Varias incógnitas a resolver.

Desde que tenemos uso de razón, los seres humanos siempre nos hemos planteado incógnitas, algunas de ellas de gran trascendencia y otras mucho más mundanas. El modo en el que afrontamos la incertidumbre habla sobre quiénes somos. En este artículo vamos a ver diferentes preguntas para pensar y reflexionar sobre diferentes temáticas, con las que poner a prueba tanto el grado de conocimiento como la gestión de las dudas.

Una breve selección de preguntas para pensar

A continuación encontrarás una serie de preguntas para pensar que nos pueden ayudar a meditar sobre diferentes aspectos de nuestro día a día, o bien a elaborar reflexiones más trascendentales.

1. ¿Qué sentido tiene la vida?

Una pregunta muy típica, pero lo cierto es que es una de las que más ha intrigado al ser humano. La respuesta es totalmente subjetiva.

2. ¿Cuánto me quiero a mí mismo?

Aunque pueda parecer un ejercicio de egocentrismo, lo cierto es que muchas personas no se valoran a sí mismas de forma positiva ni saben darse ni apreciarse como merecen. Pensar sobre este tema nos ayudará a ver si nos estamos subestimando o sobreestimando en alguna medida.

3. ¿Es mejor ser un humano insatisfecho o un cerdo satisfecho?

Esta pregunta, proveniente de una frase de Stuart Mill, discute si es preferible permanecer en el desconocimiento pero siendo feliz y conformándose con lo que ya tenemos y sabemos o si por otro lado no es mejor investigar, reflexionar y conocer el mundo aunque ello nos haga ver realidades que nos hagan infelices.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que una cosa no quita la otra: podemos sentirnos desgraciados sin saber lo que pasa en el mundo o ser inmensamente felices siendo sabios y sabiendo como funciona éste.

4. ¿Existe el destino o lo creamos nosotros con nuestros actos?

Esta pregunta es controvertida y ha conducido a lo largo de la historia a múltiples discusiones filosóficas. Por una lado hay quienes opinan que todo está escrito y que sudecerá lo que tiene que suceder hagamos lo que hagamos. Otros consideran que no hay nada preestablecido y que todo depende de los actos que llevemos a cabo. Asimismo podemos encontrar creencias intermedias.

5. ¿Qué puedo saber?

Podemos informarnos de una gran cantidad de temas y aspectos en nuestro día a día, así como llegar a dominar distintas habilidades y técnicas. Pero, ¿podemos conocerlo todo? ¿Qué es realmente lo que puedo llegar a saber o conocer?

6. ¿Qué debo hacer?

Uno de los motivos de mayor angustia del ser humano es la incertidumbre, el miedo a lo que podría pasar o el desconocimiento de cuál es su papel en el mundo o en la situación concreta de la que se esté hablando. Qué hacer y cómo actuar son dudas que puede llegar a preocuparnos en gran medida.

7. ¿Qué me cabe esperar?

Las expectativas respecto a lo que podemos esperar de la vida, de nosotros mismos o de los demás son otro elemento sobre el que podemos pensar y reflexionar. Esta y las dos preguntas anteriores han sido realizadas por gran cantidad de personas a lo largo de la historia, como por ejemplo Kant.

8. ¿Qué es peor, fracasar o no haberlo intentado?

A veces no actuamos en búsqueda de lo que queremos por miedo a fallar y a las consecuencias de hacerlo, entre otros posibles motivos. Pero aunque podamos fracasar, ¿acaso no es mejor al menos intentarlo y quitarnos la duda de lo que hubiese podido pasar en caso de haberlo hecho?

9. ¿Cómo hemos cambiado con los años?

Con el paso del tiempo los seres humanos cambiamos continuamente. Aunque nuestra personalidad pueda mantenerse más o menos estable, vivimos diferentes experiencias, maduramos, somos felices y sufrimos, lo que a la larga genera cambios. Desde que éramos niños hasta ahora, ¿qué cambios hemos hecho y porqué?

10. ¿Hasta dónde podemos llegar para alcanzar nuestros sueños?

Cabe preguntarse qué seríamos capaces de hacer para lograr cumplir nuestros más profundos deseos, el tiempo y esfuerzo que seríamos capaces de ocupar en ello y si existen o no límites para lograrlos. Una de esas preguntas para pensar que nos hacen reflexionar sobre nuestro potencial.

11. ¿A qué actividades deberíamos dedicarles menos tiempo del que hacemos y a cuáles más?

Es frecuente que en general tendamos a utilizar grandes cantidades de nuestro tiempo en cosas no excesivamente importantes y mientras descuidemos otras de gran valor para nosotros. Pensar sobre ello nos puede ayudar a revalorizar cada uno de los aspectos que llevamos a cabo.

12. Si pudiéramos ver nuestro futuro... ¿querríamos conocerlo?

De manera semejante a lo que ocurre con la idea del destino, se plantea que por un lado conocer nuestro futuro puede ser curioso y nos puede ofrecer esperanza, pero por otro podemos encontrarnos con algo que no querríamos conocer, además de romper la ilusión de lograr las cosas poco a poco sin saber dónde acabaremos.

Por no decir que conocer lo que puede ocurrir en el futuro podría alterar nuestra conducta de manera que éste nunca llegara a suceder.

13. ¿Cuánto de lo que tenemos necesitamos realmente?

Vivimos en una sociedad en la que se promueve y se precisa el consumo constante de bienes y servicios por parte de la población para lograr que esta funcione correctamente. Pero ¿realmente necesitamos todo lo que consumimos o adquirimos? ¿realmente lo queremos?

14. ¿Qué valores guían nuestra conducta?

Cada uno de nosotros tiene su propio sistema de valores y creencias que hace que actuemos de determinada manera, pero a menudo no somos completamente conscientes de él. Hacemos algo porque sentimos que es lo correcto (o no, lo que generaría disonancia cognitiva), sin plantearnos exactamente el porqué.

Por ello resulta útil valorar qué tipo de elementos nos mueven. Y aunque los valores pueden ser personales, son en su mayoría adquiridos social y culturalmente, de manera que podemos también valorar que tipo de valores imperan en nuestro entorno, sociedad y cultura.

15. ¿Qué me apasiona?

Pregunta en apariencia sencilla pero que para muchas personas es difícil de responder. Podemos decir fácilmente cosas que más o menos nos gustan o disgustan, pero…¿qué tipo de actividades o estímulos realmente nos hacen vibrar? ¿Qué nos hace sentir vivos?

16. ¿Por qué parecemos no aprender de los errores del pasado?

Esta pregunta puede hacerse a nivel personal, a nivel de sociedad o incluso a nivel de humanidad. Continuamente nos encontramos con situaciones semejantes a las que se han vivido anteriormente, tras las cuales nos prometemos corregir nuestros errores y finalmente volvemos a caer en ellos. Relaciones sociales y de pareja o empleo son ejemplos típicos. También se puede ver como se repiten los mismos patrones en guerras y conflictos bélicos.

17. ¿Existe un límite para lo que podemos lograr?

En la antigüedad nadie creía que el ser humano pudiera llegar a volar. Tampoco que pudiéramos llegar al espacio. O vivir hasta los ochenta años. Se trata de supuestos límites que poco a poco el ser humano ha podido ir superando. ¿Existe realmente algo a lo que no podamos llegar con suficiente tiempo o paciencia?

18. ¿Vivimos o sobrevivimos?

En la sociedad actual, el ser humano tiende a limitarse a hacer lo que se supone que debe hacer, estableciendo patrones de comportamiento relativamente rígidos y abandonando a menudo sus aspiraciones y sueños en pos de la estabilidad. Muchas personas se limitan, en realidad, a sobrevivir sin buscar aquello que les haga sentirse vivos, o aquello que realmente quieren o les gustaría lograr. ¿Y nosotros? ¿Vivimos o sobrevivimos?

19. ¿Qué hacemos para mejorar el mundo?

Conocer nuestro papel en la vida puede ser complicado, pero la mayoría de personas busca ser una presencia que mejore el mundo de alguna manera. No hace falta hacer grandes gestas sino hacer del mundo un lugar mejor para los demás, aunque sea para nuestro entorno cercano.

20. ¿Qué nos define como seres humanos?

Es fácil decir que somos seres humanos. Pero ¿qué implica serlo? ¿qué es lo que hace a alguien o a algo humano? En este sentido cabe plantearse, por ejemplo, si un androide podría llegar a ser humano y por qué si o no podría considerarse como tal. Se trata de una de las preguntas para pensar que tocan el tema de lo existencial.

21. ¿Cambiarías algo de tu historia?

Nuestra vida tiene sus luces y sus sombras, sus momentos de felicidad y de dolor. Para bien o para mal todo ello nos ha conducido al punto en el que estamos ahora mismo, y alterarlo nos pondría en una situación diferente de la actual. ¿Cambiaríamos algo de lo que hemos vivido?

22. ¿Qué le falta a la sociedad de hoy en día?

Nuestra sociedad tiene sus virtudes y sus defectos. Plantearnos que le falta nos hará ver que consideramos valioso y nos puede hacer pensar en maneras de implementarlo.

23. ¿Es bueno que todo cambie continuamente?

Vivimos en un sociedad líquida y fluida, siempre cambiante. Ello puede ser positivo para muchos en muchos aspectos. Pero aunque el cambio es positivo, tal vez se produce de una forma excesivamente acelerada (si bien en algunos aspectos sigue habiendo gran inmovilismo), lo que puede generar la pérdida de referentes estables en los que asentarnos.

24. ¿Qué les sucede a las relaciones? ¿Se ha perdido el romanticismo?

Las relaciones personales, tanto sociales como de pareja, han sufrido un cierto declive. Vivimos en una sociedad cada vez más individualista, fría, superficial y materialista, en la que no es raro sentirse (que no estar) solo/a a pesar de estar rodeado de gente o bien utilizado/a por los demás para su propio beneficio.

25. ¿Hacia dónde nos encaminan nuestros actos?

La pregunta basicamente se plantea reflexionar sobre hacia donde conducen nuestras acciones, tanto como individuo como como especie.

26. ¿Por qué consideramos una locura aquel tipo de pensamiento que no coincide con el nuestro?

El ser humano tiende a pensar que su manera de ver el mundo es la correcta. Es algo lógico y normal, al fin y al cabo es la explicación que uno mismo da a las cosas y que han ido elaborándose mediante la experiencia.

Pero debemos tener en cuenta que es lo mismo para el resto del mundo. Y de hecho, mi explicación de la realidad no es ni mejor ni peor que la de otro, simplemente es diferente. Otras aproximaciones pueden, de hecho, ser mucho más adaptativas y positivas que la nuestra, y tener suficiente flexibilidad para reconocerlo e introducir modificaciones en nuestra manera de ver la realidad.

27. ¿Tenemos prejuicios?

La mayoría de nosotros responderá rápidamente a esta pregunta que no. ¿Pero es verdad? A menudo existen más prejuicios de los que parece, y de muchos de ellos ni siquiera somos conscientes. Pensar sobre este tema puede conducirnos a identificar y combatir muchos de ellos.

28. ¿Hay algo que sea eterno?

A lo largo de nuestra vida nos encontramos con frecuencia que todo tiene un inicio y un final, incluyendo nuestra propia existencia. ¿Existe algo que dure para siempre?

29. ¿Qué nos hace ser felices?

Una pregunta que todo el mundo se ha hecho alguna vez es el cómo podemos lograr o potenciar la felicidad propia y/o ajena. Sin embargo no existe una respuesta clara que no sea una generalidad: todo depende la persona, su concepción de felicidad, sus creencias y valores, entre otros aspectos.

30. ¿Cómo funciona el mundo?

Se trata de una de las cuestiones que más cantidad de reflexión ha generado en el ser humano, naciendo la ciencia principalmente para intentar responderla.

31. ¿Cuál es el mejor sistema educativo posible?

Tal vez tengas dudas legítimas sobre si el sistema educativo imperante en Occidente es realmente respetuoso con los niños y sus genuinas formas de aprender.

32. ¿Soy tantas personas como seres humanos tienen una impresión de mí?

Una duda relativista que puede hacernos pensar en la forma en la que otros nos valoran.

33. ¿Por qué los seres humanos tratamos mal a los animales?

Muchos alegarán que debemos alimentarnos y la proteína de los animales es insustituible. Esto puede sonar razonable, pero, ¿realmente estamos haciendo todo lo posible para que los animales vivan en paz y armonía?

34. ¿Es mejor ser de derechas o de izquierdas?

Progresismo contra conservadurismo, y millones de argumentos a favor y en contra de cada postura política.

35. ¿Tiene algún fin el hombre?

¿Estamos diseñados para una especie de objetivo trascendental? ¿O somos esclavos de un libre albedrío sin sentido?

36. ¿Qué es la religión?

Una pregunta existencial que todos nos hemos hecho alguna vez. ¿Para qué sirve la religión? ¿Debemos creer en algo? ¿Y si creemos en algo, las enseñanzas deben estar mediadas por una institución formada por hombres y mujeres de carne y hueso?

37. ¿Todo ser humano vale lo mismo?

¿Todos valemos igual, o hay motivos para pensar que algunas personas merecen una consideración especial?

38. ¿Por qué existe el sexismo?

Es posible plantearse cuáles son los motivos para que exista discriminación entre seres humanos.

39. ¿Cuál es el personaje histórico más execrable?

¿Quién hizo más daño a la humanidad, y por qué?

40. ¿Las cosas tienen un sentido por sí mismas, o somos los humanos los que damos sentido a lo que percibimos?

Una pregunta filosófica que nos puede hacer pensar y reflexionar durante horas.