“Ligar, chicas, autoconcepto y sexo: 8 trucos para atraer a cualquier mujer”

La barba es tendencia y son ya muchos los hombres que la lucen, cada uno fiel a su estilo personal. La moda ha llegado hasta tal punto que muchas peluquerías y barberías se han apuntado al carro y ofrecen un sinfín de servicios para recortar, peinar y asear barbas.

¿Por qué están tan de moda las barbas?

Según explica Félix, propietario de una cadena de peluquerías y barberías en la provincia de Barcelona, “La tendencia de dejarse crecer la barba va muy ligada a la moda, y ésta está muy influenciada por el estilismo de personas famosas, como deportistas o actores. Pero un factor también muy importante para que haya surgido con tanta fuerza esta tendencia es que el hombre de hoy en día tiene más tiempo para el ocio y para cuidarse. La moda de la barba empezó a popularizarse en las revistas y la televisión. Pero también ha sido un boom por la diversidad de estilos diferentes y adaptados a cada persona”.

El vello facial, según Félix, denota personalidad y una mente creativa.

Hippies, hipsters, Übersexuales…

Es posible adivinar la “tribu urbana” solo viendo el espesor de la barba. Por lo general, las barbas más densas corresponden a estéticas hipster, hippie chic o übersexual, y se ven rudas

Los bigotes también vuelven a estar de moda después de dos décadas en que solo José María Aznar y un reducto de elegidos lo lucían sin pudor. Hasta se ha creado una moda de dejarse el bigote durante un mes para luchar contra el cáncer de próstata.

¿Qué ventajas tiene llevar barba?

Entre las razones por las cuales muchos hombres de esta época que estamos viviendo hayan decidido dejarse crecer la barba, destacan varias motivaciones estéticas y también psicológicas. Los hombres que se dejan barba ligan más: las mujeres los consideran más viriles, atractivos y fuertes físicamente respecto a los hombres rasurados. Esto ha demostrado un estudio científico. Pero hay más.

1. Ligarás más

“Llevar una barba de dos semanas hacen que los hombres sean considerados mucho más atractivos por las mujeres”, destacan los psicólogos Barnaby Dixon y Bob Brooks. El experimento que llevó a dicha conclusión fue realizado en la South Wales University y publicado en Evolution & Human Behavior.

Además, otra investigación llevada a cabo en la Universidad de Northumbria y publicado en Personality and Individual Differences aportó una curiosa conclusión: “Las personas que llevan su rostro afeitado tienen menos atributos asociados con la masculinidad y se muestran más dóciles”.

2. Mayor estatus y autoridad

Un estudio que coordinaron Paul Vasey y Barnaby Dixson llegó a esta sorprendente (o no) conclusión. Fotografiaron a una serie de participantes, primero con barba y luego rasurados, mostrando expresiones faciales de ira y de felicidad. Después, enseñaron las imágenes a un grupo de hombres de distintas nacionalidades, que juzgaron como más fuertes y con mayor prestigio social a los que llevaban barba.

3. Te verán como más maduro

“El vello facial hace que las demás personas consideren que la persona que la lleva es mayor en edad de lo que realmente es. En concreto, tienden a ser percibidos como dos años mayores de lo que son”, explica Ángel Barbero, uno de los principales impulsores de la iniciativa Movember.

4. Llevar barba es señal de una salud de hierro

Un estudio publicado en la revista Science y que fue comandado por los biólogos evolucionistas Marlene Zuk y William Hamilton llegó a la conclusión de que lucir barba es una forma de demostrar un buen estado de salud. Al parecer, esto se explica porque, históricamente, el vello facial era un foco de parásitos e infecciones. Los hombres que llevaban barba eran considerados más fuertes y resistentes ya que desafiaban los efectos perjudiciales para la salud asociados a ésta.

5. Los hombres con barba… ¿son más guapos?

Muchos hombres se dejan crecer el vello facial para ocultar imperfecciones en la piel, marcas antiestéticas o alguna asimetría en las mandíbulas. No es que lucir barba te haga irresistible, pero puede jugar en tu favor.