Una técnica para relajarse. Unsplash.

La relajación aplicada de Öst es considerada, según las guías de eficacia de tratamientos, un tratamiento probablemente eficaz para tratar el trastorno de pánico. Además, este tratamiento se utiliza también para otros trastornos de ansiedad, como por ejemplo la fobia dental.

Se trata de una de las técnicas más utilizadas en el tratamiento del estrés. En este artículo conoceremos sus características, fases y componentes.

  • Artículo relacionado: "[8 ejercicios de respiración para relajarte en un momento](/vida/ejercicios-de-respiracion-para-relajarte"

Antecedentes: técnicas previas de relajación

La relajación aplicada de Öst consiste en una variación de la adaptación de Berstein y Borkovec del entrenamiento en relajación muscular progresiva (RMP) de Jacobson.

1. Relajación Muscular Progresiva (RMP)

La RMP de Jacobson consiste en una técnica de relajación muy completa que permite al paciente discriminar perceptivamente entre las sensaciones de tensión y distensión, así como disminuir sus aferencias.

2. Técnica de relajación de Berstein y Borkovec

Por su parte, la adaptación de Berstein y Borkovec consiste en una variación de la RMP de Jacobson; se trata de una relajación diferencial, en que se mantienen activos los músculos relacionados con una actividad, y se relajan el resto.

La adaptación de Berstein y Borkovec consiste en entrenar al paciente en función de tres tipos de variables: la posición (sentado/de pie), la actividad (activo/no activo) y el lugar (tranquilo/no tranquilo).

Relajación aplicada de Öst: características

En la relajación aplicada de Öst, todos los músculos se tensarán y se relajarán a la vez. Después se repetirá el proceso por lo menos una vez, tensando cada grupo muscular de cinco a siete segundos y relajándolo después entre veinte o treinta segundos. El paciente se focalizará en las sensaciones de tensión y relajación, respectivamente.

A lo largo del proceso de la relajación aplicada de Öst se enseña al paciente a identificar las señales de ansiedad y a poner en marcha técnicas de relajación.

Para iniciarse en esta técnica las condiciones ambientales deberán ser favorables, siendo éstas: un ambiente tranquilo, permanecer cómodamente sentado con los ojos cerrados, sin excesivo ruido externo y sin la interferencia de estímulos que perturben una buena concentración.

Componentes

Los componentes o técnicas del tratamiento son dos: la relajación y la práctica; de ahí su nombre: “relajación” (RMP) + “aplicada” (práctica en vivo):

1. La relajación muscular progresiva (RMP)

Esta técnica fue diseñada originalmente por Jacobson, ya comentada.

2. La práctica en vivo

La relajación aplicada de Öst incluye la práctica en vivo de situaciones de ansiedad presentadas de forma jerárquica al paciente.

Fases

La relajación aplicada de Öst se compone por cuatro fases que progresivamente disminuyen en cuanto al tiempo dedicado al proceso de relajación. Son las siguientes.

1. Primera fase: relajación progresiva

La primera fase de la relajación incluye aprender a relajar los grupos musculares por separado. Se inicia con una tensión previa, dado que la tensión facilita la posterior relajación. Se van tensando y relajando las distintas zonas musculares, mientras que debemos identificar las sensaciones asociadas a ambos ejercicios.

La duración de cada una de las tensiones será aproximadamente de 3-4 segundos, y se ejercerá una presión de un 70% para evitar el riesgo de contracturas musculares.

Los períodos de relajación deberán ir incrementándose hasta llegar a los 20-30 segundos. Al finalizar el proceso de tensiones y relajaciones (que empieza por la manos y continúa por la cabeza a los pies), se realizan tres respiraciones diafragmáticas para relajar un poco más todo el cuerpo.

2. Segunda fase: relajación sin tensión

En esta segunda fase se aprenderá a relajarse omitiendo las tensiones, intentando sentir la relajación sin necesidad de tensar.

3. Tercera fase: relajación diferenciada

Pasados unos 15 días (como mínimo) practicando la relajación muscular, el objetivo será ser capaz de obtener la relajación solo concentrándonos en la respiración diafragmática y en la sensación general de relajación.

Aquí el principal objetivo será llegar a la relajación completa con los ojos cerrados. Se realizarán las tres respiraciones y se relajará el cuerpo completamente. Una vez consiguiendo esto, abriremos los ojos e intentaremos mantener el estado de relajación.

El objetivo finalmente será ser capaz de relajar selectivamente aquellos grupos musculares que no estén implicados en los movimientos que realicemos.

4. Cuarta fase: relajación por señales

En esta cuarta y última fase de la relajación aplicada de Öst, el paciente deberá ser capaz de relajarse rápidamente y en cualquier circunstancia, sin ser necesaria una gran concentración.

Referencias bibliográficas:

  • Newman, M. y Anderson, N. (2007). Una revisión de la investigación básica y aplicada sobre el trastorno de ansiedad generalizada. Revista argentina de clínica psicológica, 16, pp. 7 - 20.
  • Pérez M.; Fernández, J.R.; Fernández, C. Y Amigo, I. (2010). Guía de tratamientos psicológicos eficaces I: Adultos. Madrid: Pirámide.
  • Clark, D. A. y Beck, A. T. (2012). Terapia cognitiva para trastornos de ansiedad. Madrid: Desclée de Brouwer.