La Psicología Criminal, al igual que las ciencias forenses, ha tomado un significativo auge en los últimos años. Es por ello que la demanda académica también ha ido en incremento, sobre todo en países como España, México y Argentina. Se trata de una subdisciplina que con el paso del tiempo nos ha proporcionado una muy valiosa información acerca de los motivos psicológicos que conllevan a una persona a cometer un acto ilícito.

Puede que la simple idea de cursar Psicología Criminal sea muy atractiva y haga que muchas personas se decidan por esta especialización. Sin embargo, siempre es útil llegar a este tipo de programas de formación sabiendo algo acerca de esta rama de la psicología.

Factores a tener en cuenta antes de cursar Psicología Criminal

Sea que quieras estudiar un máster, una especialidad o un diplomado, aquí te puedes encontrar cinco factores que deberías considerar antes de iniciar tu curso.

1. ¿Psicología Criminal o Psicología Forense? Las diferencias

Lo primero que debes aclarar en tu mente antes de ir por ese curso es lo siguiente: ¿Quieres estudiar Psicología Criminal o Psicología Forense? Al contrario de lo que una inmensa mayoría piensa, ambas ramas no son lo mismo, aunque tienen cierta similitud entre sí.

Mientras que la Psicología Criminal se encarga de intentar comprender al criminal, desentrañar qué causas psicológicas lo motivan a perpetrar sus actos, realizar perfiles criminológicos y estimar cómo se puede intervenir para que no vuelva a delinquir; la Psicología Forense tiene como principales tareas recabar, analizar y presentar evidencias de carácter psicológico para el esclarecimiento de algún proceso judicial; es decir, el peritaje psicológico.

Si te interesa saber más acerca de cuáles son las diferencias entre la Psicología Criminal y la Psicología Forense, puede serte muy útil revisar este artículo.

2. ¿Para qué quiero estudiar esta subdisciplina?

Al igual que lo que pasa a la hora de elaborar un trabajo de investigación, debemos delimitar el tema. Es indispensable tener completamente claro para qué se quiere estudiar esta rama de la psicología, de esta manera se puede sacarle el máximo provecho al curso e ir siempre motivado al trabajo.

¿Te interesa tomar parte en el estudio del fenómeno de la criminalidad y sus causas? ¿O lo que en realidad te llama es esclarecer si a una persona se le puede declarar culpable o no de un delito por padecer de algún trastorno mental?. Si respondiste “sí” a la segunda pregunta, lo mas probable es que lo tuyo sea la Psicología Forense.

Desde luego, lo anterior es solo un vago ejemplo de la extensa labor de ambos. Pero vale la pena aclarar desde el principio qué labor te gustaría realizar a fin de que sepas que lo que estás a punto de estudiar, te ayudará a conseguirlo.

3. ¿Qué requisitos debo cumplir?

Si hasta este punto te encuentras ya más seguro de que la Psicología Criminal es lo tuyo, quizá ahora te preguntes cuáles son los requisitos que solicitan las diferentes universidades para cursar tu máster, especialidad o diplomado. Estará de más decir que cada universidad solicita diferentes asignaturas y requisitos, pero a excepción de que decidas hacer la licenciatura con la especialidad completa (es decir, la licenciatura en psicología criminal), por lo general las universidades solicitan únicamente que cuentes con una licenciatura previa en psicología (y si es clínica, mejor) para el caso de los masters y especialidades.

En el caso de los diplomados, en muchas ocasiones solamente solicitan que el desempeño de tu labor sea afín; de este modo, abogados, penólogos y criminólogos también pueden cursarlo.

3. ¿Cuáles serán mis competencias al concluir el curso?

Algunas de las labores que podrás realizar tras especializarte en Psicología Criminal son las siguientes: realizar dictámenes en psicología criminal, ejercer como psicólogo penitenciario para coadyuvar a la readaptación social de delincuentes, dar atención y ayudar a prevenir la violencia (por ejemplo en el área comunitaria, escolar o laboral), intervenir en situaciones de emergencia psicológica y brindar primeros auxilios a delincuentes y sujetos antisociales en situaciones de riesgo, realizar perfiles criminológicos en las agencias de investigación criminal, valorar la violencia y cuantificarla, y elaborar métodos de prevención psicológicos, entre otros.

4. ¿Es como en las series de televisión?

La respuesta más inmediata a esa pregunta es un rotundo NO. Las series no solo se han encargado de difundir un enorme y falso halo fantástico alrededor de los psicólogos criminales, quienes son vistos como adivinos que perfectamente capaces de comprender todo lo que piensa y hará un criminal con solo ver el “modus operandi” de este, sino que también han estigmatizado a la población penitenciaria en general promoviendo el uso de estereotipos en algunos tipos de criminales, haciendo ver a cada delincuente como si fuera un brutal y sádico ser sediento de sangre, cuando la realidad se distancia mucho de estos conceptos.

5. ¿Es realmente este curso para mí?

Finalmente, esta es la pregunta más importante de todas: ¿es de verdad esta especialidad/master/curso para ti? Ser psicólogo es una ardua labor y una responsabilidad muy grande, pero lo es más cuando se trata de adentrarse en la mente de los criminales. Para cerrar este último punto y también a modo de reflexión, quizá estas preguntas te ayuden a reafirmar si la Psicología Criminal es lo tuyo:

  • ¿Estás dispuesto a inmiscuirte en los más recónditos pasajes de la mente humana para desentrañar por qué un sujeto decide un día cometer un crimen?
  • ¿Te gustaría realizar dictámenes en Psicología Criminal para determinar cuáles fueron los factores psicológicos que llevaron a “X” sujeto a cometer un delito?
  • ¿Te ves conviviendo durante las jornadas de trabajo a lado de diferentes tipos de delincuentes y desprenderte de los prejuicios?
  • ¿Estudiarás esta carrera, no por el morbo que genera estudiar a los antisociales, sino para ayudar a la sociedad y sobre todo a los delincuentes que desean reinsertarse en sociedad?