habituales que no se han cumplido.

9. Gerontofilia

La gerontofilia es la preferencia sexual por personas de edad avanzada. Si la atracción se da hacia varones ancianos esta filia se conoce como alfamegamia, mientras que si el objeto de deseo son mujeres se trata de matronolagnia.

10. Necrofilia

Las personas necrófilas se sienten atraídas por los cadáveres, sean de humanos o de otros animales. Aunque lógicamente la necrofilia suele llevarse a la práctica sin el consentimiento de la persona fallecida, se han dado casos de necrofilia con permiso previo del muerto, como el famoso episodio de Armin Meiwes, el “Caníbal de Rotemburgo”.

11. Asfixiofilia

La asfixiofilia consiste en obtener placer con la sensación de ahogamiento. La asfixia sexual puede llevarse a cabo con una pareja o como método de masturbación; en este caso hablaríamos de asfixia autoerótica.

12. Zoofilia o bestialismo

En la zoofilia la persona siente deseo o realiza actividades sexuales con animales. Es especialmente frecuente en entornos rurales y en pacientes psiquiátricos, y sólo muy raramente se detectan casos de zoofilia exclusiva.

13. Urofilia y coprofilia

En la urofilia las fantasías incluyen la presencia de orina, mientras que en la coprofilia sucede lo mismo con las heces. Una parafilia relacionada es el fetichismo del pañal. Cuando la persona se excita con la idea de orinar o defecar encima de una pareja sexual hablamos de salirofilia.

14. Xenofilia

Entendida desde un punto de vista sexual, la xenofilia es la preferencia por las personas que son percibidas como miembros de una etnia exótica o distinta a la propia. No obstante, en un sentido más amplio la xenofilia es el gusto por personas u objetos de origen desconocido, y técnicamente tiene un significado opuesto al de la palabra “xenofobia”.

15. Ginandromorfofilia o ginemimetofilia

Esta filia hace referencia a la atracción preferente, sea exclusiva o no, hacia personas transgénero o transexuales. La concepción de la ginandromorfofilia como un tipo de parafilia es criticada con frecuencia ya que puede favorecer la estigmatización de las personas transgénero y de quienes se sienten atraídas por ellas.