Unsplash

Mira a tu alrededor. La entrada a tu casa o a un edificio público, las calles, el transporte público como autobuses y metro… todo ello ha sido pensado de cara a una mayoría de la población la cual es capaz de desplazarse, percibir e interactuar con el entorno de una forma normativa.

Sin embargo hay una parte de la ciudadanía que por diversos motivos no posee las mismas capacidades, estando sus opciones reducidas. Dicha parte corresponde a aquellos que padecen algún tipo de discapacidad física, psíquica o sensorial. La discapacidad es una barrera para muchas personas, que ven sus vidas limitadas.

En el caso de la discapacidad física dichas barreras a veces son literales, estando la libertad de movimiento altamente restringida. Es por eso que explorar los diferentes tipos de discapacidad física puede ser una manera de entender las necesidades de las personas que los presentan y de hacer más fácil su adaptación al entorno.

Deficiencia y discapacidad: distinguiendo entre conceptos

Existe una amplia diversidad en las capacidades y habilidades de los distintos individuos que conformamos la sociedad. Podemos tener mayor o menor estatura, ojos claros o marrones o la piel de diferente color. También hay gente con más sensibilidad artística que otra, o con mayores capacidades matemáticas.

Hay gente que ve muy bien a larga distancia mientras que otra tiene el sentido del oido mucho más desarrollado que el resto. Estas diferencias entre nosotros no impiden que disfrutemos de una vida más o menos semejante, teniendo o debiendo tener las mismas oportunidades de desarrollarnos y buscar la felicidad propia y ajena mientras medramos y participamos en el mundo.

Sin embargo, para algunas personas esto resulta mucho más complicado debido a la existencia de alguna deficiencia. Algunas de ellas presentan una configuración física o psíquica diferente de lo habitual, estando una parte de ellos afectada o no funcionando en el mismo grado que el que es habitual en el propio individuo o en relación con el resto.

Estas deficiencias pueden causar que el sujeto que las padece sufra una discapacidad, si las características de su estado limitan o impiden a la persona llevar a cabo de manera normativa una o más de una actividad cotidiana. Ello no implica no poder llegar a hacer las mismas cosas, pero sí que significa que se van a necesitar de apoyos o vías de acceso que tengan en cuenta sus dificultades.

Así, mientras que la deficiencia es aquel órgano o aspecto que no funciona correctamente, la discapacidad es aquello que no puede o cuesta más de hacer debido a este mal funcionamiento. En el caso que nos ocupa, la discapacidad física, la funcionalidad afectada es el movimiento.

Concepto de discapacidad física

Entendemos por discapacidad física a aquella situación o estado en que se da una circunstancia que hace impide o dificulta en gran medida que la persona que la padece pueda moverse con libertad y de un modo en el que tenga plena funcionalidad. Este tipo de discapacidad afecta al aparato locomotor, siendo especialmente visible en el caso de las extremidades si bien puede afectar de manera que la musculatura esquelética no pueda ser movida de manera voluntaria.

Las limitaciones presentes en las personas con discapacidad física hacen pues que tengan realmente complicado llevar una vida normal a menos que gocen de determinadas ayudas externas. Estas limitaciones pueden ser permanentes o temporales, según sea tratada la deficiencia que las provoca o se otorguen las suficientes ayudas como para que no haya una reducción de la funcionalidad.

Causas más frecuentes

Existen una gran variedad de motivos por los que una persona puede tener una discapacidad física. Sin embargo, por norma general podemos considerar que las deficiencias que provocan la discapacidad suelen deberse a un problema o daño o bien en los músculos o bien en el sistema nervioso (sea a nivel de los nervios que inervan las zonas en cuestión, en la médula espinal o en algún punto de la corteza motora).

Algunas de las causas de estas lesiones se pueden encontrar en el padecimiento de enfermedades como la esclerosis múltiple, tumores, infecciones o inflamaciones de los tejidos musculares o nerviosos o traumatismos de diferentes tipos. También provocan casos de discapacidad física algunas malformaciones congénitas, como la espina bífida.

Clasificación de la discapacidad física

Como hemos dicho, los motivos por los cuales una persona puede presentar una discapacidad física son múltiples y variados. A la hora de clasificar los distintos tipos de discapacidad física suele tenerse en cuenta o bien estas causas o bien las zonas que tienen impedido o limitado el movimiento o bien sus causas.

Así pues, podemos encontrar que por lo general las tipos de discapacidad física van a ser los siguientes.

Tipos según su causa

  • Motrices con o sin afectación cerebral
  • Debidas a enfermedad
  • Mixtas

Tipos según la zona afectada

  • Discapacidad motriz de las extremidades inferiores
  • Discapacidad motriz de las extremidades superiores, tronco, cuello y cara
  • Otras discapacidades motrices

Algunos de los principales tipos de discapacidad física

Entando en materia, las distintas clases de discapacidad o minusvalía física son las siguientes.

1. Monoplejia

Parálisis de una única extremidad, generalmente producida por daños en el nervio que inerva la zona en cuestión.

2. Paraplejia

Esta afectación debida a una lesión medular en la zona dorsal supone la parálisis o incapacidad de movimiento de la mitad inferior del cuerpo. Afecta básicamente a piernas y pies. El sujeto pierde la capacidad de caminar. Puede o no afectar a la capacidad de respuesta sexual.

3. Tetraplejia

Alteración debida a una lesión medular cervical cuya repercusión se observa en la pérdida total de la capacidad de movimiento de las extremidades inferiores y en la pérdida total o parcial de la capacidad de movimiento de los miembros superiores.

Según la posición de la lesión las dificultades serán mayores o menores, implicando por lo general una mayor afectación y discapacidad asociada aquellos daños en las vértebras más cercanas al cráneo. De hecho, puede llegar a provocar la necesidad de utilizar ventiladores artificiales de cara a mantener la respiración del paciente.

4. Hemiplegia

Se trata de una alteración o lesión en el sistema nervioso que produce la parálisis de la parte opuesta o contralateral a la dañada. Suele deberse a accidentes cerebrovasculares o traumatismos craneoencefálicos.

4. Espina bífida

Se trata de un tipo de malformación congénita en que el tubo neuronal y la columna vertebral no se cierran por completo durante la formación del feto, produciéndose daños en los nervios y la médula que pueden impedir o dificultar el movimiento de la persona.

5. Distrofia muscular

El grupo de trastornos englobados dentro de la distrofia muscular provocan la presencia de un tono muscular débil que va perdiendo tejido con el tiempo, haciendo difícil el movimiento y provocando una discapacidad. Se trata de uno de los tipos de discapacidad física más frecuentes.

6. Parálisis cerebral

La parálisis cerebral es una condición médica crónica debida a problemas durante el desarrollo cerebral del feto o niño, que produce graves efectos en la motricidad. Estos efectos pueden ir desde dificultades y lentitud de movimiento, rigidez, agitación, convulsiones o incluso una parálisis completa de la musculatura voluntaria.

7. Amputación

La pérdida de extremidades o de partes del cuerpo pueden provocar una discapacidad física al limitar el funcionamiento habitual de la persona.