Salvador Guillermo Allende Gossens (1908 - 1973) es seguramente, después de Fidel Castro o el Ché, uno de los políticos socialistas más importantes de América Latina de finales del siglo XX. Habiendo estudiado medicina en la Universidad de Chile, mostró su interés por ideología de carácter izquierdista.

Salvador Allende fue cofundador y posteriormente Secretario General del Partido Socialista Chileno, hasta llegar a presidente en el año 1973, cuando fue asesinado fruto de un golpe de estado por parte de la Junta Militar de Augusto Pinochet para instaurar una dictadura apoyada por Estados Unidos.

Las más célebres frases de Salvador Allende

A continuación encontrarás una selección de las frases de Salvador Allende más famosas.

1. La historia es nuestra y la hacen los pueblos

Allende se encomendaba siempre a la lucha popular.

2. En un nuevo año sería muy grato decirles que todo será fácil; desgraciadamente no es así

Empezó el mandato en tiempos convulsos y con una feroz oposición.

3. Ser joven y no ser revolucionario, es una contradicción hasta biológica

Así veía el mandatario lo que era ser joven.

4. Hay que explicarle a la gente por qué ocurre esto (el desabastecimiento)

Fue una de las grandes artimañas que tuvo que sortear el gobierno socialista.

5. Renunciaría si los trabajadores y los obreros de Chile así me lo demandaran

Salvador Allende se declaraba súbdito de la clase obrera.

6. No habrá un Presidente que se suicide, porque el pueblo sabrá responder

La presión sobre el presidente llegó a ser tal, que le hizo pronunciar tales palabras.

7. Nunca antes la gente tuvo un poder de compra y resulta que las industrias no estuvieron en relación con la entrega de sus productos

Pese a los ingresos que tenía el pueblo, el país chileno sufrió un bloqueo de bienes.

8. Un castigo a la cobardía y violencia que sectores tradicionales pusieron en campaña

Las grandes empresas transnacionales fueron el primer enemigo del gobierno.

9. No habrá una guerra fratricida porque el Gobierno y el pueblo lo impedirán

Ante todo, Allende era pacifista. Nunca quiso enfrentarse con armas contra nadie.

10. Mis antecesores, en seis años, no nombraron nunca a un obrero en nada

Claro y conciso.

11. Nos quieren hacer creer a los trabajadores que las empresas deben ser de su propiedad

Habituales eran sus críticas a los empresarios.

12. Trabajadores de Chile: el invierno está terminando y aparecen ante nosotros horizontes económicos promisorios

Así avisaba al pueblo del porvenir.

13. Les dicen que ellos deben ser dueños del cobre, del carbón, del salitre. ¡cómo andaría el país!

Los recursos naturales chilenos siempre estuvieron en manos extranjeras.

14. Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano

Murió firme con sus ideas y convencido de su legado.

15. Un obrero sin trabajo, es un hombre que tiene derecho al trabajo y debemos dárselo nosotros

Para Allende la prioridad era el bienestar de los trabajadores.

16. No importa si un obrero sea o no sea marxista, no importa que sea o no sea cristiano, no importa que no tenga ideología política

Sorprendentes declaraciones, mostrando tolerancia ante todos los trabajadores.

17. La revolución la hacen los pueblos, la revolución la hacen, esencialmente, los trabajadores

El pueblo es poseedor de su destino.

18. ¿Es justo que el hombre ponga un pie sobre la luna? ¿O no sería más justo que los grandes países pongan los pies sobre la tierra y se den cuenta que hay millones de personas que no tienen trabajo y que sufren de hambre

Con esta frase declaraba su preocupación por el desempleo.

19. La revolución no pasa por la universidad, y esto hay que entenderlo, la revolución pasa por las grandes masas

Si no hay unión, no hay lucha ni libertad.

20. Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha

Aún con su avanzada edad, confiaba todos sus conocimientos a las futuras generaciones.

21. El hombre de los países industriales ha llegado a la luna dominando la naturaleza

Era muy crítico con los poderes fácticos industrializados.

22. La historia los juzgará

La historia, nunca miente.

23. ¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Eufórico como siempre, así finalizaba la mayoría de sus mítines.

24. Yo soy cada día más partidario de las mujeres

Salvador Allende fue pionero con el feminismo en latinoamérica.

25. Sepan que se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor

Siempre apelaba a un futuro prometedor.

26. Trabajadores de mi Patria: tengo fe en Chile y en su destino

Siempre se mantuvo confiado e ilusionado con su proyecto político.

27. Queremos un futuro digno, independiente y soberano

Estos son valores típicos del socialismo.

28. La población chilena nos entregará ahora la responsabilidad de llevarlo a la práctica y materializar lo que Chile se merece

Jamás se sintió por encima de los suyos. Antepuso al pueblo, siempre.

29. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse

La traición fue una de las causas de su asesinato.

30. El pueblo debe estar alerta y vigilante, siempre

Para Allende el pueblo era el gobierno.

31. Con las dificultades propias de los que caminan en un auto viejo, vamos de tumbo en tumbo, pero avanzando, avanzando

La constitución del nuevo gobierno supuso un tumulto tras otro.

32. La historia descubrirá al mentiroso

La verdad siempre se eleva sobre la mentira.

33. Yo soy un intelectual, pero también un soldado leal a su pueblo

Aunque viniera de familia intelectual y de clase media, siempre fue fiel a sus ideas socialistas.

34. Los pueblo son más fuertes que la economía

Economía versus soberanía, capitalismo versus libertad.

35. Ningún intelectual tiene autoridad sobre el profesional

De esta manera mostraba su apoyo a las clases más desfavorecidas.

36. La juventud vivirá aunque yo muera

Sabedor de sus últimos días, pronunció este mensaje desde el Palacio de la Moneda.

37. Ellos les harán creer que ustedes no tienen razón. Defiéndanse

Ellos, el poder económico.

38. La traición es el peor de los enemigos, el peor rival contra el que luchar

Una vez más, la traición vuelve a aparecer entre sus advertencias.

39. Tendremos que creerlo nosotros para que se lo crea el pueblo

Allende se esforzó mucho en convencer de su proyecto a los suyos.

40. El trabajador tiene que ser dueño de su esfuerzo

Una vez más, el trabajador es el epicentro de su lucha e ideas.

41. Estamos frente a un conflicto frontal sobre las grandes corporaciones trasnacionales y los estados

Los sucesos en Chile eran de carácter puramente económicos.

42. Es toda la política del mundo la que está siendo esclavizada

La Globalización era un lastre a ojos de Salvador Allende.

43. Es nuestra confianza lo que incrementa la fe en los valores humanitarios

Sin convencimiento no hay progreso.

44. Aquí no hay primavera de Praga, es Chilena

Chile estaba viviendo un momento histórico.

45. Pagaré con mi vida mi lealtad al pueblo

Otra muestra de lealtad para con su causa.

46. Pobre Pinochet, debe estar preso

Así se mofaba Salvador de su adversario político.

47. Gracias compañero, amigo, comandante de la esperanza latinoamericana, Fidel Castro

Como vimos anteriormente, Allende se unió a la revolución socialista latinoamericana.

48. Invito a Fidel a Chile porque me da la gana. Soy el dueño de la casa e invito a quien quiero

Con esta exuberancia mostraba su admiración por el dirigente cubano.

49. Llegaron en poderosos automóviles, jóvenes que nunca trabajaron

De esta manera criticaba Allende a sus opositores políticos (adinerados de clase alta)

50. Yo no soy el presidente de todos los chilenos, no soy hipócrita

Aún con todo el apoyo mayoritario que tuvo, siempre fue humilde.

51. La Unión Soviética, nosotros la llamamos Hermano Mayor

Nunca escondió su marxismo y predilección por la URSS.

52. No estoy ciego. Tengo vista normal y hábitos normales

Recibió duras críticas con las políticas que quiso implementar.

53. El dirigente político universitario es también un buen estudiante universitario

Para Allende, por ser académico de profesión, no le suponía ninguna autoridad moral.

54. El hombre de los países desarrollados ha llegado a la luna dominando la naturaleza

El ser humano siempre quiere controlarlo todo.