Una herramienta usada en psicología.

A lo largo del día, todos y cada uno de nosotros llevamos a cabo cientos de conductas y actuaciones diferentes. No sólo nosotros, sino que también el resto de la humanidad e incluso del resto de los animales lo hacen. Y muchas de estas conductas y actuaciones pueden tener un gran interés científico, con lo que puede ser necesario registrarlas de algún modo.

En este sentido existen muchos instrumentos y métodos de evaluación, tanto objetivos como subjetivos. Uno de los más simples y sin embargo habituales es la observación directa, a través de la cual se puede vivenciar y registrar la ocurrencia de diferentes sucesos a lo largo del tiempo en que se lleva a cabo dicha observación (o posteriormente a ello).

Y dentro de los registros que podemos utilizar, un ejemplo lo podemos encontrar en el registro anecdótico, sobre el cual vamos a hablar a lo largo de este artículo.

El registro anecdótico: ¿qué es?

Se conoce como registro anecdótico a un tipo de instrumento o metodología de registro de la información conductual en el que se describe de la manera más objetiva posible un conjunto de hechos, situaciones o fenómenos que han tenido lugar en un período de tiempo en el que se ha llevado a cabo una información.

Por norma general el registro anecdótico toma la forma de un informe que da cuenta de la conducta o comportamiento, los intereses, las actuaciones y los procedimientos llevados a cabo por un sujeto o grupo, cuando estas ocurren de manera espontánea, sorpresiva e inesperada.

Se trata del producto de una observación directa, que se inicia en el momento en que da lugar un suceso inesperado que debe ser registrado. Dicho de otro modo, tal y como su nombre indica se trata del registro de una anécdota.

Al contrario que con otros tipos de registro, el registro anecdótico se caracteriza por llevarse a cabo de manera no planificada ni preparada sino por surgir cuando ha ocurrido algo que lo hace necesario, sea este hecho espontáneo o de manera más continuada. Las observaciones se transcriben de forma no estructurada, procurando emplear un lenguaje claro, preciso y sin ambigüedades, Además el registro se suele generar a posteriori, al no ser algo planificado.

Una de las características más relevantes del registro anecdótico se encuentra en el hecho de que los datos que en él se recogen deben ser lo más objetivos posible: debe tratarse de una descripción de la situación o fenómeno descrito, sin que se incluyan en ella elementos subjetivos ni interpretaciones de los actos. Esto es importante, ya que si los datos son objetivos no se verán sesgados por las creencias y expectativas del propio observador y pueden ser analizados por terceras personas. Al menos no en la propia descripción, si bien puede realizarse un apartado posterior con la interpretación que se le da.

La descripción de la situación debe ser precisa e incluir especialmente la situación imprevista, pero además tiene que incluir información del contexto. Ello incluye el momento, el lugar o la presencia o ausencia de otras personas, entre otros.

¿Para qué resulta útil?

El registro anecdótico puede tener muchas utilidades y en muy diversos ámbitos. Pero uno de los contextos en los que más se utilizan es en el ámbito educativo.

En este sector los docentes y profesionales pueden llegar a registrar la presencia de acontecimientos, situaciones o actitudes que resulten relevantes o llamativos, y que pueden ameritar un registro de cara a algún tipo de actuación o intervención posterior. Y no sólo el profesorado, sino también el propio alumno puede hacer un registro si es necesario.

Además de ello, también puede usarse como base para hacer un estudio más sistematizado sobre la actitud o incluso los rasgos de personalidad y el desarrollo psicosocial del sujeto. Otros sectores en que puede ser de utlidad es en el estudio del comportamiento de un grupo, o incluso se puede emplear en sectores como el penitenciario.

Puntos principales que debe tener Aunque no tiene una estructura necesariamente fija, por lo general debemos tener en cuenta que un registro anecdótico debe incorporar una serie de elementos principales.

Entre los distintos elementos a destacar deberían incorporarse datos básicos como hora y fecha, lugar, nombre del sujeto, tipo de actividad o situación y el contexto en el que se lleva a cabo. Tras ello debe incorporarse (y este el punto principal) una descripción objetiva, clara y sin ningún tipo de interpretación o ambigüedad.

De manera opcional, y sobre todo si ya hay varias observaciones que permiten que podamos ver un patrón o diversas perspectivas de una misma realidad, puede incorporarse una sección de interpretación. Finalmente pueden incluirse también recomendaciones en base a las interpretaciones.

¿Qué ventajas tiene este tipo de registro?

El registro anecdótico tiene una serie de ventajas frente a otros tipos de registro. En primer lugar se trata de un tipo de registro bastante sencillo y natural de hacer, siempre y cuando la persona sea capaz de ser objetivo en la descripción y separar su perspectiva y opinión de los datos que refleje.

También resulta ventajoso el hecho de que permite que se tomen datos de sucesos, comportamientos y fenómenos en primera persona y de manos de un testigo de la situación, e incluso si se realizan observaciones posteriores posibilita que exista una continuidad en las anotaciones de tal manera que puede llegar a generarse a posteriori una observación sistematizada.

Además, el hecho de que el registro se lleve a cabo a posteriori permite que quien lo realiza no tenga estar en el mismo momento interrumpiendo la actividad para registrar los datos, si bien por otro lado esto puede reducir el número de detalles que recordemos de la situación.

El hecho de que se precise de cierta objetividad hace que resulte fácilmente interpretable por personas ajenas a la observación, de manera que si está bien hecho otros expertos podrán extraer sus propias conclusiones o incluso dar cuenta y registrar posibles sucesos posteriores. Todo ello hace que los registros anecdóticos sean instrumentos simples, sencillos y de gran utilidad.

Referencias bibliográficas:

  • Casanova, M. (1998), Evaluación educativa. México, SEP/Muralla (Biblioteca para la actualización del maestro).
  • Secretaria de Educación Pública (2013). Las estrategias y los instrumentos de evaluación desde el enfoque formativo. Herramientas para la evaluación en educación básica. México. [Online]. Disponible en: https://www.educacionespecial.sep.gob.mx/pdf/doctos/2Academicos/h_4_Estrategias_instrumentos_evaluacion.pdf.