Las categorías en las que podemos dividir los rangos de una empresa.

Para que una empresa pueda coordinarse de manera efectiva suele ser necesario que exista una cierta organización interna, que permita tener un objetivo común y que todos sus miembros actúen de manera coordinada y en la misma dirección, además de tomar decisiones respecto a su funcionamiento, gestión y proyección.

Si bien existen diversas alternativas, una de las más habituales pasa por la creación de una estructura jerárquica, en la cual diferentes posiciones representen distintos papeles que puedan llevar a cabo un número y tipo concreto de tareas. ¿Cuáles son las posiciones jerárquicas en una empresa? A lo largo de este artículo vamos a intentar realizar un pequeño resumen de los principales niveles jerárquicos que suelen existir en una organización.

¿A qué llamamos posición jerárquica?

Cuando hablamos de una jerarquía en la empresa estamos haciendo referencia a la existencia de una estructura u organización de ésta en la cual se establece una ordenación de la posición ocupada por cado uno de los componentes de ésta.

A nivel empresarial, la existencia de una jerarquía implica la creación de puestos con diferentes funciones a nivel organizativo, en el que cada uno de los miembros de la compañía tiene un rango determinado que le coloca en una posición de superioridad o inferioridad a nivel de funciones, responsabilidades y liderazgo.

En base a esto podemos entender el concepto de posición jerárquica como el lugar o puesto que ocupa cada individuo dentro de la jerarquía organizacional de la empresa o corporación, algo que influye directamente en sus funciones y situación en la organización.

Las principales posiciones jerárquicas de una empresa

Antes de entrar a valorar las distintas posiciones jerárquicas que podemos encontrar en una empresa hay que tener en cuenta que no existe una única manera de estructurar una organización de este tipo, existiendo diversos tipos de configuración en el cual el poder puede estar repartido de maneras muy distintas.

Así, podemos encontrar diferentes maneras de organizar el funcionamiento y tomar las decisiones, que pueden ir desde una repartición horizontal del poder (como por ejemplo las cooperativas) a una jerarquización muy vertical y marcada, con más o menos puestos intermedios.

De este modo es posible que las posiciones jerárquicas que indicamos a continuación no estén presentes en todas ellas o que los diferentes roles y puestos puedan aglutinarse en una misma persona.

A continuación os dejamos con algunas de las principales posiciones jerárquicas que aparecen en la mayoría de organizaciones.

1. Director ejecutivo/general

Recibe el nombre de director ejecutivo, director general o Chief Executive Officer (el conocido CEO) a la posición más alta dentro de la empresa, la cual tiene máxima autoridad sobre ella y cuya principal función es la de administrar la empresa en su conjunto. Se trataría del encargado de poner en marcha las diferentes acciones a realizar para alcanzar las metas de la compañía.

Se trata del puesto de máximo liderazgo, tomando decisiones a nivel estratégico y en lo referente a las políticas y manera de organizarse de la compañía.

2. Presidente y vicepresidente

La segunda máxima autoridad de la empresa descansa en la figura del presidente de ésta, a menudo confundido por el director general. El presidente se encarga de mantener la dirección general y establecer los objetivos y estrategias generales de la empresa, así como de representar legalmente a ésta.

Los vicepresidentes son figuras de apoyo al presidente, las cuales en caso de necesidad pueden llegar a asumir sus funciones y los cuales pueden servir también como asesores de este.

3. Directores de departamento

Dentro aún de los puestos directivos y directamente por debajo del director general podemos encontrar a los directores de las diversas áreas sobre las que se constituye una empresa. Estos directores son los encargados de dirigir y elaborar las estrategias que va a seguir la empresa en lo que respecta a su ámbito de actuación, de los cuales son sus máximos responsables.

Ejemplos de ello los encontramos en los puestos de director operaciones, director financiero o director de comunicaciones.

4. Gerentes y jefes

Los gerentes son los principales puestos intermedios de los que cuenta una empresa. Su función es la de dirigir y coordinar a los trabajadores de una determinada sección con el fin de llevar a cabo las actividades planteadas por los mandos superiores. Tienen potestad para tomar decisiones a nivel técnico.

5. Supervisores

El puesto de supervisor entraría dentro ya del nivel operacional de la empresa, estando dedicados directamente a la gestión de la actividad realizada por los trabajadores. Este puesto se encarga de coordinar y (tal y como nos dice su nombre) supervisar el trabajo y la situación de los empleados, contribuyendo a la buena realización de la actividad y a valorar las necesidades y situación laboral de sus empleados.

6. Operarios

Se considera al nivel operativo el nivel más básico dentro de la jerarquía de la organización y empresa, la cual está compuesta por los diferentes operarios y profesionales que desempeñan la labor rutinaria y llevan a cabo las tareas y operaciones que los puestos superiores les indican cómo su labor específica. Se trata de la posición jerárquica más habitual y la que lleva a cabo la tarea propuesta por la empresa de manera directa.

Cuando la empresa está en bolsa: accionistas y consejo de administración

Hasta ahora hemos hablado de las diferentes posiciones jerárquicas que podemos encontrar en una organización genérica, pero a menudo nos encontramos con que una compañía ha vendido acciones en bolsa, algo que también afecta a la organización de la empresa. En este sentido pueden surgir dos elementos más a tener en cuenta.

Accionistas y junta general de accionistas

Muchas empresas son dirigidas por su fundador o fundadores y funcionan en base a la visión de este o estos, pero sin embargo en otros casos el funcionamiento de la empresa y su financiación dependen de la existencia de accionistas, los cuales suelen organizarse en una junta, que en último término acaban siendo los propietarios de la empresa o de parte de ella y tienen poder para influir en su dirección. Estos tienen la potestad de nombrar a los componentes del consejo de administración.

Consejo de administración

El consejo de administración es un órgano configurado por la junta de accionistas el cual se encarga de guiar y supervisar la dirección de la empresa. Puede estar formado por parte de los accionistas o bien por consejeros que los representen.

Referencias bibliográficas:

  • Ebner, A. y Beck N.(2008) The Institutions of the Market. Oxford University Press.
  • Tarragó Sabaté, F. (1989). Fundamentos de Economía de la Empresa. Barcelona: Hispano Americana.