Explicamos en qué se basa esta metodología aplicada al diálogo.

Todos tenemos una gran cantidad de preguntas en la cabeza a las que nos gustaría encontrar solución. Y encontrar una respuesta a ellas es cuanto menos complejo. A menudo buscamos en los demás la solución, a pesar de que lo que en el fondo necesitamos es encontrar nuestra propia respuesta.

En lo que respecta a los grandes temas filosóficos como la ética o la moral o incluso a nivel de terapia, resulta útil un método cuyos orígenes se remontan a la Antigua Grecia. Concretamente, a la figura de Sócrates. Se trata del método socrático, del cual vamos a hablar a lo largo del presente artículo.

El método socrático: ¿qué es?

Entendemos por método socrático una metodología a través de la cual se plantea que el ser humano sea capaz de madurar y movilizar sus recursos y reflexionar sobre las problemáticas que le atormentan. El objetivo del método socrático o del diálogo socrático no es el de dar una respuesta a las preguntas de otros, sino el de favorecer que esta persona puede ser capaz de profundizar en su propia psique y reflexión con el fin de que este desarrollo su propio conocimiento por sí mismo.

En sí, el método socrático consiste más bien en un diálogo entre dos o más personas es el que una guía a la otra, a través de una serie de preguntas y empleando recursos como la ironía, hacia la resolución de sus dudas y conflictos. Dicha guía es meramente asistencial, siendo al final el sujeto quien encuentra la solución por sí mismo. De hecho, técnicamente no es siquiera necesario que de una respuesta, siendo también válido que admita la ignorancia respecto a un hecho o aspecto concreto.

Generalmente las preguntas que surgen del sujeto son respondidas mediante otra pregunta preveniente de quien está aplicando el método, de tal manera que se conduce el pensamiento del sujeto a quien se le aplica en una dirección concreta sin por ello modificar sus maneras de pensar de forma directa.

Así, lo principal en este método es el uso de preguntas de tipo inductivo, haciendo usar los recursos propios en la dirección deseada. En cuanto al tipo de preguntas en cuestión tienden a ser relativamente simples, basándose en tres partículas principales: Qué, Cómo y Para qué.

El funcionamiento básico es en primer lugar elegir un tema o afirmación concreto que se considere verdadero y examinarlo poco a poco de tal manera que sea falsado y refutado, y posteriormente generar un nuevo conocimiento respecto al tema en cuestión.

El origen: la mayéutica

El origen del método socrático lo encontramos en la figura de quien toma el nombre: Sócrates, el filósofo griego Este autor elaboró un método dialéctico con el propósito de ayudar a encontrar la propia verdad individual, o incluso defender posturas minoritarias.

El proceso era relativamente sencillo de explicar, si bien su realización es más complicada de lo que aparenta: En primer lugar se empleaba la ironía con el fin de lograr que el alumno o persona con la que se dialogaba, haciéndole una serie de preguntas respecto al significado de una premisa previamente escogida de modo que poco a poco empezara a dudar de esta e incluso que terminara admitiendo ignorancia respecto al tema y pudiendo incluso reducirla al absurdo.

Tras ello, se empleaba la mayéutica, o el método socrático propiamente dicho: el interrogador pasaba a guiar el proceso de pensamiento del interlocutor a través del diálogo, y de la realización de preguntas relativamente simples, proponiendo y empleando los recursos del sujeto para generar una nueva verdad u opinión más propia del individuo respecto a la premisa en cuestión, un nuevo conocimiento de lo que realmente se conoce.

Aplicación del método socrático en psicoterapia

El método socrático, si bien posee un origen antiguo, sigue siendo vigente hoy en día, bajo diferentes formas. El mundo de la educación es uno de los ámbitos en que puede aplicarse, siendo otro de ellos el ámbito sanitario. Dentro de este último, debemos destacar su uso dentro de la psicología clínica y sanitaria.

La aplicación del método socrático es algo habitual en la psicoterapia, independientemente del modelo teórico, dado que se plantea como una manera de movilizar y aprovechar los propios recursos del paciente para lograr su mejoría.

Una de las corrientes psicológicas que más lo utiliza es la cognitivo-conductual, siendo el ejemplo más fácilmente identificable del uso del método socrático el cuestionamiento de creencias desadaptativas: el sujeto expone un pensamiento o creencia fuertemente arraigada que le genera sufrimiento o malestar (o bien altera su conducta generándoselo a otros), como por ejemplo la idea de ser inútil.

El terapeuta puede indagar en qué significa ser inútil, en qué situaciones aparece esta idea, qué consecuencias tendría serlo o los miedos que puede haber detrás, hasta llegar a un punto en que el sujeto no pudiese hacer una introspección más profunda (en gran medida, se emplean técnicas como la flecha descendente en que se busca profundizar cada vez más en lo que hay detrás de un pensamiento o creencia concreto). Tras ello, se podría reconducir la sesión preguntando si podrían existir interpretaciones alternativas y posteriormente se buscaría que el paciente reconstruyera su visión de la realidad de forma más adaptativa con sus propios recursos. Es un proceso vinculado a la reestructuración cognitiva.

Asimismo, otro tipo de terapia que emplea el método socrático es la logoterapia, dentro de los modelos fenomenológico-existencialistas. En este caso el método socrático es empleado como una de las principales técnicas empleadas para reactivar los recursos del paciente y lograr otorgar un sentido a su vida. En este sentido contribuye a que el sujeto se autodescubra, genere alternativas, sea responsable de sus propias elecciones y intente trascender. Se trabajan valores y percepciones, entre otros muchos conceptos.

Estos son solo dos ejemplos de terapias que emplean el método socrático. Sin embargo, su uso es muy habitual en prácticamente todo tipo de terapias dentro de la psicología clínica.

Referencias bibliográficas:

  • Eliécer, J. (2005). El método Socrático en la educación superior. Universidad Pedagógica Nacional.
  • Martínez, E. (s.f.). El diálogo socrático en la psicoterapia centrada en el sentido. Socieddad para el Avance de la PSicoterapia Centrada en el Sentido. Disponible en: http://www.saps-col.org/saps/new/wp-content/uploads/2016/02/El-dialogo-socr%C3%A1tico-en-la-psicoterapia-centrada-en-el-sentido.pdf.
  • Partarrieu, A. (2011). Diálogo socrático en psicoterapia cognitiva. Tercer Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. XVIII Jornadas de Investigación. Séptimo Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires.
  • Segura, C. (2017). El método socrático hoy. Para una enseñanza y práctica dialógica de la filosofía. Madrid: Escolar y Mayo.