Durante mi carrera como profesional de la Psicología Forense, siempre he encontrado muchas y variopintas peticiones por parte de personas que necesitan un informe para el ámbito judicial. Incluso con clientes tanto en el ámbito de lo civil como en lo penal (o cualquier otro ámbito) que, generalmente, no tenían muy claro por qué o para qué querían ese informe que necesitaban para un juicio.

Para entenderlo todo hay que tener en cuenta que en nuestro país, la figura del Psicólogo/a Forense o psicólogo/a se inicia en la España desde los años 80, para ir creciendo poco a poco en todo el territorio. Un Psicólogo/a Forense es un perito psicólogo/a dentro del ámbito judicial, cuya labor es evaluar y realizar informes sobre objetos de pericia solicitados por las partes.

Inicialmente siempre fue más conocida su figura desde el ámbito público, sobre todo en el ámbito de familia, cuando existían problemas de custodia de menores de por medio. Y, posteriormente, también extendiéndose su figura como profesional privado.

Durante mucho tiempo se ha pensado que el profesional público era más neutral, o su valoración era más correcta que el profesional del ámbito privado, debido a la falsa creencia de que "como el cliente paga a ese profesional, se entiende que tiene menos neutralidad". Obviamente esto ni es ni debe ser así, siendo cada vez más una figura relevante dentro del sistema jurídico español, no por ser privado o público, se es ni mejor profesional, ni más neutral.

Por eso te voy a dar 10 claves para saber cuándo buscar a un psicólogo para que te haga un informe psicológico pericial.

Cómo y para qué buscar un psicólogo que haga informes psicológicos judiciales

Ten en cuenta estas ideas clave a la hora de adoptar una decisión.

1. No es terapia, sólo evaluación

No busques a un psicólogo de terapia, no tiene nada que ver. El psicólogo que te hace una terapia te puede hacer un informe de historial, pero no es un informe ni con las garantías ni con el contenido ni con la forma adecuada para el ámbito judicial.

Así, el profesional que solamente es terapeuta no está formado para intervenir en el ámbito jurídico. Si necesitas terapia busca a un terapeuta, pero si estás mal por alguna secuela psicológica que, aunque pueda requerir tratamiento, etstá relacionada con un justificante para un juicio que necesitas obtener, busca a un Psicólogo Forense.

2. Si necesitas pruebas de tu estado mental...

Ya sea por diversos motivos que solicite el cliente, el informe psicológico siempre es una prueba en un juicio, y esa es su función.

Si necesitas una prueba de una secuela psicológica después de un accidente tráfico (pongamos como ejemplo que desarrollas una fobia a conducir después de un accidente, o que después de un crimen, desarrollas un Trastorno por Estrés Postraumático), necesitas poder demostrar dos cosas: que realmente tienes un trastorno y que realmente está generado por ese episodio.

Aquí entra el informe, porque es un mecanismo de evaluación exhaustiva que, además, debe estar debidamente argumentado y justificado por la bibliografía más actualizada y las últimas investigaciones en cada ámbito que se reseñe en el informe. Cuanto más formal y detallada sea tu prueba, más oportunidades tendrás de un juicio a tu favor.

3. Es clave cuando buscas la verdad

Si tienes un problema judicial, no caigas en creer que el mero hecho de contratar a un psicólogo judicial para que te haga un informe da por hecho que el informe sólo te dará la razón. Si piensas así, te equivocas.

El profesional siempre deberá ser neutral, ya sea contratado por tu parte o designado desde el mismo juzgado. Y esto es lo que recibirás en el informe, a veces será beneficioso para ti, otras veces no, y en ocasiones ni una ni otra.

4. Necesitas un trabajo completo

Demasiadas veces me han dicho que "por qué un precio tan elevado para un informe, que en dos tardes lo tengo". O que "lo que necesito es algo sencillito para un juicio". Esto es un error muy grande, si vas a por un informe tienes que solicitar un trabajo completo.

Un buen informe no se hace en “dos tardes” y no existen informes “sencillitos”. El informe pericial psicológico lleva un proceso que comienza con un análisis previo: cuando el cliente, ya sea a través de sí mismo o a través de su abogado, te plantea el objeto de la pericial. Lo primero es estudiar si se puede llevar a cabo, ver qué pruebas o formas de evaluar debes aplicar, y por último realizar un presupuesto del servicio que vas a llevar.

Posteriormente viene la evaluación, que no es fija, ya que se puede alargar, y eso debe venir incluido en el precio del informe de antemano, ya que lo que pagas no sólo es el tiempo del profesional, sino también el resultado final de la prueba que ha realizado para ti.

Por último, hay que redactar el informe, plasmar los resultados y, lo más importante, justificar las conclusiones; porque recordemos que, como prueba, sirve para que los elementos del sistema jurídico español, que se encargan de decisiones tan importantes, tengan la mayor cantidad de datos.

Pero esto es el informe, luego se suele realizar una devolución con el cliente. Es importante que entienda qué se ha obtenido y posteriormente hay que defender o ratificar ese informe en vista oral/juicio, que podría ser en cualquier parte de España.

Si lees esto recuerda que al contratar buscas a un profesional que te haga el trabajo completo, a pesar de que esto conlleve un precio elevado.

5. Valorar custodias

Los informes no deciden las custodias, sino que reflejan la relación entre los padres y sus hijos para ver la idoneidad educativa y de relación que tienen entre ellos, para que el juez valore si una custodia es adecuada hacia un padre o una madre.

Pongo este punto porque el ámbito de menores es muy común solicitar estos informes. Y sí, se puede realizar la exploración al menor avisando a la otra parte, aunque esta no esté de acuerdo, si es para la realización de un informe.

Es fundamental un buen informe psicológico forense para este ámbito, y aquí sí es importante buscar un profesional bien formado y especializado.

6. El tiempo necesario para presentar la prueba

El problema más común es que los clientes te piden un informe para hacerlo en una semana o 15 días; siempre, como norma, cuando me llegan este tipo de clientes les suelo contestar que mi profesionalidad me impide ajustarme a estos plazos tan cortos.

Esto es porque un informe no es algo que se haga rápido, si vuelves al punto 4 verás todos los pasos que se deben pasar. Por ello, siempre que vayas a solicitar un informe hazlo con antelación, al menos de un mes.

7. No dejes de contratarlo por su precio: bien planteado, no es tan caro como piensas

Me gustaría ampliar esto con respecto a otro punto. Los informes periciales son caros, normalmente rondan un precio superior a los 1000€ (esto en el año 2020), pero es que lo que vas a contratar no es cualquier cosa, es algo que puede marcar la diferente entre un resultado u otro en el entorno judicial.

Por lógica, una herramienta compleja y que debe ser, además, defendida en un juicio, será cara. Además, no es un pago a plazos, sino único, por lo que en el fondo la inversión no es tan grande como uno cree.

Pongo una comparativa. Si vas a un psicólogo sanitario/clínico para hacer sesiones de terapia, de media la sesión suele costar unos 50€ y vas semanalmente durante 6 meses, que puede ser la duración adecuada. A final de tu intervención has pagado en torno a 1200€ (probablemente más). Visto desde este enfoque, ahora el trabajo tan amplio de horas que realiza un psicólogo/a del ámbito judicial no es tan caro como parece.

8. Cuando sea útil y realmente lo necesites

Aquí en ocasiones no es tanto fallo del cliente, sino de su abogado, que por intentar obtener una prueba más que pueda ayudar, incita al cliente a que busque un informe; pero luego este informe o no es necesario o realmente es insustancial.

Pongamos de nuevo el ejemplo del accidente de tráfico; pensemos que la persona desarrolla una secuela psicológica, y el abogado lo que le pide al perito es que evalué la credibilidad del testimonio. Se podría hacer, pero no tiene sentido evaluar ese aspecto, y sería más útil una valoración psicopatológica de secuelas.

Además, innumerables veces me han pedido que evalúe a otra persona, por ejemplo, a la parte contraria, sin verla. Esto es imposible y es un error garrafal, aparte de que no es ético ni tiene sentido. El profesional sólo puede plasmar la información que ha evaluado y sobre las personas que ha visto.

9. Ten claro que es una herramienta, no una garantía

Es normal que un cliente, cuando solicita un informe, quiera que se lo hagan perfecto; no se merece menos. Pero un buen informe no es garantía de victoria en un juicio, incluso aunque sea favorable a la persona.

Hay que entender que se trata de una herramienta más, pero que no da una garantía total, porque esto es totalmente incontrolable. No lo contrates si no eres consciente de este punto.

Lo importante es contar con profesionales bien formados y un objeto de pericia bien definido para maximizar las posibilidades.

10. Buenas y sanas preguntas

A veces el objetivo no es solamente tener el informe. También es saber que los abogados deban realizar las preguntas adecuadas para que el profesional pueda extender dicha información en una vista oral.

Es decir, tener solo el informe y que el profesional llegue y diga: “lo ratifico”, en el fondo es perder dinero. Es importante que el abogado tenga en cuenta qué puede y debe preguntar; lo hará él si le es favorable, pero también si no lo es. Porque su objetivo es desmontar el informe como prueba si no le beneficia a su cliente, o apoyarse en sus tesis si le aporta más posibilidades de ganar.

También es importante saber hacer preguntas sobre los informes de los contrarios, aunque en España no está muy bien vista la figura del “contrainforme”.

¿Te interesa saber más?

Rubén Tovar

Si necesitas más información para solicitar un informe, ponte en contacto conmigo; me llamo Rubén Tovar, soy Psicólogo Sanitario y especializado Psicología Clínica, Legal y Forense por la UCM y fundador de Terapiaencasa.es . Tanto yo como mi compañero Luis Lucio Lobato, Psicólogo Sanitario y profesor universitario, llevamos a cabo informes en todo el territorio español.

Desde nuestra metodología siempre intervenimos dos profesionales, porque da mayor credibilidad y neutralidad a nuestros informes. Además, siempre justificamos con el máximo detalle toda la información que plasmamos en nuestros informes.

Si necesitas más información pídenosla en a través de estos datos de contacto.