Reencuadre en PNL: un herramienta útil para procesos de coaching (y para la vida)

Una reflexión sobre las maneras en las que se puede usar el reencuadre en PNL y en el coaching.

Reencuadre en PNL

Hemos hablado con anterioridad de otras técnicas de la Programación Neurolingüística que permiten o ayudan a que los procesos de coaching sean más efectivos. El hecho de que la PNL se centre en los pensamientos, emociones y acciones hace que estudiarla y conocer sus recursos sea de gran ayuda en cualquier proceso de acompañamiento y ayuda.

La técnica de la que vamos a hablar es el reencuadre que, como su propio nombre indica, consiste en buscar un nuevo encuadre de situaciones. Lo que consigue esta herramienta es tan útil que no solo es usado en procesos de coaching, sino que también es habitualmente empleada en sesiones de psicoterapia y, en general, puede ser utilizada por cualquiera para vivir una vida con más opciones y menos bloqueos personales.

¿Qué es el reencuadre en PNL?

Si nos detenemos en analizar simplemente el nombre de la técnica ya entendemos en qué consiste: es poner un nuevo encuadre. ¿A qué? A una situación vivida.

Por lo tanto cuando se habla de hacer un reencuadre se trata de hacer un cambio de la interpretación de la situación que se está contemplando, lo que permite obtener significados distintos de la misma que sean más útiles a nivel personal (o incluso profesional).

Consiste en examinar un hecho de forma distinta a como se estaba haciendo hasta ahora y que generalmente estaba produciendo un bloqueo no dejando avanzar a la persona. Es, por tanto, un cambio de foco a la hora de observar y entender un acontecimiento para sacar una lectura distinta del mismo que se centre más en aspectos positivos que en negativos.

¿Por qué funciona el reencuadre?

En ocasiones determinadas situaciones vitales como puede ser una ruptura de pareja, una pérdida de trabajo, la detección de una enfermedad... solo lo vemos como algo negativo. Por supuesto que inicialmente esto es así. Con el reencuadre no se busca ‘mirar para otro lado’ ni negar las emociones menos agradables. Simplemente ayuda a que, una vez pasado el tiempo de asimilación de esa situación, no nos quedemos anclada en ella.

Antes ese tipo de situaciones las personas pueden entrar en un bucle de negatividad que les frene en su vida no dejándoles avanzar. Con el reencuadre se invita a evaluar ese suceso con otros ojos donde haya otras perspectivas posibles, incluso positivas.

Por ejemplo, una ruptura sentimental cambiando el foco no es solo el fin del amor, sino el inicio de un nuevo camino con uno mismo donde poder conocerse un poco mejor, lo que repercutirá en que en un futuro probablemente las relaciones se vivan de otra manera y a lo mejor no se cometan los fallos que se han cometido hasta ahora.

Con el reencuadre se consigue ese ‘click’ o ese ‘cambio de chip’ donde uno se da cuenta de que hay más aprendizajes y beneficios en un acontecimiento en el que los propios juicios y creencias solo están dejando ver lo negativo. Algo que, como hemos dicho, es muy útil para procesos de ayuda y acompañamiento, pero que cualquiera puede aprender a usar en su día a día para mejorar su desempeño a todos los niveles.

Cómo usar el reencuadre en coaching

En coaching se habla de realizar reencuadres de contenido o de contexto de una situación y siempre se hace para darle la opción al coachee de encontrar nuevas oportunidades, especialmente cuando sus creencias y juicios sobre el acontecimiento en cuestión no le permiten seguir avanzando hacia su objetivo.

Se busca con ello realizar un cambio de estado emocional hacia la situación lo que llevará a un cambio de conductas y a un aumento de posibilidades.

Algunas formas en que se puede usar la técnica del reencuadre en un proceso de coaching:

1. Búsqueda de enfoques

Buscar al menos 3 enfoques diferentes de una situación, distintos al que hemos otorgado inicialmente. Por ejemplo, ante el diagnóstico de una enfermedad crónica, además de el hecho ‘negativo’ de recibir la noticia y adaptarse a la nueva situación, una persona puede poner el foco en que su familia siempre está ahí para apoyarla; que ahora va a prestarle de verdad más tiempo y atención a su autocuidado; y que ese otro problema que tenía con otra cosa realmente no era tan importante cuando lo ha comparado con esto.

El coachee no tiene que negar la situación que no es agradable, pero sí tiene que ver que en torno a ella también hay cosas positivas.

2. Confrontación de juicios

Como se diría comúnmente, es ‘darle la vuelta a la tortilla’. Hacer que los juicios que emite el coachee se den la vuelta y se le apliquen a sí mismo, haciendo un cambio de perspectiva excepcional.

Por ejemplo, si un coachee dice: ‘mi pareja no me quiere porque no me acompaña a ver los partidos de fútbol’, podemos reencuadrar preguntando, ¿si tú no acompañas a tu pareja a hacer algo que le gusta es que ya no le quieres? El ‘click’ que se produce es automático.

3. Descubrir la verdadera intención

En este caso hablamos de hacer reencuadre de comportamientos de otros (o incluso propios) que nos pueden estar afectando. Buscar el para qué o la verdadera intención por la que se puede estar actuando de una manera concreta para entender que, igual, no es una acción negativa per se, sino por cómo la miramos.

Por ejemplo, un coachee puede estar agobiado en el trabajo y decir algo así como ‘mi jefe me controla en todo momento porque no confía en mí a pesar de no haber dado ningún problema’. El reencuadre se podría hacer con las siguientes preguntas: ¿por qué piensas realmente que tu jefe quiere tenerte tan controlado? ¿Lo hace con todos? ¿Es controlador en general? ¿Por qué puede serlo? Igual la nueva perspectiva nos da la idea de que no sabe delegar y necesita ese control, por lo que el foco del problema no está en ti, sino en ese problema de él.

En definitiva el reencuadre es una técnica que hace las mentes más flexibles y que demuestra algo que en desarrollo personal se suele decir mucho: nosotros somos, al final, los responsables del significado que otorgamos a lo que nos ocurre.

Aprender la técnica del reencuadre

En D’Arte Human Business School impartimos las tres principales formaciones en Programación Neurolingüística (Practitioner, Máster y Trainer) y en todas ellas esta técnica del reencuadre está presente, como otras muchas que permiten a quienes las conocen tener un mayor desempeño personal a todos los niveles.

Además, este aprendizaje en PNL y sus técnicas es de extrema utilidad para cualquier persona que se dedique profesionalmente al acompañamiento de personas, puesto que les otorga más recursos para que ese proceso de ayuda sea más efectivo y completo.

Artículos relacionados