Comprendiendo las ciber-relaciones

Una reflexión sobre cómo nos afectan las relaciones cibernéticas en el contexto de Internet.

Regina Wohlmuth

Regina Wohlmuth

Comprendiendo las ciber-relaciones

Las relaciones a distancia son un fenómeno cada vez más frecuente en un mundo interconectado y globalizado. La masificación del uso de Internet hace que se multipliquen las oportunidades de conocer a alguien residente en un país lejano, y como siempre, el amor no entiende de áreas geográficas.

Y es que mantener relaciones a distancia es todo un reto psicológico que no todo el mundo sabe gestionar. En este sentido, actualmente existen nuevos estudios que indican que una relación a distancia puede tener mucho más éxito que una convencional. ¿Cuál es la razón de esto?

Las claves de las relaciones a distancia por Internet

Curiosamente, se ha demostrado que el grado de intimidad comunicativa se ve mucho más a menudo en parejas a distancia que en las que se encuentran en el mismo lugar.

Ahora bien, las relaciones a distancia pueden también ser muy dolorosas porque exponen a las personas a la incertidumbre, los celos, la falta de compromiso, falta de contacto físico, los malentendidos en la comunicación, la monotonía y el desconocimiento del círculo social de la otra persona. En cierto sentido, estos problemas también se dan en una relación en la que ambas personas se encuentran en el mismo lugar. ¿Será que realmente las relaciones a distancia no son tan descabelladas como sonaban antes?

La problemática que se tenía antes era la falta de canales de comunicación entre dos personas alejadas la una de la otra; los que existían no eran efectivos. Pero ahora todo eso ha sido remediado. De igual manera, los ueos canales de comunicación como el recién anunciado Metaverso nos ofrecen cientos de posibilidades de seguir en comunicación a pesar de la distancia, y establecer en este contexto y de manera sana una relación, ya sea de amistad o bien amorosa.

Hemos visto a través del tiempo algunos casos de éxito de ínculos afectivos o amorosos iniciados en Internet; historias que terminan en bodas o amistades para toda la vida. por ello creo que es importante no prejuzgar negativamente estas nuevas maneras de establecer relaciones.

La psique de las personas es un elemento extremadamente importante al adentrarse en una relación de cualquier tipo. Y en este caso, en el contexto de las interacciones en Internet, se deberían sostener reglas para mantenerse a salvo de las amenazas, los engaños y la farsa emocional. Sobre todo si se quiere llevar a cabo la relación al nivel de conocerse profundamete.

La consolidación de las relaciones

Una vez que hemos decidimo aventurarnos en una situación en la que existe un trato cara a cara tras conocerse por Internet, es importante tomar precauciones, como ir acompañado (si bien se sabe que una cita es de dos, se puede pedir a alguien de confianza que los mire hasta que aparezca la sensación de seguridad), o conocerse en lugares públicos. O, si la otra persona cambia de lugar con respecto a la localización previamente acordada, alejarse inmediatamente.

Debemos revisar información básica del usuario, que no sea un perfil muy reciente, que tenga fotos reales, hacer videollamadas en diferentes canales para que sea más difícil de modificar el vídeo, etc.

Haciendo amigos por Internet

Hablando de amistades cibernéticas, esto puede también ser algo complicado de gestionar. Sobre todo para los niños y adolescentes, que tienden a cosificar a los participantes de los videojuegos online.

Puede un niño esté jugando con otro en el modo online y de pronto desconectarse y ver mensajes como: "luego nos vemos, ya me voy", "adiós", "seguimos en contacto". Esto puede causar dos reacciones:

  • Se cosifica a la persona y juegas como si nada importara demasiado; la interacción se vuelve informal al encontrar participantes.
  • Los niños pueden sentirse totalmente rechazados, tristes, y frustrados al ver sido cosificados.
Adicción a las redes sociales en la juventud

¿Qué hacer en el caso de los menores?

Es importante estar pendientes de los niños para ver si manifiestan alteraciones comportametales ligados a su rutina de entretenerse por Internet.

Otro punto muy importante es la supervisión de las conversaciones que sostienen con desconocidos, y si es posible estar al tanto mientras juegan.

Regina Wohlmuth Abraham

Regina Wohlmuth Abraham

Doctorado

Profesional verificado

Ciudad de México

Terapia online

Concluyendo

Si algo hizo el aislamiento de la pandemia fue exacerbar la necesidad de contacto, aún asumiendo que algunas interacciones online son relaciones "ficticias". Creo que el uso de Internet es una moneda de dos caras; pero teniendo la psique madura y sana podemos disfrutar y evitar pasarnos al lado "oscuro".

Artículos relacionados