Comprendiendo la crisis personal: '¿Quién soy?'

Así es como nos hacen sentir las crisis personales y cómo pueden ser superadas.

Comprendiendo la crisis personal: '¿Quién soy?'

Las crisis personales se dan cuando experimentamos un cambio en nuestra vida y nos resulta difícil adaptarnos. Un momento en el que la realidad choca fuertemente con las expectativas que teníamos depositadas en nosotros mismos y en lo que esperábamos que fuera nuestra vida.

Sentimos que no disponemos de las herramientas necesarias que nos permitan encajar en una nueva realidad. Ese vacío e inseguridad que se siente, nos lleva a formularnos preguntas del tipo:

  • “¿Seré capaz?”
  • “¿Esto es lo que quiero?”
  • “¿Qué me hace feliz?”
  • “¿Qué necesito?”
  • “¿Quién o cómo soy?”

Las características de la crisis personal

En la mayoría de las ocasiones, cuando se trata de una crisis personal, las respuestas que nos damos son difusas y esto nos genera inseguridad. Un sentimiento de pérdida, desconcierto, que nos hace sentirnos desubicados y desorientados.

Se abre una etapa en la que todo nos genera duda, incertidumbre y no nos sentimos seguros a la hora de enfrentarnos a las sorpresas que nos depara la vida. Las crisis personales despiertan como consecuencia de muchas situaciones (acontecimientos accidentales, problemas de salud, relaciones sociales o familiares, problemas económicos o amorosos).

Para ayudarte a entender qué puede hacerte entrar en una crisis personal, te explico dos de los principales miedos que se dan con frecuencia y que nos empujan a ello:

Miedo al abandono/rechazo

Si en tu vida has experimentado el abandono o el rechazo (por parte de tus padres, amigos o referentes importantes para ti), es probable que desarrolles este tipo de miedo. Para evitar enfrentarnos a él, nos acabamos convirtiendo en personas camaleónicas, es decir, mostramos de nosotros aquello que sabemos que recibirá la aprobación de los demás.

Esto nos lleva, con el tiempo, a perder nuestro sello de identidad: “¿Soy quién quiero ser, o cómo los demás esperan que sea?”. Esta es una de las primeras preguntas que nos formulamos, cuya respuesta, en muchas ocasiones, nos hace entrar en este tipo de crisis.

Miedo al fracaso

“El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error”. Esta cita de Pablo Neruda nos invita a reflexionar sobre el concepto que tenemos del fracaso. Para muchas personas fracasar se acompaña de “no soy capaz”; “no sirvo para esto”, “nunca lo conseguiré” y un largo etcétera que sólo provoca una distorsión de la realidad.

Es necesario trabajar sobre este concepto y entender que equivocarse es aprender, y aprender es evolucionar. Una crisis personal puede nacer como consecuencia de no avanzar en tu vida por miedo a equivocarte y reafirmar que no estás preparado para liderar un cambio.

Sin embargo, debemos entender una crisis personal como parte de nuestra evolución. Nos permite adaptarnos a las distintas etapas de nuestra vida, nos ayuda a detener el tiempo y replantearnos nuestras prioridades y necesidades. También nos permite hacer un análisis de hacia dónde queremos conducir nuestra vida y cuáles son los objetivos que queremos conseguir junto con los límites que nos permitirán tener el control de nuestra felicidad y bienestar.

¿Qué hacer?

Cuando sientas que puedas estar atravesando una crisis personal, te ayudará tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Priorízate

Dedícate tiempo para ti, necesitas encontrarte, conectar contigo para poder proyectarle al mundo quién y cómo eres. Busca un momento cada día, en el que puedas relajarte y centrarte en ti.

2. Comparte cómo te sientes

En ocasiones encontramos cierto alivio compartiendo nuestras inquietudes con personas que nos conocen muy bien. Quizá ellos, nos pueden ayudar a hacer un recorrido sobre nuestra trayectoria vital y recordarnos qué es lo que nos caracteriza y define.

3. Lee algo al respecto

Hay muchos libros de autoayuda que pueden invitarte a formularte las preguntas correctas y que te acompañen en este proceso, donde poder sentirte identificado, y aprender cuáles son las principales herramientas que te pueden ayudar a reconducir tu vida.

4. Trabaja tu autoestima

Haz un listado de todos los éxitos que has cosechado a lo largo de tu vida, desde los pequeños logros que puedan parecerte insignificantes, hasta aquellos por los que has luchado con mucho esfuerzo. Después, en cada uno de ellos, enumera las cualidades que tienes que te han permitido conseguirlo (disciplina, constancia, inteligencia, destreza, carisma, etc.). De este modo, conseguirás conocer un poco más de ti.

5. Busca a un profesional de la psicología

Somos especialistas en salud mental, y los psicólogos podemos ayudarte a encontrar las respuestas que mejor se adapten a ti, acompañándote en este viaje de autoconocimiento.

Psicóloga

Sabadell
Terapia online

Lydia Fiz es Psicóloga General Sanitaria y formada en psicopatología legal, forense y criminológica, con consulta en Sabadell y Manresa.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados