Este medicamento puede usarse como análogo de la vitamina D.

La vitamina D es muy importante para el ser humano, resultando fundamental para la absorción del calcio y teniendo una gran participación en sistemas como el nervioso, el músculo-esquelético o el sistema inmune.

También influye en nuestros niveles de energía, estado de ánimo e incluso salud mental. Y aunque puede absorberse por diversos medios como la dieta o a través de la luz solar, en ocasiones va a ser necesario o útil suplementar dichos medios **con un fármaco como el hidroferol

El hidroferol como fármaco

El hidroferol es un medicamento análogo a la vitamina D, conteniendo de hecho el producto de su metabolización hepática, el calcifediol. Se trata de un fármaco activo que tiene gran efecto en múltiples sistemas, y que se administra generalmente a aquellas personas que no pueden sintetizar calcifediol o que tienen un déficit de vitamina D.

Los efectos de este fármaco son amplios. Concretamente, a nivel gastrointestinal facilita la absorción de componentes esenciales como son el calcio y el fósforo, además de regular como estos componentes son filtrados y excretados a nivel renal. En los huesos genera un aumento de la capacidad de producción de colágeno y de la creación de receptores para diferentes hormonas del crecimiento.

¿Para qué se utiliza el hidroferol?

Teniendo en cuenta que el hidroferol es una medicación que pretende introducir un determinado tipo de vitamina en el organismo, uno de los principales usos de este fármaco es la lucha contra el déficit de vitamina D.

Además de ello, otra de las más conocidas es la de la prevención o tratamiento de la osteoporosis (aunque a menudo se utilizan otros medicamentos que contienen el precursor del calcifediol), ya que al causar un aumento de calcio en el organismo que puede contribuir a mantener los huesos fuertes y disminuir o enlentecer su deterioro. También se utiliza en algunas otras osteodistrofias o problemas óseos.

Por otro lado, el hidroferol se utiliza en algunos casos de insuficiencia renal vinculada al déficit de vitamina D y calcio. Asimismo, contribuye al tratamiento del raquitismo, pudiendo llegar a prevenir que surjan malformaciones en menores que aún se encuentran en período de desarrollo. Puede contribuir a tratar problemas derivados del consumo de anticonvulsionantes o antiinflamatorios.

Además de estos aspectos resulta de gran utilidad para la prevención de la diabetes mellitus al mantener la glucosa en sangre bajo control y regular el nivel de insulina emitida por el páncreas. Esto lo lleva a cabo evitando que grasas y carbohidratos no terminen transformándose en glucosa.

También se considera que puede ser beneficioso en dosis normales para el funcionamiento cerebral al aumentar los niveles de vitamina D y con ello la energía. De ello se puede deducir que también puede resultar positivo para sujetos con fatiga, problemas de insomnio o ansiedad. A nivel cardiovascular también parece producir beneficios al contribuir al control de la presión arterial.

Efectos secundarios y riesgos

El hidroferol es una sustancia muy popular y consumida, pero como otros medicamentos puede provocar efectos secundarios. Se trata de efectos adversos poco frecuentes pero que pueden ocurrir ante el consumo de dosis excesivas o durante más tiempo de lo recomendable, ya que la vitamina D de la que es análoga el hidroferol puede acumularse en el organismo y llegar a ser perjudicial.

De este modo, los efectos adversos están relacionados con el exceso de vitamina D y/o de calcio, siendo uno de los más importantes la hipercalcemia o exceso de calcio en sangre. En este sentido encontramos que algunos de los efectos son la presencia de náuseas, pérdida de apetito y regusto metálico en la boca, estreñimiento, arritmias cardíacas, cansancio y fatiga, cefalea, dolor óseo o muscular o irritabilidad.

Además de ellos pueden surgir fotofobia, conjuntivitis, calcificaciones en tejidos blandos como los ojos, poliuria (aumento excesivo de la necesidad de orinar), moqueo, fiebre e inapetencia sexual. El colesterol y el ritmo cardíaco pueden dispararse y se pueden inflamar órganos como el páncreas. En algunos casos es posible que lleguen a aparecer alteraciones psíquicas. En casos muy graves se podría llegar a producir insuficiencia renal o incluso una parada cardíaca.

Por ello es muy necesario tener en cuenta que aunque de forma controlada este medicamente tiene una gran cantidad de beneficios y puede usarse para múltiples problemas no se puede consumir sin ningún tipo de control, pudiendo tener efectos perjudiciales serios.

Precauciones

Aunque no suele generar efectos secundarios, el consumo de hidroferol no está indicado para todo tipo de personas. Es importante no sobrepasar las cantidades diarias recomendadas. Deben tener especial precaución las embarazas o lactantes, teniendo que consultar al médico antes de decidir si deben consumir o no este fármaco. Es posible dárselo a menores, pero las dosis deberán ser también más pequeñas.

Es necesario vigilar posibles interacciones con medicamentos que también produzcan un aumento de vitamina D o calcio, así como también controlar la dieta de manera que no se produzcan aumentos excesivos de dichos componentes.

Finalmente, el hidroferol está contraindicado en pacientes con hipervitaminosis o hipercalcemia, pacientes con piedras en el riñón y sujetos alérgicos al calcifediol.