Consejos para alcanzar la motivación en la vida y en los proyectos personales. Unsplash.

La motivación es un constructo psicológico basado en la orientación hacia el logro. Como nos ayuda a realizar nuestras tareas con la mejor disposición posible, es importante estar motivados para afrontar los retos de nuestra vida diaria de la mejor forma.

En este artículo veremos cómo encontrar la motivación necesaria para nuestra vida diaria, y además repasaremos algunos consejos para hacer que se mantenga en el tiempo.

¿Qué es la motivación?

La motivación es una fuerza que nos impulsa hacia la consecución de un objetivo. Esta actitud puede provenir tanto de nuestro interior (motivación intrínseca), como de nuestro entorno (motivación externa).

Existen varios tipos de motivación, pero todos ellos tienen en común que están basados en mecanismos de carácter psicológico que promueven una acción en la persona.

Así pues, para poder responder a la pregunta de cómo encontrar la motivación, veamos cuáles son los tipos existentes.

1. Motivación al logro

Se trata de la motivación que está inspirada en obtener un objetivo específico, representado por lo que se conoce como el logro, la consecución de alguna actividad.

2. Motivación de afiliación

Supone la búsqueda de aceptación en un determinado grupo social. Es común durante la adolescencia.

Por ejemplo, utilizar prendas de ropa particulares, o escuchar un tipo de música con el objeto de ser aceptado, son conductas que responden a este tipo de motivación.

3. Motivación de competencia

Se refiere al deseo por alcanzar los objetivos de la mejor manera posible. No basta con alcanzarlo, sino que para satisfacer esta motivación se debe hacer del modo más óptimo.

Consejos sobre cómo encontrar la motivación

En las próximas líneas veremos algunas herramientas que pueden ser de utilidad a la hora de encontrar la motivación que necesitamos.

1. Reconoce tus deseos

La motivación proviene principalmente de nuestros deseos.

Si somos capaces de reconocer cuáles son verdaderamente nuestros anhelos, seremos conscientes de que es lo que nos motiva y podremos orientar esa motivación a alcanzar aquello que queremos.

Para ello, una buena idea es hacer algo muy simple y que muchas veces pasamos por alto como posibilidad: pararse a pensar, literalmente, en lo que queremos. Sentarnos en un lugar cómodo y hacer una lista de aquello que real,ente nos motiva, anotando ideas tal y como nos vienen a la mente y luego ordenándolas.

2. Enfócate en metas realizables

Si bien es cierto que los deseos y las metas nos generan motivación, debemos enfocar esta motivación en metas realizables. Evaluar objetivamente en qué proyectos nos vamos a embarcar para que nos sintamos realizados en vez de frustrados.

3. Valora la organización y el orden

El primer paso para comenzar a edificar la consecución de nuestras metas es la organización. Si somos capaces de ordenar nuestras ideas y nuestro entorno entonces estamos fomentando poco a poco la motivación relacionada con seguir trabajando en nuestros proyectos.

Recuerda que del orden se desprenden los logros; si somos personas desordenadas es muy probable que no alcancemos a terminar lo que nos hemos propuesto, y como consecuencia nuestra motivación se verá mermada.

4. Visualiza tus logros

Este ejercicio te ayudará en gran medida a encontrar la motivación necesaria para comenzar con alguna actividad que hayas ido postergando, aparte de funcionar como un sustento que mantiene la motivación siempre encendida.

Al visualizarte cumpliendo tus metas, estás dándote una buena razón para continuar haciendo lo necesario para alcanzarlas, pues la gratificación de verte triunfando es motivadora.

5. Motívate con premios

Esto consiste en buscar la motivación a través de recompensas dadas por ti una vez culminada la actividad que necesites realizar.

Por ejemplo, después de culminar una jornada laboral extenuante, puedes darte permiso para una comida especial, o para comprarte alguna prenda de ropa que te guste, etc.

Estos premios funcionan como moduladores de nuestro sistema de recompensas; lo que pasará es que cada vez que tengamos que realizar alguna tarea más extenuante de lo habitual la haremos pensando en que luego nos toca premiarnos, con lo cual empezar será mucho más fácil.

6. Piensa en tus seres queridos

Una forma efectiva de mantenerte motivado es pensar en las personas que se sienten orgullosas de ti y de tus logros, independientemente de en quienes pienses; pueden ser familiares, amigos cercanos, la pareja... En resumidas cuentas, debes atraer a tu mente a las personas que desean verte triunfando.

7. Ejercicios de respiración

Estos ejercicios funcionan para oxigenar nuestro cerebro, y a la vez son efectivos para disminuir los niveles de estrés que podemos llegar a sentir durante la realización de alguna actividad.

Mientras menos tensos estemos será más probable que logremos motivarnos y cumplir con las actividades.

8. Escucha música inspiradora

Este tema es de carácter subjetivo, pero altamente eficiente. Está comprobado que la música tiene un efecto altamente motivador en las personas; de hecho, una gran cantidad de atletas de alto rendimiento escuchan música antes de salir a competir en sus respectivas disciplinas.

El género musical dependerá del gusto particular de cada sujeto, y la motivación puede provenir tanto de una sinfonía clásica como del sonido de una guitarra eléctrica. Es por tal motivo que debes encontrar cuál es el género que te motiva.

Eso sí, lo importante es escuchar música antes de ponerse a trabajar en algo, no necesariamente durante el trabajo; te podría distraer. También es interesante leer, ya sea en formato ebook o con un libro de toda la vida.

Referencias bibliográficas:

  • Pink, D. H. (2010). Las sorprendente verdad sobre qué nos motiva. Barcelona: Centro Libros.
  • Uysal, M. (1994). Testing the push and pull factors. Annals of Tourism Research. 21 (4): 844 - 846.