¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Las 70 mejores frases de George Orwell, autor de "Rebelión en la granja"

Estas son las mejores citas célebres del autor de "Rebelión en la granja" y "1984".

frases de george orwell

George Orwell (1903 - 1950) fue un brillante escritor distópico británico, nacido en Londres, especialmente famoso por dos de sus obras: “1984” y “Rebelión en la granja”.

En sus libros, George Orwell -que en realidad era un pseudónimo y su nombre verdadero era Eric Arthur Blair- nos transporta a un mundo en conflicto. No es extraño, puesto que vivió épocas convulsas, oponiéndose al imperialismo británico y a los totalitarismos italianos y alemanes del siglo XX.

Frases célebres de George Orwell

Sus novelas críticas con el statu quo de su tiempo son un verdadero objeto de estudio para sociólogos y psicólogos sociales de nuestro tiempo. Su obra, aunque fraguada en la primera mitad del siglo XX, tienen una lectura totalmente contemporánea.

A través de este artículo vamos a conocer las mejores frases de George Orwell: son citas célebres que nos descubren el pensamiento y valores de este periodista global.

1. Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano.

Vitalismo sin límites.

2. Si el líder dice de tal evento esto no ocurrió, pues no ocurrió. Si dice que dos y dos son cinco, pues dos y dos son cinco. Esta perspectiva me preocupa mucho más que las bombas.

Extracto de su célebre obra 1984.

3. Yo no querría ver a la URSS destruida y pienso que hay que defenderla si es necesario. Pero quiero que la gente se desilusione de ella y comprenda que debe construir su propio movimiento socialista sin las injerencias rusas.

Una visión pesimista sobre la tutela de la Unión Soviética.

4. La guerra es la guerra. El único ser humano bueno es el que ha muerto.

Cita célebre de George Orwell de otra de sus obras más conocidas: Rebelión en la granja.

5. Si quien controla el pasado, controla el futuro, ¿Quien controla el presente, controla el pasado?

Una reflexión que deja una gran pregunta al aire.

6. Hasta que no tengan conciencia de su fuerza, no se rebelarán, y hasta después de haberse revelado, no serán conscientes. Ese es el problema.

Sobre la docilidad de las masas, y por qué en muchos casos no despiertan a pesar de ser víctimas de opresión.

7. La Libertad significa libertad para decir que dos más dos son cuatro. Si eso se admite, todo lo demás se da por añadidura.

Las obviedades también han de poder contarse. Y lo no tan obvio, por extensión.

8. Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante.

Por omnipresente, en ocasiones lo obvio es invisible a nuestros ojos.

9. Lo característico de la vida actual no es la inseguridad y la crueldad, sino el desasosiego y la pobreza.

Sobre las miserias de la época que le tocó vivir, marcada por conflictos bélicos y penurias.

10. Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír.

Probablemente, la frase de George Orwell más recordada.

11. En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario.

Su faceta periodística da fe de esta máxima sobre la libertad de expresión.

12. El poder radica en infligir dolor y humillación.

Cualquier forma de poder tiende a ejercer un marco de represión y adoctrinamiento, según Orwell.

12. Es poco probable que la Humanidad pueda salvaguardar la civilización a menos que pueda evolucionar en un sistema de bien y mal que sea independientes del cielo y el infierno.

Sobre la religión y el desarrollo ético imprescindible para la supervivencia de nuestras sociedades.

13. El lenguaje debe ser la creación conjunta de poetas y trabajadores manuales.

Una visión única sobre la comunicación.

14. No hay delito, absolutamente ninguno, que no pueda ser tolerado cuando “nuestro” lado lo comete.

El fin no puede justificar los medios, ni tan siquiera cuando crees en el propósito final de ciertas acciones.

15. El nacionalista no sólo no desaprueba las atrocidades cometidas por su propio lado, sino que tiene una extraordinaria capacidad para ni siquiera oír hablar de ellas.

Muy en la línea de la frase anterior.

16. Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros.

Extracto de Rebelión en la granja.

17. Un chiste picante es una especie de rebelión mental.

Sobre todo en una época de cierta represión en cuanto a asuntos íntimos.

18. Quizás uno no deseara tanto ser amado como ser comprendido.

En el amor, tal vez buscamos una mirada protectora, y no tanto vivir grandes emociones y sentimientos.

19. El partido quiere tener el poder por amor al poder mismo.

Reflexión política en una de las más memorables frases de George Orwell.

20. Todo ocurre en la mente y sólo lo que allí sucede tiene una realidad.

Somos esclavos de nuestros propios pensamientos y reflexiones.

21. Doblepensar significa el poder de mantener dos creencias contradictorias en la mente simultáneamente, y aceptar ambas.

Un concepto de la psicología cognitiva que fue descrito de esta forma por el gran Orwell.

22. El poder no es un medio; es un fin en sí mismo.

Desgraciadamente, el poder solo sirve para contenerse en sí mismo.

23. El invento de la imprenta facilitó mucho el manejo de la información.

Una reflexión un tanto obvia acerca del invento de Gutenberg.

24. La manera más rápida de finalizar una guerra es perderla.

Rendirse siempre es el punto final.

25. Cuando se amaba a alguien, se le amaba por él mismo, y si no había nada más que darle, siempre se le podía dar amor.

Magnífico pensamiento acerca del amor verdadero, sean cuales sean las circunstancias.

26. Pueden forzarte a decir cualquier cosa, pero no hay manera de que te lo hagan creer. Dentro de ti no pueden entrar nunca.

Sobre la dignidad y las creencias.

27. Es imposible fundar una civilización sobre el miedo, el odio y la crueldad. No perduraría.

La represión tiene las horas contadas: no hay ser humano que no se rebele en un momento u otro.

28. Hemos caído tan bajo que la reformulación de lo obvio es la primera obligación de un hombre inteligente.

Frase de Orwell especialmente comprensible dado el contexto de totalitarismos que imperaban en Europa.

29. Nada cambiaría mientras el poder siguiera en manos de una minoría privilegiada.

Las oligarquías siempre miran por su bien propio y cortoplacista.

30. La cordura no depende de las estadísticas.

Extracto de 1984.

31. Toda la propaganda de guerra, todos los gritos y mentiras y odio, provienen invariablemente de gente que no está peleando.

Los que mueven los hilos bélicos están cómodamente sentados en sillones de oro.

32. Cada año habrá menos palabras, así el radio de acción de la conciencia será cada vez más pequeño.

Nuestro lenguaje es nuestro mundo, como diría el filósofo Ludwig Wittgenstein.

33. Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas.

La objetividad se pierde cuando la línea editorial depende del criterio del jefe del medio de comunicación.

34. Cuanto más se desvíe una sociedad de la verdad, más odiará a aquellos que la proclaman.

Esencial reflexión politológica para pararse a pensar en el designio de una sociedad en que impera la mentira.

35. El pensamiento corrompe el lenguaje y el lenguaje también puede corromper el pensamiento.

Pensamiento y lenguaje son dos conceptos que se retroalimentan entre sí.

36. En principio, el fin de la guerra es mantener a la sociedad al borde de la hambruna. La guerra la hace el grupo dirigente contra sus propios sujetos y su objetivo no es la victoria, sino mantener la propia estructura social intacta.

Una frase que resume el funcionamiento de la mayoría de los gobiernos dictatoriales.

37. A la larga, una sociedad jerárquica sólo sería posible basándose en la pobreza y en la ignorancia.

Una frase que sigue siendo vigente hoy en día.

38. El Gran Hermano te observa.

El término “Gran Hermano” ha pasado a la historia como epítome de gobiernos autoritarios e invasivos.

39. En nuestra época no existe tal cosa como ‘mantenerse fuera de la política’. Todas las cuestiones son cuestiones políticas, y la política misma es una masa de mentiras, evasivas, tonterías, odio y esquizofrenia.

La política está presente en todo lo que hacemos y decimos, independientemente de nuestra ideología.

40. Cada guerra, cuando ocurre o antes de que ocurra, es representada no como una guerra, sino como un acto de defensa propia contra un maniático homicida.

Un funcionamiento social y mediático que sigue ocurriendo en nuestros días.

41. Los hombres sólo pueden ser felices cuando ellos no asuman que el objetivo de la vida es la felicidad.

Una frase verdaderamente profunda sobre la búsqueda de la felicidad.

42. Los mitos que son creídos tienden a convertirse en verdaderos.

El mito, el engaño y la manipulación son constantes en la obra de Orwell.

43. El nacionalismo es el hambre de poder alimentada por el autoengaño.

Orwell fue durante su vida un gran azote del nacionalismo.

44. El lenguaje político está diseñado para hacer que las mentiras suenen confiables y el asesinato, respetable; y para darle la apariencia de solidez al mero viento.

Algunas personas encontrarían paralelismos entre la sociedad de Orwell y la actual.

45. Si la masa empezaba a reflexionar se daría cuenta de que nunca podría imponerse a los demás y acabaría sublevándose.

Una cita que nos habla del poder de las mayorías.

46. Si quieres hacerte una idea de cómo será el futuro, imagina una bota aplastando un rostro humano incesantemente.

Una frase verdaderamente desazonante sobre el futuro que Orwell imaginó.

47. En la vida real, el yunque siempre rompe al martillo.

La mayoría siempre vencerá a la minoría.

48. El precio de la libertad no es eterna vigilancia, es eterna suciedad.

Uno de los temas principales de “1984” es la libertad y el precio a pagar por ella.

49. Una paz que fuera de verdad permanente sería lo mismo que una guerra permanente. Este es el sentido verdadero de la consigna del Partido: la guerra es la paz.

Uno de los pasajes más recordados de “1984”.

50. Sólo hay un modo de hacer dinero escribiendo: casarse con la hija de tu editor.

Una de sus frases más humorísticas.

51. ¿No resulta entonces de una claridad meridiana, camaradas, que todos los males de los animales provienen de la tiranía de los seres humanos?

Los conflictos sociales y la lucha de clases fueron temas recurrentes en su obra.

52. Ante todo, un aviso a los periodistas ingleses de izquierda y a los intelectuales en general: recuerden que la deshonestidad y la cobardía siempre se pagan.

Orwell fue durante toda su vida muy crítico con el periodismo y la intelectualidad.

53. No habrá risa; no habrá arte; ni literatura ni ciencia; sólo habrá ambición de poder, cada día de una manera más sutil.

Una imagen del futuro que nos resulta verdaderamente desasosegante.

54. El deporte serio es la guerra sin el tiroteo.

La guerra es indiscutiblemente otro de los temas más abordados por George Orwell.

55. En el marco de un asunto importante, siempre hay aspectos que nadie desea discutir.

Una frase con la que muchos de nosotros estaremos de acuerdo.

56. El Hombre no sirve los intereses de ningún ser exceptuando los suyos propios.

Orwell reflexionó profusamente sobre la naturaleza humana y el libre albedrío.

57. No se trata de si la guerra es real o no, la victoria no es posible.

El horror de la guerra fue ampliamente descrito en la obra de Orwell.

58. Eliminad tan sólo al Hombre y el producto de nuestro trabajo nos pertenecerá.

Orwell imaginó a lo largo de su carrera mundos futuribles que han pasado a la historia de la ciencia ficción.

59. En lo que cabe, los seres humanos quieren ser buenos, pero no demasiado buenos ni todo el tiempo.

Una forma muy particular de concebir la naturaleza humana.

60. El hombre es la única criatura que consume sin producir. Él no da leche, no pone huevos, es demasiado débil para jalar el arado, no puede correr lo suficientemente rápido para atrapar conejos. Y aún así, es señor de todos los animales.

Una reflexión que nos hará pensar acerca del ser humano y su paso por el mundo.

61. Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas.

Orwell hizo un retrato de una sociedad no tan lejana a la nuestra.

62. No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura.

Algunas de sus sentencias fueron críticas verdaderamente mordaces a diversos regímenes autoritarios.

63. El patriotismo es normalmente más fuerte que el odio de clases y siempre más fuerte que el internacionalismo.

Orwell contaba con una formación extensa sobre la política y los regímenes políticos de su época.

64. La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza.

Uno de los eslóganes más recordados que encontramos en su obra “1984”.

65. El instinto animal; el simple e indiferenciado deseo. Ésa era la fuerza que destruiría el partido.

La naturaleza humana y la animal fueron algunas de las constantes que le obsesionaron a lo largo de su carrera.

66. Mientras los humanos sigan siendo humanos, la vida y la muerte serán la misma cosa.

Orwell tenía algunas concepciones verdaderamente negativas.

67. Esta es la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había generado un acto de autosugestión.

Algunos funcionamientos sociales de los que habla Orwell nos pueden recordar a la época actual.

68. Comprendo CÓMO, no comprendo POR QUÉ.

Dos cuestiones que es importante saber en la vida.

69. Nada era del individuo, a no ser unos cuantos centímetros cúbicos dentro de su cráneo.

Un pasaje de “1984” que puede llegar a hacerse premonitorio.

70. La característica que distingue al hombre es la “mano”, útil con el cual comete todos sus desafueros.

La naturaleza humana, la libertad, la verdad, la bondad y muchos otros temas universales, son los que trata Orwell en su obra literaria.

Psicólogo social

Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona. Máster en terapia cognitivo-conductual. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Posgrado en Intervención psicosocial. Máster en Actividad Física y Salud por la UB.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados