Charles de Gaulle fue un célebre estadista y general francés, nacido en la idílica ciudad de Lille durante el año 1890. Gracias a su padre este genial militar descubrió la historia francesa en una edad muy temprana, pues en su familia era una costumbre muy arraigada debatir sobre temas históricos y filosóficos en la sobremesa.

Durante la Segunda Guerra Munidal De Gaulle, fue el máximo dirigente francés en la lucha que este país vivió contra la Alemania nazi de Adolf Hitler. Más tarde, durante la Guerra Fría, De Gaulle también obtuvo una gran relevancia siendo una figura totalmente determinante para que Francia y Alemania pudiesen lograr la tan ansiada reconciliación.

Las mejores frases célebres de Charles de Gaulle

A continuación podrás descubrir las 75 mejores frases de Charles de Gaulle, el que sin duda es uno de los militares más célebres y conocidos de todo el siglo XX.

1. El patriotismo es cuando el amor a tu propia gente es lo primero; nacionalismo, cuando el odio hacia personas distintas a la tuya es lo primero.

El nacionalismo es una corriente ideológica sumamente perjudicial para una nación, pues sólo actuando en conjunto una sociedad puede alcanzar su mayor potencial humano y tecnológico.

2. ¿Cómo puede alguien gobernar una nación que tiene doscientos cuarenta y seis tipos diferentes de queso?

Como suele decirse en la variedad está el gusto, una sociedad diversa siempre será forzosamente mucho más rica en talento y conocimiento.

3. Siempre elige la forma más difícil, en ella no encontrarás oponentes.

Normalmente el camino más difícil, también será aquel que nos proporcione unos mayores beneficios.

4. Puede estar seguro de que los estadounidenses cometerán todas las estupideces que puedan pensar, además de algunas que están más allá de la imaginación.

Como de Gaulle nunca ha confiado en las capacidades militares norteamericanas, una forma de pensar que no siempre le dio buen resultado.

5. Bélgica es un país inventado por los británicos para molestar a los franceses.

Sin duda esta es una perspectiva al menos un tanto curiosa sobre esta determinada nación, una país que siempre se ha auto considerado completamente neutral en todas las grandes guerras.

6. Es la virtud suprema de los fuertes, el refugio de los débiles, la modestia de los orgullosos, el orgullo de los humildes, la prudencia de los sabios y el sentido de los tontos. Hablar es a... disipar la fuerza de uno; mientras que la acción demanda es concentración. El silencio es un preliminar necesario para ordenar los pensamientos.

Solo ante el silencio una autoridad puede imponer su pensamiento, siempre que no estemos completamente de acuerdo con algo debemos pronunciarnos.

7. He llegado a la conclusión de que la política es un asunto demasiado serio como para dejarlo a los políticos.

De Gaulle se vió obligado a tomar las riendas de su país, pues bajo su punto de vista los políticos no estaban lo suficientemente preparados para tal enorme cometido.

8. Los cementerios están llenos de hombres indispensables.

Las guerras nunca favorecen a nadie, incluso aquel que sea más valeroso muy probablemente acabará saliendo perjudicado de ellas.

9. No será ningún estadista europeo quien unirá a Europa: Europa estará unida por los chinos.

Como vemos este ex dirigente francés ya veía las influencias que el país asiático llegaría a poseer, sin duda China es una nación muy a tener en cuenta en un futuro cercano.

10. Cuanto mejor conozco a los hombres, más me encantan los perros.

Los perros son los mejores compañeros que como hombres podemos encontrar, pues su lealtad hacia nosotros siempre será totalmente plena y sincera.

11. El silencio es el arma definitiva del poder.

Gracias al silencio una corriente ideológica puede imponer libremente sus ideas, al igual que sucedió desgraciadamente durante la Alemania nazi.

12. Podemos ir a la luna, pero eso no está muy lejos. La mayor distancia que tenemos que recorrer todavía se encuentra dentro de nosotros.

Los hombres debemos ponernos de acuerdo por el bien de toda la humanidad, pues sólo una sociedad bien cohesionada conseguirá poder cumplir todos sus objetivos.

13. Nada grande se logrará sin grandes hombres, y los hombres son grandes solo si están decididos a serlo.

Las grandes obras necesitan grandes personas que las lleven a cabo, pues sin aquellas personas que se han atrevido a hacer lo que parecía imposible, la sociedad actual sin duda no sería tal y como la conocemos.

14. Tienes que ser rápido y adaptativo, de lo contrario, una estrategia es inútil.

Las estrategias militares pueden variar en el campo de batalla, pues si un ejército no es capaz de adaptarse a las situaciones con las que se encuentra, este será derrotado con una gran facilidad.

15. La guerra agita en los corazones de los hombres el barro de sus peores instintos. Le da mayor importancia a la violencia, alimenta el odio y da rienda suelta a la codicia. Aplasta a los débiles, exalta a los indignos y refuerza la tiranía... Una y otra vez ha destruido toda vida ordenada, la esperanza devastada y ha matado a los profetas.

La guerra es una de las situaciones más nefastas por las que la humanidad puede pasar, todos los políticos deberían intentar evitarla a toda costa.

16. En política es necesario traicionar al país o al electorado. Prefiero traicionar al electorado.

Las mentiras en la política son demasiado comunes, una artimaña que por desgracia sigue usándose actualmente.

17. La deliberación es obra de muchos hombres. Acción, de uno solo.

Llegado el momento solo nos quedará actuar, pues es en las situaciones más difíciles cuando sólo la acción será algo que quizás nos favorezca.

18. Como un político nunca cree lo que dice, está bastante sorprendido de que le confundan su palabra.

Con el uso de las mentiras un político puede hacerse con el poder, como ciudadanos debemos ser muy cautelosos en el momento de ejercer nuestro derecho a voto.

19. Cuando quiero saber qué piensa Francia, me pregunto.

Como máximo dirigente De Gaulle se consideraba la misma personificación de Francia, todo lo que él siempre hizo fue únicamente por el bien de su país.

20. Francia no tiene amigos, solo intereses.

La política internacional es un lugar donde solo los mas fuertes sobreviven, algo que siempre tuvo muy presente este célebre dirigente en la toma de sus decisiones.

21. Respeto solo a los que me resisten, pero no puedo tolerarlos.

Para él solo existían dos tipos de personas, las que estaban con él y las que estaban contra él. De Gaulle respetaría siempre ha ambos pero lucharía sin cuartel contra los segundos.

22. Señores, estoy listo para las preguntas a mis respuestas.

Fue un dirigente al que no le daba miedo debatir, el siempre tenía muy claro que haría lo mejor para su nación.

23. En la raíz de nuestra civilización, está la libertad de cada persona de pensamiento, de creencia, de opinión, de trabajo, de ocio.

Las libertades individuales deben ser siempre respetadas, de otra forma la nación en la que nos encontrásemos no estaría realmente luchando por los intereses de sus ciudadanos.

24. Cuando tengo razón, me enojo. Churchill se enoja cuando se equivoca. Estamos enojados el uno con el otro la mayor parte del tiempo.

Durante la Segunda Guerra Mundial los conflictos nunca dejaron de aflorar, el clima político de la época no favorecía que las naciones pudiesen llegar a acuerdos.

25. Un hombre de carácter encuentra un atractivo especial en la dificultad.

Las grandes contratiempos son los que realmente nos ponen a prueba, no debemos nunca dejar que estos dobleguen nuestra voluntad.

26. Pase lo que pase, la llama de la resistencia francesa no debe extinguirse y no se extinguirá. Mañana, como hoy, hablaré en Radio London.

Él siempre supo que Francia resistiría, con el tiempo y perseverancia las aguas sin duda volverían a su cauce.

27. El genio a veces consiste en saber cuándo detenerse.

No debemos abordar nunca una situación complicada sin antes prepararnos para ella, en ciertas ocasiones siempre deberemos detenernos, para poder pensar con claridad nuestra próxima jugada.

28. He tratado de sacar a Francia del barro. Pero ella volverá a sus errores y vómitos. No puedo evitar que los franceses sean franceses.

La sociedad francesa es muy compleja y diversa, podríamos decir que Francia es una nación en la que nunca llueve a gusto de todos.

29. Ningún país sin una bomba atómica podría considerarse propiamente independiente.

El poder nuclear creó en el pasado una clara división entre las naciones más poderosas, bajo la opinión de De Gaulle, Francia debía cuanto antes estar en posesión de la bomba atómica.

30. Seamos firmes, puros y fieles; Al final de nuestro dolor, está la mayor gloria del mundo, la de los hombres que no se rindieron.

Los discursos de este general eran realmente inspiradores para sus tropas, sin ellos posiblemente la sociedad francesa nunca habría podido resistir el expolio que sufrieron por parte de los alemanes.

31. Vivirás. Solo los mejores son asesinados.

Una frase muy dura con la que esté general, rinde un claro homenaje a todos aquellos grandes hombres que murieron en defensa de su patria.

32. No, no estoy hablando de los rusos; Me refiero a los alemanes.

Francia sufrió grandes bajas a raíz de ser invadida por parte de alemania, un hecho que más tarde los franceses intentaron resarcir en los juicios de Núremberg.

33. Hay que esperar hasta la tarde para ver qué espléndido fue el día; no se puede juzgar la vida hasta la muerte.

La vida de una persona debe ser juzgada en su conjunto, mientras aún estemos con vida siempre podremos hacer grandes cosas con ella.

34. El carácter es la virtud de los tiempos difíciles.

Solo aquellos más fuertes demuestran estar preparados para los momentos más duros, la mayoría de personas sencillamente nunca podrían soportar estar inmersos en una guerra.

35. He escuchado tus puntos de vista. No armonizan con los míos. La decisión se toma por unanimidad.

Las opiniones de los demás merecen ser siempre escuchadas, pero estas en la práctica no tienen por qué cambiar, lo que nosotros pensemos sobre un determinado tema.

36. La política, cuando es un arte y un servicio, no una explotación, se trata de actuar por un ideal a través de las realidades.

La política siempre debe deberse al bienestar de la sociedad que representa, aquellos representantes que no sigan dicho principio básico quizás no deberían llegar a ostentar un cargo político.

37. El que se ríe último no entendió el chiste.

Una frase de este célebre militar, que viene a significar lo mismo que la conocida frase: a buen entendedor pocas palabras bastan.

38. La historia no enseña fatalismo. Hay momentos en que la voluntad de un puñado de hombres libres rompe el determinismo y abre nuevos caminos.

Unos pocos hombres son capaces de realizar grandes cambios, como individuos debemos mantenernos siempre fieles a nuestros ideales.

39. Nunca renuncies a la iniciativa.

Nadie debe decidir nunca por nosotros, si esto algún día llegase a suceder muy probablemente saldríamos perjudicados.

40. No es tolerable, no es posible, que de tanta muerte, tanto sacrificio y ruina, tanto heroísmo, no surja una humanidad mayor y mejor.

De todas las situaciones difíciles la sociedad siempre suele salir fortalecida, pero por desgracia a día de hoy, sabemos a ciencia cierta que esto no siempre acaba sucediendo.

41. La dificultad atrae al hombre de carácter porque es al abrazarla que se da cuenta de sí mismo.

Las grandes dificultades, son las que nos permiten demostrar a los demás de qué pasta realmente estamos hechos.

42. La grandeza es un camino que conduce hacia lo desconocido.

Si queremos alcanzar la grandeza deberemos ser valientes y audaces, de otra forma la suerte nunca nos favorecerá.

43. El líder debe apuntar alto, ver grande, juzgar ampliamente, separándose de la gente común que debate en estrechos confines.

Solo aquellos que demuestran una mayor valía deben llegar a ser dirigentes, el liderazgo es un cargo de tal importancia que nunca debe poder conseguirse a la ligera.

44. Porque la gloria se entrega solo a aquellos que siempre han soñado con ella.

Si no soñamos a lo grande nunca alcanzaremos grandes metas, pues para poder conseguirlas primero deberemos haberlas imaginado una y mil veces.

45. Comienzas dando tu sombrero, luego le das tu abrigo, luego tu camisa, luego tu piel y finalmente tu alma.

Nadie debe arrebatarnos el derecho de ser nosotros mismos, el estado es un ente que sin duda puede llegar a demandarnos muchas cosas pero nunca nuestra dignidad.

46. Sí, es Europa, desde el Atlántico hasta los Urales, es Europa, es toda Europa, la que decidirá el destino del mundo.

Europa es la cuna de la civilización occidental y durante la Segunda Guerra Mundial, toda ella estuvo en juego. Si las cosas hubiesen ocurrido de otra manera el mundo actual no sería tal y como lo conocemos.

47. Mientras que los oficiales ordinarios deben contentarse con comportarse correctamente frente a sus hombres, los grandes líderes siempre han manejado cuidadosamente sus efectos.

Los grandes líderes militares son hombres realmente escasos, pero cuando estos aparecen pueden ser realmente decisivos durante el transcurso de una batalla.

48. Para convertirse en el amo, el político se hace pasar por el sirviente.

El político siempre intentará usar su astucia para poder obtener el control de una nación, como votantes nosotros debemos saber discernir entre las mentiras y verdades que estos usarán durante sus discursos.

49. Los diplomáticos son útiles solo cuando hace buen tiempo. Tan pronto como llueve se ahogan en cada gota.

En las situaciones más difíciles los diplomáticos suelen verse rápidamente superados, como este célebre ex dirigente nunca tuvo mucha fe en ellos.

50. No puede haber otro criterio, ningún otro estándar que el oro. Sí, oro que nunca cambia, que se puede formar en lingotes, barras, monedas, que no tiene nacionalidad y que es aceptado eterna y universalmente como el valor fiduciario inalterable por excelencia.

El oro es considerado por la mayoría de inversores como un valor refugio, pues este ha demostrado con el paso de los años que nunca pierde su valor. El oro es una inversión con la que a largo plazo nunca podemos equivocarnos.

51. No me preguntes quién me ha influenciado. Un león está formado por los corderos que ha digerido, y he estado leyendo toda mi vida.

La lectura fue una afición la cual le ayudó muchísimo en su desarrollo intelectual, una práctica muy beneficiosa que muchos de nosotros podríamos también emular en la actualidad.

52. Solo el peligro puede unir a los franceses.

Los franceses debían unirse en contra de un enemigo común, en aquellos momentos no había poder de decisión simplemente era ahora o nunca.

53. Siempre pensé que era Jeanne d'Arc y Bonaparte. Qué poco se conoce uno mismo.

Los grandes héroes franceses siempre le inspiraron, en ellos este general encontró figuras poderosas a las que podría intentar imitar.

54. La autoridad no funciona sin prestigio, o el prestigio sin distancia.

Bajo la opinión de De Gaulle un dirigente siempre debe ser una persona inaccesible, pues la población debe pensar en todo momento que su dirigente es capaz de poder arreglar cualquier tipo de situación. Una aura de misticismo que siendo hombre cercanos nunca podríamos proyectar.

55. La perfección predicada en los evangelios nunca construyó un imperio. Todo hombre de acción tiene una fuerte dosis de egoísmo, orgullo, dureza y astucia.

En esta cita De Gaulle nos habla sobre las cualidades que todo buen soldado debe poseer, pues bajo su opinion solo los hombres más duros conseguirían salir indemnes del campo de batalla.

56. Predigo que se hundirá paso a paso en un atolladero sin fondo, sin importar cuánto gaste en hombres y dinero.

Algunas guerras simplemente no pueden ser ganadas, sin importar cuántos recursos decidamos destinar a ellas. Algo que los estadounidenses descubrieron durante la famosa Guerra de Vietnam.

57. Los judíos siguen siendo lo que han sido en todo momento: un pueblo de élite, seguro de sí mismo y dominante.

Los judíos siempre han sido un pueblo profundamente incomprendido, un hecho que se hizo claro y patente cuando vemos los actos atroces que tuvieron que vivir en aquellos años.

58. Los tratados son como rosas y chicas jóvenes. Duran mientras duran.

Durante la Segunda Guerra Mundial muchos tratados se rompieron, por desgracia la ambición personal de algunas personas, les llevó irremediablemente a destruirlos.

59. Gobernar es siempre elegir entre desventajas.

El gobernante de una nación siempre se topará con las decisiones más difíciles a tomar y es por ello que solo aquellas personas más preparadas deben poder optar a dicho cargo.

60. El deseo de privilegio y el gusto de la igualdad son las pasiones dominantes y contradictorias de los franceses de todos los tiempos.

La ambición es algo que muy comúnmente suele corromper a las personas, una indeseada emoción que muchos franceses por desgracia también han vivido en un momento u otro de la historia.

61. Francia no puede ser Francia sin grandeza.

Francia es sin duda una gran nación, un antiguo e histórico país al cual sin duda siempre luchará contra todas las adversidades que la vida pueda arrojarle.

62. Un verdadero líder siempre guarda un elemento de sorpresa bajo la manga, que otros no pueden comprender pero que mantiene a su público entusiasmado y sin aliento.

Si queremos ser más exitosos debemos aprender a no mostrar todas nuestras cartas anticipadamente, en ciertas ocasiones deberemos aguardar el momento que nos sea más propicio para poder actuar.

63. El futuro no pertenece a los hombres.

El futuro puede ser muy brillante para la humanidad, siempre claro que aprendamos a colaborar entre nosotros.

64. Frente a la crisis, el hombre de carácter recurre a sí mismo. Impone su propio sello de acción, se responsabiliza por él, lo hace suyo.

Las situaciones más difíciles pueden sacar lo mejor y lo peor de nosotros mismos, algo que en las guerras suele ocurrir muy a menudo.

65. La victoria a menudo va al ejército que comete el menor error, no el plan más brillante.

Los errores en batalla pueden acabar por destruir el plan más bien elaborado, por eso como nos dice De Gaulle en esta cita, en la batalla lo importante es no cometer errores.

66. Mi querido y viejo país, aquí estamos una vez más juntos frente a una dura prueba.

Bajo su excepcional mando los franceses nunca reconocerían la derrota, pues de una forma u otra estos siempre lograrían mantenerse al pie del cañón.

67. El líder siempre está solo ante el mal destino.

Llegado el momento todo líder puede tener que sufrir la peor de las suertes, pues cuando la más grande adversidad consiga dar con él, probablemente ya no habrá nadie que pueda respaldarlo.

68. La adversidad atrae al hombre de carácter. Busca la amarga alegría de la responsabilidad.

Los hombres más capaces suelen amar los grandes retos, pues es gracias a ellos que estos pueden brillar en su máximo esplendor.

69. Es mejor tener un mal método que no tener ninguno.

Si no tenemos una forma ordenada de trabajar, nunca lograremos poder triunfar en ningún oficio. En cualquier trabajo el orden es indispensable.

70. No te consideres indispensable o infalible.

En la guerra todos somos simples números, nuestra vida puede ser tan insignificante como la de todos los demás.

71. No puede haber prestigio sin misterio, porque la familiaridad genera desprecio.

Si un día alcanzamos cierta notoriedad no debemos dejarnos ver mucho en público, pues quizás sean aquellas personas con las que habitualmente nos codeamos, las que al final nos acaben traicionando.

72. Los líderes de los hombres se recuerdan más tarde por la utilidad de lo que han logrado que por el alcance de sus esfuerzos.

Solo alcanzando grandes metas logramos destacar entre los demás, los grandes esfuerzos no serán aplaudidos si con ellos no logramos nada relevante.

73. Para todos nosotros, los franceses, la regla rectora de nuestra época es ser fieles a Francia.

Solo siendo fieles a su nación, Francia lograría prevalecer, algo que todo el pueblo francés hizo gustosamente durante la Segunda Guerra Mundial.

74. En el tumulto de hombres y eventos, la soledad era mi tentación; ahora es mi amigo. ¿Qué otra satisfacción se puede buscar una vez que has confrontado la historia?

En ciertas ocasiones es mucho mejor estar solos que mal acompañados, algo que Charles de Gaulle sin duda aprendió con el paso del tiempo.

75. Soy un hombre que no pertenece a nadie y que pertenece a todos.

Como cabeza de gobierno él siempre se consideró un hombre del pueblo, todas sus obras en vida siempre fueron en beneficio del mismo.