rtve.es

Padre del Deconstructivismo, Jacques Derrida es seguramente el filósofo y escritor más polémico e influyente del siglo XX. Nacido en Argelia en 1930, se exilió en París para iniciar sus estudios académicos.

Este autor revolucionó todas las bases del estructuralismo y arquitectura gramatical occidental, dando lugar a diversos neologismos y terminologías que le supondrían un reconocimiento mundial.

Derrida también fue un académico y activista político, se opuso a cualquier tipo de guerra y estaba posicionado en pro de los derechos humanos (él mismo se tuvo que exiliar por su condición de judío sefardí) e hizo sonadas apariciones en contra de la Guerra del Vietnam y la Guerra de Irak del 2003.

Frases de Jacques Derrida para reflexionar

En este artículo os vamos a orientar sobre el pensamiento del autor argelino con algunas de sus frases más célebres.

1. La política es el sucio juego de la discriminación entre amigos y enemigos

Así describía el autor su manera de ver la política. Vivió en sus propias carnes esa discriminación.

2. La traducción misma es escritura. Se trata de una escritura productiva inspirada por el texto original

Para Derrida, la traducción no era copiar literalmente a otro idioma, sino enriquecer el texto original.

3. Hay que olvidar la lógica maniquea de verdad y mentira, y centrarlos en la intencionalidad de quienes mienten

Esta frase supuso una revolución conceptual entre el el arte de la mentira y la bondad de la verdad.

4. Cada vez más se está traicionando la singularidad del otro al que se interpela

Denunciaba así la interpretación y manipulación que se hacía de las personas al analizar sus ideas.

5. He comprobado que las críticas frontales terminan siendo siempre apropiadas por el discurso que se pretende combatir

A veces las personas son así de incoherentes y cínicas, criticando aquello que a menudo defendemos.

6. El método es una técnica, un procedimiento para obtener el control del camino y lograr que sea viable

Toda estructura necesita de unas pautas y directrices a seguir, si quiere ser bien entendido.

7. Cada libro es una pedagogía destinada a formar su lector

Los libros no son únicamente entretenimiento, también una manera de aprender.

8. La cuestión de la arquitectura es de hecho el problema del lugar, de tener lugar en el espacio

El espacio es limitado y la arquitectura es la técnica para organizarlo y redistribuirlo.

9. Sabemos que el espacio político es el de la mentira por excelencia

Derrida siempre vio en la política una implacable herramienta de manipulación y contraria a la verdad.

10. La deconstrucción no es sólo la técnica de una "construcción trastocada", puesto que concibe la idea de construcción

Así defendía el autor su terminología, que muchos malinterpretaron por su espíritu crítico.

11. Si el traductor no copia ni restituye un original es porque éste sobrevive y se transforma

Una reflexión sobre la literatura.

12. Lo relevante en la mentira no es nunca su contenido, sino la finalidad del mentiroso

Jacques ponía énfasis siempre en el objetivo final de la mentira.

13. La mentira no es algo que se oponga a la verdad, sino que se sitúa en su finalidad

Una vez más, con esta frase justificaba el uso de la mentira según su intencionalidad.

14. La traducción será en realidad un momento de su propio crecimiento, él se completará en ella creciendo

La técnica de traducir no sólo está basada en copiar literalmente el original a otro idioma, se usa también para enriquecerlo.

15. Lo decisivo es el perjuicio que ocasiona en el otro, sin el cual no existe la mentira

Derrida era un pensador y analítico entre las relaciones del uno con el otro, y en cómo se ven afectadas.

16. Se podría decir que no hay nada más arquitectónico y al mismo tiempo nada menos arquitectónico que la deconstrucción

La deconstrucción era un concepto controvertido y polémico. No era definido de una única manera. Pecaba de aquello que criticaba por igual.

17. El establecimiento de un lugar que hasta entonces no había existido y que está de acuerdo con lo que sucederá allí un día: eso es el lugar

El lugar como un fenómeno inventado de la mano del hombre, y consensuado a la vez.

18. Cuando el original de una traducción reclama un complemento, es que originariamente no estaba allí sin carencias, lleno, completo, total

A menudo los textos originales son mal traducidos debido a su mala expresión lingüítica o gramatical.

19. La mentira política moderna ya no esconde nada tras de sí, sino que se basa en lo que todo el mundo

Las mentiras políticas reflejan las mentiras de los conciudadanos.

20. Las producciones en masa no forman a los lectores, sino que presuponen de manera fantasmática un lector ya programado

Con esta frase jacques Derrida criticaba la estructura y jerarquización de las editoriales de libros, como herramienta adoctrinadora.

21. El camino no es un método; esto debe quedar claro

El camino a seguir no es un método, la técnica que sigue el camino, sí.

22. Cada espacio arquitectónico, todo espacio habitable, parte de una premisa: que el edificio se encuentre en un camino

Esta es la relación que hace Jacques entre el camino y lo arquitectónico, como técnica para conseguirlo

23. La dificultad de definir la palabra deconstrucción procede de que todas las articulaciones sintácticas que parecen prestarse a esa definición son asimismo desconstruibles

Incluso el concepto mismo de deconstruir se puede desmontar e invalidar fácilmente

24. No hay edificio sin caminos que conduzcan a él, ni tampoco hay edificios sin recorridos interiores, sin pasillos, escaleras, corredores o puertas

Todo edificio tiene múltiples caminos, sean para entrada, salida u orientación.

25. La deconstrucción no es ni un análisis ni una crítica, y la traducción debería tener esto en cuenta

Derrida insistía en la poca confrontación que pretendía su teoría, y así la malinterpretaron muchos adeptos.

26. No basta con decir que la deconstrucción no puede reducirse a una mera instrumentalidad metodológica, a un conjunto de reglas

Tan difusa y compleja era la definición misma del término deconstrucción

27. Es preciso, asimismo, señalar que la deconstrucción no es siquiera un acto o una operación

Así intentaba definir Derrida su deconstructivismo, como algo abstracto.

28. La instancia misma de la crisis (decisión, elección, juicio, discernimiento) es uno de los objetos esenciales de la deconstrucción

Una vez más, el autor destacaba el sentido crítico de su tesis

29. El deseo de un lugar nuevo, de unas galerías, unos corredores, de un nuevo modo de habitar, de pensar. Es una promesa

El lugar físico es un conjunto de deseos y promesas que, hasta que no se cumplen, no es efectiva.

30. Los lugares son que el deseo pueda reconocerse a sí mismo, en los cuales pueda habitar

Como se ha dicho reiteradas veces, un lugar es algo consensuado y pactado entre una comunidad determinada para poder convivir.

31. Toda deconstrucción tiene lugar; es un acontecimiento que no espera la deliberación, la organización del sujeto, ni siquiera de la modernidad

Más que una técnica, Derrida se refería a la deconstrucción como un evento literario.

32. Una comunidad debe asumir y lograr un pensamiento arquitectónico

La arquitectura como técnica de construcción social.

33. No existe nada que sea presente a sí mismo con independencia del otro en la constitución del mundo

La interdependencia humana era otro de los temas que apasionaban al filósofo.

34. Estoy en guerra contra mí mismo

Derrida era el primero en reconocer y asumir contradicciones, y a menudo hacía autocrítica de sí mismo.

35. Lloré cuando llegó el momento de volver a la escuela poco después tuve la edad suficiente para avergonzarse de tal comportamiento

A Jacques Derrida no siempre le gustó ir a la escuela y aprender.

36. Escribí algo de mala poesía que he publicado en revistas del norte de África, pero mientras me retiraba en esta lectura, también me llevó la vida de un tipo de joven hooligan

Siempre mantuvo una actitud de autocrítica en todo lo que hacía, y así lo reconocía.

37. Yo soñaba con escribir y ya modelos fueron instruyendo el sueño, una determinada lengua gobiernan

Derrida afirmaba así que todos, desde que empezamos a soñar, se nos dice cómo tenemos que hacerlo.

38. Todo está dispuesto para que sea de esta manera, esto es lo que se llama cultura

La cultura y valores como algo impuesto, algo que debemos aceptar para poder sobrevivir.

39. Si me preguntan en qué creo, no creo en nada

A menudo se mostraba difuso y con ideas poco esclarecedoras.

40. Hago todo lo posible o aceptable para escapar de esta trampa

Jacques no era ningún ilusionista. No hacía nada que no se pudiera demostrar o refutar empíricamente.

41. Nunca hago las cosas por el mero hecho de complicarlas, ello sería ridículo

Siempre tenía un fin a la hora de analizar las cosas. Como un camino que nos guía hasta un lugar determinado.

42. El problema de los medios es que no publican las cosas tal y como son, sino lo amoldan a lo políticamente aceptable

Jacques también era un detractor del lenguaje que usan los medios de comunicación, siempre adecuándolo según sus intereses.

43. No importa cómo salga la foto. Es la mirada del otro el que le dará valor

La interpretación, incluso de una imagen, es puramente subjetiva. Todo depende de cómo se mire.

44. Si un trabajo es amenazante, es que es bueno, competente y lleno de convicción

Así destacaba la reacción de cuando una obra suya era vetada y/o criticada con firmeza.

45. Mis críticos organizan una serie de culto obsesivo con mi personalidad

Algunos colegas académicos de Derrida se fijaban más en su persona que en sus obras.

46. Todo discurso, poético u oracular, lleva consigo un sistema de reglas que definen una metodología

Todo está dispuesto y predispuesto para que lo digamos de una manera concreta.

47. No creo en la pureza de los idiomas

Para este autor los idiomas eran una herramienta de comunicación, no un símbolo identitario.

48. Mis más acérrimos oponentes creen que soy demasiado visible, demasiado vivo y demasiado presente en los textos

Algunas veces Derrida sacaba de quicio a sus críticos, ya que les desmontaba muchas de sus obras.

49. Nadie se enfada con un matemático o con un físico al que no entienden. Uno sólo se enfada cuando lo insultan en su propio idioma

Una curiosidad que vio el autor argelino y que pocos destacamos.

50. Todos somos mediadores, traductores

Siempre interpretamos lo que se nos dice, lo que queremos decir o lo que nos explican.

51. Siempre y cuando exista un idioma, entrarán en escena las generalidades

Era la gran crítica que hacía Jacques como lingüista.

52. ¿Quién dice que hayamos nacido una sola vez?

A menudo espetaba frases que iban más allá de la lógica.

53. Algunos autores se ofenden conmigo porque dejan de reconocer su campo, su institución

Así explica el comportamiento de algunos colegas que tanto le llegaron a criticar.

54. Siempre he tenido problemas para reconocerme en el lenguaje político institucionalizado

Quizás sea el mejor momento para mencionarlo: Derrida era un hombre políticamente incorrecto, siempre se escapaba de lo que los otros esperaban de él.

55. A día de hoy, sigo dando clases sin haber pasado la barrera física. Mi estómago, mis ojos y mi ansiedad, juegan un papel. No he dejado la escuela aún

Para Derrida lo físico también cuenta. A parte de un ser emocional, tenía muy en cuenta la parte física para explicar el comportamiento humano

56. Mis años en la Ecole Normale eran dictatoriales. Nada se me dejaba hacer

Vuelve a denunciar lo sistemático y jerárquico que es todo, especialmente la enseñanza.

57. Los años de internado fueron un período duro para mí. Siempre andaba nervioso y con problemas de todo tipo

Fue injustamente tratado por ser judío y por sus orígenes árabes.

58. Lo que no puedo ver de mí mismo, puede que lo vea el Otro

El otro es todo lo demás después del yo, de lo nuestro, y no podemos desprendernos de ello.

59. Todo aquello que echo de menos de mí, soy capaz de observarlo en los demás

Siempre fue un filósofo humanista, y tenía como referencia a los demás a la hora de buscar sus carencias.

60. Debemos esperar que el Otro venga como justicia y si queremos tener posibilidades de negociar con él, debemos hacerlo con la justicia como guía

Jacques Derrida era, por encima de cualquier cosa, un hombre justo y equitativo.

61. Dios no da la ley sino que solo le da un sentido a la justicia

Así interpreta el autor los mandamientos divinos

62. Aquellos a quienes se nos confía el poder, tenemos que enmarcarnos dentro de una justicia responsable

La justicia social es uno de los principios básicos para una sociedad cohesionada.

63. La filosofía, hoy en día, corre el grave peligro de ser olvidada

Una frase que sigue vigente.