¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¿Qué ocurre con los cambios cognitivos en pacientes con Parkinson?

Estas son las maneras en las que la enfermedad de Parkinson afecta a los procesos cognitivos.

Qué ocurre con los cambios cognitivos en pacientes con Parkinson

Desde la antigüedad se ha conocido la existencia de pacientes con temblor y dificultades en la marcha; sin embargo, este trastorno no era conocido en ese entonces como enfermedad de Parkinson (EP) El término fue considerado hasta la descripción realizada a principios del siglo XIX por el médico británico de quien lleva su nombre: James Parkinson.

Los primeros estudios de la EP iban dirigidos al trastorno del movimiento per sé, sin tomar en cuenta los cambios conductuales y cognitivos como un síntoma propio de la condición.

Profundizando en la enfermedad de Parkinson

Los síntomas de tipo motor caracterizan a esta enfermedad, aunque en los últimos años se ha prestado cada vez más atención a los trastornos no motores, especialmente a los síntomas cognitivos y emocionales que llegan a ser en ocasiones más discapacitantes que el componente motor, es muy probable que en el 25 a 30 % de los casos desarrolle una demencia. Es por eso que Jean-Martin Charcot y Edme Felix Alfred describen en su obra De paralysie agitante sus observaciones de las alteraciones cognitivas de EP. Charcot en uno de sus trabajos revisó el tema de la EP y especificó en algunos conceptos relacionados con las capacidades mnésicas afirmando que “en un momento dado la mente se nubla y la memoria se pierde”.

La EP está considerada como la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después de Alzheimer. El 1% de la población mayor a 60 años presentará Parkinson y un 3% entre los 75 y 84 años, siendo la edad media de inicio alrededor de los 55 y es más común en varones (55%) sin embargo, el 40% de los pacientes diagnosticados inician los síntomas antes de los 40 años. C. Saéns Zea (2013).

Las causas son desconocidas, aunque hay un pequeño porcentaje de alrededor de un 5% de casos en los que la causa es genética, también existen factores ambientales como el consumo de contaminantes, metales neurotóxicos (mercurio, aluminio, arsénico).

¿Qué produce el trastorno del movimiento?

Esta condición deriva de una muerte de las neuronas productoras de dopamina de la sustancia negra, la sustancia negra está situada en el mesencéfalo de forma bilateral, la despigmentación de la sustancia negra a nivel anatomopatológico implica una pérdida neuronal de manera progresiva.

La sustancia negra forma parte de los ganglios basales, los cuales controlan movimientos mediante conexiones con el córtex motor. En adición ayuda a ajustar los movimientos incluyendo los movimientos finos que al afectarse dará lugar al temblor sobre todo en las manos como el temblor de contar monedas y temblor en reposo, con el tiempo ira apareciendo la rigidez y la inestabilidad postural. El diagnostico en la EP es principalmente clínico, siendo los síntomas más relevantes: el temblor (reposo) bradicinesia (cinesia) rigidez muscular, la inestabilidad postural.

¿Cómo afecta a la cognición la enermedad de Parkinson?

Una reducción de dopamina a nivel del córtex prefrontal podría dar como resultado alteraciones de la conducta, alteraciones neuroafectiva y cognitivas.

Hay estudios que relacionan las alteraciones leves de la EP con el incremento de demencias y alteraciones cognitivas. Los síntomas neuropsicológicos más comúnmente observados en al EP son:

  • Dificultades en habilidad visoespacial
  • Dificultades de manera leves en la memoria
  • Reducción en la fluidez verbal
  • Dificultades en la iniciación
  • Alteraciones en la velocidad del procesamiento

Vale la pena destacar que dentro de los cambios cognitivos se pueden encontrar aislados o múltiples, tanto de los casos que inician con la condición, así como quienes ya la han desarrollado. El rendimiento cognitivo en cada paciente dependerá de varios factores tales como: el estilo de vida que se ha llevado, el nivel educativo, la edad de inicio de la EP, si existen comorbilidades psiquiátricas asociadas, comorbilidades médicas adyacentes como vulnerabilidad a desarrollar demencia, historial médico familiar y si el paciente ha generado reserva cognitiva etc. Esto determinará cuadros cognitivos desde la normalidad hasta grados avanzados de deterioro neurocognitivo.

Entre el déficit cognitivo aislados podemos encontrar pacientes con déficit en funcionamiento ejecutivo o en combinación con otras alteraciones como serias dificultades en la memoria o de la atención selectiva. Existen diversos estudios que muestran un porcentaje de entre 30 – 40% de pacientes con EP padecerán una demencia clínicamente definida.

De igual manera dentro de las afecciones neuroafectivas algunos estudios reportan que el 30-40% de los pacientes con EP presentan depresión. Delgadillo, et al. (2013)

1. Alteraciones de la atención

Esta habilidad se encuentra en los pacientes con EP sin demencia. Entre las pruebas para medir atención se encuentra la Batería Neuropsicológica Neuropsi, tareas de cancelación, tareas de inhibición, laberintos entre otras.

2. Alteraciones del funcionamiento ejecutivo

Este suele ser uno de los síntomas más tempranos y característicos de la EP. Las pruebas que ayudan a tener mejor visión cognitiva de la afección son BANFE, Wisconsin Card Sorting Test, el Trail-Making Test, la prueba de Stroop, la figura compleja de Rey, la torre de Londres, la torre de Hanoi.

3. Trastornos visoespaciales

Este déficit es frecuente encontrarlos en pacientes con EP, ya que existen dificultades en observar la posición relativa de los estímulos presentados en el espacio y de integrarlos como un todo de manera coherente. La copia de la figura de Rey y las tareas de cubos de Corsi ayudarán a determinar la severidad del deterioro de estas funciones y redes cognitivas.

4. Alteraciones del lenguaje

Dado que la mayoría de los pacientes con EP sufren de disartria hipocinética es común que la fluidez verbal se vea afectada ya que existe un enlentecimiento para el proceso de generación del lenguaje y en muchos pacientes aparecen también problemas relacionados con la escritura dando como resultado una escritura hipocinética, con presencia de micrografía. Para evaluar si existe alteraciones en el lenguaje y en que intensidad se puede evaluar con las pruebas de denominación de Boston, y la prueba del FAS para velocidad de fluidez verbal semántico y fonológico.

5. Apraxias

En un estudio de pacientes con EP, más del 60% en las evaluaciones de test de apraxias obtuvieron peores resultados que los sujetos control, varios de los autores lo atribuyen a alteraciones frontales. Las apraxias motoras son las más comunes en esta condición, sobre todo las apraxias viso-costructivas.

¿Cómo impacta en la afectividad?

Todas estas alteraciones tanto motoras como no motoras traen consigo un impacto en la vida psicológica y emocional del paciente. El estigma social afecta de manera significativa y esto hace que el paciente opte por aislarse y dejar de socializar, puede comenzar a presentar sintomatología depresiva y ansiosa.

En la mayoría de las ocasiones los familiares con el fin de proteger a su ser amado le limitan las actividades tanto dentro y fuera de la casa. Esto hace que el paciente comience a perder funcionalidad de manera progresiva sintiéndose porco productivo, y a veces hasta inútil.

10 signos de alerta

Estos son los principales signos a tener en cuenta.

1. Temblor

Los temblores o contracciones musculares son de los síntomas que aparecen de primero en la EP. En algunas ocasiones inician en un dedo de la mano que se vuelve progresivo hasta lateralizarse hacia el otro lado del cuerpo.

2. Alteraciones en la escritura

Podrían comenzarse a notar cambios en la escritura como hacer la letra significativamente más pequeña que lo usual, el trazo débil y descendente.

3. Dificultades en la marcha o efecto “freezing”

Son episodios transitorios del trastorno motor en los cuales la persona puede experimentar una incapacidad para generar el movimiento que se mantiene por unos segundos.

4. Voz baja (hipofonía)

Se caracteriza por una disminución en el volumen de la voz al momento de hablar que se debe a una falta de coordinación de los músculos del habla.

5. Falta de expresión facial (hipominia)

Consiste en una reducción de la capacidad para poder transmitir emociones con gestos faciales.

6. Rigidez muscular

Esta rigidez puede estar presente en cualquier parte del cuerpo, limitan la amplitud del movimiento y causan dolor.

7. Deterioro de la postura o el equilibrio

También llamada efecto de “pizza” el cuerpo podría adoptar una postura encorvada y hacia un lado.

Factores de riesgo

Algunos de los factores de riesgo son:

  • Edad: por lo general comienza en la segunda edad de la vida, aunque existen casos de inicio temprano (45) que el llamado también Parkinson atípico.
  • Herencia: tener un familiar con EP aumenta la posibilidad de padecer el trastorno
  • Sexo: diversos estudios realizados muestran que los hombres son más propensos a tener la EP que las mujeres.
  • Exposición a toxinas: la exposición continua a herbicidas, pesticidas, puede aumentar el riesgo de padecer la EP.

¿Cómo prevenir la EP?

Aunque es una condición que está siendo hoy en día muy estudiada, aún se desconocen las causas de la enfermedad. Algunas investigaciones han demostrado que realizar ejercicio aeróbico de manera regular (nadar, montar bicicleta, bailar) podría reducir el riesgo de tener la enfermedad; existen también investigaciones que han demostrado que personas que consumen cafeína (café o té, té verde o bebidas de cola) presentan la EP con menos frecuencia que quien no las consumen. Sin embargo, no existe evidencia certera de la cafeína como protector en contra de la enfermedad.

Somos nuestra realidad, si nuestra realidad es que tenemos una mala calidad de vida debido a malos hábitos alimenticios, no dar prioridad a la salud, practicar el sedentarismo, no darle importancia a la salud emocional; al final seremos el resultado de todas estas malas prácticas. La definición de locura “esperar resultados diferentes haciendo lo mismo” (Einstein) si quieres bajar el riesgo de padecer EP o cualquier otra condición médica, es momento de evaluar tus hábitos y mejorarlos.

  • Arnedo, M. (2014). Neurpsicologia a traves de los casos clinicos. Espana: Editorial Medica Panamericana.
  • Rodríguez-Constenla, I. et al. (2010). Trastornos Cognitivos y Neuropsiquatricos en la Enfermedad de Parkinson. Revista de Neurología, 33-39.
  • Olmedo, F. (2013). Alteraciones cognitivas en pacientes con la enfermedad de Parkinson. Rev Mex Neuroci, 237-242.
  • Parkinson's Foundation. (2021). 10 Signos de Alerta Temprana. New York, New York, USA.
  • Research, M. F. (08 de Julio de 2022). Enfermedad de Parkinson. Obtenido de Mayo Clinic.

Artículos relacionados