La Psicoterapia Cognitiva Posracionalista es un tipo de terapia desarrollada en los años 90 por el neuropsiquiatra italiano Vittorio Guidano. Se enmarca dentro de una perspectiva constructivista, que entiende que la realidad la vamos construyendo de forma única y personal.

Así, habría tantas realidades como personas. Esta terapia, además, le da mucha importancia a la identidad personal y al lenguaje. En este artículo conoceremos sus características generales, así como las ideas de Guidano y algunas de las técnicas que utiliza a través de su modelo.

Psicoterapia Cognitiva Posracionalista: características

La Psicoterapia Cognitiva Posracionalista fue creada por Vittorio Guidano a lo largo de toda su vida; aproximadamente, desde los años 70 hasta el año 1994. Se considera un tipo de terapia cognitiva pero también constructivista, en la cual la relación terapéutica se entiende como “de experto a experto”. Su objetivo principal es que la persona sea capaz de construir una identidad propia a través de diferentes estrategias que veremos a continuación.

Este tipo de terapia se utiliza como intervención clínica psicológica, y a su vez constituye una escuela teórica en psicología. Esta escuela sigue un modelo teórico que defiende que el ser humano intenta crear cierta continuidad en el sentido de sí mismo y de su historia personal, a través de una identidad narrativa coherente y flexible. Dicha identidad se puede ver reflejada en elaboraciones narrativas que desarrolla el paciente.

Las ideas de Vittorio Guidano

Vittorio Guidano

Vittorio Guidano nació en Roma el año 1944, y murió a los 55 años en Buenos Aires, Argentina. Fue un reconocido neuropsiquiatra, y además de crear la Psicoterapia Cognitiva Postracionalista, también creó el Modelo Cognitivo Procesal Sistémico. Así, su orientación teórica era fundamentalmente cognitiva y constructivista. Sin embargo, a diferencia del cognitivismo precedente, en la teoría de Guidano el mismo autor ensalza las emociones por encima de la cognición.

Cabe mencionar, pero, que la corriente del posracionalismo empieza de la mano de V. Guidano junto a su compañero Giovanni Liotti, que en 1983 publican el libro “Cognitive Processes and Emotional Disorders”. Pero, ¿qué significa posracionalismo?

Esta corriente, creada por Guidano, y donde se ubica la Psicoterapia Cognitiva Posracionalista, trata de ir más allá del mundo externo, real y racional. Así, esta corriente de tipo constructivista, parte de la idea de que el conocimiento se crea a través de la interpretación de la realidad, y de una serie de aspectos subjetivos en el procesamiento de la información y del mundo que nos rodea.

Niveles

En la Psicoterapia Cognitiva Posracionalista de Guidano se plantean dos niveles en los que se desarrolla toda experiencia humana. El objetivo de esta terapia, así como del terapeuta, será trabajar entre estos dos niveles (que implican la experiencia y la explicación de la experiencia).

Estos niveles “existen” u operan de forma simultánea, y son los siguientes:

1. Primer nivel

El primer nivel consiste en la experiencia inmediata que experimentamos, y que está formada por un conjunto de emociones, conductas y sensaciones que fluyen de forma inconsciente.

2. Segundo nivel

El segundo nivel de la experiencia humana consiste en la explicación que le damos a la experiencia inmediata; es decir, ¿cómo ordenamos, entendemos y concebimos dicha realidad?

Auto-observación

Por otro lado, la Psicoterapia Cognitiva Posracionalista promueve un método muy concreto de trabajo, que se centra en la auto-observación por parte del paciente. La auto-observación es una técnica que permite a la persona “verse desde fuera” y reflexionar sobre su conducta, sus pensamientos y sus actitudes.

Además, esta técnica también permite discriminar dos dimensiones de uno mismo: por un lado, el “yo como experiencia inmediata”, y por el otro, el “mí”, que es la explicación que la persona desarrolla sobre sí misma a través del lenguaje.

Además, la auto-observación, estrategia central de la Psicoterapia Cognitiva Posracionalista, permite a la persona explorar su propia experiencia, así como construir significados alternativos para entender y dar nombre a lo que está sintiendo.

Los significados que construye la persona en relación a su realidad y a su experiencia vital, surgen a raíz de que la persona en cierta manera “ordene” su realidad. Por otro lado, será conveniente que ésta sienta la realidad como algo continuo que le está sucediendo, en coherencia con ella misma.

El sí mismo: la identidad personal

Así, en relación a lo anterior y al proceso de auto-observación, encontramos que V. Guidano en su Psicoterapia Cognitiva Posracionalista le da mucha importancia a la identidad personal (el objetivo de la terapia), que es lo mismo que el concepto del “sí mismo”, y que entiende como un sistema cognitivo-afectivo complejo, que le permite a la persona evaluar (y reevaluar) su experiencia de forma global o parcial.

Todo esto lo hace el paciente según una imagen que tiene de sí mismo (una imagen consciente), que asimila a través del lenguaje y de las experiencias.

Relación con los niveles

Podemos relacionar el concepto del sí mismo (el self) con los niveles de la experiencia humana, previamente comentados. Así, en el primer nivel de la experiencia inmediata, se encontrarían las situaciones concretas que la persona experimenta, y que vive con un sentido interno de continuidad. Todo esto, como ya hemos visto, se vive de forma automática y no consciente.

En cuanto al segundo nivel, en cambio (el nivel de la explicación), encontramos la explicación que le damos a la experiencia y a la imagen que tenemos de nosotros mismos. Esta imagen la va construyendo la persona a lo largo de su vida. La terapia también se centrará en que ésta sea coherente con los valores de la persona y consistente en el tiempo (que el paciente pueda formar un “continuo” vital).

Técnica de la Moviola

Por otro lado, la auto-observación se desarrolla a través de otra técnica que se encuentra dentro del proceso mismo de auto-observación: la Técnica de la Moviola.

El nombre de la técnica hace alusión a la primera máquina que permitió editar películas en film (moviola), y se explica a través de una metáfora con este objeto. Pero, ¿cómo se aplica la técnica de la moviola?

Pasos

Vamos a ver cómo se aplica a través de cada uno de sus pasos:

1. Visión panorámica

Primeramente, se entrena al paciente para que aprenda a dividir una experiencia particular en una secuencia de escenas, obteniendo así una especie de visión panorámica.

2. Reducción

Posteriormente, se le ayuda para que enriquezca cada escena con detalles y con aspectos sensoriales y emocionales diversos.

3. Amplificación

Finalmente, el paciente deberá reinsertar la escena (o escenas), ya enriquecida(s), en la secuencia de su historia de vida. De esta forma, cuando el paciente se ve a sí mismo, tanto desde un punto de vista subjetivo como objetivo, puede empezar a construir nuevas abstracciones e ideas alternativas sobre sí mismo y sobre su experiencia vital.

Estructurar la experiencia emotiva

Finalmente, otro componente de la Psicoterapia Cognitiva Posracionalista es la estructuración de la experiencia emotiva. Para estructurar todo aquello que vamos viviendo, será imprescindible el uso del lenguaje. Éste, nos permitirá ordenar la experiencia y estructurarla en secuencias, como ya hemos visto en la técnica de la moviola.

Además, también nos ayudará a separar los diferentes componentes de dicha experiencia (componente del conocimiento, componente emocional...). Así, dentro de la Psicoterapia Cognitiva Posracionalista, la estructura narrativa de la experiencia humana es en realidad una red de experiencias que vamos viviendo, asimilando e interconectando unas con otras para acabar formando la identidad personal.

Referencias bibliográficas:

  • Feixas, G; Miró, T. (1993). Aproximaciones a la psicoterapia. Una introducción a los tratamientos psicológicos. Ed. Paidós. Barcelona.

  • Fernández, A; Rodríguez, B. (2001). La práctica de la psicoterapia. La construcción de narrativas terapéuticas. Ed. Desclée de Brower. Bilbao.

  • León, A. y Tamayo, D. (2011). La psicoterapia cognitiva posracionalista: un modelo de intervención centrado en el proceso de construcción de la identidad. Katharsis, 12: 37-58.