Thomas Hunt Morgan fue un gran hombre de ciencia, cuyas investigaciones se han considerado el pilar fundamental para la comprensión de la genética tal y como la entendemos hoy en día, junto con Gregor Mendel.

Este norteamericano fue un biólogo evolucionista, embriólogo, genetista y autor de varios trabajos quien tuvo el honor de recibir un premio Nobel por su activa trayectoria científica. Veamos más a fondo su historia a través de esta breve biografía de Thomas Hunt Morgan.

Biografía de Thomas Hunt Morgan

A continuación veremos en profundidad la vida de Thomas Hunt Morgan, su relación con varias instituciones norteamericanas y su postura con respecto a las ideas evolucionistas principales de finales del siglo XIX y principios del XX.

Primeros años y formación

Thomas Hunt Morgan nació el 25 de septiembre de 1866 en Lexington, Kentucky. A la edad de dieciséis años asistió al State College de Kentucky, actual Universidad de ese estado. En ese centro se enfocó sobre todo a la ciencia, en especial a la historia natural. Durante su tiempo de vacaciones, en verano, se dedicó a trabajar para el Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Se graduó en 1886 con el título de Bachillerato en Ciencias. Al verano siguiente asistió al Marine Biology School en Annisquam, Massachusetts, en donde empezaría a interesarse por la zoología en la Universidad John Hopkins.

Tras dos años trabajando y publicando varias publicaciones, Morgan fue elegido para recibir un máster en ciencias en el State College de Kentucky en 1888. Esta misma institución ofreció a Morgan trabajar como profesor, aunque al final optó por seguir en John Hopkins.

Fue en esta época en la que finalizó su tesis sobre la embriología de las arañas de mar (Pycnogonida), para determinar su relación filogenética con otros artrópodos. En base a su desarrollo embrionario, estableció que estaban más relacionadas con las arañas terrestres que con los crustáceos. Su publicación fue premiada con la obtención del doctorado en 1890. Con el dinero que ganó como premio a la publicación de la tesis, Morgan aprovechó para viajar por el Caribe y Europa para continuar sus investigaciones en zoología.

Carrera profesional e investigación

En 1890 Thomas H. Morgan fue contratado como profesor encargado de cursos sobre morfología en la escuela Bryn Mawr, una institución hermanada con la Universidad John Hopkins.

Su vida laboral en la institución era muy intensa. Daba ponencias cinco días a la semana, dos veces cada día, orientadas fundamentalmente a la biología en términos generales. Sin embargo, pese a ser buen profesor, deseaba centrarse en la investigación.

Estancia en Europa

En 1894 viajó a Nápoles para llevar a cabo una investigación en los laboratorios de la Stazione Zoologica de la ciudad. Allí completó un estudio sobre la embriología de los ctenóforos, una forma de vida casi microscópica.

Estando en Nápoles tuvo contacto con investigadores alemanes, quienes le enseñaron las ideas de la escuela del Entwicklungsmechanik o mecánica del desarrollo. Esta escuela era reaccionaria a las ideas de la naturphilosophie, que hasta entonces había sido el referente en la ciencia de la morfología durante el siglo XIX.

Por aquella época había un gran debate sobre cómo se formaban los embriones. Una de las explicaciones más populares era la teoría del mosaico, que sostenía que el material hereditario era dividido entre las células embrionarias, las cuales estaban predestinadas a convertirse en partes concretas del organismo una vez fuera maduro.

Otros, siendo el caso de Morgan por aquel entonces, pensaban que el desarrollo se debía a factores epigenéticos, en donde las interacciones entre el protoplasma y el núcleo de las células embrionarias afectaban a la forma en cómo estas se desarrollaban.

Cuando Morgan volvió a Bryn Mawr en 1895 fue contratado como profesor a tiempo completo. Allí abordó en su investigación aspectos como el desarrollo de larvas y su regeneración. También fue entonces cuando escribió su primer libro The Development of the Frog's Egg (1897).

Empezado el siglo XX, Morgan empezó a investigar sobre la determinación del sexo, época en la cual Nettie Stevens, otro gran investigador, había descubierto el impacto del cromosoma Y en la determinación del sexo masculino en humanos.

Universidad de Columbia

En 1904, Morgan fue invitado por E. B. Wilson para unirse a la Universidad de Columbia, en donde podría desempeñar a tiempo completo su tarea investigativa. Un año antes había escrito Evolution and Adaptation, en donde explicaba que, al igual que otros biólogos de la época, había encontrado evidencias de la evolución biológica de las especies, pero no estando a favor del mecanismo de la selección natural darwiniano. Sin embargo, años después, tras los redescubrimientos de los hallazgos realizados por Gregor Mendel, Morgan cambiaría su postura.

Aunque en un principio se mostró escéptico con respecto a las leyes mendelianas, dado que se le estaba dando bastante importancia como teoría para explicar los postulados de Charles Darwin, Morgan comprendió que tenían bastante sentido y evidencia detrás.

Estudios con la mosca de la fruta

En 1908 Morgan empezó a trabajar con la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster). Mutó, mediante el uso de productos químicos, físicos y radiación, a ejemplares de esta mosca tan común.

Empezó a cruzar los ejemplares para encontrar mutaciones que fueran heredables, pero al principio no logró resultados significativos. Además, tuvo algunos problemas para detectar cuáles eran las mutaciones que realmente eran hereditarias. Posteriormente, cuando detectó las mutaciones, vio que seguían las leyes propuestas por Mendel.

Morgan encontró una mosca macho con ojos blancos que destacaba entre sus congéneres, de ojos rojos. Cuando las moscas de ojos blancos se juntaban con las rojas, su progenie tenía los ojos rojos. Sin embargo, cuando se cruzaba la segunda generación, es decir, las moscas hijas, entre ellas, surgían moscas de ojos blancos.

En base a su investigación con las moscas, publicó en 1911 un artículo en el que explicaba que algunos rasgos eran heredados de forma ligada al sexo, además de que era probable que el rasgo en concreto fuera almacenado en uno de los cromosomas sexuales.

En base a estas investigaciones, Morgan publicó en 1915, junto con otros científicos prestigiosos de la época, el libro The Mechanism of Mendelian Heredity, el cual es considerado el libro fundamental para comprender la genética. Tras los estudios con el insecto, Morgan volvió al campo de la embriología, además de abordar la heredabilidad de genes en otras especies.

En 1915 se mostró crítico con un nuevo movimiento que había surgido desde la ciencia, la eugenesia, sobre todo cuando ésta defendía ideas racistas.

Últimos años

Varios años más tarde, en 1928, Thomas Hunt Morgan se trasladó a California para hacerse cargo de la sección de biología del California Institute of Technology (CALTECH). Allí investigó sobre embriología, biofísica, bioquímica, genética, evolución y fisiología. Trabajaría en CALTECH hasta 1942, cuando se retiraría y pasaría a ser profesor emérito. No obstante, incluso estando jubilado, se dedicaría a seguir investigando en la diferenciación sexual, regeneración y embriología.

Finalmente, Thomas Hunt Morgan fallecería el 4 de diciembre de 1945 a la edad de 79 años tras sufrir un ataque al corazón.

Postura evolucionista

Morgan estuvo interesado en la evolución durante toda su vida. Ya siendo joven escribió su famosa tesis sobre la filogenia de las arañas de mar, además de escribir hasta cuatro libros en los que explicaba cuál era su postura con respecto a las ideas evolucionistas darwinianas y lamarckistas.

En su libro Evolution and Adaptation (1903) se muestra crítico con los postulados de Charles Darwin. Según Morgan, la selección nunca podría producir una nueva especie por completo solamente actuando sobre diferencias entre individuos meramente perceptibles. También rechazaba la idea de los caracteres adquiridos postulada por el Neolamarckismo.

Cabe decir que Morgan no era un científico que iba a contracorriente. De hecho, los años entre 1875 y 1925 son conocidos como ‘el eclipse del darwinismo’, dado que los avances científicos de la época, junto con cambios en posturas dentro de las ciencias naturales, hicieron que algunas de las ideas originarias de Darwin hicieran aguas.

No obstante, tras sus estudios con la Drosophila melanogaster, Morgan cambió su postura. Las mutaciones tienen su importancia para la evolución, dado que son aquellos caracteres que se heredan los que afectan significativamente en los cambios anatómicos y conductuales de las especies. Estos caracteres se heredan siguiendo, muchas veces, las leyes propuestas por Mendel.

Honores

Entre las distinciones que Thomas Hunt Morgan obtuvo, encontramos las siguientes:

  • Thomas Hunt Morgan recibió varios honores en vida, siendo los más destacables los siguientes:
  • Título de doctorado por la Universidad de Kentucky.
  • Elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias (1909).
  • Elegido miembro de la Royal Society Británica (1919).
  • Recibió la medalla Darwin (1924).
  • Recibió el premio Nobel en medicina y fisiología (1933).

Además, se han fundado varias instituciones con su nombre, como la Thomas Hunt Morgan School of Biological Sciences en la Universidad de Kentucky. También, la Sociedad Americana de Genética otorga anualmente la medalla Thomas Hunt morgan a los miembros de la institución quienes hayan contribuido al campo.

Referencias bibliográficas:

  • Allen, G. E. (1978). Thomas Hunt Morgan: The Man and His Science. Princeton University Press.
  • Allen, G. E. (2000). "Morgan, Thomas Hunt". American National Biography. Oxford University Press.
  • Kohler, R. E. (1994). Lords of the Fly: Drosophila Genetics and the Experimental Life. University of Chicago Press.