Tras el primer impacto que hemos sufrido como sociedad fruto de la crisis del COVID-19, estamos en un momento en el que avanzamos hacia la desescalada progresiva, las fases, la “nueva normalidad”, los nuevos códigos afectivos, los primeros contactos y encuentros con familiares y amigos…

¿Pero estamos preparados, como ciudadanía, para volver a nuestras rutinas y nuestras responsabilidades tal y como las teníamos concebidas antes del estado de alarma?

Esta duda nos la trasladan muchos de los pacientes que tenemos el privilegio de acompañar en estos momentos desde el equipo que forma Centro TAP. Les trasladamos la necesidad de seguir construyendo el “hoy”, sin anticipar el “mañana” y sin detenerse en el “ayer”; parte de nuestro objetivo para con ellos es el de dotarles de herramientas para el manejo de la incertidumbre, el miedo, el malestar y la ansiedad que ha producido esta crisis o que con ella se han potenciado.

La utilidad de la terapia online en la crisis de la pandemia

Nuestro formato terapéutico sigue siendo en exclusiva el online a día de hoy, ya que somos férreas defensoras de los cambios progresivos y ajustados a las necesidades de nuestros pacientes. Volveremos a un formato presencial, pero estos casi tres meses nos han permitido tener mayor experimentación en la teleasistencia, psicología online o terapia online. En este tiempo hemos podido valorar junto a nuestros pacientes el valor incuestionable que tiene esta fórmula.

Son muchos los beneficios que hemos encontrado en la terapia online desde la práctica del volumen actual de citas que hemos experimentado:

  • Facilita la regularidad entre sesiones
  • Atiende a las necesidades de movilidad reducida del paciente
  • Cuenta con mayor agilidad temporal
  • Tiene alta flexibilidad horaria
  • Se desarrolla en un entorno de seguridad y protección
  • No tiene limitación geográfica
  • Beneficio directo de los recursos digitales con los que contamos actualmente
  • Mayor intimidad

Sospechamos que este formato online, para muchos profesionales y para muchos pacientes era una “aberración” en los propios procesos de intervención y ayuda psicológica. El desconocimiento nos lleva en muchos momentos a prejuzgar procesos y a etiquetarlos de insuficientes y negativos, pero ahora que como sociedad hemos experimentado las videollamadas, videoconferencias, el teletrabajo y la terapia online hemos puesto en valor su funcionalidad, atestiguando con la experimentación que el formato funciona, que tiene validez y fiabilidad y que existe una mejora de nuestro estado psicológico tras cada una de las sesiones online que se han mantenido en los procesos abiertos de terapia.

Desde Centro TAP vamos a seguir apostando por esta fórmula de intervención en nuestros procesos terapéuticos, así como en las acciones formativas online que hemos puesto en marcha; en la actualidad contamos con tres en este formato: Gestión Emocional, Inteligencia Emocional para Familias y Acompañamiento Emocional al Posparto.

Estamos preparando mayor oferta formativa con esta fórmula, queremos seguir apostando por una calidad del servicio formativo ahora en online. Sabemos que en la red existen muchas ofertas gratuitas que pueden “saciar” inicialmente la necesidad de aprender del que consume, pero queremos competir frente a esta gratuidad con calidad, rigurosidad y profesionalidad, el equipo de profesionales que forma Centro TAP está altamente cualificado ofreciendo una insuperable experiencia de aprendizaje.

A medida que la Comunidad de Madrid avance en sus fases de desescalada, seguiremos compaginando nuestros servicios en ambos formatos, tanto presencial como online, queremos llegar a todas las personas que nos necesiten sin limitaciones ni restricciones geográficas, de movilidad o de adecuación temporal. Puedes acceder a nuestros datos de contacto accediendo a nuestro perfil profesional aquí.