Pixabay

Los méritos propios no siempre garantizan el acceso a un empleo, y en demasiadas ocasiones lo realmente determinante es conocer o no a alguien relacionado con la organización o proyecto en cuestión. Cuando los puestos de trabajo son escasos y el paro se dispara, tal y como ha sucedido en muchos países durante la última crisis financiera global, hay aún más motivos para plantearse las repercusiones que la práctica del nepotismo puede tener en el lugar de trabajo.

Porque lo que está claro es que alguien que accede a un puesto laboral por conocer a alguien está obteniendo unos beneficios: pasa de no tener un trabajo para el que quizás no está cualificado a tenerlo sin pasar por demasiados filtros de selección de personal. Pero es posible que la práctica de "enchufismo" acarree, además, un efecto negativo sobre el beneficiario. Una especie de contraprestación más difícil de detectar que lo positivo de ganarse un puesto sin apenas esforzarse.

Estigmatización a través de los enchufes

Un grupo de psicólogos de la Butler University han publicado un artículo en la Journal of Business and Psychology en el que se presentan pruebas sobre el fuerte estigma social que llevan a cuestas las personas que han sido seleccionadas para un puesto por nepotismo. Concretamente, las personas que acceden a un trabajo por el hecho de ser familiares de alguien no sólo son juzgadas negativamente por haberse aprovechado de sus contactos especiales, sino que son percibidas como menos capaces para realizar su trabajo.

Investigación

Los investigadores se centraron en analizar las respuestas que daban 191 estudiantes de administración de empresas. Los miembros de este grupo de voluntarios debían imaginar ser trabajadores de un banco en el que su jefe aún no había sido seleccionado y luego leer información sobre tres candidaturas a ese puesto de trabajo. Dos de estos candidatos eran siempre los mismos: un perfil bien cualificado que cumplía los requisitos para la vacante y otro claramente infracualificado. La tercera candidatura, que era la correspondiente a la persona que era contratada finalmente, variaba entre tres niveles de cualificación.

En unos casos, este candidato o candidata tenía mejor cualificación que los otros dos aspirantes, pero en otros era del mismo nivel que la candidatura "fuerte" de las dos anteriores o estaba un poco por debajo. En cualquiera de estas tres posibilidades, la tercera candidatura cumplía con los requisitos mínimos para acceder al puesto. Sin embargo, la mitad de los voluntarios fueron informados de que esta candidatura, la escogida, era la de un familiar cercano del vicepresidente.

Habiendo pasado por esta fase, los voluntarios debían rellenar unos cuestionarios en los que evaluaban a la persona elegida para ser su superior en factores como su nivel de competencia, suerte, habilidad y capacidad política.

Cosas del karma

Los resultados muestran cómo las personas elegidas son significativamente peor valoradas cuando hay indicios de nepotismo. De hecho, en los tres grados de cualificación que podía presentar la tercera candidatura siempre resultaba peor valorada que la candidatura que había sido elegida por méritos. Los estudiantes asumían que esta persona había sido elegida básicamente por sus lazos familiares, independientemente de su nivel de capacidad reflejada en su currículum vitae. De este modo, las personas seleccionadas eran evaluadas como si les faltasen todas las características típicas que suelen ser asociadas a los buenos managers, independientemente de si la persona elegida a base de "enchufe" era hombre o mujer.

De este modo, incluso las personas que por la información profesional y académica que estaba disponible parecían bien preparadas para el puesto eran percibidas como poco capaces. Paradójicamente, el tipo de estigmatización visto en el estudio podría hacer que las personas elegidas por sus conexiones tengan más dificultades para desarrollar su trabajo por el tipo de clima laboral que inoculan en la organización. También podría costarles ascender más allá de las influencias de quien las ha seleccionado.

Referencias bibliográficas:

  • Padgett, M. Y., Padgett, R. J., y Morris, K. A. (2014). Perceptions of Nepotism Beneficiaries: The Hidden Price of Using a Family Connection to Obtain a Job. Journal of Business and Psychology, 30(2), pp. 283 - 298.