Pixabay

La Inteligencia Emocional (IE) es un potente indicador del nivel de satisfacción y éxito tanto en la vida como en el trabajo. Se puede definir como la habilidad de identificar, comprender y regular, las emociones propias y las de los demás. Es decir, es la capacidad para gestionar bien las emociones. Tanto las nuestras como las de los demás.

Desde que Daniel Goleman hizo famoso este concepto, el estudio de los sentimientos y las emociones ha tomado auge. Las tensiones de la vida moderna, la gran competencia en el terreno personal y laboral, el estrés y la exigencia de un constante perfeccionamiento profesional, entre otros factores, contribuyen a alterar el estado emocional de la mayoría de los individuos y su bienestar.

Inteligencia emocional y desarrollo profesional

Por tanto, la inteligencia emocional está íntimamente relacionada con el equilibrio emocional. Este equilibrio no sólo afecta a la vida personal, sino que es importante para el trabajo y el desarrollo profesional. En otras palabras, la inteligencia emocional desempeña un papel fundamental en el ámbito del trabajo.

Dentro de la organización, la inteligencia emocional es beneficiosa para la satisfacción en el trabajo, para el mejor liderazgo de los superiores, para reducir el estrés, para trabajar en equipo, etc. Por suerte, es posible aprender las habilidades emocionales que brindan beneficios en el plano personal y laboral y que, además, permiten obtener mejores resultados organizacionales.

Inteligencia emocional en las empresas

La inteligencia emocional individual y colectiva afecta a la organización de manera positiva y negativa. Las organizaciones en las que sus trabajadores presentan un nivel elevado de inteligencia emocional experiencian un mayor compromiso por parte de los empleados. En cambio, las empresas en las que sus trabajadores presentan un nivel bajo de IE tienen un mayor cambio de personal, mayores niveles de síndrome del quemado (burnout), baja productividad y menos ventas.

Pero, además, el comportamiento negativo de los compañeros de trabajo y los superiores (por ejemplo, peleas, mal humor, etc.) también aumenta cuando existe un nivel bajo de inteligencia emocional en la organización, lo que provoca un ambiente de trabajo que favorece el estrés y el burnout.

Autoconocimiento y autorregulación: dos competencias clave en el entorno laboral

El autoconocimiento o autoconciencia es una competencia que afecta positivamente a la autoconfianza y al éxito en el terreno laboral. Además, permite que un individuo evalúe sus valores y su sistema de creencias, ya que en muchas ocasiones las creencias limitantes interfieren en el potencial y el desarrollo profesional. El autoconocimiento también permite evaluar los puntos fuertes y débiles de uno mismo.

Por otro lado, la autorregulación emocional es sumamente importante en distintas áreas del trabajo, y de manera resumida es necesaria para el control emocional, la confianza y la iniciativa. También es esencial, por ejemplo, para tomar decisiones difíciles por parte de los ejecutivos.

Beneficios de la inteligencia emocional en el trabajo

Evaluar la inteligencia emocional de los trabajadores puede ser beneficioso para una empresa por muchos motivos

Además de los que ya hemos mencionado, a continuación explicamos otros beneficios y ventajas de fomentar la inteligencia emocional en el trabajo.

1. Mayor productividad

El mismo estudio reveló que el 10% los sujetos de la investigación con mayor nivel de inteligencia emocional rendían más en sus labores que aquellos con un nivel más bajo de IE.

Otro estudio llevado a cabo por una empresa de Dallas, y que evalúo la inteligencia emocional de todos sus trabajadores, concluyó que aquellos con puntuaciones más altas de IE eran hasta un 25% más productivos que aquellos con puntuaciones bajas.

2. Más ventas

En un estudio de la revista Fortune reveló que aquellos comerciales que con un nivel de inteligencia emocional elevado conseguían vender hasta un 50% más que aquellos con un nivel bajo de IE.

3. Estabilidad de los empleados

Una empresa del prestigioso ranking Fortune 500, que utlizó la evaluación de la personalidad durante años en un intento de reducir su alta rotación en su equipo comercial, se dio cuenta que esa estrategia era ineficaz. Entonces, mediante la implementación de la evaluación de IE, que incluye temas como el manejo del estrés, autoconciencia o las habilidades sociales, fue capaz de reducir su alta rotación en hasta un 67%. La empresa calcula que se han ahorrado más de 30 millones de dólares gracias a ello.

4. Satisfacción de los trabajadores

Un banco fue forzado a reducir su personal en un 30% debido a la crisis económica reciente. El nivel de inteligencia emocional de los trabajadores que quedaron en la empresa fue evaluado para colocar a los trabajadores en los puestos de la estructura organizacional según los resultados. Como consecuencia, el banco tuvo mejores resultados con menos personal, y los trabajadores afirmaron ser más felices en sus nuevos puestos.

5. Mejora en el manejo de las situaciones difíciles

Dos investigaciones, una en una empresa de retail y otra en una empresa del sector de la construcción, demostraron que los trabajadores con puntuaciones altas en IE manejaban mejor las situaciones difíciles y sufrían menos accidentes de trabajo.

6. Mejor servicio de atención al cliente

Una empresa de venta de coches de lujo que centró todo su plan de marketing en la experiencia del cliente, se estaba expandiendo y quería contratar a empleados idóneos para llevar a cabo la labor de ofrecer el mejor servicio posible al cliente. En el proceso de selección de personal se utilizó la evaluación de IE para seleccionar a los candidatos con el mejor perfil. Un año después la empresa se situó en el 10% de las mejores empresas de automoción mejor valoradas.

7. Mejora la comunicación organizacional

Un estudio de la empresa Towers Watson concluyó que la IE mejora la comunicación con los empleados, lo cual repercute positivamente en los resultados obtenidos por la empresa.