¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Reset de Dopamina: ¿cómo restablecer tu equilibrio natural?

Aprende cómo el minimalismo dirigido a la psique puede contribuir a recuperar tu pasión por la vida.

reset-dopamina

El comúnmente conocido ayuno de dopamina viene a traer el concepto de sencillez plena al área de la psique como medio para reconectar con nosotros mismos. Una opción accesible para todo aquel que se haya visto saturado en esta sociedad de inmediatez e hiperestimulación constante. En este artículo te explicaré de forma muy somera cómo interactúan entre sí el placer y el dolor, el papel de la dopamina en esta relación y cómo esto repercute en el desarrollo de conductas adictivas, la insatisfacción vital y la baja tolerancia a la frustración.

El minimalismo es, como toda forma de arte, un intento de poner un poco de orden en un mundo caótico. Un orden que nos inspire paz y calma devolviéndonos la conexión con los placeres naturales. Con una renuncia pasajera de lo sobrante y lo superfluo podemos recuperar esa mirada honesta a lo que realmente nos genera una gratificación duradera para definir cómo queremos vivir.

¿Qué es el circuito de refuerzo del cerebro?

Para entender como un ayuno o reseteo de dopamina nos puede influir, debemos asentar primero unas bases mínimas que nos permitan entender como funciona el circuito de refuerzo del cerebro. Este centro, también denominado “circuito de recompensa” gestiona la experiencia de placer y dolor. Placer y dolor son procesados en la misma área cerebral y se mantienen en constante ajuste asegurando un equilibrio. Se regulan, de hecho, como una suerte de balancín.

Igual que ante el frío el cuerpo emite respuestas de contracción muscular (tiritando) para generar calor y mantener nuestra temperatura corporal; el cerebro también tiene sus propias vías para mantener en balance nuestras sensaciones de dolor y placer o satisfacción e insatisfacción.

Entonces, cuando experimentamos placer, el cerebro reacciona impulsando la balanza hacia el lado del dolor en la misma proporción que el placer experimentado. Este proceso explica por qué cuanto más persigues el placer, más vacío experimentas.

Cuando sentimos gozo se libera dopamina sobre el plato del placer de la balanza. Dado que nuestra fisiología lucha por la homeostasis (equilibrio), no puede permitir que la balanza esté inclinada hacia ese lado más que por un corto espacio de tiempo. Lo que sucede es que el cerebro ejerce una fuerza proporcional al placer experimentado sobre el plato del dolor generando que por otro breve espacio de tiempo la balanza permanezca inclinada sobre esta percepción de insatisfacción. Ese placer previo, al rato se siente como una aflicción.

Esto se denominó por Richard Solomon y John Corbit Teoría del Proceso Oponente y dice así: “Cualquier desviación prolongada o repetida de la neutralidad hedónica o afectiva provoca una reacción posterior de valor opuesto al estímulo”. En términos coloquiales viene a significar que el uso constante y repetido de placeres inmediatos (videojuegos, redes sociales, alimentos procesados, drogas, pornografía, compras compulsivas, etc.) conduce a la infelicidad disminuyendo nuestra motivación.

La experimentación repetida de placeres instantáneos y artificiales provoca que las sensaciones sean cada vez menos intensas y más breves mientras que las sensaciones de desazón se hacen más fuertes y duraderas en el tiempo. A esto lo denominamos neuroadaptación.

La búsqueda de placer así, nos dirige hacia el discomfort, hacia la anhedonia, lo que antes disfrutábamos ahora ya no tanto. En una sociedad en la que reina la gratificación instantánea, así es como inocente e ingenuamente nacen adicciones. Tenemos de forma accesible y altamente disponible fármacos, drogas, sexo, redes sociales y todo tipo de enseres a golpe de clic que nos anestesien de posibles emociones displacenteras.

Decidir ser indulgentes con este tipo de goce instantáneo puede aliviarnos momentáneamente si pasamos por una situación difícil pero cuando sin darnos cuenta normalizamos un consumo desenfrenado de estos estímulos, nuestras vías para obtener placer se pueden ver saturadas.

dopamina-circuito-refuerzo-cerebro

¿Qué es un reset de dopamina?

Ante la expectativa de obtener una recompensa siempre encontramos la presencia y liberación de dopamina. Desde el momento en el que en nuestra mente visualizamos la sustancia o la conducta que nos resulta irresistiblemente agradable, la dopamina hace acto de presencia y su cantidad en esta liberación es proporcional a la dependencia que nos genera.

El ser humano ha evolucionado en un entorno de carestía y nunca se ha visto inmerso en un medio con tal cantidad de estímulos capaces de generar una liberación de dopamina tan rápida. Nuestros ancestros no tenían redes sociales, comida basura, repertorios infinitos de objetos con entrega el mismo día, psicofármacos, alcohol…

El mismo entorno les facilitaba que se mantuvieran en este aspecto regulados, acudían normalmente a placeres naturales como una puesta de sol, profundos vínculos sociales, juegos en la comunidad, creación de herramientas que les resultaban de utilidad, celebración de rituales, exploración y descubrimiento de nuevos entornos, etc. De forma que algún supraestímulo de forma eventual no repercutía en su percepción de vitalidad.

Esto no queda ahí, ya que el abuso del placer con el fin de transitar estados de malestar nos desvía de tomar medidas contra aquello que nos está incomodando. Nos distanciamos de las emociones que se expresan como alarma ante “algo” que no sentimos acorde a como deseamos que se desarrolle nuestra vida. No las transitamos, no escuchamos el valioso mensaje que tienen para nosotros.

Pero lejos de callarse, estas vuelven cada vez con más fuerza, cada vez de forma más insidiosa al tiempo que nosotros cada vez tenemos menos energía para hacerles frente. No las toleramos, nos hemos ido fragilizando a base de adormecer nuestra existencia con conductas evitativas. Necesitamos cada vez más recompensas para sentir el mismo placer que la primera vez y necesitamos cada vez menos daño para sentir dolor.

Si nos mantenemos de forma sutil en un estado de baja motivación y desgana, haciendo caso omiso de emociones que surgen por “aquello que no hice”, “aquello que permití”, “aquello de lo que huí…“, etc. ante cualquier infortunio que nos depare la vida, nos veremos abrumados e incapaces de gestionarlo. Esto es en parte por partir de un nivel basal ya negativo, que hará que los problemas añadidos se perciban como inabordables. Cuando el sufrimiento solo va en aumento y con cada búsqueda impulsiva de obtener placer para taparlo nos vamos sintiendo más débiles igual es el momento de darnos una pausa.

Si adoptamos una postura reflexiva y templada que nos inste a poner orden para poder liberar espacio y hacernos cargo de todo lo que llevamos arrastrando, igual nos veamos tentados por este reset de dopamina. Es una limpieza de lo superficial que nos permite alcanzar aquello que se sitúa a un nivel más profundo y que durante mucho tiempo no nos hemos atrevido a mirar.

Es una vida liviana, sencilla, sin distractores, un sencillo orden de retorno a los placeres naturales que nos transmite paz y serenidad. Esto no es fácil. Se pasa por un periodo de abstinencia considerado más arduo durante aproximadamente los primeros 15 días. Cuando renegamos del uso de dopamina como fuga a nuestras dificultades emocionales, pensamientos y sensaciones más dolorosas, estas se harán notar con fuerza sobre nosotros.

que-es-reset-dopamina

¿Qué beneficios nos reporta?

Es el dominio mental que se gana viviendo el momento presente con actitud curiosa, honesta, y no juiciosa lo que nos permitirá lidiar con este dolor. El mindfulness es muy útil en estos momentos de incomodidad. Y ya que la balanza también se inclina hacia el otro lado, podemos ayudar a revertir este proceso o al menos ser agentes activos impulsando el avance para restaurar el equilibrio.

Si durante años hemos dedicado nuestros días a distracciones banales sin hacer frente a nuestras inquietudes, si sentimos perdida parte de nuestra vida por la comodidad de una rutina vacía y ahora nos vemos sumidos en un hastío crónico, es quizás, porque la balanza permanece inclinada hacia el lado del dolor haciendo contrapeso por todas las veces que hemos ignorado nuestras verdaderas fuentes de bienestar. Y es que alcanzarlas, posiblemente implica atender cosas que no hemos querido aceptar como miedos y conflictos sin resolver.

La buena noticia es que una exposición responsable, comedida e intermitente al dolor generará que el cerebro actúe haciendo peso sobre el lado del placer para restaurar la balanza dentro de márgenes para él tolerables. “Así como el dolor es el precio que pagamos por el placer, también el placer es nuestra recompensa por el dolor”, Anna Lembke.

A esto se dedica la hormesis, una rama de la ciencia que estudia los efectos beneficiosos de la exposición breve a pequeños estímulos dolorosos como el ayuno, el frío, sauna, el ejercicio físico… Por ejemplo, una ducha fría de 1 a 10 minutos puede mejorar tu ánimo durante horas.

Perseguir el dolor es difícil, pero puede que el placer más intenso provenga de las dificultades superadas, la incomodidad, el desafío y la disciplina. Actuar acorde a tus valores y ser fiel a lo que para ti es importante puede ser algo de lo que carezca tu vida. Perseguirlo y comprometerte contigo puede ser en sí mismo lo que te otorgue mayor fortaleza, dominio y valía. Quizás, de repente sientas que has ganado vida. Recupera tu pasión por construir tu día a día.

beneficios-reset-dopamina

Psicóloga General Sanitaria

Sevilla
Terapia online

Zaira León, Psicóloga General Sanitaria con Mención en Psicología de la salud e intervención en trastornos mentales y del comportamiento, Máster en trastornos de la conducta alimentaria y obesidad, y Máster en nutrición y dietética; especializada además en psicología forense para violencia de género, experta en duelo, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno por estrés postraumático y deseo sexual hipoactivo entre otros; dirige una consulta presencial y online en Sevilla donde recibir sus servicios. Esta profesional cuenta con experiencia en el campo de las adicciones, la depresión y ansiedad. Aplica técnicas de terapias de 3° generación, ACT y FAP.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese