El planeta Tierra está lleno de sistemas biológicos diversos. Wikipedia Commons.

¡Qué importante es el medio ambiente! Si no se cuida de él, se acabarán perdiendo los distintos parajes naturales que se hay a lo largo del mundo, como bosques, selvas o mares. Cada entorno presenta unos animales (fauna) y plantas (flora) característicos, que se relacionan entre ellos y con las condiciones climáticas (principalmente temperatura y precipitaciones), formando un pequeño sistema, que se conoce como ecosistema.

Lo cierto es que se observan grandes extensiones en el mundo en los que predomina un clima concreto y están habitados por una fauna y flora similar que forman pequeñas comunidades, es decir, estos territorios están compuesto por distintos ecosistemas similares. El conjunto es lo que se denominan biomas. Justamente sobre esto último hablaremos en este artículo: los tipos de biomas.

Los tipos de biomas

Definir los diferentes tipos de biomas no es cosa fácil. Existen multitud de criterios para su clasificación y a lo largo de la historia han ido apareciendo distintos métodos para ello, como son el sistema Holdridge, Whittaker o el propuesto por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF en sus siglas inglesas). Aunque en este artículo hablaré de los principales biomas como se han enseñado de forma tradicional, es bueno tener en cuenta esto.

1. Tundra

Situada principalmente en el hemisferio norte, en la franja del círculo polar ártico, este bioma terrestre se caracteriza por un clima de temperaturas y precipitaciones bajas, con periodos cortos de tiempo favorable.

El suelo se encuentra en constante permafrost, es decir, congelándose y descongeládose de manera continuada, lo que provoca que sea pobre en nutrientes y la flora que habita este bioma esté compuesta básicamente por plantas de crecimiento limitado, como pastos, musgos y líquenes. En cuanto a la fauna, destaca la presencia de mamíferos de gran tamaño y especies migratorias.

2. Taiga

Este bioma está localizado normalmente en el hemisferio norte, en la franja boreal. El clima que predomina consiste en inviernos muy fríos y veranos cortos, con precipitaciones más bien escasas. En esta ocasión, el suelo solo se congela en invierno, por lo que no es tan pobre en nutrientes.

La flora destacable se basa en bosques de árboles de coníferas (por ejemplo, el abeto). En cuanto a fauna, consiste en especies migratorias y animales que invernan en las estaciones frías, como el oso.

3. Bosques caducifolios

Este tipo de bioma se localiza en áreas determinadas de EEUU, Europa, China y Sudamérica. El periodo de tiempo favorable es más largo que el de los anteriores, aunque el invierno sigue siendo helador. La peculiaridad de estos bosques es el suelo rico de materia orgánica que procede de la descomposición de las hojas caídas en otoño-invierno.

La flora que compone estos bosques se basa en árboles caducifolios, es decir, que en invierno pierden las hojas. La fauna es muy variada, y siguen dándose especies migratorias y animales invernantes.

4. Estepas, praderas y pampas

El mismo bioma recibe nombres diferentes dependiendo del continente donde se encuentra: estepas en Eurasia, praderas en Norteamérica y pampas en Sudamérica. Este entorno natural se caracteriza por inviernos fríos y veranos calurosos, con periodos de sequía.

La flora que está adaptada a este bioma muy estacional, es decir, reposo invernal, primavera muy activo y déficit hídrico a mitad del verano. Por ello, está dominado por gramíneas y hierbas perennes (no pierden las hojas). La fauna que la habita está o bien adaptada a recursos fluctuantes o bien es migratoria.

5. Bosques mediterraneos

Principalmente situado alrededor del Mar Mediterráneo, este tipo de bioma también se observa en California, Chile, Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y sudoeste de Australia. El clima típico de estas áreas son inviernos moderados y veranos cálidos, con precipitación en invierno y primavera, pero con periodos de sequía estival.

Los bosques están formados por un único tipo de árbol de hoja perenne con resistencia a la sequía, como por ejemplo encinas, alcornoques o robles, junto con un arbustos y plantas de sotobosque (que viven bajo la sombra de los árboles). La fauna que se observa son, sobre todo, especies forestales pero no migratorias, aunque algunas sí son invernantes.

6. Selva tropical

Distribuida por Sudamérica (Amazonas), África (Congo) e Indonesia. Destaca por la ausencia de estaciones, teniendo una temperatura constante y alta durante todo el año y precipitaciones abundantes.

Se trata del bioma con mayor biodiversidad y complejidad del mundo, donde residen más del 50% de las especies. En la flora dominan los árboles gigantes (más de 70m de alturas), seguido de todo tipos de plantas, entre ellas enredaderas y palmeras. En la fauna abundan los insectos, arácnidos, anfibios, reptiles y aves. Entre los mamíferos son comunes los de vida arborícora, o los grandes que realizan su vida en el suelo.

7. Desierto

Este tipo de bioma está distribuido a lo largo del mundo, encontrándose en Norteamérica, Sudamérica, África, Ásia y Australia. Se caracteriza por la falta de precipitación y la alta erosión que sufre el suelo por el viento, lo que dificulta la vida. Pueden existir tanto desiertos cálidos (Sahara) como fríos (Gobi).

Tanto la flora como la fauna que habita estos biomas están adaptados a estas condiciones extremas. Aunque esparcida, la flora existe. Predominan las plantas resistentes a la sequía como las xerófilas (Cactus). En cuanto a la fauna, son comunes animales pequeños que han desarrollado mecanismos para evitar la pérdida de humedad, como por ejemplo la estrategia de esconderse bajo tierra durante el día.

8. Biomas acuáticos

Por último, cabe mencionar los biomas acuáticos de forma general. En realidad es el de mayor presencia en el mundo, ya que incluye todos los océanos. Este tipo de bioma se divide en biomas marinos (mares) y biomas dulceacuícolas (ríos).

Referencias bibliográficas:

  • Bartsch, J., Colvard, M.P. (2009). The Living Environment. Nueva York: Prentice Hall.
  • Lidicker W. (2008). Levels of organization in biology: on the nature and nomenclature of ecology’s fourth level. Biological Reviews.
  • Odum, E. P. (1971). Fundamentals of Ecology. Nueva York: Saunders.