Un resumen de la vida de este político.

Son muchos los presidentes y mandatarios que han regido el destino de un país, marcando las principales directrices de lo que acontece en el territorio y como este se estructura y actúa a nivel político, institucional, social y económico.

En el caso de México, estamos ante un país con una historia convulsa en el que han sido múltiples las disputas ideológicas entre los diferentes estamentos sociales. Uno de los presidentes más recordados y queridos, que pretendió buscar la igualdad de derechos y el respeto hacia las personas de diferente clase social, fue Benito Juárez. Es sobre él sobre el que vamos a hablar en este artículo, en el que hay una pequeña biografía de Benito Juárez.

Biografía de Benito Juárez

Benito Pablo Juárez García nació en San Pablo de Guelatao, en Oaxaca, el 21 de marzo de 1806. De familia indígena (miembros del grupo de los zapotecas) y dedicada a la agricultura, sus padres fueron Marcelino Juárez y Brígida García. Desafortunadamente ambos padres murieron jóvenes, cuando el pequeño contaba con tres años de edad.

Tras la muerte de estos él y sus hermanas quedaron a cargo de sus abuelos, quienes a su vez al fallecer poco después dejaron al futuro presidente bajo la tutela de su tío Bernardino. Este hombre le introduciría en el mundo del pastoreo y le haría trabajar como pastor en el campo, además de a hablar castellano. Más allá de ello el niño no tuvo ningún tipo de formación, siendo su localidad una zona rural sin escuela (algo que Juárez consideraba necesario al querer recibir una educación).

Formación académica y primeros empleos

En 1818 Juárez perdió una de las ovejas, lo que ante el miedo a las posibles represalias le hizo huir del lugar. Tras ello acudió a Oaxaca en búsqueda de una de sus hermanas, la cual trabajaba para un comerciante de nombre Antonio Maza. Este último le acogió y le dió trabajo. Además de ello poco después el joven conoció a un sacerdote de apellido Salanueva, con el que empezaría a aprender el oficio de encuadernador y que le ayudó a inscribirse en una escuela del lugar. En 1821 Salanueva le ayudó a entrar en el seminario de Santa Cruz, donde el joven obtendría unas notas excelentes.

Sin embargo la vida monacal y la teología no atraían al joven, quien a los veinte años de edad dejó dicho seminario para inscribirse en el Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca. En el Instituto empezó a estudiar derecho y jurisprudencia, una carrera de la que se graduó en 1834.

Acabada su formación fue contratado como profesor de física, a la par que empezó a dedicarse a la defensa legal de las comunidades indígenas y de las clases más pobres. Ello hizo que se le acusara de intentar promover una sublevación entre las comunidades indígenas, algo que terminó por hacer que lo encarcelaran.

Política y gobernación

En 1831 Juárez fue escogido como regidor del ayuntamiento de Oaxaca, para un año después ser nombrado diputado. Tras ello fue ascendiendo poco a poco dentro del mundo de la política. Sin embargo en aquella época hubo un conflicto entre liberales y conservadores en lo que respecta a la lucha por la eliminación de privilegios del clero y el ejército, que concluyó con la victoria de los militares y que hizo que Juárez se retirara temporalmente de la vida política.

También en su faceta como abogado ascendió con el paso del tiempo, y para 1841 había logrado ser juez civil de Oaxaca. Con ello también volvería a la política, en la que fue nombrado ministro suplente en el Tribunal Superior de Justicia.

En 1843 se casó con Margarita maza, hija de su antiguo patrón y protector Antonio Maza. Posteriormente sería nombrado diputado por Oaxaca en el Congreso de la Unión, y tras ello co-gobernador del estado.

En 1846 empezó la llamada Guerra México-Americana, un conflicto entre Estados Unidos y México en la cual Juárez participó realizando propuestas que consiguieron que su país pudiera hacer frente a los gastos de la guerra. El conflicto vio su fin con el Tratado de Guadalupe-Hidalgo, al que Juárez se opuso al perder México gran parte de su territorio. Entre otras acciones negó la entrada el general Santa Anna, por aquel entonces huido de los norteamericanos, algo que generaría su rencor.

En 1847, se le nombró diputado federal y posteriormente gobernador de Oaxaca. Durante este período su acción contribuyó a generar infraestructuras, escuelas y diferentes avances, a la par que se le nombró rector del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca. Pero en 1853 el general Santa Anna tomó el poder, algo que provocó que Juárez fuera detenido e incluso estuviera cerca de ser fusilado, para posteriormente decidir su exilio a Cuba. Juárez fue a Nueva Orleans, donde se encontraría con múltiples exiliados que planeaban derrocar al general.

Se formó la llamada Revolución de Ayutla, que en 1855 logró que el general Santa Anna se retirara de la presidencia y llegaran al poder los liberales. El nuevo presidente decidió nombrar a Benito Juárez Ministro de Justicia. Asimismo en 1857 consiguieron decretar una Constitución.

Presidencia y conflictos

En 1857 Benito Juárez fue nombrado ministro de Gobernación y Presidente de la Corte Suprema de Justicia, durante el mandato del presidente Comonfort. Sin embargo en 1855 se produjo un golpe de Estado, propugnado por el propio Comonfort para derribar el gobierno, hizo que el presidente dimitiera. Su dimisión volvió a Juárez presidente según la Constitución de su país, si bien los perpetradores del golpe (que apoyaban a los estamentos eclesiásticos y militares y eran contrarios a las políticas liberales) nombraron a Zuloaga como presidente.

Ello hizo que, tras pasar por la cárcel, Juárez acudiera a Guanajuato y Guadalajara, donde sería capaz de formar un gobierno y en el que sería nombrado oficialmente presidente. Empezaría la Guerra de los Tres Años, en que los liberales de Juárez y los conservadores de Zuluaga se batirían hasta que en 1860 los primeros lograron la victoria.

A su vez las duras condiciones de dicha guerra y sus gastos hicieron que Juárez suspendiera la deuda exterior, algo que asimismo conllevó que Francia invadiera México y nombrara a Maximiliano I emperador de México. Esto supuso una nueva guerra que terminaría con la muerte de Maximiliano en 1867.

Tras ello, Juárez sería reelegido y volvería a intentar promover una reforma del sistema y la defensa de la libertad y la igualdad. De hecho en base a ello se le nombró Benemérito de las Américas. Sin embargo algunas de sus políticas hicieron temer a múltiples políticos que quisiera mantener el cargo a la fuerza, lo que supuso que el Congreso se volviera hostil. Pese a ello las elecciones de 1867 le fueron favorables y le permitieron permanecer como mandatario.

Últimos años y muerte

Los años fueron pasando, y con ellos Benito Juárez empezó a padecer diversas complicaciones a nivel médico. En 1870 el mandatario sufrió lo que por aquel entonces se denominó congestión cerebral, en la que el presidente manifestaría bradicardia entre otros problemas, y esta se repetiría poco tiempo después. A esta difícil situación se le añadió el hecho de que a su esposa se le detectó un cáncer terminal en 1869, una enfermedad que terminaría con la vida de la mujer en 1871.

Durante ese mismo año Juárez sería reelegido presidente, pero su larga vida política y su estado emocional y de salud haría que existiera descontento por parte de una porción de la población. Entre esta oposición destacaba la figura de Porfirio Díaz, que criticó duramente la reelección e incluso llegó a acusarle de dictador. Se llegó incluso a las armas, surgiendo algunos conflictos y motines que terminaron por ser suprimidos.

Un año después, durante el mes de marzo, Benito Juárez tuvo una angina de pecho la cual logró superar. Sin embargo, meses después el presidente mexicano empezó a experimentar una recaída de su dolencia cardíaca mientras estaba teniendo una serie de audiencias con diversas personalidades y cargos del gobierno y el ejército. Poco después y ya en su hogar, el cuadro se iría agravando cada vez más hasta que finalmente terminaría con su vida. El fallecimiento se produjo en Ciudad de México el 18 de Julio de 1872, a los 66 años de edad.

Referencias bibliográficas:

  • Fernández Ruiz, J. (2006). Juárez y sus contemporáneos (1.ª edición). Instituto de Investigaciones Jurídicas: Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Salmerón, P. (2007). Juárez. La rebelión interminable. Barcelona: Editorial Planeta.