¿Cómo distinguir entre estas dos palabras? Unsplash.

La formación académica no acaba después de la obtención del grado o la licenciatura. Pasada esa etapa, existen otras oportunidades para continuar acrecentando tu curriculum académico. Eso sí, las alternativas son diversas, y en ocasiones se prestan a la confusión.

En este artículo revisaremos las principales diferencias entre posgrado y máster y veremos los conceptos individuales de cada una de estas alternativas.

¿Qué son los estudios de posgrado?

Los estudios de posgrado son todos aquellos que pueden cursarse una vez acabada la carrera de grado. Es decir, para poder acceder a estos estudios lo más común es que se haya finalizado en su totalidad una carrera universitaria. Algunos buenos ejemplos de posgrados pueden ser; los diplomados, las especializaciones, las maestrías, y los doctorados.

Las diferencias entre posgrado y máster pueden darse dependiendo del área de estudios de la carrera que hayamos cursado; entonces podremos acceder a una diversidad de estudios de posgrado, los cuales están específicamente seleccionados para complementar el aprendizaje que ya hemos obtenido de nuestra carrera base.

También existen alternativas de naturaleza más flexible, las cuales permiten ser cursadas por profesionales de varias carreras; no se encuentran dentro de alguna área del conocimiento específica, sino que son accesibles para casi cualquier profesional que desee capacitarse en dicha rama.

Aparte de esas alternativas también existen cursos de actualización profesional que se dictan cada cierto tiempo para mantener actualizado a quienes pertenecen a los gremios académicos de cualquier área.

¿Qué es el máster o maestría?

El Máster o la Maestría entra dentro de lo que son los estudios de posgrado. Sin embargo, la principal diferencia entre esta alternativa y algunas otras (como por ejemplo los diplomados) es el nivel de complejidad que guarda cada uno.

Mientras que los diplomados representan un conocimiento específico y puntual sobre alguna temática, los másters representan un nivel más profundo en cuanto a la preparación en una rama del conocimiento.

Un Máster, por lo tanto, supone ascender un escalón dentro de tu rango académico, teniendo en cuenta la cantidad de horas de estudio que se deben cursar (mayor a las 150), el nivel de complejidad, y los requisitos que se deben cumplir para haber podido ingresar en dicho curso.

Diferencias entre máster y posgrado

Veamos ahora un listado de las principales diferencias entre los postrados y los másters.

1. Los requisitos

Mientras que para ingresar a algunos estudios de posgrado como diplomados y otros cursos de actualización profesional no hace falta haber culminado la carrera universitaria en su totalidad (bastaría con estar en los últimos semestres), para acceder a los estudios de maestría, sí es necesario poseer un título universitario.

2. El tiempo de duración

El tiempo de duración del máster es considerablemente más extenso en comparación con otras alternativas, teniendo en cuenta que representa un nivel mayor de complejidad y otorga un rango mayor dentro del escalafón académico a quien lo termine.

3. El rango que otorga

Como ya hemos visto anteriormente, un máster implica obtener un nivel superior dentro de tu rango como profesional. De hecho, al haber culminado, la persona pasa a ser un Máster en Ciencias (MSc) o en otro ámbito de conocimiento, lo cual ofrece mejores perspectivas laborales.

Los diplomados, por otro lado, son estudios de menor envergadura, y únicamente representan un complemento a tu título de pregrado.

4. El nivel de exigencia

En comparación con alternativas de menor calibre, el máster representa una clara diferencia en cuanto a los niveles de exigencia planteados durante el desarrollo de los estudios.

Esto responde al orden jerárquico que existe dentro de los posgrados. Se supone que quienes están cursando esta clase de estudios anteriormente han pasado por otros retos académicos que los ha preparado lo suficiente.

Orden jerárquico de los posgrados

Dentro de los estudios que se pueden cursar una vez culminada la carrera universitaria, existe un orden de jerarquía, que aunque no siempre tiene por qué ser exacto en cuanto a cuál se realiza primero, sí lo es en cuanto al nivel de exigencia de cada uno. Veamos cómo es este orden.

1. Diplomado

Este representa un complemento a la titulación académica recibida en el pregrado, e incluso podría ser cursado estando en los últimos semestres de la carrera universitaria.

2. La especialización

Esta se basa en preparar académicamente al individuo dentro de un área específica del conocimiento. Dependiendo de su carrera universitaria, podrá optar por distintas alternativas de especialización. El grado de complejidad de esta es menor al de la maestría, pero superior al del diplomado.

3. Máster

Por lo general se cursa después de haber realizado la especialización; sin embargo a veces, se podría acceder solamente con el pregrado. Como hemos visto, representa un nivel superior a los anteriores en cuanto a exigencia y mérito académico.

En esta instancia el énfasis está sobre todo en la parte científica. Se busca que el estudiante deje algún aporte significativo a la comunidad científica de su línea de investigación.

4. El Doctorado

Este es concebido como el último logro a nivel académico para un profesional. Para acceder a este se debe tener el Máster, o en caso contrario, un récord de buenas calificaciones en alguna especialización, y es necesario poseer algún producto de investigación (tesis o similar).

Referencias bibliográficas:

  • Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.