¿Y si el Mindfulness aportase parte del éxito completo de un buen ayuno? Según el VII estudio de Cinfsalud “Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés”, 9 de cada 10 ciudadanos españoles, de entre 18 y 65 años, ha sufrido ansiedad. Y la mitad de los europeos percibe estrés como algo habitual en su entorno de trabajo.

Vivimos una época de transición en muchos campos de nuestras vidas: transición tecnológica, transición climatológica, transición de clima laboral, transición en materia de la educación etc… Todo va más rápido cada vez, y el entorno nos exige acelerar constantemente a pesar de que el cuerpo tiene su ritmo programado.

¿Qué pasa entonces? Tenemos que aprender a desacelerar mientras avanzamos, algo que nuestro entorno no nos deja hacer en muchos casos, o podemos hacer una pausa realaprovechando unos días de vacaciones para desconectar y volver a centrarnos en nosotros mismos. El ayuno ayuda mucho en esto, y en combinación con el Mindfulness nos puede resultar muy efectivo para descansar “ la máquina” y poder volver a entrar en esta rutina tan acelerada con otra visión y un mejor control sobre nosotros mismos.

¿Cómo hacer para completar el ayuno con éxito?

Tal y como comentan Damien Carbonnier y Jesús Domínguez, los autores de Mi Ayuno, "un día de ayuno equivale a un mes de bienestar". Así pues, ¿qué podemos hacer para realizar ayuno por primera vez de la mejor forma posible? Veámoslo.

Para optimizar el éxito de tu primer ayuno, sigue estos consejos:

1. Tener claro que realizas un ayuno no solo con la finalidad de perder exceso de peso

Está claro que durante un ayuno nuestro cuerpo va empezar a buscar la energía necesaria para su funcionamiento, lo que llamamos su metabolismo de base. Al no tener acceso a la energía de fácil uso que aportamos a través de nuestra alimentación habitualmente, el cuerpo va a utilizar primero algunas reservas que tiene en los músculos y en el hígado, y después atacará las reservas de energía en el tejido adiposo (grasa).

Este último proceso transformará las grasas en moléculas de fácil uso para el organismo. Por eso, uno de los resultados del ayuno es alguna de pérdida de peso, pero los beneficios globales sobre tu bienestar serán mucho mayores.

2. Elegir una empresa seria para realizar tu primer ayuno

Para realizar ayuno es importante tener confianza con las personas que te van a acompañar en una experiencia para la cual, a priori, puedes mostrar un poco de aprensión o incertidumbre. Lo ideal es que sea una empresa llevada por profesionales del ayuno, que pueda ofrecer estas prestaciones:

  • Que controle tu estado de salud con médicos y te dé las pautas a seguir en función de tu caso personal, de modo que puedas realizar un ayuno con toda serenidad.
  • Que organice los retiros para ayunar en entornos muy naturales y propicios para la desconexión. Campo, montaña, balnearios etc...
  • Que combine el ayuno con actividades de senderismo supervisada con profesionales de estas actividades. Combinar ayuno y actividad física como el senderismo optimiza los resultados positivos de detoxificación de tu cuerpo y tu mente. Tienes tiempo para pensar, reflexionar, descansar. Descubres facetas de tu cuerpo que desconocías, como por ejemplo poder ascender una colina después de varios días sin comer.
  • Que te pueda proponer actividades extras de relajación. Ayunar es un momento para ti, para volver a centrar toda tu atención en las necesidades de tu cuerpo y tu mente, aprender a escuchar tu cuerpo, y liberar tu mente del estrés de tu día-día.

3. Tómatelo como unas vacaciones en las cuales vas a descansar pero además vas a avanzar

Hoy en día tenemos muchísimas exigencias tanto laborales como personales, y hasta en vacaciones hay veces en las que nos surgen momentos de estrés. En un retiro de ayuno, te alejas de la tecnología, te centras en ti, interactúas con personas como tú. Es un momento privilegiado que cada vez es más importante aprovechar para optimizar tu estado de salud.

4. Tener claro que tendrás un antes y un después de tu primer ayuno

La sociedad actual sigue bien anclada en la idea de que si no comemos cada día no tendremos energía y no podremos sobrevivir mucho tiempo. De hecho, en nuestras sociedades modernas solemos comer mucho más de lo que el organismo necesita.

Si es tu primer ayuno, vas a experimentar algo nuevo que seguramente te sorprenderá. Si no has experimentado tampoco aún el Mindfulness, esta experiencia te ayudará a entender mejor a qué se hace referencia cuando hablamos de actuar en plena conciencia (traducción de Mindfulness en castellano). Entender y practicar el Mindfulness es un proceso, no es un modelo o un método que apliquemos y que vaya a dar resultados en seguida. Es una forma de meditación que tiene como objetivo reducir tus niveles de estrés, en constante mejora.

5. Disfrutar de cada momento

En un ayuno es importante observar lo que pasa fuera de ti y dentro de ti. Aprovechar al máximo de los momentos de descanso, de convivencia con el grupo, del andar en la naturaleza, de las actividades de relajación que pueda haber como el yoga, la meditación, el reiki, de masajes (relajantes o drenajes) etc.... Así se descubre el mindfulness.

Si estás en un momento de reflexión sobre tu vida, si notas que en tu cuerpo falta de energía, tu estilo de vida no se corresponde a la definición oficial de lo que llamamos el bienestar, y que tienes una vida muy estresante, quizás sea el momento de darte un parón y dar un respiro a todas las células de tu cuerpo, ¿Has pensado en realizar un ayuno?