Desde tiempos inmemoriales, los humanos hemos utilizado tretas psicológicas para sacar provecho de nuestro prójimo en beneficio propio.

Por supuesto, esta herramienta de supervivencia se ha perpetuado hasta nuestros días, e incluso forma parte de la manera de trabajar de muchas compañías y personas que si bien no engañan, porque la ley les mantiene a raya en muchas ocasiones, logran manipular nuestro cerebro para decantarnos por la opción que ellos desean.

Trucos psicológicos de las tiendas online

Es bien sabido que las grandes cadenas de supermercados utilizan muchos de estos trucos, de los que ya os hablamos en el pasado aquí, para que acabemos comprando mucho más de lo que necesitamos. Estas técnicas han sido profundamente estudiadas por el campo del marketing llamado comportamiento del consumidor, que continúa avanzando gracias a disciplinas como el neuromarketing.

Sin embargo, en los últimos tiempos las compras en tiendas físicas están disminuyendo por el surgimiento del comercio online. Y esto es debido al auge de las tiendas online al calor de plataformas como 1and1 que permiten crear y mantener un comercio en internet sin casi conocimientos informáticos. Así pues, tanto grandes como pequeños negocios que prosperan en internet también se sirven de ciertos trucos psicológicos para, al igual que el comercio físico, conseguir vender más.

Precios reducidos

Entre las distintas estrategias que utilizan los vendedores online encontramos aquellas que se benefician de la aversión a la pérdida que puede sentir un consumidor. En este sentido, reducciones del precio que se muestren junto al precio original dan la sensación al potencial comprador de que se está perdiendo una gran adquisición a muy buen precio, dado el ahorro ofrecido.

Asimismo, muchas compañías, especialmente aerolíneas y páginas de alojamiento, juegan con la sensación de escasez y de urgencia. De esta manera, webs como Booking te muestran que solo queda una habitación en el hotel que te interesa, y que justamente en ese momento hay varias personas mirando ese mismo alojamiento en el que estás interesado. De igual forma, muestran descuentos por un tiempo limitado que crean una urgencia al potencial consumidor. Amazon por su parte, también utiliza el tiempo como arma a su favor al incluir la posibilidad de recibir un artículo al día siguiente o cuanto antes al comprar dicho producto antes de ‘X’ minutos.

Gratuidad si compran varios productos

Por otro lado, otra técnica muy recurrente es ofrecer envío gratuito a partir de cierta cuantía, lo que en gran cantidad de ocasiones hace que compremos cosas que realmente no necesitamos para poder obtener el envío sin coste alguno.

Además, los vendedores online pueden ser muy insistentes, ya que una vez seleccionas el producto que quieres, aunque no termines la compra, te seguirán ofreciendo el producto o servicio por el que has mostrado interés mediante anuncios en otras páginas webs, y todo gracias a las ‘cookies’.

Buena experiencia de usuario

Pero sin duda, lo que realmente hace incrementar las ventas de cualquier web, más allá de los trucos, es que el proceso de compra sea lo más fácil, cómodo y placentero posible. En este sentido, el gigante del comercio electrónico, Amazon, permite finalizar la compra con un solo clic mediante el Checkout Express, una vez la web ya tiene tus datos personales y de pago. Y es que los expertos de las ventas online, cada vez tienen más claro que los compradores somos perezosos, por ello muchos de los carritos de la compra se quedan a mitad camino sin llegar a completar la operación de compra.

Pero aunque las tiendas online nos consigan sacar en infinidad de ocasiones más dinero del que desearíamos, pueden ser una herramienta muy útil a la hora de gastar menos, sobre todo siguiendo consejos para ahorrar dinero en internet y teniendo en muchas ocasiones paciencia.