Psiconutrición: qué es y cuáles son las funciones de esta disciplina

Veamos de qué se encarga la psiconutrición y qué profesionales trabajan en este ámbito.

Psiconutrición

En los últimos años ha ido ganando cada vez mayor popularidad un término conocido como “psiconutrición”, aunque bien es cierto que existen numerosos profesionales que ya trabajaban dentro de este ámbito desde hace bastantes años.

La psiconutrición es una disciplina en la que se reúnen dos ámbitos de la salud, que son la psicología y la nutrición. En esta disciplina se sigue un enfoque en el que se abordan los pensamientos, las emociones y el comportamiento que se encuentra en relación con la alimentación, en lugar de orientarse únicamente hacia la búsqueda de una alimentación de manera aislada.

En este artículo veremos en qué consiste la disciplina de la psiconutrición dado que en los últimos años ha aumentado el número de casos relacionados con los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), entre otros.

¿En qué consiste la psiconutrición?

Al hablar de psiconutrición nos estaríamos refiriendo a un enfoque interdisciplinar en el que trabajan conjuntamente dos disciplinas muy importantes dentro del campo de la salud: la psicología y la nutrición. Los profesionales de ambas disciplinas trabajan de manera conjunta con el fin de abordar diversos problemas de manera eficaz en los que entran en juego los malos hábitos de alimentación y algún problema de salud mental, como podrían ser los trastornos del estado de ánimo y/o algún trastorno de alimentación.

Además, la psiconutrición es una ciencia que trata de estudiar la relación de la personas con la comida y los hábitos de alimentación, teniendo en cuenta como podría llegar a influir el contexto social-familiar, las relaciones en diferentes ámbitos, la imagen corporal, las emociones, el comportamiento y los pensamientos asociados. Esta disciplina no trata únicamente con los trastornos de alimentación, sino que también se enfoca en otros problemas que pudieran estar asociados con la alimentación como podría ser la ansiedad, los atracones, dificultades asociadas a la comida o el rechazo del propio cuerpo, etc.

Dos aspectos muy importantes relacionados con las psiconutrición que hay que tener en consideración son los siguientes:

  • Abordaje de aquellos factores emocionales y psicológicos que estén relacionados con los procesos de la alimentación.
  • Tratamiento de los factores asociados con la nutrición y la alimentación (p. ej., hábitos dietéticos, patrones de alimentación, etc.).
Qué es la psiconutrición

Por otro lado, la psiconutrición puede ayudar a muchas personas con diversos problemas relacionados con la alimentación, entre los cuales cabe destacar los siguientes:

  • Trastornos de la conducta alimentaria, abordando problemas como la autoestima o la imagen corporal distorsionada.
  • La obesidad, cuando se encuentra relacionada con la falta de motivación o problemas de autoestima.
  • Problemas del estado de ánimo junto con problemas de alimentación (p. ej., hambre emocional).
  • Problemas para controlarse a la hora de comer.
  • Personas que no tienen la motivación suficiente como para seguir unos hábitos de alimentación saludables.
  • Personas que hayan hecho numerosas dietas y no hayan logrado unos resultados satisfactorios a largo plazo.

En definitiva, la psiconutrición trata de ofrecer a los pacientes una serie de estrategias, teorías y conceptos con el fin de trabajar de una forma más positiva la relación que tienen con la comida, con respecto a su autoimagen y también su autoestima, así como también de abordar otros posibles problemas psicológicos asociados.

¿Quiénes trabajan en el ámbito de la psiconutrición?

Como hemos visto, en el ámbito de la psiconutrición se lleva a cabo un trabajo interdisciplinar donde intervienen psicólogos y nutricionistas con el fin de poder abordar de la mejor manera posible todas aquellas problemáticas que pudiera presentar los pacientes (p. ej., trastornos de la conducta alimentaria, comer emocional, malos hábitos de alimentación y desinformación o falta de motivación para mejorarlos, etc.).

Ahora bien, para estar habilitados de forma adecuada para el ejercicio de la profesión dentro de este ámbito de la salud hay que cumplir los siguientes requisitos:

  • Licenciado o graduado en Psicología, junto a la posesión de Máster en Psicología Sanitaria (estar además colegiado).
  • Diplomado o graduado en Dietética y Nutrición o poseer el título de técnico superior de Dietética (estar también colegiado).

Cabe destacar que un psicólogo no podría cubrir las funciones del nutricionista, al mismo tiempo que tampoco podría el nutricionista cumplir las del psicólogo, y es por eso que resulta imprescindible el trabajo interdisciplinar donde intervengan dos profesionales cualificados en ambas disciplinas sanitarias. No obstante, pudiera ser que una persona estuviera en posesión de ambas titulaciones por lo que sí podría abarcar todo el trabajo.

Es importante que el dietista-nutricionista pueda identificar indicios o posibles factores de riesgo de un trastorno de la conducta alimentaria, problemas relacionados con el comer emocional, atracones, posibles problemas psicológicos asociados al control del peso o incluso a la obesidad o ingesta compulsiva u otros problemas psicológicos asociados a los malos hábitos de alimentación con el fin de poder derivar al psicólogo.

Al mismo tiempo, el psicólogo debería ser capaz de evaluar y reconocer posibles patrones de alimentación que estuvieran afectados o fueran inadecuados, desconocimiento o creencias erróneas con respecto a la alimentación, así como también ser capaz de detectar factores que pudieran causar déficits nutricionales con el fin de derivar estos problemas para que pueda abordarlos de manera adecuada el dietista-nutricionista, siendo lo más aconsejable en este tipo de casos que ambos profesionales trabajen de manera conjunta..

Las funciones de los psicólogos en el ámbito de la psiconutrición

Dentro del ámbito de la psiconutrición es muy importante la figura del psicólogo, puesto es quien se encargaría de identificar, llevar a cabo un análisis y gestionar de forma adecuada todos aquellos procesos psicológicos, emocionales y comportamentales asociados con la implementación de una serie de hábitos saludables en los pacientes y, por supuesto, de ayudar brindando apoyo psicológico con el fin de que se mantengan a largo plazo.

Para ello, la terapia psicológica o el apoyo psicológico durante el proceso de cambio y mantenimiento de un estilo de vida saludable es un pilar fundamental en la psiconutrición.

Entre las principales funciones de los psicólogos que trabajan dentro del ámbito de la psiconutrición hay que destacar las siguientes:

  • Detectar las posibles causas que llevan a cada paciente a tener una mala relación con la comida y trabajar con ellas.
  • Proporcionar ayuda a los pacientes para que puedan tomar conciencia acerca de su conducta en relación con la alimentación.
  • Ayudar a los pacientes a ser conscientes acerca de su manera de actuar con respecto al ejercicio y la imagen corporal.
  • Trabajar con los pacientes sobre la imagen corporal y las posibles creencias irracionales asociadas a la misma.
  • Trabajo con el paciente con respecto a su rechazo de llevar a cabo algunos hábitos saludables.
  • Ayudar al paciente a enfrentarse a las posibles barreras y bloqueos, así como también trabajar con las emociones y exigencias.
  • Ayudar al paciente a buscar estrategias de afrontamiento.
  • Trabajar con el paciente sobre su autocuidado, autoconcepto y autoestima.
  • Trabajar en la motivación para que el paciente lleve un estilo de vida saludable y se alimente de forma adecuada.

Las funciones del dietista-nutricionista en el ámbito de la psiconutrición

En la psiconutrición, el trabajo del dietista-nutricionista es fundamental, debido a que los pacientes que reciben este tipo de ayuda profesional padecen alguna dificultad relacionado con los hábitos de alimentación.

Es labor del dietista-nutricionista lo siguiente: ofrecer información básica e importante acerca de una alimentación adecuada y sana, educar sobre el control de las porciones de comida o desarrollar planes adecuados de alimentación acorde con cada paciente tras haber hecho una previa evaluación exhaustiva, entre otros.

Además, las principales funciones del dietista-nutricionista dentro del ámbito de la psiconutrición sería las que vamos a enumerar a continuación:

  • Hacer una evaluación acerca de los hábitos de alimentación del paciente.
  • Explicar conceptos importantes: grasa, peso, alimentos saludables y poco saludables, etc.
  • Incidir en el trabajo con estrategias que puedan ayudar al paciente a desarrollar el cambio de hábitos.
  • Identificar los mitos acerca de la alimentación y trabajar en ello.
  • Junto al psicólogo, fomentar la motivación del paciente para llevar un estilo de vida saludable.
  • Trabajar en aquellas estrategias que pudieran ayudar al paciente a controlar la sensación de hambre y saciedad.

Por otro lado, dentro del ámbito de la psiconutrición es muy importante que exista una comunicación continua entre profesionales con el fin de que los psicólogos y los nutricionistas puedan guiar al paciente hacia la misma dirección, siendo capaces de detectar a tiempo cualquier indicio o señal de que algo no marcha bien y llevando a cabo reuniones de forma frecuente con el fin de analizar conjuntamente y profundizar en todo lo que se encuentre asociado a la problemática de cada paciente con el fin de poder brindar la mejor ayuda posible para mejorar su salud tanto física como psicológica.

  • Amigo, I. (2020). Manual de psicología de la salud. Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Beck, A. (1993). Cognitive Therapy and Emotional Disorders. New York: Penguin.
  • Beck, J. S. (2010). El Método Beck Para Adelgazar: Entrene su mente para pensar como una persona delgada. Barcelona: Editorial Gedisa.
  • Herrera, G. & Andrades, C. (2019). Psiconutrición: Aprende a tener una relación saludable con la comida. Córdoba: Arcopress Ediciones.
  • Morandé, G., Graell, M. & Blanco, M. A. (2014). Trastornos de la Conducta Alimentaria y Obesidad: Un enfoque integral. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Roncero, M. & Perpiñá, C. (2020). Trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos. En A. Belloch, B. Sandín & F. Ramos (coords.). Manual de Psicopatología. Volumen I: Tercera Edición (pp. 415-440). Madrid: McGraw-Hill.
  • Sevillá, J. & Pastor, C. (2021). Tratamientos psicológicos para los trastornos de comportamiento alimentario. En E. Fonseca (coord.). Manual de tratamientos psicológicos: Adultos (pp. 483-504). Madrid: Ediciones Pirámide.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados