Pexels

Generalmente, asociamos la atracción al aspecto físico y creemos que las personas guapas son auténticos ases a la hora de seducir y conquistar a personas del sexo opuesto o del mismo en el sexo de los no heterosexuales. 

Pero esto, en realidad, no es así. Existen muchas otras cualidades que las personas que no son físicamente atractivas pueden aportar a una relación. Solo hay que echar un vistazo alrededor para darse cuenta de que las personas mas guapas no necesariamente están con parejas guapas.

Por qué nos gustan las personas feas

Pero, ¿qué es lo que hace que las personas feas sean vistas como atractivas? ¿Por qué algunas personas feas son un auténtico imán para las mujeres?

A continuación puedes encontrar algunos datos científicos que apoyan la teoría de que los feos también ligan:

1. Las relaciones duran más

Frecuentemente, muchas relaciones se rompen por conflictos que puedan ir surgiendo en la relación, y las personas atractivas pueden generar bastantes puntos conflictivo que tienen su base en los celos, el egoísmo e incluso inseguridad. Evidentemente no se puede generalizar, pues hay personas físicamente atractivas que son muy humildes. Pero las personas que saben que no tienen ese potencial atractivo físico, pueden volverse expertas en habilidades sociales para contrarrestar ese déficit y, además, harán lo imposible para que la relación siga viva, esforzándose cada día para que funcione. Cuando lo bueno escasea, hay que conservarlo de cualquiera manera.

De hecho, es habitual ver a parejas en las que uno de los dos es atractivo y el otro no. Según la revista Journal of Personality and Social Psychology, cuando esto ocurre la persona se esfuerza mucho más por mantener a su pareja atractiva a su lado. Otro estudio publicado en el rotativo británico Daily Mail afirma que las mujeres se casan con hombres más feos que ellas porque tienen matrimonios más duraderos.

2. Los feos son más serviciales y demuestran más afecto

Puede ser duro escuchar esto, pero los feos son más serviciales y demuestran más afecto. Esto tiene que ver con las experiencias pasadas que han vivido, pues las personas muy atractivas, a las que todos admiran, suelen ser más frías y más engreídas porque lo consiguen todo con facilidad.

Al final, lo que cada persona busca es sentirse querido. Cuando la persona siente que esta siendo tratada con respeto, le cuesta más dejarlo porque no tiene motivos para culpar al otro.. Para James McNulty, un investigador de la Universidad de Tennessee (Estados Unidos), la mujer lo que quiere es respaldo en su pareja y sentirse especial. "El hombre feo siente que su pareja está en un pedestal y por eso la trata muy bien”.

3. Sapiosexualidad

Hay que ir con cuidado con este tipo de afirmaciones, porque también hay chicos atractivos y chicas guapas que son muy inteligentes. Sin embargo, en el arte del amor, las personas con menos posibilidades de tener pareja, necesitan esforzarse más para lograr que les tengan en cuenta. Esto les obliga a reflexionar y buscar alternativas que les permitan tener oportunidades con la persona que les gusta.

Además, también hay muchas mujeres que se sienten atraídas por el intelecto de su pareja, y esto es lo que se llama ser sapiosexual. La inteligencia puede hacer que una persona se sienta excitada.

4. Tienen más autoconfianza

Podría parecer que ser atractivo físicamente te otorga más autoconfianza, pero eso no es cierto. Todos conocemos a esa persona fea que disfruta de su vida o esa persona guapa que se ha convertido en demasiado perfeccionista y siempre tiene que estar a la altura de los estándares que impone la sociedad. 

Cuando una persona no le presta tanta atención a la aceptación de los demás y se preocupa por sí misma, goza de un mayor bienestar y una personalidad más sana. Esto es lo que explica una investigación publicada en el diario inglés, The Telegraph, en uno de sus artículos. El mismo periódico explica que los feos se muestran más seguros de sí mismos.

5. Actitud

Cuando alguien no es tan atractivo físicamente, tiene que desarrollar otras competencias amorosas y de atracción que inviten a otras personas a formar parte de su vida para suplir la no guapura. Por eso, las personas feas suelen contrarrestar esto con una actitud mucho más abierta y mucho más cálida, afirma la misma investigación del rotativo británico The Telegraph.

6. Son más fértiles

Una investigación llevada a cabo por la University of Oxford y la University College London aportó resultados realmente curiosos sobre las relaciones íntimas de los hombres poco atractivos. Según sus conclusiones, los hombres feos eyaculan más líquido seminal que los guapos.

7. Son mejores amantes

Las personas que no son atractivas físicamente son más dedicadas a la pareja, y dan todo por hacer que la otra persona se sienta genial. Eso también incluye las relaciones interpersonales. De hecho, los feos suelen ser mejores amantes para poder complacer a sus parejas. Esto es congruente con un estudio del sociólogo alemán Ulrich Rosar, llevado a cabo con jugadores de fútbol. 

Éste afirma que los menos atractivos rinden más en un partido de este deporte. Esto se debe a que los guapos no tienen que hacer mucho para dar una buena imagen, ya que la gente asocia positivamente el atractivo físico a cualidades buenas como la disciplina o la creatividad. Los feos, en cambio, se lo tienen que currar.

En conclusión

Las personas feas, aunque mucha gente no lo piense, también pueden resultar atractivas. De hecho, esto ocurre muy a menudo porque como no tienen un gran aspecto físico, deben poner en práctica una serie de habilidades que contrarresten su escasa belleza física. 

El amor y la atracción son fenómenos complejos en los que intervienen muchas variables, pero a la hora de la verdad, todos queremos ser amados, respetados y que se preocupen por nosotros. En eso, los feos ponen todo su empeño. Ser feo no es tan malo después de todo.