Antes de que lleguen las fiestas, es posible que tengamos la angustia de coger peso. A veces es porque durante el año hemos hecho muchos esfuerzos para conseguir mantenernos en forma, o porque tenemos unos kilos extras ya y no queremos que se acumulen más.

Porque está claro que nos gustan mucho las fiestas y las especialidades culinarias de fin de año, y queremos poder disfrutar de estos momentos sociales sin que sea una pesadilla y además engordando. Así pues... ¿Qué hacer?

Cómo disfrutar de las fiestas sin engordar

A continuación veremos 5 claves para ayudarte a hacer que esta época del año sea lo más agradable posible sin que el peso sea una preocupación.

1. Ayuno intermitente

El ayuno intermitente es cada vez más practicado por personas que quieren cuidar tanto de su figura como de su salud. En general se puede practicar en cualquier momento del año, por lo que durante las fiestas está igualmente recomendado, ya que sabemos que vamos a comer más de lo normal y con aportes nutricionales excesivos.

Se recomienda el ayuno de mínimo 12 hora al día, es decir, dejar 12 horas entre acabar la cena y desayunar. Así, desayunaremos un poco más tarde y seguiremos con las 3 comidas al día sin saltarnos ninguna comida. Esto permite al sistema digestivo descansar, asimilar las comidas excesivas de las fiestas.

2. Moverse

Aprovechar el momento del ayuno para hacer una actividad física moderada por las mañanas podría resultar muy eficaz. Andar por el monte, pasear con velocidad sostenida, ir en bici para pasear, o realizar una actividad física moderada en casa (yoga, ejercicios para fortalecer la musculatura) son ejemplos de rutinas saludables.

Si tienes un podómetro o un aparato conectado que pueda ir midiendo tus pasos, lo recomendable es dar unos 12000 pasos al día.

La actividad física moderada es beneficiosa para tu salud, y permite al cuerpo quemar algunas reservas de grasa o por lo menos quemar las calorías extras consumidas durante estas comidas excepcionales. ¿Sabias que aún después de haber acabado la actividad física tu cuerpo puede seguir gastando energía durante unas horas más?

3. Un zumo o un batido:

En caso de no haber probado nunca el ayuno, una de las 3 comidas se puede sustituir por un zumo o batido de frutas y verduras.

Una receta a tener en cuenta es la siguiente: 1 manzana, 1 remolacha, 2 zanahorias medianas, ½ limón, un poco de perejil fresco, 1 trozo de jengibre de 1 cm.

Poner todos ingredientes en la licuadora y beber enseguida para disfrutar de todos los beneficios nutricionales. Es importante elegir ingredientes de calidad y ecológicos para limitar la influencia de los pesticidas o la falta de nutrientes.

Si tienes una licuadora, puedes hacer esta receta zumo que ayudará a tu hígado a desintoxicar tu cuerpo, u otras recetas para ayudar a asimilar mejor las grasas o ayudar a regular la tasa de glucosa en la sangre. Porque no hay ingredientes detox o zumo detox, sino ingredientes que ayudan al hígado a hacer su trabajo de limpieza en tu cuerpo.

Otras recetas:

  • Brócoli + Manzana + Lima
  • Brócoli + Naranja + Mango
  • Espinacas + Limón + Apio + Manzana + Piña

4. Ser consciente

Si nuestro objetivo es limitar los efectos negativos de los excesos que podemos llegar a hacer al comer en mayor medida durante las fiestas de fin de año, es importante conocer nuestro cuerpo. Meditar y utilizar algunas técnicas de comida en consciencia (mindfulness eating) puede ser muy beneficioso para limitar la toma de peso.

Esto te permitirá disfrutar de la comida, saber cuándo es el mejor momento de parar de comer o de limitar las cantidades y, así eliminar este sentimiento de culpabilidad que no queremos llegar a tener después de comer.

5. Meditar cada mañana aunque sea 15 min

A la hora de comer, la meditación te puede ayudar:

  • Respirar 3 veces antes de empezar a comer, y tomar consciencia del nivel de hambre real.
  • Examinar el plato: sus colores, si te apetece, si el olor te gusta...

6. Comer despacio

En la mitad de la comida, pregúntate si aún tienes hambre. Además, mastica bien la comida: todo el trabajo de masticación previo ayudará el cuerpo en digerir y asimilar mejor los nutrientes, y por lo tanto a limitar los excesos transformado lo ingerido en grasa de reserva. Saborea tu comida.

7. Disociar:

Otra posible alternativa puede ser probar a comer de manera disociada para facilitar el proceso digestivo. ¿Qué es comer de forma disociada? Consiste en no mezclar proteínas con hidratos de carbono en la misma comida. Por ejemplo: comer un plato de verduras con legumbres o verduras con cereales, o bien un plato de verduras con carne o verduras con pescado o verduras con huevos, pero no mezclar carne o pescado con cereales, pasta o patatas.

Durante las fiestas, a veces es complicado llevar a cabo esto, pero se puede intentar en algunas comidas. Esto puede convenir a algunas personas y a otras no: hay que probarlo para saber si se puede realizar sin problemas.

¡Con estos consejos, esperamos que puedas pasar unas felices fiestas de fin de año!