https://pixabay.com/es/alcohol-resaca-evento-muerte-428392/

Todos tenemos un amigo o conocido que cuando bebe alcohol se descontrola y muestra un comportamiento impulsivo y temerario. Un estudio finlandés sugiere que estos individuos no pueden evitarlo, pues están genéticamente predispuestos a reaccionar de esta manera cuando consumen alcohol.

Una mutación genética encontrada en el 2,2 por ciento de la población parece ser la causa de esta conducta problemática. La mutación genética afecta al receptor serotoninérgico llamado 2B.

¿Todavía no sabes que es la serotonina? En el artículo “Serotonina: descubre los efectos de esta hormona en tu cuerpo y mente” te lo explicamos detalladamente.

El 2,2 por ciento de la población tiene esta mutación genética

Todo el mundo tiene un nivel diferente de tolerancia al alcohol, pero para algunos individuos, con sólo beber una pequeña cantidad de esta sustancia pueden actuar de manera muy desproporcionada, impulsiva, temeraria y peligrosa.

Una reciente investigación ha encontrado un motivo biológico para este comportamiento, pues un grupo de investigadores de la Universidad de Helsinki en Finlandia afirman que la causa se encuentra en una mutación genética. En el país en el que se realizó este estudio, más de 100.000 personas tienen esta mutación.

El estudio confirma otra investigación del año 2010

La investigación fue dirigida por el psiquiatra Roope Tikkanen, y concluye que la mutación de un gen relacionado con el receptor serotoninérgico B2 provoca el comportamiento impulsivo, particularmente cuando el individuo portador está borracho. Publicado por el grupo Nature Publishing en su revista Translational Psychiatry, los resultados de la investigación confirman un estudio anterior de Bevilacqua y su equipo, que se llevó a cabo en 2010.

Para el estudio de Tikkanen pero, los científicos usaron los datos de pacientes alcohólicos y sus familiares, recopilados por Mattu Virkkunen, profesor emérito de Psiquiatría Forense en la misma universidad. Además, los sujetos de la investigación completaron cuestionarios de personalidad y fueron entrevistados cara a cara por un psiquiatra.

El descubrimiento tiene su origen en una relación de cooperación que dura ya varios años, entre la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Helsinki y el Laboratorio de Neurogenética del Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo de los Estados Unidos, que dirige el Dr. David Goldman.

No se sabe mucho sobre el receptor serotoninérgico 2B

Tikkanen explica: ”Hay personas que cambian de manera radical cuando consumen alcohol y no son capaces de corregir su comportamiento a pesar de que se repita, lo que no nos sugirió que este fenómeno se debía a factores biológicos”.

Se sabe muy poco del receptor serotoninérgico 2B en los humanos, pero se piensa que está relacionado con la impulsividad, que, a su vez, se asocia a diferentes problemas de salud mental. La mutación identificada está presente en el 2.2 por ciento de la población, por tanto, más de 100.000 finlandeses son portadores.

“El impacto de un gen en un complejo fenómeno como éste resulta difícil de observar. Pero es posible identificar el impacto de la mutación genética en la población finlandesa, pues nuestro aislamiento histórico nos ha llevado a una reserva genética relativamente homogénea”, comenta Tikkanen.

Conclusiones

Si estos resultados se confirman en muestras más amplias de sujetos que sufren serias dificultades de control sobre su impulsividad, distintas medidas correctivas se pueden llevar a cabo. La más importante y prioritaria es la prevención del consumo de alcohol por parte de estos individuos. Otras medidas podrían ser la terapia cognitivo-conductual para el control de impulsos o, en última instancia, en el tratamiento farmacológico.

A parte del efecto que puede tener en la salud de la población, el descubrimiento de este mecanismo biológico puede provocar que se investigue más sobre el rol del receptor serotoninérgico 2B en el cuerpo humano. Nuevas investigaciones en el campo neurobiológico seguramente irán en esta dirección. Además, el mejor conocimiento sobre este receptor puede estimular la innovación en el mundo farmacológico.

Por último,Tikkanen concluye: “la mutación también puede ser predictiva de comportamientos violentos impulsivos, ya que descubrimos que la prevalencia de la mutación es cuatro veces mayor entre una población de individuos categorizados como ‘delincuentes violentos. Esto puede tener implicaciones para la prevención de la violencia y servir al sistema jurídico en la toma de decisiones”.